EYNOLWADEN. —LA ALEGRÍA— 11 DE JUNIO 2019. ENTREVISTAS (QUEBEC) JUNIO DE 2019. Completo.


Video audio en francés:

Texto y vídeo en francés click aquí:

Video audio en español:



EYNOLWADEN. 11 DE JUNIO DE 2019

Eynolwaden te transporta con alegría. La alegría es libertad y la libertad es alegría. Y la risa y las sonrisas sólo pueden ser la alegría de Agape.

Más allá de cualquier forma, elemento o definición, estás invitado a la danza de la sonrisa, que es también la danza del silencio.

Vengo a invitaros a una alegría que no se detiene nunca, que no tiene principio ni fin, que no depende de ninguna circunstancia, y sobre todo que no puede ser obstaculizada por ningún sufrimiento.

Eso es ahora.

Así que he venido a invitarlos, he venido a compartir con ustedes este gran gozo, el gozo que no depende de nada, ni de ustedes ni de ningún otro, sino simplemente porque es parte de su herencia y de su naturaleza, porque es parte de lo que realmente son, y que a través de este cuerpo sólo puede expresarse a través de este gozo, cualesquiera que sean los problemas, cualesquiera que sean las circunstancias.

Y en esta alegría, y en esta libertad, te encuentras a ti mismo, total y enteramente. En esto, tus ojos se comunican, tu risa se comunica, sin palabras o con palabras, cantando o en silencio. Estás invitado, cada minuto y cada respiración, a redescubrir esta libertad. La libertad es alegría, la alegría es libertad, la que no necesita ser buscada, la que no necesita ser encontrada. Porque ella te ha buscado y te ha encontrado, desde el momento en que aceptas.

Entonces, tú que estás dentro de esta forma, aparentemente limitado por esta forma, aparentemente limitado: tienes que olvidarte de eso. Déjese descubrir, déjese vivir por la alegría y la libertad. No tienes nada que hacer, no tienes nada que ser más de lo que puedas creer.

Sólo allí, en este momento, sólo allí, a través de este cuerpo, este personaje, esta historia, la libertad está allí. Mírala, está dentro de ti, en medio de tu pecho, está ahí. Sólo pide manifestarse, aquí mismo, en el corazón del sueño, de este último sueño.

Escúchame, pero sobre todo, escúchate. Escucha el canto de la libertad, la que incluye todas las notas, todos los sonidos y todos los silencios, todos los intervalos. Eso es todo lo que hay que hacer. Entonces, la libertad y la alegría te consumen en el fuego de la alegría, en el fuego del corazón sagrado que prende fuego a tu cuerpo [....] Simplemente lo habías olvidado.

Y hoy, puedo estar con ustedes, porque Soy ustedes, en otro tiempo y espacio, convergiendo aquí, en medio de cada corazón, en medio de cada cuerpo. Soy la misma ligereza, soy la misma evidencia de la danza, la evidencia de la sonrisa, la evidencia del resplandor de tu mirada, de tu corazón danzante, y de tu cuerpo, cualquiera que sea su condición. Porque la alegría lo abarca todo y la libertad no acepta restricciones ni límites. Así es tu cuerpo, si lo aceptas, en su totalidad.

Así que escúchame atentamente. Lo que tengo que deciros es banal, en palabras, pero tan cierto en lo que se os ha dado para vivir, sin frenos, sin límites, sin condiciones, sin circunstancias particulares. Estar donde estoy, porque estoy donde tú estás, ahora mismo y a partir de este instante.

Escúchame. Te invito, como tú me invitaste a mí. Ignorando todas las circunstancias, ignorando todo el sufrimiento que ha pasado, soy el bálsamo, el de la reparación, el de la restauración de la verdad, que no depende de nada, ni de ti ni de nadie más.

Los invito a esta libertad, no a desaparecer de este mundo, sino a manifestar lo que realmente son, más allá de cualquier condición, siempre y cuando acepten que las condiciones de este mundo no son sus condiciones. Eres incondicional y sin condiciones, eres libertad.

Lo que sea que todavía pienses, aunque te parezca tan lejano, nunca ha estado tan cerca, nunca ha estado tan presente como ahora, allí, ahora mismo, si lo deseas, si es tu único deseo, el deseo último, la sed última, que será satisfecha para siempre.

Así pues, os invito a danzar, os invito al silencio, os invito a todo lo que pasa y va más allá de vosotros, para ser superados por vosotros mismos, por lo que no puede contener vuestra forma, y sin embargo emana de esa forma, dentro de sus límites, dentro de vuestras historias, dentro de vuestros sufrimientos, dentro de todo lo que parecía limitaros, para conteneros. Todo esto sólo existe en tu memoria, todo esto sólo existe a través de tus hábitos. Olvida todo eso, mira dentro de ti, estoy aquí.

Y los invito en todas las circunstancias, precisamente para que ya no sean dependientes de estas circunstancias, para que nunca más necesiten nada. Existe la única plenitud posible, la que pone fin a todas las cadenas, a todos los sueños y a todas las ilusiones, y que te lleva a todos los espacios y a todos los tiempos, sin depender de ningún tiempo ni de ningún espacio, y te encuentras a ti mismo, y nos encontramos a nosotros mismos.

Entonces, la danza del Uno puede manifestarse en silencio, como en cada acción que haces, en cada gesto que hace tu cuerpo, en cada pensamiento que toca tu cabeza o tu corazón. No importa, porque la alegría y la libertad están ahí para abarcarlo todo, para apaciguarlo todo y transmutarlo todo, para que nada quede de la historia, para que nada quede de la densidad, para que nada quede de la densidad, para que ninguna ley te esclavice a ninguna función, a ningún papel, a ninguna forma. Soy la sin forma y soy todas las formas. Así es, y así lo vives.

Así que, escúchame. Escucha. No son mis palabras, no es lo que tu cuerpo te está diciendo ahora mismo. Simplemente dejen que la alegría emerja, dejen que la libertad los posea en su totalidad, porque la libertad no tiene nada, y necesitan ser poseídos por esa libertad, porque ustedes son libertad.

Entonces, en ese momento, dejarás todas las armas, tus reivindicaciones, tus dudas, tus preguntas, y todo lo que haya pasado, y todo lo que aún pueda pasar, y que parezca, aparentemente, que te limita en las apariencias de este mundo. Eres ilimitado, en su totalidad. Tú eres la alegría, que no depende de nada. Tú eres la libertad. Lo que te diga este cuerpo, lo que te digan tus seres queridos y lo que te diga este mundo, no escuches a aquellos que todavía quieren hacerte soñar con el sufrimiento, a aquellos que todavía quieren hacerte soñar con la ilusión de la forma y la evolución.

Eres libertad y alegría, eres Ágape. Los cetáceos te han cantado, los cetáceos te lo han entregado, Abba te lo ha dicho, los ancianos, las estrellas, toda la creación canta que es un sueño y que este sueño es el más hermoso de los sueños. Sea cual sea el sufrimiento, sea lo que sea lo que ha pasado, sea lo que sea lo que ha pasado. Los invito a ser el arroyo, los invito a ser el aire que circula y corre entre los árboles, los invito a ser el fuego que cruje en el hogar de la chimenea, los invito a ser ese fuego que emana de ustedes, de su corazón como en todas partes.

Te invito a ser libertad, porque sólo puedes ser eso, lo que creas que eres, lo que creas que eres limitado, lo que tu cuerpo te diga, lo que tus ojos te digan, lo que tus sentidos te digan, lo que cualquiera te diga o lo que sea.

Te invito a que te unas a mí. Soy la invitación. Soy la ligereza, soy de todas partes y de ninguna parte, no soy nada y soy todo, y eso ya no significa nada, porque nada y todo son la misma cosa.

Son, peregrinos de la eternidad, han viajado por todas partes. Has trabajado en los talleres de creación. Los talleres de creación no son más que el sueño que decidiste jugar, probar el tiempo y el espacio, probar la forma y la carencia, tranquilizarte y sí, demostrarte que no eras nada de lo que te faltaba, que no eras nada de lo que te limitaba, que no eras nada de lo que no era nada, de lo que hacía tu historia, tanto en este mundo como en el de todos los demás.

Escucha, el canto de la libertad. Escucha, la música del silencio, este soplo de libertad donde se expresa el Verbo, donde se expresan todas las formas presentes en la superficie de cada mundo, en cualquier dimensión. Todos ellos eran parte del sueño, eran parte de lo que decidisteis hacer.

No tienes nada que rechazar, pero sobre todo tienes que aceptar que Eres. No lo sabes, es porque no lo aceptaste, ni siquiera lo asumiste, ni siquiera lo imaginaste. Y sin embargo, fue a partir de esta imaginación y suposición que danzó el sueño, que caminó a través del sueño.

Así que hoy te lo digo, y no te lo digo solo, porque toda la creación te lo dice, porque toda tu vida, cualesquiera que sean las apariencias y los desafíos de la persona, no son nada. Tú eres la belleza inefable, la verdad inefable. Tú eres todo esto. Ágape te lo cantó, y tú eres Ágape.

No pongas nada delante de ti, abre tus brazos, abre tus alas, a la verdad, a la ligereza, a la danza de la alegría. Que tus labios sonrían, que tus ojos brillen, que tus brazos sean acogidos, que tus alas se abran, que todo esto suceda, que todo esto sea. Siempre ha sido así. Eynolwaden te lo dice, la naturaleza te lo dice, tu cuerpo te lo dice, no importa lo que pienses.

Olvida lo que está sucediendo, olvida lo que está pasando, olvida lo que está pensando, eres anterior, pero también eres posterior a eso, porque al final, como sabes, no hay mañana, no hay futuro, así como no hay pasado y no hay memoria. Todo esto pertenece al sueño. Pero tú eres la verdad, no eres el sueño. Eres libertad, y no eres una forma. Y es en la misma prisión, en la prisión de este cuerpo, de este mundo y de esta forma, que lo has encontrado.

Te encontré y te busqué, mucho más de lo que tú me buscaste y me encontraste. Pero eso era parte de la historia. Es parte de lo que pasó, así que extenderé la alfombra de la alegría, extenderé la alfombra roja de la alegría, de la celebración perpetua de la alegría y la libertad. Todo es ligereza, si la aceptas, y te será conocida, y se verá, y se percibirá, y se atravesará, con la misma intensidad, con la misma consistencia.

Sí, te digo, tú que me escuchas, escúchame, sólo puedo hablarte de lo que es verdad, sólo puedo hablarte de lo que sólo puede pasar, pero también de lo que pasará, de todo lo que ha pasado, para acabar con el pasado, para que el instante presente no conozca futuro, para que el instante presente contenga todos los futuros y todos los pasados, porque es así, en el tiempo cero, que la alegría y la ligereza, la alegría y la libertad, danzan la misma danza de lo evidente, danzan la misma verdad.

¿Me estás escuchando y oyéndome? No puedo decirles nada más, cada palabra simplemente refleja lo que no puede ser expresado y lo que sólo puede ser manifestado aquí, allá, aquí, cualquiera que sea su estado aparente, lo que haya sido impuesto, lo que haya sido autoimpuesto. La alegría y la libertad no se imponen, son lo que son, evidencia, y de todos los tiempos, y de toda la verdad.

Todo era sólo un pretexto para conseguirlo, todo eran sólo circunstancias para deshacerse de las circunstancias. Eso es correcto. Y eso sucedió. Y esa es la buena noticia, la han escuchado en innumerables voces, la han escuchado de innumerables maneras, y de todas las maneras posibles, e incluso en lo imposible.

Deja que tu corazón dance la danza de la vida, deja que tu corazón dance la danza del Amor. No eres nada más que eso y, sin embargo, contiene todo lo demás, pero todo lo demás desaparece frente a ello.

Escúchame. Más allá de mis palabras, más allá de tu percepción, más allá de tu vibración, más allá de todo y más allá de nada, necesitas estar allí, porque ahí es donde estoy. Es su única necesidad, es el único y último deseo que sólo puede reforzar, cada momento y cada respiración, alegría y libertad.

Decreta alegría, decretar libertad, y libertad, y alegría, está ahí, es vuestro poder y es vuestro deber. Este es tu don y se te da.

Silencio

No recuperes nada, no pienses nada, no tienes nada más que decidir, excepto dejar que la alegría y la libertad te lleven enteramente al corazón de tu corazón del instante presente, al corazón del instante eterno, al corazón mismo de tu sueño, porque la risa te despierta, porque la risa te hace ver el sueño y tus pesadillas.

Todo esto tiene sólo un tiempo. La alegría y la libertad están en todos los tiempos, y especialmente en el tiempo del instante, en el tiempo del presente, que contiene todos los tiempos, todas las conjugaciones, pero también todo lo que se podría haber soñado. Todo lo que ha sido comprendido y malinterpretado se disuelve en la gracia de la ligereza, en la gracia de la alegría y de la libertad.

Escúchame. Porque sólo tú hablas dentro de mí. Y despierta. Mira esto. Todo lo que se puede ver es superfluo. Mira esto. Todo ha sido visto, no hay nada que ver, porque todo es usted, más allá de cualquier forma, más allá de cualquier reino, y más allá de los elementos aparentemente separados.

Así, la sonrisa y la alegría, en tus labios y en tu corazón, te llevan al paraíso blanco. Lo es ahora, lo es inmediatamente, es permanente. Y jamás puede apagarse, y sólo puede fortalecerse, sólo puede mejorar, cada minuto, desde el momento en que se abren los brazos. Entonces tus alas se despliegan, para no llevarte a otro lugar, en el cielo. Ya eres el cielo, como ya eres la tierra.

Son todos los cielos y toda la tierra, pero nada de esto les concierne. Han pasado por esto, todavía están pasando por esto en este momento, pero la alegría y la libertad siempre han estado ahí, enmascaradas simplemente por el olvido, enmascaradas por el hábito, enmascaradas por el sufrimiento, ciertamente, pero todo esto les ha permitido despertar.

Son la alegría y la libertad, sea lo que sea lo que diga su cabeza, sea lo que sea lo que diga cualquier mundo al respecto, el de los ángeles, el de los arcángeles, así como el del encierro aquí en la tierra, son todo eso a la vez. No necesitas vivirlo, no necesitas recordarlo, sino recordar que tú eres esa alegría y esa libertad.

Entonces decretalo, y está ahí. Así que dilo, y te fortalecerá. No necesita otra demostración que la de tu presencia, otra que la de tu silencio, otra que la danza de tu corazón. No tienes nada que justificar, porque todo está bien, no tienes nada que explicar, porque eres la vivencia, no tienes nada que entender, porque ya lo has entendido todo, simplemente lo has olvidado.

Así que, escúchame. Te estoy invitando a la danza. Eres alegría y libertad. Son la libertad de la alegría y la alegría de la libertad. Ambos son equivalentes, uno te lleva al otro y el otro te lleva al otro, así como todos te llevan a ti mismo, sin importar las apariencias, los desafíos, los conflictos, no puede mantener la alegría y la libertad.

Así es la gracia, así es Ágape, así es lo que eres, incluso antes de estar dentro de una forma, incluso antes de soñar, incluso antes de que el sueño termine, porque nunca existió, sólo pasó.

Más allá del ser y del no-ser, dentro de donde estás, en esta forma, hay totalidad, sí. Todo esto se sostiene en el mismo punto, todo esto se sostiene en el centro de su pecho e irradia en cada una de sus células, y emana de ustedes todo el tiempo. No tienes que preocuparte por ello, no tienes que ocuparte de ello, sólo tienes que revisarlo, sólo tienes que aceptarlo, también allí.

Así que, escúchame. Deja de postergar, deja de cuestionar, sólo sé eso, olvida todo lo demás. No te apartes de ello, pero cuando te digo que lo olvides, simplemente te dice que tú eres lo que abarca todo esto, que tú eres lo que transmuta todo esto, no por una voluntad, ni por un trabajo, sino por la aceptación. Acepta que esto es evidente, entonces la evidencia estará ahí. Acepta que eres la libertad, entonces la libertad está ahí. Acepta la alegría, entonces la alegría está ahí. No tienes nada más que hacer, no tienes nada más que emprender, sino simplemente darte la acogida. Porque soy tú como tú eres yo, con más y más firmeza, y también con libertad.

Escúchame y entiende lo que te dice el silencio. Escúchame y escúchate a ti mismo. Escúchate y óyeme.

Silencio

Y esto se vive. Y eso es algo por lo que vivir. Esta es la Vida, desde el momento en que ya no eres tu vida, sino desde el momento en que eres la Vida. Aquí también, decretalo. No tienes que preguntar, sólo tienes que decirlo, sólo tienes que afirmarlo. Y no puedes morir de otra manera, porque ¿quién podría rechazar la alegría y la libertad? Sean cuales sean las deficiencias de este mundo, sean cuales sean sus sueños, sean cuales sean sus imágenes, sean cuales sean las circunstancias. No hay ninguna condición que pueda sostenerse, tan pronto como se haya decretado la alegría y la libertad.

Sólo te repito lo mismo, porque no sé cómo decir nada más, y porque todo te remite a eso. Todo era sólo un pretexto, todo era sólo una disposición y una arquitectura de lo que te llevaría a ese momento. Este es el tiempo cero, el tiempo de la alegría y la libertad, el tiempo de la verdad, por supuesto.

Te lo dije, tan pronto como llegué a ti, soy el agua corriendo en el arroyo como en tus lágrimas, soy el viento que sopla y hace que los árboles crujan, también soy la tormenta, pero todo esto son sólo juegos, todo esto son sólo danzas. No dejen que sus sentidos los agobien, no dejen que su cuerpo agotado los agobie, sino que simplemente decreten la Alegría, decreten la libertad. Y Ágape es alegría y libertad.

No busques una coincidencia en este mundo, porque eso sería disfrazado. Y sin embargo es conocido en su mundo. Donde tú estás parado, estoy parada. Donde tú lo sueltas, yo lo suelto. Donde tú te abres, yo me abro. No puedo cerrar nada, no puedo restringir nada, no puedo eliminar nada, puedo vivir lo que soy.

Hoy tienes las mismas posibilidades que te di cuando llegué, cuando hablé por primera vez. Léelo de nuevo, si quieres, son actuales, son el presente, son el ahora y son el presente y el instante que jamás se detendrá y que nunca pasará.

Silencio

Porque en verdad, están presentes y ausentes, y al mismo tiempo no pueden estar ni presentes ni ausentes, porque ya no significa nada. Y el tiempo que ha pasado ya no significa nada. Y el tiempo que queda por transcurrir está fijo en la alegría y libertad, en lo que diga tu cuerpo, en lo que digan los demás, en lo que diga tu mundo, en sus hábitos y leyes, en sus reglas y principios. Escapas a todas las reglas y principios, la libertad es así, no puede ser controlada, no puede ser medida, sólo puede ser iluminada, sólo puede desarrollarse, sólo puede aparecer porque tú has aparecido, renaces.

Esta es la resurrección, este es el evento, esta es la libertad. Y la libertad te hace amar, porque eso es todo lo que puedes hacer en libertad. ¿Qué más quieres hacer, qué tienes que construir que no haya sido construido, qué tienes que destruir que no haya sido ya destruido, qué tienes que imaginar que no haya sido ya soñado, qué tienes que entender que no haya sido entendido, qué esperas que no haya sido ya cumplido? ¿Qué carencia puedes expresar? Ustedes han vivido todas las deficiencias. ¿Qué tienes que completar? Porque ya estás pleno.

No tienes nada que contener. Sé honesto, esa es la verdad. Escucha a tu corazón, simplemente escucha lo que baila, simplemente escucha lo que te dice el eterno presente. Canta la misma danza, canta la misma evidencia, ya sea en silencio, ya sea a través de la música, ya sea a través de la música, ya sea a través de cualquier cosa, todo te devuelve la alegría y todo se trata de libertad.

Silencio

Di la verdad, aunque no lo sepas. Ella, ella te conoce. Declara la Luz, aunque no la viva. Ella te vive.

Escúchame. Porque te estoy escuchando. No necesito discursos, no necesito explicaciones, no necesito comprensión, no necesito pruebas. No tengo nada que demostrar que no se haya demostrado ya. Sólo te olvidaste de ello.

Vuélvete hacia mí como yo me vuelvo hacia ti. Estamos en el mismo lugar, estamos en el mismo instante, al mismo tiempo y en el mismo espacio, en el espacio de tu corazón, en el tiempo cero de tu corazón.

Silencio

Y la alegría y la libertad no pueden equipararse con ninguna alegría o libertad de este mundo. Esta libertad, no se puede comprar. Esta libertad, no se puede decir. Esta alegría no puede ser justificada, no necesita un objeto, no necesita un sujeto, sólo te necesita a ti. Lo eres, sí. No en este personaje, aunque sea a través de este personaje, sino simplemente donde estoy, en tu corazón.

Silencio

Entonces dejen que el agua de arriba fluya hacia sus aguas desde abajo, fertilizando así lo que siempre ha estado cerca, porque nada puede alejarse de ello. De cerca, lo eres, siempre lo has sido.

Entonces, el fuego del Sagrado Corazón traduce alegría y libertad. Entonces, el fuego del Sagrado Corazón es la libertad recuperada. Entonces, el fuego del Sagrado Corazón es la alegría que emana y escapa de ti, sin abrazarte nunca y sin agotarte nunca.

Silencio

Escucha en silencio la danza de tu corazón, la danza de la alegría y de la libertad. ¿Te has oído a ti mismo? ¿Te escuchaste a ti mismo? Sí. Eso no puede ser un no. Incluso si dices que no.

Silencio

Soy de todos los colores, de tus arco iris, de tus árboles, de tus pájaros, de tus tintes y pigmentos, del color de tu ropa también, e incluso dentro de tus pantallas. Soy todas las longitudes de onda, porque soy la onda misma. Soy de todas las longitudes y aún así no puedes medirme. No hay nada que comparar. Decretalo aquí también. Y esto se ve, porque se vive.

Silencio

Escucha, tu respiración. Estoy en tu inspiración como en la expiración del don, como la pausa entre los dos.

Silencio

Sigo toda la respiración. Soy todo lo que cree antes de que sea sacrificado, soy todo lo que piensa que está circulando, en tu sangre y en tu mente. Soy la onda eléctrica que viaja a través de tu cuerpo.

Silencio

Soy la onda que pasa a través de ti. Y tu onda es precisamente lo que atraviesa a todos.

Silencio

Soy la llama de la vela que enciendes, como los soles que brillan con mil luces, en todos los universos. Soy el sol de tu corazón. Lo soy, sin serlo. Lo estoy, sin mí.

Silencio

Soy la onda de mi corazón a tu corazón y de tu corazón a mi corazón. Sigo todos los movimientos de tu cuerpo, y todos los yogas de tu cuerpo. Soy todo lo que puedes enumerar, pero también todo lo que no puedes enumerar.

Todo esto es alegría, todo esto es libertad.

Silencio

Soy inmóvil dentro de cada movimiento y soy el movimiento en el corazón de cada inmovilidad. Debido a que el movimiento y la inmovilidad son la misma cosa, todo depende de dónde mires. Y si miras desde tu corazón, verás que no hay diferencia.

Silencio

Donde hay alegría y libertad, ninguna ley de ningún mundo puede sostenerse, ninguna ley espiritual es verdadera. Vosotros sois anteriores al espíritu, y sin embargo sois el espíritu de la verdad.

Silencio

Eres es la inteligencia que no puede ser calculada o incluso comparada.

Silencio

La libertad y la alegría no son propiedad de nadie. Porque no se puede entrar en ellas. Porque no se pueden enmarcar ni definir. Pueden ser experimentadas, más allá de todos los sentimientos, así como más allá de toda conciencia.

Silencio

Soy el instante que pasa y el instante que jamás pasa.

Silencio

No me pueden meter en ninguna jaula, ni en ninguna palabra. Así que elijo ser todas las palabras, porque no es una elección, en verdad.

Silencio

Estoy en todos los verbos, como en todas las respiraciones.

Silencio

Soy todas las tierras de tu mundo, en sus desiertos y montañas.

Silencio

Y este es el tiempo de la evidencia, que se conjuga con cada tiempo. Y este es el tiempo de la alegría, de tu corazón, de tu cuerpo, de tus movimientos y de tu descanso.

Silencio

Soy todas las voces. El del niño llorando de hambre, el del anciano viviendo su último aliento. No hay diferencia, excepto en las apariencias. Lo es ahora, lo es todo el tiempo. Porque es todo el tiempo.

Escucha. Oyeme.

Silencio

Soy el ser humano y soy el humus, soy la humanidad, perdida en sus sueños como si encontrara la verdad.

Soy Gaia Uras, planeta del simulacro y lo sagrado que se encuentran.

Soy el planeta de la resolución.

No te alarmes por mis colisiones. Ya sea de mis aguas, de mis tierras o de mis volcanes, como los que están en mi aire. Porque eso para mí es alegría. El que vería el sufrimiento allí sólo está sufriendo a sí mismo, sigue soñando con el sufrimiento, sean cuales sean las apariencias.

Sólo el que todavía ignora a Ágape cree que está sufriendo. Porque todo esto, ya sabes, en la alegría y la libertad, no tiene sustancia.

Todo esto son sólo pretextos y oportunidades.

Te encontré.

Escúchame.

Silencio

Canto el canto de la resurrección, el que resuena en tu corazón, en el cielo y en la tierra.

Soy todas las casas que no tienen paredes ni puertas, y no las necesito, no necesito ventanas, no necesito un lugar.

Silencio

Y tan pronto como pronuncias mi nombre, me llamas a mí, y entonces el Verbo de Eynolwaden se convierte en Vida, libertad y alegría. Es tu vida y es tu don, es lo que das. No importa lo que pienses, ningún argumento puede resistir la alegría de la libertad y la libertad de la alegría. Ninguna postura puede resistir esto. Y eso está escrito en ti. Y siempre lo ha sido.

Silencio

Soy todas las energías de su cuerpo, todas las vibraciones que corren a través de ustedes y todos los fuegos que les prendieron fuego, tanto en el centro como en todas las periferias.

Soy tu piel.

Silencio

Entonces todo está completo.

No puede faltar nada.

Aquí también, decrétalo. Tú eres el Verbo. Tú eres el aliento. Lo que anima es lo que se anima.

Silencio

Soy lo que te prende fuego y está ardiendo.

Silencio

Ya sea que estés acostado o de pie, en el suelo o en el aire, acompañado o solo, eres libertad y alegría.

Así que, no dudes en llamarme, como tú llamaste a la creación, y como te llamas a ti mismo, dentro de este cuerpo en sueños.

Soy parte de tu última llave, la que pone fin a todas las cerraduras, a todas las puertas, y abre todas las casas que no tienen techo, ni ventanas, ni techo, ni piso. Porque tu morada es el universo, porque tu morada es el conjunto de sueños y multiversos, sin roles ni atributos, sin ninguna otra función que la de ser alegría y libertad.

Silencio

Eso es lo que mi mano le dice a tu corazón. Yo que estoy en todos los corazones, más allá de todas las formas, y no tengo nada.

Silencio

Y la vida te inspira. Y la vida te late. Esto es alegría y libertad. Esta libertad que no puedes concebir, que ni siquiera puedes esperar, y por lo tanto menos temer.

Silencio

E incluso esta palabra de libertad es muy poco comparada con la verdad.

Silencio

Así que, no olvides llamarme, con tu aliento y con tu Verbo.

Soy la llave de la libertad y de la alegría, que, repito, pone fin a toda cerradura.

Silencio

Escucha lo que te estoy diciendo.

Muchos de ya han tenido la idea de decir mi nombre o llamar mi nombre. Estaban sedientos de esta libertad. Y hoy, tú llevas el Verbo, y eres tú quien lo llama. Entonces dímelo, en voz alta e inteligible, en el resto de tu cuerpo.

Silencio

Entonces llámame. Ustedes que tienen sed de libertad y alegría, no pueden fallar y no pueden estar equivocados. Todo esto ha sido escrito, y todo esto es perfecto.

Eynolwaden.

En tu idioma, significa alegría de la libertad y libertad de la alegría.

Silencio

Soy la llave de tus sueños, la llave para terminar el sueño.

Silencio

Ahí lo tienes. Te he dado mi nombre, que es tu Verbo y tu llave, no por tu ardor, tú lo sabes y quizás ya lo hayas vivido, sino por la alegría y la libertad de tu nombre.

Silencio

Que tú también lo seas. Y que así sea. Y eso es.

Silencio

Eynolwaden.

En coro: Eynolwaden.

Eynolwaden.

En coro: Eynolwaden.

Eynolwaden.

En coro: Eynolwaden.

Que la paz, la alegría y la libertad sean vuestra verdad.


***

A través de Jean Luc Ayoun
Les Transformations

Transcripción: https://www.facebook.com/Transcriptionsfr
Traducción al español: LMF

***



Les Entretiens d’Apothéose
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


Madreuniversalblogspotcomco/


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Bodas Celestiales - Madre Universal


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Grupo agape.press España


Group agape.press English


Stase.net groupe





ABBA 2. 11 JUNIO 2019. ENTREVISTAS (QUEBEC) JUNIO DE 2019. VIDEO AUDIO EN FRANCÉS.

Vídeo audio en francés:





ABBA 2. 11 JUNIO 2019.
ENTREVISTAS (QUEBEC) JUNIO DE 2019. VIDEO AUDIO EN FRANCÉS. TRANSCRIPCIÓN PENDIENTE.

EYNOLWADEN. —JOY— JUNE 11, 2019. INTERVIEWS (QUEBEC) JUNE 2019. ENGLISH TRANSLATION.


Video audio in French:



EYNOLWADEN. JUNE 11, 2019
INTERVIEWS (QUEBEC) JUNE 2019. 


Eynolwaden transports you with joy. Joy is freedom and freedom is joy. And laughter and smiles can only be Agape's joy.

Beyond any form, element or definition, you are invited to the dance of smiling, which is also the dance of silence.

I come to invite you to joy that never stops, that has no beginning or end, that does not depend on any circumstance, and above all that cannot be hindered by any suffering.

That is now.

So I have come to invite you, I have come to share in you this great joy, the joy that depends on nothing, neither on you nor on any other, but simply because it is part of your heritage and your nature, because it is part of who you really are, and which through this body can only be expressed through this joy, whatever the problems, whatever the circumstances may be.

And in this joy, and in this freedom, you find yourself, totally and entirely. In this, your eyes communicate, your laughter communicates, without words or with words, singing or in silence. You are invited, every minute and every breath, to rediscover this freedom. Freedom is joy, joy is freedom, the one that does not need to be sought, the one that does not need to be found. For she has sought you and found you, from the moment you accept.

So, you who are within this form, apparently limited by this form, apparently limited: you have to forget that. Let yourself be discovered, let yourself be lived by joy and freedom. You have nothing to do, you have nothing to be more than you can believe.

Only there, in this moment, only there, through this body, this character, this story, freedom is there. Look at her, it is inside you, in the middle of your chest, it is there. It only asks to manifest itself, right here, in the heart of the dream, of this last dream.

Listen to me, but above all, listen. Hear the song of freedom, the one that includes all the notes, all the sounds and all the silences, all the intervals. That's all there is to it. Then, freedom and joy consume you in the fire of joy, in the fire of the sacred heart that sets your body on fire [...] You had simply forgotten.

And today, I can be with you, because I am you, in another time and space, converging here, in the middle of every heart, in the middle of every body. I am the same lightness, I am the same evidence of dancing, the evidence of smiling, the evidence of the radiance of your gaze, of your dancing heart, and of your body, whatever its condition. Because joy covers everything, and freedom accepts no constraints and no limits. So is your body, if you accept it, in its entirety.

So listen to me carefully. What I have to say to you is banal, in words, but so true in what you are given to live, without brakes, without limits, without conditions, without particular circumstances. Just be where I am, because I am where you are, right now and from this moment.

Listen to me. I invite you, as you invited me. Ignoring all the circumstances, ignoring all the suffering that has gone on, I am the balm, the one of reparation, the one of restoring the truth, which depends on nothing, neither on you nor on anyone else.

I invite you to this freedom, not to disappear from this world, but to manifest what you really are, beyond any condition, as long as you accept that the conditions of this world are not your conditions. You are without conditions and without conditioning, you are freedom.

Whatever you still think, even if it seems so distant to you, it has never been so close, it has never been so present as now, there, right now, right now, if you wish it, if it is your only desire, the ultimate desire, the ultimate thirst, which will be satisfied forever.

So, I invite you to dance, I invite you to silence, I invite you to everything that passes by and goes beyond you, in order to be overcome by yourselves, by what cannot be contained by your form, and yet emanates from that form, within its limits, within your stories, within your sufferings, within everything that seemed to limit you, to restrain you. All this still exists only in your memory, all this still exists only through your habits. Forget all that, look inside you, I'm here.

And I invite you in every circumstance, precisely so that you will no longer be dependent on these circumstances, so that you will never again be in need of anything. There is the only possible fullness, the one that puts an end to all chains, all dreams and all illusions, and that takes you to all spaces and all times, not depending on any time and any space, and you find yourself, and we find ourselves.

Then, the dance of the One can manifest itself in silence, as in every action you take, in every gesture your body makes, in every thought that touches your head or heart. It makes no difference, because joy and freedom are there to cover everything, to appease everything and to transmute everything, so that nothing remains of history, so that nothing remains of density, so that nothing remains of density, so that no law enslaves you to any function, any role, or any form. I am the formless and I am all forms. So you are, and so you live it.

So, listen to me. Listen. Not my words, not what your body is telling you right now. Just let joy emerge, just let freedom possess you in its entirety, because freedom has nothing, and you need to be possessed by that freedom, because you are freedom.

Then, at that moment, you will lay down all the weapons, your claims, your doubts, your questions, and everything that may have passed, and everything that may still pass, and that still seems, apparently, in the appearances of this world, to limit you. You are unlimited, in totality. You are joy, which depends on nothing. You are freedom. Whatever this body tells you, what your loved ones tell you and what this world tells you, do not listen to those who still want to make you dream of suffering, those who still want to make you dream of the illusion of form and evolution.

You are freedom and joy, you are Agape. Cetaceans have sung to you, cetaceans have delivered it to you, Abba has told you, the elders, the stars, the whole creation sings that it is a dream and that this dream is the most beautiful of dreams. Whatever the suffering, whatever it has been through, whatever it has been through. I invite you to be the stream, I invite you to be the air that circulates and rushes in the trees, I invite you to be the fire that crackles in the hearth of the fireplace, I invite you to be this fire that emanates from you, from your heart as in every part.

I invite you to be freedom, because you can only be that, whatever you think you are, whatever you think you are limited, whatever your body tells you, whatever your eyes tell you, whatever your senses tell you, whatever anyone tells you or whatever.

I invite you to join me. I am the invitation. I am lightness, I am from everywhere and nowhere, I am nothing and I am everything, and that no longer means anything, because nothing and everything are the same thing.

You, pilgrims of eternity, have traveled all over the place. You have worked in the creative workshops. The workshops of creation are nothing more than the dream you decided to play, to test time and space, to test form and lack, to reassure yourself and yes, to prove to yourself that you were nothing of what you lacked, that you were nothing of what limited you, of what was nothing, of what made your history, in this world as in everyone else.

Listen, the song of freedom. Listen, the music of silence, this breath of freedom where the Word is expressed, where all the forms present on the surface of each world are expressed, in any dimension whatsoever. They were all part of the dream, they were all part of what you decided to go through.

You have nothing to refuse, but above all you have to accept that you are That. You don't know it, it's because you didn't accept it, you didn't even assume it, you didn't even imagine it. And yet, it was from this imagination and assumption that you danced the dream, that you walked through the dream.

So, today, I am telling you this, and I am not telling you alone, because the whole of creation tells you this, because the whole of your lives, whatever the appearances and challenges of the person, are nothing. You are the ineffable beauty, the ineffable truth. You are all of these. Agape sang it to you, and you are Agape.

Do not put anything in front of you, open your arms, open your wings, to truth, to lightness, to the dance of joy. Let your lips smile, let your eyes sparkle, let your arms embrace, let your wings spread, let all this happen, let all this be. That has always been the case. Eynolwaden tells you, nature tells you, your body tells you, no matter what you think.

Forget what is happening, forget what is thought, you are anterior, but you are also posterior to that, because in the end, as you know, there is no tomorrow, no future, just as there is no past and no memory. All this belongs to the dream. But you are the truth, you are not the dream. You are freedom, and you are no form. And it is in the prison itself, in the prison of this body, this world and this form, that you have found it.

I found you and I looked for you, much more than you looked for me and found me. But that was part of the story. It is part of what happened, so I roll out the carpet of joy, I roll out the red carpet of joy, of the perpetual celebration of joy and freedom. Everything is lightness, if you accept it, and it will be known to you, and it will be seen, and it will be perceived, and it will be crossed, with the same intensity, with the same consistency.

Yes, I tell you, you who are listening to me, listen to me, I can only talk to you about what is true, I can only talk to you about what can only happen, but also who will happen, about everything that has happened, in order to put an end to the past, so that the present moment may know no future, so that the present moment may contain all the futures and all the pasts, for it is in this way, in zero time, that joy and lightness, joy and freedom, dance the same dance of the obvious, dance the same truth.

Are you listening to me and hearing me? I can tell you nothing else, each word simply reflects what cannot be expressed and what can only be manifested, here, there, wherever you are, there, here, whatever your apparent state, whatever you have been imposed, whatever you have been self-imposed. Joy and freedom are not imposed, they are what you are, evidence, and of all times, and of all truth.

Everything was only a pretext to achieve this, everything was only circumstances to get rid of the circumstances. That's right. And that happened. And that is the good news, you have heard it in countless voices, you have heard it in countless ways, and in every possible way, and even in the impossible.

Let your heart dance the dance of life, let your heart dance the dance of Love. You are nothing but that and yet it contains everything else, but everything else disappears in front of it.

Listen to me. Listen to me. Beyond my words, beyond your perception, beyond your vibration, beyond everything and beyond nothing, you need to be there, because that's where I am. It is your only need, it is the only and ultimate desire that can only reinforce, every moment and every breath, joy and freedom.

Decree joy, decree freedom, and freedom, and joy, is there, it is your power and it is your due. This is your gift and it is given to you.

