HERMANO K, Jiddu Krishnamurti. Diciembre 2017. Con audio. ¡Compartir!!!



HERMANO K, Jiddu Krishnamurti. Diciembre 2017. Con audio.





Mi nombre es Hermano K. Hermanas y hermanos en encarnación, antes de expresarme, tengamos juntos un momento de Silencio y de Paz

…Silencio…

Hoy, me gustaría continuar con lo que dije hace muchos años sobre la “Autonomía” y la “Libertad, de manera algo diferente, porque estará adaptado a los momentos que vivís ahora.

Hace algunos años, os hablaba de la Libertad y de la Autonomía relativa a lo que sucedía dentro de este cuerpo, en relación con vuestros pensamientos, vuestras emociones, para haceros descubrir y vivir, que existe un mundo interior. Y que ese mundo interior, en ciertas circunstancias, os hacía ver algo distinto de lo que afecta a vuestra vida y a este mundo. Hubo, efectivamente para muchos de vosotros, la posibilidad de vivir diversos estados de vuestra conciencia, diversas experiencias.

Hoy, la Libertad de la que os voy a hablar, es un poco diferente, porque esta Libertad está directamente vinculada y en resonancia con la presencia de vuestro cuerpo de Eternidad y de vuestra Supraconsciencia. Tanto si tenéis una percepción clara, como si tenéis una percepción fugaz, eso no cambia nada a esta Verdad y a esta realidad aquí mismo, en el mundo donde estáis todavía ubicados. Algunos de vosotros habéis notado que la conciencia ya no está tan categóricamente unida y programada dentro de este cuerpo.

Vuestro trabajo, el trabajo de la Tierra, el de la Confederación, así como el de la Luz y de la Gracia y, a partir de ahora, del Fuego Ígneo, os coloca en situaciones, en estados y en experiencias inhabituales y todavía desconocidas para muchos de vosotros, incluso liberados vivientes desde hace muchos años.

El desmantelamiento de la Consciencia, en relación a este cuerpo, no es una huida de este cuerpo sino más bien, la resultante, de alguna forma final y terminal de la aparición y de la emergencia de vuestra Supraconsciencia en el sitio y en el lugar de la conciencia ordinaria que ya no estará sujeta ni sometida a este cuerpo.

Sin ir más lejos, sobre ciertos ejercicios o ciertas manifestaciones comunes en Oriente, en particular entre los yoguis, es innegable que muchos de vosotros notáis a través de diferentes experiencias, por diversas percepciones y sentimientos, la presencia, en vosotros como alrededor de vosotros, de algo diferente. No hablo aquí ni de energía, ni de vibración, sino realmente del cambio de localización de la Conciencia aquí mismo, dentro de este mundo.

Vivir el cuerpo de Eternidad, su resíntesis, su manifestación y sus efectos, es algo que muchos de vosotros que, seguidores del proceso vibratorio de expansión de la Conciencia, habéis alcanzado. Pero, como sabéis, existen muchos hermanos y hermanas que no han tenido, de momento, la disponibilidad de su ser para vivir los mecanismos que habéis vivido.

También se os ha informado que, en lo sucesivo, el proceso llamado “expansión de la Conciencia”, puesto que la consciencia es vibración, no necesita ya esos soportes. Simplemente, porque el Fuego Ígneo ha impulsado en vosotros un desprendimiento importante de la identificación al cuerpo, así como del funcionamiento de vuestra consciencia ordinaria que hasta ahora, se grababa directamente en vuestro cuerpo.

Hoy es diferente debido al mismo proceso colectivo, aunque no os concierna todavía, donde la Consciencia vive en parte, dentro de la Eternidad, aquí mismo, en este mundo. Más allá de las percepciones y de los mecanismos de activación de los sentidos espirituales, se os ha hecho vivir hoy directamente, el acceso a esta Consciencia diferente por la misma acción de Fuego Ígneo y eso, independientemente de vuestra apertura, sean cuales sean, vuestras experiencias anteriores.

Esta es realmente, la fase final de la Ascensión de la Tierra que está sucediendo ante vosotros, como sabéis, en estos días, estas horas, estas semanas que transcurren. La penetración del Fuego Ígneo, la hayáis sentido o no, todavía, ha modificado evidentemente lo que podríais llamar el “inconsciente colectivo”, no a nivel de las líneas de depredación ni de los egrégores, sino al nivel de la intensidad de la presencia de la Luz en esta Tierra como en vuestro cuerpo de carne, en vuestras células y también, a partir de ahora, en las estructuras organizacionales de este mundo, viviendo a reemplazar de manera formal, los últimos elementos de fragmentos que permanecen dentro del control mental humano, vinculado ante todo a las costumbres, las repeticiones y, sobre todo, los hábitos de la materia.

La dimensión de vuestro cuerpo de Eternidad, percibido o no, así como vuestra Supraconsciencia, no tiene ninguna relación con este mundo de carbono, si no es durante estos años en los que ha habido una yuxtaposición de vuestra Consciencia ordinaria y de la Supraconsciencia, o si preferís, la superposición de lo Efímero y lo Eterno.

