miércoles, 13 de enero de 2016

Milagros del Colegio Salvington. CAPÍTULO 10. LOS ÍDOLOS DE LA ENFERMEDAD. La negación de Dios. (Parte 2). Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!


Elevad vuestras percepciones de Sí Mismos… Observad al Planeta por fuera de sí mismo. Esto es percibiéndolo como un Planeta integrado.

Todo dentro de la atmósfera del orbe de la Tierra… todos los Reinos de la Tierra… éstos son Mi cuerpo.

…y así como lo habéis hecho o pensado con la menor de las criaturas en el “reino más insignificante”…así Me lo estáis haciendo a Mí.

Vuestra totalidad es la renovación de vuestra mente… vuestro pensar y sentimiento. Estas son mis enseñanzas.

El Espíritu de la Verdad, Santo Consolador… para renovar vuestra mente en la Totalidad del Cristo… la Omnipotente Omnipresencia… el Absoluto Indiferenciado de nuestro Ser juntos.

De esta forma Mi guía está siendo continuamente ofrecida a vosotros; para que seáis capaces de percibir con rectitud y honor vuestro lugar dentro de Nuestro Universo… como un ciudadano universal en unicidad inseparable.

Micael de Nebadon.
Micael Sananda Edu
Espíritu de la Verdad, Santo Consolador




CAPÍTULO 10
LOS ÍDOLOS DE LA ENFERMEDAD
La negación de Dios (Parte 2)

Hijo de Dios, no has pecado, pero si has estado muy equivocado. No obstante, eso puede corregirse y Dios te ayudará, pues sabe que tú no puedes pecar contra Él. Lo negaste porque lo amabas, pues sabias que de reconocer tu amor por Él, no habrías podido negarle. Negarle significa, por lo tanto, que lo amas y que sabes que Él te ama a ti. Recuerda que tienes que haber conocido previamente lo que niegas. Y si aceptas la negación también puedes aceptar su des-hacimiento.

Tu Padre no te ha negado. Él no toma represalias, pero sí te pide que retornes. Cuando piensas que Él no ha respondido a tu llamada es porque tú no has respondido a la Suya. Te llama desde cada parte de la Filiación, debido al Amor que le profesa a Su Hijo. Si oyes Su mensaje Él te habrá respondido, y te harás consciente de Él si escuchas debidamente. El Amor de Dios está en todo lo que Él creó, pues Su Hijo está en todas partes. Contempla a tus hermanos en paz, y Dios no se demorará ni un instante en llegar a tu corazón como muestra de agradecimiento por la ofrenda que le haces.

No recurras al dios de la enfermedad para curar, sino sólo al Dios del amor, pues curar significa que Lo has reconocido. Cuando lo reconozcas sabrás que Él nunca ha dejado de reconocerte y que en Su reconocimiento de ti radica tu ser. No estás enfermo ni tampoco puedes morir. Pero te puedes confundir a ti mismo con cosas que mueren. Recuerda, no obstante, que hacer eso es una blasfemia, pues significa que estás contemplando sin amor a Dios y a Su creación, de la cual Él no puede estar separado.

Sólo lo eterno puede ser amado, pues el amor no muere. Lo que es de Dios es Suyo para siempre, y tú eres de Dios. ¿Cómo iba Él a permitirse a sí mismo sufrir? ¿Y cómo iba a ofrecerle a Su Hijo algo que no fuese aceptable para Él? Si te aceptases tal como Dios te creó, sería imposible que pudieses sufrir. Sin embargo, para aceptarte tal como Dios te creó tienes que reconocerlo a Él como tu Creador. Esto no se debe a que de negarte a ello se te fuese a castigar. Se debe simplemente a que reconocer a tu Padre es reconocerte a ti mismo tal como eres. Tu Padre te creó completamente libre de pecado, completamente libre de dolor y completamente a salvo de todo sufrimiento. Si niegas a tu Padre estarás invitando al pecado, al dolor y al sufrimiento a tu mente debido al poder que Él le dio. Tu mente es capaz de crear mundos, pero puede también negar lo que crea porque es libre.



Our Communities of Light and Life are designed to progressively Heal,.. Bless,..Prosper .. Educate .. Enlighten .. Illuminate.


Nuestras Comunidades de Luz y Vida están diseñadas para Sanar... Bendecir... Prosperar... Educar... Informar.... Iluminar... progresivamente.

Micael de Nebadon
Micael Sananda Esu
Espíritu de la Verdad, Santo Consolador

FAMILIA UNIVERSAL DE CRISTO MICAEL
Y EL ESPIRITU DE LA MADRE, NEBADONIA

Navegando las Sociedades de Micael de Nebadon

Traducciones al español: