viernes, 13 de noviembre de 2015

Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington. Capítulo 8. EL VIAJE DE RETORNO. La curación como resultado de una percepción corregida. (Parte 1). Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!


El cuerpo es está hecho de Vida pura, es tu instrumento de expresión en este mundo. Sin embargo, cada uno está fusionando los instrumentos mortales del cuerpo y de la mente, emociones y alma, personalidad y carácter, en el Espíritu del Paraíso Quien ha tomado Su residencia en el interior.

Debes, así como es requerido por la Ley Universal, dar tiempo y esfuerzo, tus devociones y dedicaciones, tu libre albedrío humano, reconocimiento y adoración… a la Vida del Paraíso, al Pariente en el interior… a Su Espíritu de Eternidad… Quien ha venido a fusionarse con lo Eterno… para desposarte en la sagrada iniciación de la novia y del novio volviéndose uno con la expiación.


No permitas que tu consciencia more en las cosas efímeras de las apariencias mundanas, amado. Yo te digo esto por tu propia benevolencia. Eleva tu atención y adoración, tu reconocimiento y aprecio, a la Llama de la Vida que reside dentro de ti.

Micael de Nebadon



Capítulo 8
EL VIAJE DE RETORNO
La curación como resultado de una percepción corregida (Parte 1)

Dije antes que el Espíritu Santo es la Respuesta. Él es la Respuesta a todo porque conoce la respuesta a todo. El ego no sabe lo que es una verdadera pregunta, si bien plantea un sinnúmero de ellas. Mas tú puedes aprender lo que es una verdadera pregunta a medida que aprendas a poner en duda el valor del ego, y desarrolles así tu capacidad para evaluar sus preguntas. Cuando el ego te tiente a enfermar no le pidas al Espíritu Santo que cure al cuerpo, pues eso no sería sino aceptar la creencia del ego de que el cuerpo es el que necesita curación. Pídele, más bien, que te enseñe cómo percibir correctamente el cuerpo, pues lo único que puede estar distorsionado es la percepción. Sólo la percepción puede estar enferma porque sólo la percepción puede estar equivocada.

La percepción errónea es el deseo de que las cosas sean diferentes de como son. La realidad de todas las cosas es totalmente inocua porque la condición de su realidad es la inocuidad total. Ésa es también la condición de la conciencia que tienes de su realidad. Tú no tienes que buscar la realidad. La realidad te buscará y te encontrará cuando satisfagas sus condiciones. Sus condiciones son parte de lo que ella es. Y esa parte es lo único que depende de ti. El resto tiene lugar por su cuenta. Necesitas hacer tan poco, porque tu parte, aunque pequeña, es tan poderosa que te brindará la totalidad. Acepta, por lo tanto, la pequeña parte que te corresponde y deja que la totalidad sea tuya.

La plenitud cura porque es algo propio de la mente. Toda clase de enfermedad, e incluso la muerte, son expresiones físicas del miedo a despertar. Son intentos de reforzar el sueño debido al miedo a despertar. Ésta es una forma patética de tratar de no ver inutilizando la facultad de ver. “Descansa en paz” es una bendición para los vivos, no para los muertos, ya que el descanso procede de despertar, no de dormir. Dormir es aislarse; despertar, unirse. Los sueños son ilusiones de unión porque reflejan las nociones distorsionadas del ego con respecto a lo que significa unirse. El Espíritu Santo, no obstante, aprovecha también el tiempo que pasas durmiendo, y puede, si se lo permites, utilizar los sueños que tienes mientras duermes para ayudarte a despertar.

La manera en que te despiertas indica cómo usaste el tiempo que pasaste durmiendo. ¿A quién se lo ofreciste? ¿Bajo qué maestro lo pusiste? Siempre que te despiertas desanimado es que no se lo ofreciste al Espíritu Santo. Sólo cuando te despiertas feliz utilizaste el tiempo que pasaste durmiendo en armonía con Su propósito. Dormir puede ciertamente "drogarte" si lo usas indebidamente en favor de la enfermedad. Dormir no es una forma de muerte de la misma manera en que la muerte no es una forma de inconsciencia. La inconsciencia total es imposible. Puedes descansar en paz debido únicamente a que estás despierto.

La curación es la liberación del miedo a despertar, y la substitución de ese miedo por la decisión de despertar. La decisión de despertar refleja la voluntad de amar, puesto que toda curación supone la substitución del miedo por el amor. El Espíritu Santo no puede distinguir entre distintos grados de error, pues si enseñase que una forma de enfermedad es más grave que otra, estaría enseñando que un error puede ser más real que otro. Su función es distinguir únicamente entre lo falso y lo verdadero, y reemplazar lo falso por lo verdadero.

El ego, empeñado siempre en debilitar a la mente, trata de separarla del cuerpo en un intento de destruirla. Más en realidad cree que la está protegiendo. Esto se debe a que cree que la mente es peligrosa, y que privarte de ella es curarte. Pero privarte de tu mente es imposible, puesto que eso significaría destruir lo que Dios creó. El ego detesta la debilidad, si bien trata por todos los medios de inducirla. El ego desea únicamente lo que odia. Para el ego eso es perfectamente lógico. Y puesto que cree en el poder del ataque, el ego quiere atacar.



La Familia Universal de Micael de Nebadon en Google+
¡Entra aquí y Únete!!!

Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington - Grupo en Facebook

Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington - Grupo en Google+

A Course in Miracles at Salvington College - Facebook

A Course in Miracles at Salvington College – Google +

Foundation for Inner Peace


La Familia Universal de Micael de Neadon en Google+
¡Entra aquí y Únete!!!
The Yoga of Impregnation

Donaciones:

Traducciones al español: 


***
“YO SOY el Fuego Blanco Puro de  la Perfección de Cristo en mí”
Lucía Montaño Ferrer