Una serie de elementos vividos por la misma Tierra, desde el mes de noviembre de este año 2017, han permitido la disminución de lo que designaríamos: ”fuerzas electromagnéticas y gravitacionales” que corresponden a lo que ocurre sobre un plano físico, sobre el manto de la Tierra y en el cielo de la Tierra. No insistiré en ello, porque muchos elementos se os han comunicados o han sido vistos y analizados por vosotros mismos.

Lo importante es constatar este relajamiento con el cuerpo y eso se puede comprobar de muchas maneras. En primer lugar, al nivel mismo del funcionamiento fisiológico de vuestro cuerpo. Todo lo que eran necesidades esenciales y no impulsos, todo lo que concernía al mantenimiento de la vida en este sentido, hoy está extremadamente modificado en muchos de vosotros, con implicaciones relacionadas con todas esas necesidades vitales y fisiológicas, que derivan en una disminución de las mismas.

Y esta escasez de necesidades y de impulsos os muestra de manera fehaciente, que la preeminencia de lo que ha sido designado como “fuerzas de depredación” en vosotros, vinculadas al cerebro reptiliano, encuentran hoy, una situación favorable para esta especie de relajación de la misma Consciencia, concerniente a vuestro cuerpo, pero ahora también a vuestra historia.

Por supuesto, os transmito lo que habéis vivido muchos de vosotros relativo a las desapariciones, los momentos de mandato de la Luz donde os parecía, de pronto, que no podíais continuar con cualquier actividad o cualquier pensamiento. Pero recordad siempre, que en esta Tierra existen muchos hermanos y hermanas que no han experimentado eso y que, sinembargo, hoy se encuentran en la misma situación de vivir ese relajamiento de los apegos de la conciencia ordinaria a este cuerpo. Es decir, que la realidad del cuerpo de Eternidad, aunque no sea visto ni percibido, se siente de todas formas a través de la presencia de vuestra Consciencia de Eternidad.

Eso puede reflejarse también en numerosas experiencias como los sueños y creo, además, que el Comendador de los Ancianos se alegra de escuchar los testimonios y los sueños vividos en los últimos meses. Todos, sin excepción, corresponden, no solo a la irrupción de la Luz en vuestra consciencia ordinaria, sino sobre todo a la aparición de esta Supraconsciencia.

No olvidéis que la Supraconsciencia, aunque tenga un vehículo denominado “Cuerpo de Eternidad”, es independiente de ese cuerpo de Eternidad que por tanto os pertenece en el sentido en que podéis entenderlo en la Tierra. La Supraconsciencia animada por el Fuego Ígneo transporta al Espíritu y al Verbo, que conducen a la consecuencia inmediata de observar con evidencia, sea cual sea vuestro posicionamiento actual. Como sabéis, más allá de las sensaciones del cuerpo de Eternidad, más allá de la percepción Vibral, más allá de las percepciones vinculadas a los nuevos sentidos, la Supraconsciencia va a impulsar e impulsa ya, independiente de toda percepción Vibral, momentos de Samadhi, momentos de Paz, momentos de Alegría que no responden a ninguna causa ni a ninguna satisfacción dentro de este mundo. Y eso, independientemente, repito una vez más, de vuestras circunstancias Vibrales y de vuestro posicionamiento dentro de la Eternidad.

Al nivel de lo que ocurre hoy, no hay ninguna creencia que establecer, ningún ejercicio que practicar, sino realmente constatar que el pensamiento es seguido por la Consciencia y que la consciencia es ahora Supra-Luminosa. Eso tiene por corolario, una forma, diría de inmediatez de todo lo que acaece sobre la pantalla de vuestro efímero. Un temor se actualizará por un acontecimiento temido. Una Alegría se actualizará de inmediato por algo que te dará alegría, aunque no se vea ni se perciba nada.

La primera consecuencia de eso, es que os entrenéis en una forma de observación, no de vuestra vida o de vuestra historia o de vuestro cuerpo y, todavía menos, de las energías o de las vibraciones, sino que constatéis por vosotros mismos, que existe realmente una parte de vosotros, desconocida que funciona mucho mejor que vuestro funcionamiento habitual. Eso se refleja, en aquellos que no viven nada al nivel de este cuerpo de Eternidad, en pasajes particulares. Esos pasajes se traducen, de golpe, en un sentimiento de irrealidad en relación con este mundo. Entonces, si el miedo está presente, eso puede reflejarse en una necesidad de anclarse, enraizarse y recuperar, como soléis decir, sus espíritus. Obviamente, lo que sucede es exactamente lo contrario de lo que podáis pensar.

Si existe en vosotros momentos de irrealidad, de la naturaleza que sea, si hay dificultades para que te duermas o para despertar por la mañana, si existe la percepción de algo diferente sin poder ni verlo, ni sentirlo o expresarlo, depende de vosotros que aprovechéis esos momentos para no hacer nada. Depende de vosotros que dejéis a la Suprasconciencia actuar en esos momentos. No para que veáis algún elemento del Cuerpo de Eternidad que no percibís, sino para permitiros comprobar realmente, la que ha sido denominada “Alegría incondicionada” o “Alegría sin objeto” que hoy, como sabéis, no depende de nada previo a nivel vibral, energético o de un posicionamiento de vuestra Conciencia.

La Libertad en relación con el cuerpo se expresa precisamente por la Libertad y la emanación de la Supraconsciencia dentro de este mundo. Os lo he dicho, ya estéis despiertos, liberados o dormidos, no cambia lo que sucede en la experiencia de vuestra Consciencia. Es posible también, observar una necesidad de hacer las paces, es decir, de perdonar, de pensar inesperadamente en sucesos muy lejanos en los que vuestra conducta no fue la adecuada.

Lo que vuelve a vuestra memoria, es simplemente la iluminación de la Supraconsciencia que os hace revivir de alguna manera, un elemento de vuestra vida, no para resolverlo, no para experimentar una emoción pasada sino para verificar en vosotros mismos, la anomalía que se produjo en ese momento, sin ningún sentimiento de culpa, para guiaros simplemente por la reminiscencia, a comprender y por tanto a superar y a experimentar, la situación vivida en el pasado, no para revivirla desde el mismo punto de vista, sino directamente desde la Paz.

Las acciones de la Supraconsciencia son innumerables y se unen, en parte, a los mandatos de la Luz que vivís aquellos de vosotros que percibís las vibraciones. Las consecuencias son casi idénticas a lo que afecta a vuestra misma Consciencia. La relajación del cuerpo, la relajación de las necesidades vitales y fisiológicas, el relajamiento también de ciertas características de la personalidad que podían estar vinculadas al miedo, pero que se refleja casi constantemente en la necesidad de protegerse, y, por tanto, de ejercer de una manera u otra, cierta forma de depredación.

Además, os dais cuenta que vuestra reactividad se torna diferente, que a menudo os lleva a aceptar sin comprenderlo, los acontecimientos y las situaciones que hubieran estado fuera de vosotros o que habrían movilizado vuestra Consciencia con vistas a una solución, una mejora o una comprensión.

La Supraconciencia activa en vuestra vida, incluso sin percibir las energías y la vibración, un mecanismo que conocéis, denominado “sincronicidad”. Es como si una lógica matemática estuviera configurada de alguna manera en el curso de los acontecimientos de vuestra vida y eso, de manera cada vez más extensiva. Hay varios ejemplos para eso: pienso en tal situación, en tal persona, la persona se materializa por el teléfono o llama a vuestra puerta. Pensáis en una situación y en algo que deberíais hacer y que no habéis hecho; eso se presenta ante vosotros por una llamada telefónica o por una carta que os confirma que debéis ocuparos de eso.

Y así, percibís cada vez más fácilmente, esta sincronicidad de vuestros pensamientos y de la consciencia y también de los eventos que acontecen en el escenario de este mundo, sobre el plano material, social, relacional en el sentido más amplio en el campo común de vuestras actividades.

Esta disminución de los vínculos formales de la identificación al cuerpo y de los apegos de la Consciencia a este cuerpo, se comprueba también, de diversas maneras. A veces os parece que pensáis de forma diferente y tenéis una lógica profundamente distinta, estáis menos en las emociones o, a veces, experimentáis emociones extremadamente fuertes, mucho más intensas de lo habitual, pero que nunca duran y nunca perturban el cuerpo. Las emociones y el mental se desacoplan, de alguna manera, de toda acción en el cuerpo.

Eso puede proporcionaros también, más allá de todo mecanismo vibratorio, sensaciones de flotar o detener cualquier posibilidad de acción, y eso, preferiblemente, desde que el sol se pone en el lugar de la Tierra en que estéis. Eso representa también para vosotros, los que no experimentáis las vibraciones, una forma de mandato de la Consciencia de vuestra Supraconsciencia, para ser en Verdad lo que sois y no ya lo que creéis ser, de ninguna manera.

Y así, gracias a este tiempo que queda por recorrer, durante estas pocas semanas que acaban de pasar y las que están transcurriendo, habéis sido muchos los que os habéis dado cuenta, no de los que sois en la Eternidad, sino que todo lo que concierne a vuestra vida, como a este mundo, no estaba del todo en armonía, no era el sueño ideal o imaginado para vivir.

Eso puede entrañar, a veces, a una forma de aversión o de malestar en relación con este mundo, en relación a lo que se revela en este período, de manera bastante oficial. No es una sensación de incomodidad sino un sentimiento de todavía más irrealidad y de falsificación. Las palabras son falsas, las imágenes son falsas, ya he tenido la ocasión de tratar esto ampliamente. Pero hoy, lo comprobaréis de diferentes formas, y eso puede ser preocupante porque no os propone desde el principio, algo que pueda reemplazarlo, ya que no percibís las vibraciones ni la energía y, menos aún, el Cuerpo de Eternidad y, todavía menos, la Gracia.

