viernes, 8 de mayo de 2015

Sed vosotros, los Dadores de Todas las Cosas Dadas. Cristo Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!



Libro de Urantia para leer en línea:



Sed vosotros, los Dadores de Todas las Cosas Dadas.

Sed vosotros los dadores de todas las cosas. Despojaros fuera de vuestra naturaleza humana y esencia divina, de todo lo que podáis dar a otro; porque así como deis incluso a la más pequeña e “insignificante” criatura, así me os la daréis a Mí.

Todas las mentes son una Mente. Todos los corazones son del Corazón Uno de la Supremacía.

Mientras comprendéis qué es lo que es necesario para cumplir con la Grandiosa Ley de Su Vida… y mientras trabajáis en convertiros en un buen pastor… el Uno que es la Deidad Directora Gobernante del YO SOY el que YO SOY, entonces seréis considerados como un verdadero creyente del Poder Uno y de la Presencia.

Así Me amáis – porque Yo y el Espíritu del Padre Hijo somos el Pensamiento Uno, la Palabra Una, y Acto Inmaculado Uno. Ninguno llega al Padre sino aquellos que entren por la puerta dada por el Hijo y el Espíritu y sus Divinas Personalizaciones.

Medid bien incluso a aquellos que conspiran para rendiros, pero no les digáis, “vuestro desgarrador… vuestros intentos de desintegración y desunificación… éstos tienen vuestra dulzura en ellos”. Porque verdaderamente no he dicho al mundo, “Venid todos aquellos que son justos en carácter e intención, quienes sostienen la promesa dentro de sus corazones de días mejores. Venid a Mí, dejad vuestras necedades y superficialidades trilladas a los injustos e inmaduros. No os molestéis con aquellos que os orienten hacia las proyecciones de su propia ignorancia y arrogancia; porque abundan dentro de esta civilización, sin embargo, no existe ningún poder en ellos. Caminan y hablan como los vivos respirando muerte y moribundos que no tienen la voluntad de amar al Dios Padre que les ha dado todas las cosas en grande, incluso inconmensurables para el día siguiente.

Dad vuestro reconocimiento y apreciación al Espíritu de Otorgamiento de la Vida que habita dentro de vuestro espacio profundo. Este es vuestro verdadero Ser y esta Vida del Padre es vuestro retoño, la bondad floreciendo por vuestros esfuerzos y luchas, aplicando Nuestros Preceptos y Principios Divinos de fe, confianza, bondad, verdad y belleza.

Regreso para que podáis despertar y caminar derechos en una más grande Vida con el Padre Dios; porque solamente Él es vuestra salvación una vez os hayáis moldeado fuera de vuestra mente, personalidad y carácter… una saludable y devota receptividad hacia Él.

Dad vuestro amor, paciencia y vuestra escucha de corazón con una mente no condicionada a aquellos en vuestra familia, amigos, y colegas del mundo. Daros amados, y así encontraréis que la Vida del Padre se da a vosotros, a través de vosotros, para vosotros, por vosotros y… como Vosotros.

Cristo Micael de Nebadon



Libro de Urantia para leer en línea:





“YO SOY el Fuego Blanco Puro de  la Perfección de Cristo”
Lucía Montaño Ferrer