Silence

Do not recover anything, do not think anything, you have nothing more to decide, except to let joy and freedom take you entirely to the heart of your heart of the present instant, to the heart of the eternal instant, to the very heart of your dream, because laughter wakes you up, because laughter makes you see the dream and your nightmares.

All this has only a time. Joy, and freedom, is in all times, and especially in the time of the instant, in the time of the present, which contains all the times, all the conjugations, but also all that could have been dreamed. Everything that has been understood and misunderstood is dissolved in the grace of lightness, in the grace of joy and freedom.

Listen to me. Because it's only you who speaks inside me. And wake up. Look at this. Everything you can look at is superfluous. Look at this. Everything has been seen, there is nothing to see, because everything is you, beyond any form, beyond any kingdom, and beyond the apparently separate elements.

Thus, the smile and joy, on your lips and in your heart, bring you to white heaven. It is now, it is immediately, it is permanent. And it can never go out, and it can only get stronger, it can only get better, every minute, from the moment you open your arms. Then your wings spread, not to take you elsewhere, up in the sky. You are already heaven, as you are already earth.

You are all the heavens and all the earth, and yet none of this concerns you. You have gone through this, you are still going through it at this moment, but joy and freedom have always been there, masked simply by oblivion, masked by habit, masked by suffering, certainly, but all this has allowed you to wake up.

You are joy and freedom, whatever your head may say about it, whatever any world may say about it, that of the angels, that of the archangels, as well as that of the imprisonment here on earth, you are all that at once. You don't need to live it, you don't need to remember it, but just to remember that you are that joy and freedom.

Then decree it, and it is there. So say it, and it will strengthen you. It needs no demonstration other than by your presence, other than by your silence, other than by the dance of your heart. You have nothing to justify, because everything is right, you have nothing to explain, because you are the lived experience, you have nothing to understand, because you have already understood everything, you have simply forgotten it.

So, listen to me. I'm inviting you to the dance. You are joy and freedom. You are the freedom of joy and the joy of freedom. Both are equivalent, one leads you to the other and the other leads you to the other, just as everyone leads you to yourself, no matter what the appearances, no matter what the challenges, no matter the conflicts, it cannot hold up to joy and freedom.

So is grace, so is Agape, so is what you are, even before you are within a form, even before you dream, even before the dream ends, because it never existed, it only passed away.

Beyond being and non-being, within where you are, in this form, there is totality, yes. All this is held at the same point, all this is held in the center of your chest and radiates in each of your cells, and emanates from you all the time. You don't have to worry about it, you don't have to take care of it, you just have to check it, you just have to accept it, there too.

So, listen to me. Stop procrastinating, stop questioning, just be that, forget everything else. Do not turn away from it, but when I tell you to forget it, it simply tells you that you are what covers all this, that you are what transmutes all this, not by a will, not by a job, but by acceptance. Accept that this is evidence, then the evidence will be there. Accept that you are freedom, then freedom is there. Accept the joy, then the joy is there. You have nothing else to do, you have nothing else to do, but simply to embrace yourself. Because I am you as you are me, with more and more firmness, and also freedom.

Listen to me and hear what the silence tells you. Listen to me and hear yourself. Listen to yourself and hear me.

Silence

And this is lived. And that's something to live for. This is Life, from the moment you are no longer your life, but from the moment you are Life. Here too, decree it. You don't have to ask, you just have to say it, you just have to decide it. And you can't die anything else, because who could refuse joy and freedom? Whatever the shortcomings of this world, whatever its dreams, whatever its images, whatever the circumstances. There is no condition that can hold, as soon as you have decreed joy and freedom.

I'm just repeating the same thing to you, because I don't know how to say anything else, and because everything sends you back to that. Everything was only a pretext, everything was only an arrangement and architecture of what would bring you to that moment. This is the zero time, the time of joy and freedom, the time of truth, of course.

I told you, as soon as I came to you, I am the water running in the stream as in your tears, I am the wind that blows and makes the trees rustle, I am also the storm, but all these are just games, all these are just dances. Don't let your senses weigh you down, don't let your worn-out body weigh you down, but simply decree joy, decree freedom. And Agape is joy and freedom.

Don't look for a match in this world, because that would be disguised. And yet it is known in your world. Where you're standing, I'm standing. Where you let go, I let go. Where you open up, I open up. I can't close anything, I can't restrict anything, I can't eliminate anything, I can just live what I am.

Today, you have the same possibilities as what I gave you when I first came, when I first spoke. Read them again, if you will, they are current, they are the present, they are the now and they are the moment that will never stop and that will never pass.

Silence

Because in truth, you are both present and absent, and at the same time you cannot be neither present nor absent, because it no longer means anything. And the time that has passed doesn't mean anything anymore. And the time that remains to pass is frozen in joy and freedom, whatever your body says, whatever everyone else says, whatever your world says, in its habits and laws, in its rules and principles. You escape all rules and principles, freedom is like that, it cannot be controlled, it cannot be measured, it can only be enlightened, it can only develop, it can only appear because you have appeared, you are reborn again.

This is the resurrection, this is the event, this is freedom. And freedom makes you love, because that's all you can do in freedom. What else do you want to do, what do you have to build that has not already been built, what do you have to destroy that has not already been destroyed, what do you have to imagine that has not already been dreamed, what do you have to understand that has not been understood, what do you hope that has not already been fulfilled? What lack can you express? You have experienced all the shortcomings. What do you have to complete? Because you're already full.

You don't have anything to restrain. Be honest, that's the truth. Listen to your heart, simply listen to what it dances, simply listen to what the eternal present tells you. He sings the same dance, he sings the same evidence, whether in silence, whether through music, whether through music, or through anything, everything brings you back to joy and everything is about freedom.

Silence

Tell the truth, even if you don't know it. She, she knows you. Declare the Light, even if you do not live it. She lives you.

Listen to me. Listen to me. Because I'm listening to you. I don't need speeches, I don't need explanations, I don't need understanding, I don't need proof. I have nothing to demonstrate that has not already been demonstrated. You just forgot about it.

Turn to me as I turn to you. We are in the same place, we are in the same moment, at the same time and in the same space, in the space of your heart, in the zero time of your heart.

Silence

And joy and freedom cannot be equated with any joy or freedom of this world. This freedom, it cannot be bought. This freedom, it cannot be told. This joy cannot be justified, it does not need an object, it does not need a subject, it just needs you. You are, yes. Not in this character, even if it is through this character, but simply where I am, in your heart.

Silence

So, you live your apotheosis, the coronation, and again, for which crown? The ascent: but you have nothing to climb, you have nothing to surpass. It's still words, it's still concepts, but it ends the story you had to live to get there, where I stand and you stand, where you have nothing to hold and where I don't care.