En ese momento puede surgir, y os prevengo, algunos de vosotros lo habéis vivido, una especie de desesperación o de enojo relacionado con lo que pueden estar experimentando otros miembros de vuestra familia, otros hermanos y hermanas que conocéis y que, sin embargo, no han pedido nada a nadie y se encuentran en una ligereza y en una Alegría que no os habita en estos momentos de desesperación, de duda o de ira, y no os dais cuenta de los cambios. Y es precisamente, a través de esta forma de negación, de ira o de negociación, como viviréis también, muchos de vosotros, vuestro choque individual, precediendo así, el choque colectivo de la humanidad.

Y eso es un mal, yo diría, para un bien, porque a través de eso, vais a superar, tanto por la desesperación como por los momentos de Paz y de Lucidez, a nada parecido, las dudas y las oscilaciones de lo que creéis ser y lo que sois, que salen a la luz y se revelan espontáneamente. Lo más difícil, en un principio, es mantenerse tranquilo y no entrar en una búsqueda desenfrenada de la Luz, a través de conceptos, de ideas o prácticas, sino más bien permanecer donde estáis y observar, lo más honestamente posible, lo que está sucediendo en el escenario de vuestra Consciencia, aunque no podáis llamarla “Supraconsciencia” hasta que vuestro Cuerpo de Eternidad se haya convertido, de alguna manera, sensible; eso no tardará en producirse en muchos de vosotros que no habéis vivido los procesos energéticos y vibratorios presentes desde hace 30 años.

Y es precisamente gracias a esas oscilaciones y desequilibrios, como podrá florecer la Verdad. La Verdad tampoco te necesita. No podéis comprenderla, de la misma manera que no podéis controlar nada, mientras creáis controlarlo.

El único control eficaz de vuestra vida, desde ahora y se va a volver cada vez más obvio, es la Acción de Gracia, el Estado de Gracia y el hecho de volverse como niños, sin preocuparse por nada. No porque decidáis descuidar algo, sino porque la misma Consciencia en su alquimia entre la Consciencia Eterna y la consciencia efímera, os hace vivirlo, lo queráis o no.

Esto es muy alentador, porque significa que cualquier tergiversación y los cambios de postura constantes para esos hermanos y hermanas que dudan, que tienen miedo y no viven la prueba formal del Cuerpo de Eternidad, está en proceso de ser calmado precisamente por la posibilidad que tiene la Consciencia Supraconsciente, de seguir vuestros pensamientos e intenciones, vuestras acciones y movimientos.

Precisamente, debéis aprovechar los momentos de confusión, de ira, de negación o de irrealidad o de Paz, tan pronto como vuestro equilibrio parece modificado, de una forma u otra; en ese momento, depende de vosotros que consideréis que eso es un mandato de la Luz, aunque sea muy sutil para vosotros, para colocaros en el Silencio. El Silencio quiere decir, ante todo, poner en reposo vuestros sentidos. Y hablo aquí, de los sentidos ordinarios, es decir, poner la vista en reposo, cerrar los ojos, cortar cualquier ruido o todo sonido, si es posible. Luego, continuad ese trabajo de ocultación de los sentidos que necesariamente se producirá y que comenzará a menudo, por fenómenos de hormigueo en las extremidades; también por la dificultad de mantener un pensamiento.

No os asustéis si al principio os parece que vuestros pensamientos comienzan a girar en todos los sentidos e incluso interfieren con en reposo de los demás sentidos, que estoy explicando. Dejad simplemente que esos pensamientos, incluso extravagantes, surjan y desaparezcan. E incluso diría que, cuantos más pensamientos haya, sin relación los unos con los otros, más oportunidad tendréis de no depender de dichos pensamientos que se producen en los momentos en que estáis en Silencio.

Os daréis cuenta muy pronto, sin quedaros dormidos, que lo que podría obstaculizar, a nivel de cuerpo, de forma crónica o de forma puramente coyuntural, se alejará de vuestra Consciencia también. La Consciencia, al principio, no será reemplazada por una pantalla blanca o una pantalla negra, correspondientes a aquellos que por supuesto viven los procesos vibratorios en curso.

Pero, sin embargo, lo que encontraréis cuando regreséis de vuestro descanso, hablo expresamente de “descanso”, no se trata de meditar, no se trata de pedir, se trata simplemente de ponerse en reposo también en una forma de acogida de lo que está sucediendo que entraña un cambio de punto de vista, especialmente manifiesto, ya que no percibiréis nada estando en la privación de los sentidos, sino que lo notaréis rápidamente en el curso de vuestras actividades ordinarias, sean las que sean. Así constataréis que os sentís menos implicados y menos afectados por las circunstancias que antes, en vuestra vida, provocaban vuestras reacciones, discursos, juicios u opiniones sobre vuestra vida o sobre las situaciones, sobre los miembros de vuestra familia o sobre cualquier relación.

También comprobaréis por vosotros mismos, sin vivir ninguno de los mecanismos energéticos, que algo diferente se instala dentro de vuestro personaje, llevándoos a comprobar que el que se vuelve más suave, independientemente de los aspectos afectados por ciertos rasgos del carácter, estos estarán menos presentes, menos activos.

Descubriréis fácilmente, procesos de sedación de mecanismos dolorosos, que no corresponden a una acción médica de la Luz, ni de vuestra Supraconciencia, sino por una disminución de esta conexión entre el cuerpo y la conciencia ordinaria. Poco a poco, llegaréis a comprender y a vivir, más allá de todo proceso vibratorio, que, en definitiva, no sois este cuerpo, aunque no sepáis todavía lo que sois.
Es esta especie de vacuidad, a menudo comparada con la Paz, para los que no vibráis, será un marcador esencial de la instalación, de vuestra Supraconciencia, pero también, las primicias de la aparición sensible de vuestro cuerpo de Eternidad.

Hago un pequeño paréntesis ahora, para los que vivís las Coronas, las vibraciones o una de las Coronas, al menos. Y en particular, la más fácil de vivir hoy, es la Corona de la cabeza. Hasta ahora y durante todos estos años, hemos llamado vuestra atención, sobre las Estrellas, sobre los Triángulos elementales.

Os recuerdo que cada una de los doce Estrellas, es un potencial espiritual, un sentido espiritual vinculado a vuestra multidimensionalidad, inscrito en vuestro cuerpo de Eternidad, pero también, más allá de este cuerpo de Eternidad, en lo que denomináis “Supraconciencia sin cuerpo”, es decir, la Infinita Presencia que linda con el Absoluto. Esos sentidos llevan los nombres que os hemos dado. Por supuesto, esos nombres no se corresponden con los que están al otro lado del velo, pero aún así, os dimos los puntos AL, OD, ER, IM, IS. Las otras, son parte de las Claves Metatrónicas que serán comunicadas después de la Llamada de María y antes de “Asa planeta final”, estéis donde estéis situados, en este cuerpo de carne o en el cuerpo de Eternidad, en los Círculos de Fuego o al aire libre. Eso no representará ninguna diferencia.

Algunos de estos sentidos espirituales os fueron evocados, en particular por la hermana Estrella Teresa, respecto por ejemplo a la Profundidad. Es lo mismo con cada una de las Estrellas. Allí también, os lo recuerdo, que lo percibáis o no. El pensamiento sigue la Conciencia. Os basta entonces, lo habéis entendido, con pensar en el emplazamiento de una de estas Estrellas, e incluso en algunos casos sentiréis el emplazamiento de una Estrella constatando, en ese momento, que algo cambia de manera irremediable en vosotros con respecto justamente a los sentidos.

Pero no podréis relacionarlo con los sentidos ordinarios y no tienen ningún punto de referencia Vibral, sólo podéis constatar la modificación de vuestros sentidos habituales en los cuales se adjunta algo diferente. Existen innumerables posibilidades y no tengo la posibilidad hoy de ampliar todo esto, porque vosotros mismos lo entenderéis fácilmente al vivirlo.

Los mecanismos de adormecimiento de los que hablé atañen a las extremidades de las manos y de los pies, pudiendo dar también a veces, no unos golpecitos de agujas, sino un dolor calificado de exquisito, es decir de extremadamente fuerte situado en las manos o en los pies, pero que nunca duran.

Allí también, conviene no buscar ni explicación, ni ir a pensar que es algo anormal. Se trata únicamente del trabajo del Fuego Ígneo, que en vosotros, al no vibrar, no puede hacerse desde los puntos normales de entrada, sino que se hace desde los puntos más accesibles al Fuego Ígneo para vosotros, es decir las extremidades, no la cabeza sino las manos y los pies.

Esto podrá inducir, no la percepción de otro cuerpo sino un sentimiento de hormigueo que entumece las extremidades y progresa en los momentos en que estéis en Paz, como dije, y que os dará a vivir, no el cuerpo de Eternidad sino realmente que vuestro Conciencia permanece sin ninguna percepción de este cuerpo y esto, en un espacio de tiempo extremadamente corto.

Lo que quiere decir simplemente que a medida que los momentos en que contestéis a la irrealidad y a esta forma particular de Llamada de la Luz para vosotros, constataréis que la progresión de esta parestesia, como decís en el gremio medical, irá hasta la raíz de los miembros.

En ese momento, y lo repito, en un tiempo relativamente corto, y en unos momentos de descanso, por así decirlo, o de Paz poco importantes. Constataréis entonces con facilidad que en ese estado de calma, entonces os será posible, será mucho más fácil, de llevar vuestra Conciencia simplemente en el Corazón. Sin ningún gesto.

Os recuerdo que los gestos que fueron comunicados por el Arcángel Anaël desde hace dos meses, no atañen a aquellos de vosotros que no viven las vibraciones, porque no obtendrán absolutamente nada a través de esos gestos simples aplicados en el cuerpo. Atañen efectivamente, y creo que el Arcángel Anaël ha omitido en parte daros esta precisión. La mejor solución, para vosotros hermanos y hermanas todavía dormidos por poco tiempo, es exactamente lo que acabo de explicaros.

A partir del momento en que lo hayáis reproducido algunas veces, pues está limitado, esos momentos de descanso que son impuestos por vuestra Conciencia y no por la llamada al orden de la Luz, constataréis, más allá de los cambios que también he descrito y que los acompañarán, existe una capacidad más grande a no estar identificado a este mundo, a no estar identificado a vuestro personaje pero sin por eso, saber o vivir vuestra Eternidad. No os alarméis por ello, y es justamente este sentimiento de irrealidad que desembocará, de manera infalible, lo más tarde a partir del momento de la Llamada de María o de la visibilidad de Nibiru o incluso simplemente cuando las Trompetas, de daros a vivir, en ese momento, la percepción directa de vuestro cuerpo de Eternidad.

Lo que quiere decir que para muchos de vosotros que no estáis opuestos a la Luz, es vuestra elección, es vuestra libertad también, pero sin embargo no vivís nada y desesperáis de no vivir nunca nada, os es ofrecida, desde el principio del mes de noviembre y en estas semanas que quedan, la posibilidad de vivir exactamente la misma liberación que aquellos que han pasado, hasta ahora, por la Onda de Vida, por el Canal Marial o por las estructuras de Vibración.

Los sentidos espirituales llegarán a vuestra Conciencia de un modo cada vez más nítido y lo vuelvo a repetir, que seáis conscientes de eso o no, todos los cuerpos de Eternidad están presentes en la Tierra. No queda ninguno a nivel del Sol.

Incluso aquellos que llamáis los desencarnados, que por la gran mayoría han pasado por la estasis, desde el final de las Bodas Celestes y sobre todo desde la liberación de la Tierra, recuperarán este cuerpo de Eternidad y ellos también empezarán a emerger, listos para juntarse en esta Tierra llegado el momento.

Es lo que fue llamado y mal interpretado, y que había nombrado cuando fui Jesús, la Resurrección de los muertos. Esta Resurrección por supuesto atañe al último cuerpo y no atañe a todos los demás cuerpos que, desgraciadamente por supuesto y afortunadamente, ya no existirán más, si no es como polvo.

Pero aquellos de vosotros, en vuestra familia, a vuestro alrededor, que han sufrido unas pérdidas, os encontraréis fácilmente dentro de poco tiempo, aquí mismo en esta Tierra, con aquellos que habéis perdido. Es cierto, tal vez no en el mismo cuerpo, es cierto, tal vez no en las mismas disposiciones afectivas o de vínculo, pero efectivamente habrá algunos reencuentros y esto, independientemente incluso de vuestro devenir después de la Llamada de María.

Preciso de hecho, con respecto a esta Llamada de María, y de hecho esto fue evocado tanto por el Arcángel Anaël como por el Comendador de los Ancianos. Ha existido una cronología perfecta. Hoy, esta cronología perfecta así como lo constataréis muy pronto, no puede y por diversas razones, respetar la cronología que os fue dada. Por múltiples razones.

Bien evidentemente, los últimos restos de las fuerzas arcónticas estaban perfectamente al tanto de esto. El efecto de sorpresa volviéndose entonces, para la Luz, esencial, para la realización de la Llamada de María. Quiere decir simplemente que las mejores manifestaciones a partir de ahora, que estéis despiertos, dormidos o liberados, son exactamente las mismas.

Tendréis la oportunidad de constatar, lo que nombré la flotación de la Conciencia o la irrealidad, que durará y no será simplemente un estado pasajero de Llamada de la Luz o de llamada al orden de la Luz, sino que crecerá cada minuto y superará las 24 horas. En ese momento, constataréis fácilmente que la irrealidad toma el sitio de la realidad de este mundo, que percibáis las vibraciones o no. En ese momento, sabréis que estáis en el período, es decir en la semana, es decir en un intervalo de siete días antes, o bien de las Trompetas, o bien de la Llamada de María, o bien de Nibiru, o bien dos de los tres, o bien los tres juntos.

Lo que quiere decir, que para aquellos de vosotros que vivís las vibraciones y ya percibís con intensidad este fenómeno de irrealidad, pero traduciéndose para vosotros en una capacidad a vivir el cuerpo de Eternidad, no es inquietante, aunque la irrealidad sea percibida. Vais a constatar que más allá de los momentos en que el Fuego Ígneo se hace cada vez más intenso, es decir cuando el Sol se ha puesto, es decir el momento en que la radiación solar ya no os alcanza, y sobre todo durante la puesta del sol y en la primera parte de la noche.

Las radiaciones cósmicas penetran la Tierra con una intensidad nunca vista antes. Es la intensidad de esas radiaciones cósmicas, lo que permitió a la Luz cargarse, por así decirlo, de este Fuego Ígneo y vehicular hasta vosotros el Espíritu de la Verdad, el Verbo, el Impersonal y el Coro de los Ángeles.

De hecho, sabéis que aquellos de vosotros que perciben el canto del alma y el canto del Espíritu, a nivel de uno de los oídos o en ambos oídos, como en el interior de la cabeza, ven hoy una modificación sin igual de lo que es percibido a nivel de la Conciencia, a nivel de la bombilla de la clariaudiencia y del Canal Marial.

Se os ha dicho, me parece, que este sonido cristalino, llamado centelleo cristalino, y corresponde, que corresponde al sexto sub-plano del llamado Nada, es decir que el canto del alma va a desembocar de manera ineluctable en el Coro de los Ángeles.

El Coro de los Ángeles traduciéndose, que estéis abiertos o no, en un Éxtasis sin igual, del cual nadie puede escaparse. El centelleo, a nivel del cielo y de la Tierra, será nombrado aunque las tonalidades no sean las mismas, y fueron nombradas, que sea por algunas Estrellas, como por la Biblia misma o incluso por los Comendadores, fueron nombradas las Trompetas.

Las Trompetas ya resuenan en vosotros. Aquellos de vosotros que no perciben el sonido del alma, sin embargo van a constatar unas fluctuaciones también de la audición. Esas fluctuaciones de la audición no son ni una hiperacusia, ni una sordera, sino que allí también, una sensación particular de no oír las palabras, tal y como se dicen y de no reencontrar el sentido de las palabras, y sin embargo la palabra ha sido oída, pero ya no es descodificada del mismo modo por las zonas corticales correspondiendo a la audición.

Vais a constatar que sois más sensibles a las sílabas en lugar que a las palabras, preparándoos al lenguaje Vibral original del Gina Abdul sumerio, cuyas primeras llaves Metatrónicas os son conocidas es decir OD, ER, IM, IS, AL.

Esta sensibilidad particular de una audición nueva, corresponde efectivamente a los sentidos espirituales, aunque no estén activos en vosotros, pero la transformación por la Luz de vuestro propio órgano auditivo llamado cóclea, es hoy más que patente, abriendo vuestros oídos a unas percepciones con lo que es nombrado infrasonido y ultrasonido. Éstos modifican el modo en que se estructura la comprensión del sonido en vuestro propio cerebro.

Así que no os sorprendáis, si en una conversación, os parece oír unas sílabas y no podéis asociar estas sílabas en una palabra o en una frase. No se trata de una confusión mental, tampoco se trata de un accidente vascular cerebral, sino más bien de una modificación de las reglas de funcionamiento del cerebro humano directamente, y de los órganos de los sentidos humanos en sí.

A nivel del tacto, el quinto sentido del que todavía no hablé. Por supuesto no hablaré de este sentido táctil para aquellos de vosotros que viven las vibraciones, porque la percepción del cuerpo de Eternidad presente, es para vosotros ahora cada vez más evidente. Pero para aquellos de vosotros que no viven nada, y más allá de las percepciones dolorosas en las extremidades, constataréis también unas diferencias de sensibilidad de vuestro cuerpo. Tal y como vivís y sabéis, existen unas zonas de este cuerpo humano que son mucho más inervadas y mucho más sensibles, la mano en particular, la cabeza, mucho más que los pies.

Vais a constatar con evidencia que empezaréis a sentir unas zonas que enviaban muy pocas informaciones antes a vuestro cerebro, y en particular los pies. Y también a nivel de las percepciones particulares, que no pueden ser llamadas ni energía ni vibración, a nivel de la cabeza. Dándoos a sentir unas cosas que podríamos calificar de irreales para vosotros, como es sentir una corriente de aire a nivel de la cabeza, sentir que algo os toca cuando nada os toca, sentir unos movimientos incluso en el interior de vuestra cabeza, es decir de vuestro propio cerebro. Como si vuestro cerebro, lo sabéis, que no está inervado, se volviese inervado.

Existe pues un montón de modificaciones, de alteraciones, de transformaciones del funcionamiento de la Conciencia ordinaria, traduciéndose pues como acabo de explicarlo, por la modificación de la percepción de las palabras, por la modificación de la percepción a nivel de la audición, de todos los sentidos y también del sentido táctil.

Es muy evidente, que para aquellos de vosotros que no sospechan de nada y no buscan ninguna información, esto podría llevar a unas situaciones de inquietud, incluso de desconfianza, incluso de pedir un diagnóstico que, desgraciadamente no encontraría ninguna salida porque no hay ningún diagnóstico. Si los exámenes biológicos, los exámenes que sean, fuesen realizados, no revelarían estrictamente nada.

Al contrario por supuesto de aquellos de vosotros que viven las vibraciones, porque las consecuencias sobre la modificación de vuestra fisiología son tal, que puedo desde ya, afirmaros que todas las constantes biológicas correspondiendo a la fisiología normal, se encuentran profundamente transformadas. Atañe tanto a la sangre como al funcionamiento de todos los órganos. Y esto es, a partir de ahora, más que demostrable e identificable.
Las modificaciones también de la personalidad aparecerán de manera evidente para aquellos de vosotros que no viven nada, a partir del momento en que aceptéis estos momentos de irrealidad y aceptéis simplemente tumbaros, descansar y acoger.

E incluso más allá de esto, algunos de vosotros no despiertos, viven exactamente sin embargo la misma cosa. Esto podría llamarse una confianza total en la Luz, que sin embargo no es vivida, ni vista. Una fe nueva aparece en vosotros, que calificaría de inquebrantable, y más allá por supuesto de las adhesiones a cualquier religión o a cualquier concepto. Es decir que va a nacer en muchos dormidos, la certeza, la convicción de que ellos no son de este mundo. Aunque no tengan ninguna prueba, tal y como vosotros las habéis tenido durante todos esos años. Es así como se prepara de la manera más magistral, la Llamada de María, la señal Celeste y las Trompetas. Fortaleciendo, a vuestra manera también, vosotros que no vivís nada, la intención de la Luz emitida por el colectivo humano, cuya respuesta ahora será dada por la Luz.

Hasta ahora, siempre os habíamos dicho que la visibilidad de Nibiru, como la aparición de las Trompetas y la Llamada de María, no dependían ni de nosotros, ni de vosotros, ni siquiera de la Tierra ya que la Tierra está liberada, sino simplemente de la conjunción de estos diferentes factores. Hoy, esto ya no es verdad.

Por el mero hecho de que la Conciencia y la Luz siguen el pensamiento, es muy evidente que si sois cada vez más numerosos, no a reuniros para crear un egregor, pero si sois cada vez más numerosos a giraros hacia vosotros mismos, hacia vuestro Corazón, con intensidad, con regularidad, con confianza, aunque no viváis nada a nivel Vibral, vais efectivamente y concretamente a partir de ahora aligerar, de manera individual y colectiva, la aparición de las señales que marcan el fin de este modo de vida en el seno de este mundo.

Insisto pues sobre este elemento y que de hecho servirá de conclusión. Y me dirijo ahora tanto a aquellos de vosotros que viven los procesos transmutadores actuales, como a aquellos que sólo viven unas pequeñas primicias.

Cuanto más dediquéis tiempo a lo desconocido, no para vivir algo de momento, más constataréis un relajamiento individual y colectivo de todo lo que hacía los vínculos a este mundo, a estas costumbres, que sean sociales, familiares, políticas, económicas y demás. Y es así como seréis cada vez más numerosos a libraros de las mentiras de este mundo, y de la ilusión espiritual de este mundo.

Así que tenéis a partir de ahora, y desde el 15 de diciembre, la posibilidad total de participar a vuestra libertad y a vuestra Liberación, y esto, independientemente de los procesos vibratorios, que recuperaréis por supuesto en el momento de la Llamada de María, a más tardar.

Os invito pues, y esto de la manera más amplia posible, a dedicar una parte de vuestro tiempo, según vuestras posibilidades de vacuidad. Dije bien de vacuidad, no quiere decir meditar, no quiere decir, si no las vivís, realizar unas Teofanías, sino simplemente vaciaros. La acción de la Luz y del Fuego Ígneo, lo permite con evidencia, acordaos, ahora la Luz sigue el pensamiento. Es así como participaréis activamente, incluso antes de las señales anunciadas, a vuestra propia liberación y a la fase final de la Ascensión de la Tierra.

…Silencio…

Éstos son algunos elementos que deseaba traer a vuestro conocimiento, el interés de ser, hoy, que la humanidad, excepto los portales orgánicos, por supuesto, va efectivamente a volver a ser Una. Pronto no habrá más diferencia entre los dormidos y los liberados, penséis lo que penséis, hayáis vivido lo que hayáis vivido hasta ahora, explicando con esto y traduciendo las frases que había pronunciado en su momento: Los primeros serán los últimos. Aquellos que quieran salvar su vida la perderán; aquellos que acepten perderla la encontrarán.

Todo lo que acabo de describir durante esta intervención puede ser resumido por estas dos frases.

Si existiese en vosotros y en particular para aquellos de vosotros que no viven las vibraciones, unas preguntas o unas necesidades de unas informaciones complementarias, el tiempo que me es concedido me permite quedarme con vosotros para contestar a algunas interrogaciones, atañendo exclusivamente por supuesto a lo que acabo de decir.

…Silencio…

Si no hay ninguna pregunta, os doy las gracias por vuestra escucha, por vuestra lectura, por vuestra presencia. Y permitidme vivir con vosotros, dondequiera que estéis en este instante, un momento de vacuidad, con el fin de que el Fuego Ígneo obre, que lo percibáis o no.

Saludo a cada uno de vosotros en su Eternidad como en su Efímero. Hago ahora el Silencio y dejamos juntos producirse lo que se produce.

…Silencio…

Soy Hermano K, hasta siempre en la Eternidad.

Hasta luego.

***

A través de JL
Traducción equipo de traductores


***



Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.
https://lestransformations.wordpress.com/
https://www.facebook.com/BlogLesTransformations/

Comentarios