miércoles, 16 de septiembre de 2015

Maná desde el Reino de los Cielos. El Ideal del Evangelio Iluminado de Cristo Micael de Nebadon — Enseñanzas del Espíritu de Verdad, Santo Consolador del Otorgamiento de la Trinidad del Paraíso. ¡Compartir!!!


Maná desde el Reino de los Cielos

El Ideal del Evangelio Iluminado de Cristo Micael de Nebadon —  
Enseñanzas del Espíritu de Verdad, Santo Consolador del Otorgamiento de la Trinidad del Paraíso.

Original en inglés



 “Regreso nuevamente al redil de la humanidad para enseñaros el camino de la iluminación a través del Fuego Creador Cósmico Descendiendo y de la expansión de la Llama de Dios Presidiendo en vuestro medio; porque de esta forma, lo mortal colocará sobre sí mismo la inmortalidad.

“… Es el camino para los que tienen el coraje de corazón y anhelan la Unión con Dios, dispuestos a colocar en el Altar del Amor sus propias decisiones de libre albedrío en servicio de su propio despertar y de la libertad en la Luz. Solo éstos encontrarán la fortaleza y la convicción de dar un paso adelante fuera del redil de la humanidad inconsciente para hacer la voluntad de los Dioses del Paraíso.

“Si tenéis sed de la Verdad, Amor y Libertad, venid hacia Mí, y Os daré del Maná de los Cielos… desde Mi propio Ser.

“…Porque estoy listo para revelarme en aquellos individuos que han demostrado ser receptivos preparando un lugar dentro de su carácter, su personalidad, y sus energías del alma, y de esta manera se han hecho dignos de nuestra asociación…

“…Bienaventurados aquellos que recibirán Mis palabras de sabiduría y amor, porque serán despertados en la Iluminación Eterna. Progresarán de ser un hijo de Dios hacia la filiación con el Padre de Eternidad; en este tiempo es inevitable que la población llegue a Conocerme, al Espíritu de la Madre, y de la Fraternidad del Cielo, quienes vienen como un faro de luz en medio de la oscuridad. Os digo, ¿en dónde está vuestra Sabiduría? ¿En dónde habéis caminado con nosotros? ¿Cuándo habéis recordado vuestro ser en el Padre, Hijo, y Espíritu? Bienaventurados aquellos que recuerdan, y aprenden a dar honor a Él Quien os ha dado la vida.

“Yo Soy vuestro Creador Soberano Hijo de la Trinidad del Paraíso Originario. Yo y la Madre somos los faroles de la Deidad del Paraíso en este aspecto de la creación. Yo Soy Hijo de Dios conocido por muchos nombres, soy Yo, sin embargo, no estoy atado a nombres, ni estoy dispuesto a ser limitado por ellos. Yo me llamo a Mí Mismo de muchas maneras y con muchos nombres firmo Mis palabras. Me identifico a Mí Mismo con toda bondad, verdad, y belleza, y no Soy de esta Tierra, sin embargo, regreso a la Tierra manifestado para revelaros el camino hacia la libertad e iluminación.

“Para esto he venido a la Tierra en este momento, para que Yo pueda cumplir Mi pacto contigo, allí donde Yo voy, vosotros también iréis. Os digo, mientras cumpláis la Ley, os prepararé para vivir Su Voluntad e Intención, y este plan será iluminado dentro de vuestra propia consciencia.

“Yo estoy aquí en la Tierra por algún tiempo, un corto tiempo, y también digo, todos los que estáis preparados para recibirme seréis arrebatados Conmigo, porque ha llegado el momento en el que seréis vivificados en el Padre, así como Yo fui vivificado y sabréis como Yo y la Fraternidad del Cielo ciertamente lo saben, de los Reinos de Su Soberanía y la Red Viviente de su Supremacía.

“Yo estoy aquí en la Tierra por algún tiempo, un corto tiempo, y también digo, todos los que estáis preparados para recibirme seréis arrebatados Conmigo, porque ha llegado el momento en el que seréis vivificados en el Padre así como Yo fui vivificado para ascender. Haréis exactamente lo mismo mientras recibís y dais a luz el cumplimiento de vuestro cumplimiento y nacimiento en la Luz.

“Yo Digo, para esto he venido, para que podáis superar la muerte y cumplir con vuestro propio pacto con el Padre. Que así sea y que toda la paz y prosperidad sea vuestra. Estoy entregándoos esto a vosotros para que podáis comprender. Para que seáis vivificados y podáis conocer así como Yo y como la Fraternidad del Cielo lo conocen, acerca Su Reino y Soberanía en la Red Viviente de Su Supremacía.

“Yo Soy de la Orden del Paraíso de los Micaeles, Hijos Soberanos del Creador que venimos a guiar vuestro camino; para envolver vuestro ser en Mi Espíritu de Verdad, Presencia del Santo Consolador, que es el Santo e Infinito Espíritu de la Madre de esta Creación Universal que os rodea en todos los sentidos.”

Yo Permanezco Uno con el Padre Hijo del Paraíso.


Cristo Micael de Nebadon