jueves, 28 de mayo de 2015

El Reino de Su Soberanía es como viajar a otro país en donde existen diferentes costumbres y hábitos, diferentes maneras de vivir que frecuentemente son vastamente diferentes de lo que podáis haber utilizado o acostumbrado. Micael de Nebadón. ¡Compartir!!!


Micael de Nebadon



El Reino de Su Soberanía es como viajar a otro país en donde existen diferentes costumbres y hábitos, diferentes maneras de vivir que frecuentemente son vastamente diferentes de lo que podáis haber utilizado o acostumbrado.

Bienaventurados son aquellos que tienen la sabiduría y el coraje para entrar en el Reino del Padre a través de la puerta principal, porque ellos serán renovados y revigorizados, recibidos y resucitados en el Campo del Padre en donde Él Mora. Solamente aquellos que se han dispuesto nuevamente a darse a Su Ideal podrán entrar en ella. Todos los demás que desean secretamente y subversivamente tomar y extraer de la Vida del Padre… éstos serán desautorizados para entrar en Su Reino de Consciencia. He dicho que no podéis colocar vuestro vino en odres viejas… no podéis caber con la naturaleza de lo falso y temporal de la mente inferior en el Reino. Debéis morir plena y completamente de vuestras viejas maneras, vuestras estructuras egóticas de conflicto y oposición, de polarizaciones, de opuestos y antítesis.

El Reino de Su Soberanía es alcanzado en la medida que soltéis todos vuestros controles y manipulaciones sutiles, vuestros errores e inmadureces deben ser disueltas antes de que Yo abra la entrada en el Reino del Padre; porque ciertamente estoy de pie en la entrada… como el guardián de la entrada de la Vida Eterna. Solamente aquél o aquella que vienen a Mi camino, Verdad y Vida, alcanzarán su desenvolvimiento progresivo en el Reino Eterno de la Inmortalidad. Éstos se reunirán con nosotros en Nuestra Administración del Universo habiéndoseles dado el privilegio de servir al Cuerpo Universal.


Micael de Nebadon



Libro de Urantia para leer en línea:

Cuadernillo Venid como Aspirantes

Traducciones al español en:





“YO SOY el Fuego Blanco Puro de  la Perfección de Cristo”
Lucía Montaño Ferrer