martes, 22 de diciembre de 2015

El sembrador salió a sembrar, y aconteció que mientras sembraba algunas semillas cayeron en el borde del camino y fueron pisoteadas y devoradas por los pájaros del cielo. Otras semillas cayeron sobre pedregales en donde había poca tierra, e inmediatamente rebotaron porque no había profundidad en la tierra, y en la medida que el sol brilló, se secaron porque no tenían raíz para garantizar la humedad. Otras semillas cayeron sobre los espinos, y cuando los espinos crecieron, las taparon y no pudieron dar fruto. Pero otra parte cayó en buena tierra y, crecieron y cedieron, algunas treinta, algunas sesenta, y algunos cientos. “Aquél que tiene oídos para escuchar, déjenlo que escuche.” Micael de Nebadon / Micael Sananda Esu - Espíritu de la Verdad, Santo Consolador. ¡Compartir!!!



El sembrador salió a sembrar, y aconteció que mientras sembraba algunas semillas cayeron en el borde del camino y fueron pisoteadas y devoradas por los pájaros del cielo. Otras semillas cayeron sobre pedregales en donde había poca tierra, e inmediatamente rebotaron porque no había profundidad en la tierra, y en la medida que el sol brilló, se secaron porque no tenían raíz para garantizar la humedad. Otras semillas cayeron sobre los espinos, y cuando los espinos crecieron, las taparon y no pudieron dar fruto. Pero otra parte cayó en buena tierra y, crecieron y cedieron, algunas treinta, algunas sesenta, y algunos cientos. “Aquél que tiene oídos para escuchar, déjenlo que escuche.”

Los apóstoles y aquellos que estaban con ellos, cuando escucharon a Jesús enseñando a la gente de esta manera, estaban bastante perplejos; y después de hablar mucho entre ellos mismos, esa noche en el jardín de Zebedeo Mateo le dijo a Jesús: “Maestro, ¿cuál es el significado del enigma que presentas a la multitud? ¿Por qué hablas en parábolas a aquellos que buscan la verdad? Y Jesús respondió:

“Con paciencia los He instruido todo este tiempo. A ustedes se les ha hecho conocer acerca de los misterios de los Reinos de los Cielos, pero a las multitudes que no saben discernir y para aquellos que buscan nuestra destrucción, de ahora en adelante, los misterios de los Reinos les serán presentados en parábolas. Y esto haremos para aquellos que realmente desean entrar en el Reino puedan discernir el significado de la enseñanza y así encuentren la salvación, mientras que aquellos que solamente escuchan para hacernos caer en la trampa, se confundan más y vean sin poder ver y escuchen sin oír. Mis niños, no pueden percibir la Ley del Espíritu que decreta que aquél a quien se le ha dado tendrá en abundancia, y a aquél que no, se le quitará incluso lo que tiene. Por lo tanto de ahora en adelante hablaré a la gente siempre en parábolas hasta el final, para nuestros amigos y aquellos que desean conocer la Verdad encuentren lo que buscan, mientras que nuestros enemigos y aquellos que no aman la Verdad puedan escuchar sin comprender. Muchas de estas personas no siguen el camino hacia la Verdad. El profeta lo hizo, de hecho, describió a todas aquellas almas sin discernimiento cuando dijo: “Pues el corazón tiene demasiada cera, y sus oídos se han ensordecido, y sus ojos se han cerrado para poder discernir la Verdad y comprenderla en sus corazones”

Cortesía del Libro de Urantia

Cree yendo más allá de las fronteras de tu propia apreciación. Toma Mi Mano y comienza tu caminar hacia el Reino de Su Amor…

Porque en este momento actual de Mi otorgamiento para el Siglo 21, Me dirijo a ti en lírica poética algunas veces, en la belleza del inglés antiguo de otros tiempos.

El mundo como lo experimentas es solamente una metáfora y un símbolo de la realidad. Sé tú siempre cerca de la Gloria del Padre expandiendo Su Reino comenzando a partir de tu propia consciencia… así estarás sirviendo de la manera más elevada y grandiosa posible.


Micael de Nebadon
Micael Sananda Esu
Espíritu dela Verdad, Santo Consolador



The Universal Family of Christ Michael and the Mother Spirit

Navegando las Sociedades de Micael de Nebadon


Traducciones al español: