sábado, 9 de mayo de 2015

Para entrar en el Reino del Padre de Su Inmaculada Concepción… debéis acercaros al Hijo… este es el Hijo Uno… el Cristo Universal… el Dios Supremo del tiempo y espacio en lo que os convertiréis hasta que os desposéis y fusionéis con la porción del Padre del Paraíso, Quien es vuestra verdadera identidad y naturaleza divina. Cristo Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!




Libro de Urantia para leer en línea:

Cuadernillo Venid como Aspirantes




Para entrar en el Reino del Padre de Su Inmaculada Concepción… debéis acercaros al Hijo… este es el Hijo Uno… el Cristo Universal… el Dios Supremo del tiempo y espacio en lo que os convertiréis hasta que os desposéis y fusionéis con la porción del Padre del Paraíso, Quien es vuestra verdadera identidad y naturaleza divina.

Y este logro se lleva a cabo primero con el cumplimiento de la Ley de Causa y Efecto. Así seréis capaces de vivir en Él… y obrando de acuerdo a Su Voluntad e Intención. Porque el Padre ha ordenado una cosa… “que seáis vosotros perfectos, incluso como Él”.

Él ha dado este Edicto Uno a todos los Universos.

Edicto Uno y Preceptos del Uno a seguir… permitiendo a cada personalidad crecer y expandirse en la plenitud de sus potenciales como Sus Hijos e Hijas… Su Personalización… Su Individualización… dentro del tiempo espacio de la Creación.

Esto es volver a nacer de nuevo de la Mano del Espíritu Infinito de la Madre a través de la Administración Planetaria y de la Fraternidad del Cielo.

Cristo Micael de Nebadon


Traducciones al español en:



“YO SOY el Fuego Blanco Puro de  la Perfección de Cristo”
Lucía Montaño Ferrer