jueves, 3 de diciembre de 2015

Un curso en Milagros en Salvington. Capítulo 9. LA ACEPTACIÓN DE LA EXPIACIÓN. El sanador no sanado. (Parte 1). Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!



El Amor Florecerá en ti.

El perdón sucede solamente dentro del Poder del Amor. Este Amor llega en y a través de todo… preparando el terreno… el campo de la rectitud. El Amor es una Fuerza Majestuosa de la Vida del Padre.

Para fertilizar el terreno de tu alma… para atraer este Amor Omnipotente… debes entregarte a ti mismo completamente al Espíritu Universal del Padre Hijo y a la Voluntad del Cielo. Debemos encarnar las Siete Virtudes del Espíritu de la Madre Universal y debes sacar la mala hierba de nuestro Jardín de la Consciencia.

Las malas hierbas tienen hambre y crecen cuando alimentas cada clase de mala hierba con arrogancia e impaciencia… actitudes irresponsables al evitar la responsabilidad por nuestra naturaleza creativa.  Estas malas hierbas crecen de las excusas y la negación… la racionalización, la justificación… culpando… ignorando… rebelándose… y algunas otras.

Micael de Nebadon



Capítulo 9
LA ACEPTACIÓN DE LA EXPIACIÓN
El sanador no sanado (Parte 1)

El plan de perdón del ego se utiliza mucho más que el de Dios. Esto se debe a que lo ponen en práctica sanadores que no han sanado, y pertenece, por lo tanto, al ámbito del ego. Consideremos ahora con más detenimiento al sanador no sanado. Por definición, está tratando de dar lo que no ha recibido. Si un sanador no sanado es un teólogo, por ejemplo, puede que parta de la premisa: "Soy un miserable pecador, y eso es lo que eres tú también". Si es un psicoterapeuta, es más probable que parta de la creencia igualmente absurda de que el ataque es real tanto para él como para su paciente, aunque eso es algo que a ninguno de los dos debiera importar.

He dicho repetidamente que las creencias del ego no se pueden compartir, y ésa es la razón de que sean irreales. ¿Cómo puede ser, entonces, que "ponerlas al descubierto" las haga cobrar realidad? Todo sanador que busca la verdad en fantasías aún no ha sanado, pues no sabe dónde buscarla y, por lo tanto, no dispone de la solución al problema de cómo sanar.

La única ventaja de traer las pesadillas a la conciencia es poder mostrar que no son reales y que su contenido no significa nada. El sanador no sanado no puede hacer eso porque no lo cree. Todos los sanadores no sanados siguen de una u otra forma el plan de perdón del ego. Si son teólogos probablemente se condenan a sí mismos, enseñan a condenar y propugnan una solución temible. Al proyectar la condenación sobre Dios, hacen que Éste parezca vengativo, y temen Su justo castigo. Lo único que han hecho ha sido identificarse con el ego, y al percibir lo que éste hace, se condenan a sí mismos debido a esta confusión de identidad. Es comprensible que muchos se hayan rebelado contra este concepto, pero rebelarse contra él indica que aún siguen creyendo en él.

Algunas de las modalidades más recientes del plan del ego son tan inútiles como las más antiguas, pues la forma en que se manifiestan es irrelevante y el contenido sigue siendo el mismo. En una de estas nuevas modalidades, por ejemplo, un psicoterapeuta puede interpretar los símbolos del ego que han aparecido en una pesadilla, y luego valerse de ellos para probar que la pesadilla es real. Habiéndole otorgado realidad, intenta entonces desvanecer sus efectos menospreciando la importancia del soñador. Éste sería un enfoque curativo siempre que también se considerase al soñador como irreal. Mas si se equipara al soñador con la mente, se niega el poder correctivo de que goza la mente a través del Espíritu Santo. Esto es una contradicción, incluso desde la perspectiva del ego, contradicción que a éste, aún en su confusión, por lo general no se le escapa.


La Familia Universal de Micael de Nebadon en Google+
¡Entra aquí y Únete!!!

Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington - Grupo en Facebook

Un Curso en Milagros en el Colegio de Salvington - Grupo en Google+

A Course in Miracles at Salvington College - Facebook

A Course in Miracles at Salvington College – Google +

Foundation for Inner Peace