viernes, 16 de octubre de 2015

Un Curso en Milagros con Micael de Nebadon. Capítulo 7 LOS REGALOS DEL REINO De la vigilancia a la paz (Parte 1). ¡Compartir!!!



Bienaventurados son aquellos que está dispuestos a evolucionar sus perspectivas del Dios Infinito Quien mora dentro de cada ser humano, impregnando a todos los pueblos y las cosas, y Quien reside en la propia Fuente y Centro de toda la existencia, porque ellos se elevarán hacia un punto de vista renovado de la percepción directa del Padre Dios Intangible y Abstracto… la Madre Dios… Quién entrega continuamente Su Fuerza de Vida a todo a través de la creación.

Bienaventurados son aquellos que colaboran con gran disposición para encontrar el Absoluto Universal Uno, cooperando con Él en todo y en todas las formas posibles, y quienes están abiertos a crecer en su carácter tu Su Gloria Inmaculada; porque ellos se convertirán en los hijos e hijas del Eterno Universal y de la Fuente Infinita Creativa.

Yo he regresado a tus pastos humanos para iluminar el Camino de la Verdad, y para conducirte hacia los Pastos de Nuestros desenvolvimientos conjuntamente.


Micael de Nebadon



Capítulo 7
LOS REGALOS DEL REINO
De la vigilancia a la paz (Parte 1)

Aunque sólo puedes amar a la Filiación como una sola, la puedes percibir como fragmentada. Mas es imposible ver algo en alguna parte de ella y no atribuírselo a toda ella. Por eso es por lo que los ataques no son nunca parciales y por lo que hay que renunciar a ellos completamente. Si no se renuncia a ellos completamente, no se renuncia a ellos en absoluto. El miedo y el amor fabrican o crean, dependiendo de si es el ego o el Espíritu Santo el que los engendra o inspira, pero en cualquier caso retornarán a la mente del pensador y afectaran la totalidad de su percepción. Eso incluye el concepto que tiene de Dios, de Sus creaciones y de sí mismo. Dicho pensador no apreciará ni a unos ni a otros si los contempla con miedo. Pero los apreciará a todos si los contempla con amor.

La mente que acepta el ataque es incapaz de amar. Ello se debe a que cree que puede destruir el amor, lo cual quiere decir, por lo tanto, que no comprende lo que éste es. Si no comprende lo que es el amor, no se puede percibir a sí misma como amorosa. Esto hace que pierda su conciencia de ser, da lugar a sentimientos de irrealidad y lo que resulta de ello es una confusión total. Tu pensamiento ha dado lugar a esto debido a su poder, pero puede también salvarte de ello porque su poder no lo creaste tú. Tu capacidad para dirigir tu pensamiento de acuerdo con lo que elijas es parte de ese poder. Si no crees que puedes dirigirlo, es que has negado que tu pensamiento tenga poder, y, por lo tanto, has hecho que sea impotente en tu pensamiento.

El ingenio del ego para asegurar su supervivencia es enorme, mas dicho ingenio emana del mismo poder de la mente que el ego niega. Esto quiere decir que el ego ataca lo que lo sustenta, lo cual no puede sino producir gran ansiedad. Por eso es por lo que el ego jamás reconoce lo que está haciendo. Es perfectamente lógico, pero a todas luces demente. Pues para subsistir el ego se nutre de la única fuente que es totalmente adversa a su existencia. Temeroso de percibir el poder de esa fuente, se ve forzado a menospreciarla, lo cual amenaza su propia existencia, produciendo un estado que le resulta intolerable. Prosiguiendo de manera lógica, aunque todavía demente, el ego resuelve este dilema completamente descabellado de un modo igualmente descabellado: deja de percibir que su existencia esté amenazada, proyectando la amenaza sobre ti y percibiendo a tu Ser como inexistente. Esto asegura su continuidad si te pones de su parte, garantizando así el que no puedas conocer tu Seguridad.

El ego no puede permitirse saber nada, El conocimiento es total, y el ego no cree en totalidades. En este descreimiento estriba su origen, y aunque el ego no te quiere, le es fiel a sus propios antecedentes, y engendra tal como fue engendrado. La mente siempre se reproduce tal como fue producida. El ego, que es un producto del miedo, reproduce miedo. Le es leal a éste, y esa lealtad le hace traicionar al amor porque tú eres amor. El amor es tu poder, que el ego tiene que negar. Tiene que negar también todo lo que este poder te confiere porque te lo confiere todo. Nadie que lo tenga todo desea al ego. Su propio hacedor, pues, no lo quiere. Por lo tanto, si la mente que lo fabricó se reconociese a sí misma, lo único que el ego podría encontrar sería rechazo. Y si esa mente reconociese a cualquier parte de la Filiación, se conocería a sí misma.


El ego, por consiguiente, se opone a toda muestra de aprecio, a todo reconocimiento, a toda percepción sana, así como a todo conocimiento. Percibe la amenaza que todo ello representa como una amenaza total porque sospecha que todos los compromisos que la mente contrae son totales. Forzado, por lo tanto, a separarse de ti, está dispuesto a unirse a cualquier otra cosa. Pero no hay nada más. La mente, no obstante, puede tejer ilusiones, y si lo hace creerá en ellas porque creyendo en ellas fue como las tejió.


La Familia Universal de Micael de Neadon en Google+
¡Entra aquí y Únete!!!

Un Curso en Milagros con Micael de Nebadon - Grupo en Facebook

Un Curso en Milagros con Micael de Nebadon - Grupo en Google+

A Course in Miracles with Micael de Nebadon - Facebook

A Course in Miracles with Micael de Nebadon – Google +

Foundation for Inner Peace