lunes, 15 de febrero de 2016

UN CURSO EN MILAGROS DEL COLEGIO DE SALVINGTON. CAPÍTULO 11. DIOS O EL EGO. La "dinámica" del ego (Parte 2). Micael de Nebadon. ¡Compartir!!!



No Se trata de que tú tengas que desvanecer el ego. Lo que sucede es que la mente egótica queda atrapada por las influencia materialistas de la densidad diferenciada. Debe ser guiada hacia lo alto y refinada interiormente hacia la armonía del Espíritu Otorgado.

Micael de Nebadon



CAPÍTULO 11
DIOS O EL EGO
La "dinámica" del ego (Parte 2)

El ego analiza; el Espíritu Santo acepta. Sólo por medio de la aceptación se puede llegar a apreciar la plenitud, pues analizar significa fragmentar o separar. Tratar de entender la totalidad fragmentándola es, claramente, el enfoque típicamente contradictorio que el ego utiliza para todo. El ego cree que el poder, el entendimiento y la verdad radican en la separación, y que para establecer esta creencia tiene que atacar. Al no darse cuenta de que es imposible establecer esa creencia, y obsesionado por la convicción de que la separación es la salvación, el ego ataca todo lo que percibe, desmenuzándolo en partes pequeñas y desconectadas, sin ninguna relación significativa entre sí, y desprovistas, por lo tanto, de todo significado. El ego siempre substituirá lo que tiene significado por el caos, pues si la separación es la salvación, la armonía es una amenaza.

Las interpretaciones que el ego hace de las leyes de la percepción son, y no pueden sino ser, exactamente las opuestas a las del Espíritu Santo. El ego se concentra en el error y pasa por alto la verdad. Hace que todos los errores que percibe sean reales, y concluye -utilizando su razonamiento típicamente circular- que la idea de una verdad consistente no tiene sentido por razón de los errores. El siguiente paso, entonces, es obvio. Si la idea de una verdad consistente no tiene sentido, la inconsistencia tiene que ser verdad. Teniendo muy presente el error, y protegiéndolo que ha hecho real, el ego procede al siguiente paso en su sistema de pensamiento: el error es real y la verdad es un error.

El ego no trata de comprender esto, lo cual es obviamente incomprensible, pero trata por todos los medios de demostrarlo y eso es lo que hace constantemente. Valiéndose del análisis para atacar el significado, el ego logra pasarlo por alto, y lo que le queda es una serie de percepciones fragmentadas que él unifica en beneficio propio. Esto se convierte, entonces, en el universo que percibe. Y es este universo lo que a su vez se convierte en la demostración de su propia realidad.

No subestimes el poder de atracción que las demostraciones del ego ejercen sobre aquellos que están dispuestos a escucharle. La percepción selectiva escoge sus testigos cuidadosamente, y el testimonio de esos testigos es congruente. Los argumentos en favor de la locura son convincentes para los locos, pues todo razonamiento concluye allí donde comienza, y no hay sistema de pensamiento que pueda transcender su propia fuente. Aun así, el razonamiento que carece de sentido no puede demostrar nada, y aquellos a quienes convence no pueden sino estar engañados. ¿Cómo iba a poder enseñar verdaderamente el ego, cuando pasa por alto la verdad? ¿Cómo iba a poder percibir lo que ha negado? Sus testigos dan testimonio de su negación, pero no de lo que ha negado. El ego mira de frente al Padre y no lo ve, pues ha negado a Su Hijo.

¿Te gustaría recordar al Padre? Acepta a Su Hijo y lo recordarás. No hay nada que pueda demostrar que Su Hijo es indigno, pues no hay nada que pueda probar que una mentira es verdad. Lo que ves en Su Hijo a través de los ojos del ego es una demostración de que Su Hijo no existe. Sin embargo, dondequiera que el Hijo esté, allí tiene que estar el Padre. Acepta lo que Dios no niega, y ello te demostrará su verdad. Los testigos de Dios se alzan en Su Luz y contemplan lo que Él creó. Su silencio es la señal de que han contemplado al Hijo de Dios, y en la Presencia de Cristo no tienen que demostrar nada, pues Cristo les habla de Sí Mismo y de Su Padre. Guardan silencio porque Cristo les habla, y son Sus palabras las que brotan de sus labios.

Cada hermano con quien te encuentras se convierte en un testigo de Cristo o del ego, dependiendo de lo que percibas en él. Todo el mundo te convence de lo que quieres percibir y de la realidad del reino en favor del cual has decidido mantenerte alerta. Todo lo que percibes da testimonio del sistema de pensamiento que quieres que sea verdadero. Cada uno de tus hermanos tiene el poder de liberarte, si tú decides ser libre. No puedes aceptar falsos testimonios acerca de un hermano a menos que hayas convocado falsos testigos contra él. Si no te habla de Cristo, es que tú no le hablaste de Cristo a él. No oyes más que tu propia Voz, y si Cristo habla a través de ti, le oirás.


Our Communities of Light and Life are designed to progressively Heal,.. Bless,..Prosper .. Educate .. Enlighten .. Illuminate.


Nuestras Comunidades de Luz y Vida están diseñadas para Sanar... Bendecir... Prosperar... Educar... Informar.... Iluminar... progresivamente.

Micael de Nebadon
Micael Sananda Esu
Espíritu de la Verdad, Santo Consolador

FAMILIA UNIVERSAL DE CRISTO MICAEL
Y EL ESPIRITU DE LA MADRE, NEBADONIA

Navegando las Sociedades de Micael de Nebadon

Traducciones al español: