martes, 4 de agosto de 2015

El resonante y más obvio elemento en la vida de la persona es discernir si están o no alineados con la Fuente Universal por su grado de dolor; porque el dolor anuncia la desalineación y las fechorías. El dolor da chillidos y aullidos así mismo, hasta que el alma personal individual toma control de su existencia... Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!



Micael de Nebadon

Asociación Soberana con Micael de Nebadon en Google+ ¡Entra aquí y Únete!!!
Traducciones al español: 



El resonante y más obvio elemento en la vida de la persona es discernir si están o no alineados con la Fuente Universal por su grado de dolor; porque el dolor anuncia la desalineación y las fechorías. El dolor da chillidos y aullidos así mismo, hasta que el alma personal individual toma control de su existencia con sus propias manos y reclama su propia autoridad y poder. El dolor es tu maestro y amigo más que cualquier otra cosa.

El estado natural y orgánico de la existencia de un individuo que está en alineación con el Centro Creativo y Fuente no es de dolor o sufrimiento, ni tampoco de lucha y derrota. Es un bienestar y plenitud victoriosa del pensamiento y sentimiento predominante de cada individuo que encuentre el coraje y la comprensión de caminar dentro de los preceptos y virtudes absolutos universales, valores y verdades del Conocimiento de Dios… y quien encuentra la fortaleza y el deseo, la determinación y la devoción para adorar la verdad y el amor, para aplicar estas virtudes y verdades a su personalidad y alma individual, libertad e iluminación…

Micael de Nebadon





Todas las donaciones a la Familia Universal de Micael de Nebadon son utilizadas para difundir las enseñanzas de Nuestro Hijo del Universo y el Espíritu de la Madre Universal.

Todas las donaciones a la Organización con sede en EE.UU. de La Familia Universal de Micael de Nebadon - issa@sovrnty.org  - son deducibles de impuestos, y sumamente apreciadas....

La Familia Universal de Micael de Nebadon
Donar aquí:



“YO SOY el Fuego Blanco Puro de  la Perfección de Cristo”
Lucía Montaño Ferrer