lunes, 14 de diciembre de 2015

Un Curso en Milagros en Salvington. Capítulo 9 LA ACEPTACIÓN DE LA EXPIACIÓN Las dos evaluaciones (Parte 1) Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!




Todo será bueno y agradable en tu experiencia de vida… mientras diariamente cambias tus actividades inferiores por una vibración más elevada. Esto quiere decir cumplir con la Ley de Causa y Efecto… y sanarás todo dolor, soledad y obstrucción con la Realidad Inmaculada Percibida por el Padre… mientras te adhieres a la Ley.

Mientras construyes este impulso más elevado en tu campo de densidad… te convertirás en un campo de receptividad y resurrección… de recuerdo y realización… una reorganización y revelación. Estas son las verdaderas estaciones de la Cruz Iluminada de Su Recuerdo.

La Gracia y Misericordia del Padre a través del Espíritu Otorgado y las Huestes Celestiales comenzarán entonces a conducirte hacia el cumplimiento y paz en tu camino hacia la Ciudadanía Universal.

Solamente entonces caminarás dentro el Abrazo Eterno de la Iniciación del Espíritu Otorgado.


Micael Sananda Esu
Micael de Nebadon.


Capítulo 9
LA ACEPTACIÓN DE LA EXPIACIÓN
Las dos evaluaciones (Parte 1)

La Voluntad de Dios es que tú encuentres la salvación. ¿Cómo, entonces, no te iba a haber proporcionado los medios para encontrarla? Si Su Voluntad es que te salves, tiene que haber dispuesto que alcanzar la salvación fuese posible y fácil. Tienes hermanos por todas partes. No tienes que buscar la salvación en parajes remotos. Cada minuto y cada segundo te brinda una oportunidad más para salvarte. No dejes pasar esas oportunidades, no porque no vayan a repetirse, sino porque demorar la dicha es innecesario. La Voluntad de Dios es que seas completamente feliz ahora. ¿Cómo podría ser que ésa no fuese también tu voluntad? ¿Y sería posible asimismo que ésa no fuese también la voluntad de tus hermanos?

Ten presente, pues, que sólo en esa voluntad conjunta, y sólo en ella, os encontráis unidos. Podrá haber desacuerdo en todo lo demás, pero no en esto. Ahí, pues, es donde mora la paz. Y tú moras en paz cuando así lo decides. Pero no puedes morar en paz a menos que aceptes la Expiación porque la Expiación es el camino que conduce a la paz. La razón de ello es muy simple, y tan obvia que a menudo se pasa por alto. El ego le tiene miedo a lo obvio porque lo obvio es la característica esencial de la realidad. No obstante, tú no puedes pasarla por alto a menos que no estés mirando.

Es perfectamente obvio que si el Espíritu Santo contempla con amor todo lo que percibe, también te contempla a ti con amor. La evaluación que Él hace de ti se basa en Su conocimiento de lo que eres, y es, por lo tanto, una evaluación correcta. Y esta evaluación tiene que estar en tu mente porque Él lo está. El ego está también en tu mente porque aceptaste que estuviese ahí. La evaluación que él hace de ti, no obstante, es exactamente la opuesta a la del Espíritu Santo, pues el ego no te ama. No es consciente de lo que eres, y desconfía totalmente de todo lo que percibe debido a que sus percepciones son tan variables. El ego, por lo tanto, es capaz de ser desconfiado en el mejor de los casos, y cruel en el peor. Ésa es la gama de sus posibilidades. No puede excederla debido a su incertidumbre. Y no puede ir más allá de ella porque nunca puede estar seguro de nada.


Tienes, pues, dos evaluaciones conflictivas de ti mismo en tu mente, y ambas no pueden ser ciertas. Todavía no te has dado cuenta de cuán extremadamente diferentes son porque no entiendes cuán elevada es realmente la percepción que el Espíritu Santo tiene de ti. El Espíritu Santo no se engaña con respecto a nada de lo que haces, porque nunca se olvida de lo que eres. El ego se engaña con respecto a todo lo que haces, especialmente cuando respondes al Espíritu Santo, ya que en esos momentos su confusión aumenta. Es muy probable, por lo tanto, que el ego te ataque cuando reaccionas amorosamente, ya que te ha evaluado como incapaz de ser amoroso y estás contradiciendo su juicio. El ego atacará tus motivos tan pronto como éstos dejen de estar claramente de acuerdo con la percepción que él tiene de ti. En ese caso es cuando pasa súbitamente de la sospecha a la perversidad, ya que su incertidumbre habrá aumentado. Es evidente, no obstante, que no tiene objeto devolverle el ataque. Pues ¿qué podría significar eso, sino que estás de acuerdo con su evaluación acerca de lo que eres?


Navegando las Sociedades de Micael de Nebadon

Traducciones al español:

 Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington - Grupo en Facebook

Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington - Grupo en Google+

A Course in Miracles at Salvington College - Facebook

A Course in Miracles at Salvington College – Google +

Foundation for Inner Peace