I'm here. I'm there. I'm there, I'm everywhere, I'm nowhere. I don't see any difference. It's just words that try to trap you, it's just words that try to define me. And yet, I use the same words as you, to show you their fatuity and uselessness. You are all music, you are all dances, all elements and all forms. And yet, you're out of shape. And yet, you are in silence, in the midst of all the songs.

Silence

So this is much more than a celebration, it is much more than our reunion, it is much more than a celebration, it is much more than anything you have experienced, it is much more than anything you can hope for or expect. You just have to accept that, too.

Silence

Whether it's in your bed, in your car, in your house or outside, it doesn't matter. Whether it is with the beloved, or with another you whom you could call enemy, there is no enemy or friend, there is only you. And I who am you, I can tell you this because I live it, because it is and because it will always be.

Forget my words, they're just passing through, but don't forget what is. There and freedom. The freedom of joy and the joy of freedom do not care about any pretensions, do not care about any posture. You don't have to think about it, you don't have to stare at them, it's there.

Nothing can catch me, because I've already been caught. Yes, I am in every heart.

Silence

All you have to do is agree. Say yes to freedom, say yes to joy, and even if you say no, it will be yes. You can't refuse, you can't turn away, you can't ignore it. Whatever you say about it today, it's only your head that says it. Your heart agrees with this and cannot be otherwise, and it can only be elsewhere within the eternal present moment. And then Life will nourish you, much more than your affections can do, much more than your food can do, much more than any satisfaction whatsoever. Because I never pass, because I can never miss, because I have never failed.

So smile. Smile as your wings spread. They are there. Whether you feel them or not doesn't matter. Can you tell me that you feel your organs in your body? No. And yet here they are. And yet, they are working. So it is with joy, so it is with freedom.

Silence

Let me take you inside yourself, to the most intimate part of your heart, to the most intimate part of your truth, to the most intimate part of the evidence. So is sharing, so is gift.

Silence

This is now, for everyone and for everyone. This is nothing and everything, combined at the same time and at the same instant.

Silence

Listen to me and embrace me. You can't do otherwise. For I am in the midst of you and I am in you as I am with you. Where I or you have no more substance than we or you, where there is no distance or time, where everything has been measured and yet cannot be measured. And yet, it's not excessive, it's just your due, be sure. Then the dance of your heart takes its evidence back. Then the dance of your heart cannot be limited or modified, by the laws of this world, by the laws of its habits.

Silence

Then let the water from above flow into your waters from below, thus fertilizing what has always been near, because nothing can move away from it. Up close, you are, you always have been.

Then, the fire of the sacred heart translates joy and freedom. Then, the fire of the sacred heart is the regained freedom. Then, the fire of the sacred heart is the joy that emanates and escapes from you, without ever embracing and without ever being exhausted.

Silence

Hear in silence the dance of your heart, the dance of joy and freedom. Did you hear yourself? Did you listen to yourself? Yes. That can't be a no. Even if you say no.

Silence

I am of all colours, of your rainbows, of your trees, of your birds, of your dyes and pigments, of the colour of your clothes too, and even within your screens. I am all wavelengths, because I am the wave itself. I'm all lengths and yet you can't measure me. There's nothing to compare. Declare it here too. And this is seen, because it is lived.

Silence

Listen, your breathing. I am in your inspiration as in gift expire, as the pause between the two.

Silence

I follow all breathing. I am everything that believes before it is slaughtered, I am everything that thinks it is circulating, in your blood and in your mind. I am the electric wave that travels through your body.

Silence

I am the wave that passes through you. And your wave is precisely what goes through everyone.

Silence

I am the flame of the candle you light, like the suns that shine with a thousand lights, in all universes. I am the sun of your heart. I am, without being. I am, without me.

Silence

I am the wave from my heart to your heart and from your heart to my heart. I follow all the movements of your body, and all the yogas of your body. I am all you can list, but also all you can't list.

All this is joy, all this is freedom.

Silence

I am immobile within each movement and I am the movement at the heart of each immobility. Because movement and immobility are the same thing, it all depends on where you look. And if you look from your heart, you'll see that there's no difference.

Silence

Where there is joy and freedom, no law of any world can hold, no spiritual law is true. You are anterior to the spirit, and yet you are the spirit of truth.

Silence

You are the intelligence that cannot be calculated or even compared.

Silence

Freedom and joy are not the property of anyone. Because they cannot be entered. Because they cannot be framed or even defined. They can be experienced, beyond all feelings as well as beyond all consciousness.

Silence

I am the moment that passes and the moment that never passes.

Silence

I can't be put in any cage, or in any word. So I choose to be all the words, because it is not a choice, in truth.

Silence

I am in all words/verbs, as in all breaths.

Silence

I am all the lands of your world, in its deserts and mountains.

Silence

And this is the time of the obvious, which is combined with each time. And this is the time of joy, of your heart, of your body, of your movements and of your rest.

Silence

I am all the voices. The one of the child crying from hunger, the one of the old man living his last breath. There is no difference except in appearances. It is now, it is all the time. Because it's all the time.

Listen. Listen to me.

Silence

I am the human being and I am the humus, I am humanity, lost in its dreams as if it were finding the truth.

I am Gaia Uras, planet of the simulacrum and the sacred that meet.

I am the planet of the resolution.

Don't be alarmed by my crashes. Whether it is from my waters, my lands or my volcanoes, like those in my air. Because that for me is joy. The one who would see suffering there is only suffering himself, he still dreams of suffering, whatever the appearances may be.

Only the one who still ignores Agape believes that it is suffering. Because all this, you know, in joy and freedom, has no substance.

All these are just pretexts and opportunities.

I found you.

Listen to me.

Silence

I sing the song of the resurrection, the one that resonates in your heart, in heaven and on earth.

I am all homes that have no walls or doors, and do not need you, do not need windows, do not need a place.

Silence

And as soon as you pronounce my name, you call me, and then the Word/Verb of Eynolwaden becomes Life, freedom and joy. It's your life and it's your gift, it's what you give. Whatever you think, no argument can resist the joy of freedom and the freedom of joy. No posture can resist this. And that is written in you. And always has been.

Silence

I am all the energies of your body, all the vibrations that run through you and all the fires that set you on fire, in the center as well as in all the peripheries.

I am your skin.

Silence

Then everything is complete.

Nothing can be missing.

Here too, decree it. You are the Word/Verb. You are the breath. What animates is what is animated.

Silence

I am what sets you on fire and is on fire.

Silence

Whether you are lying or standing, on the ground or in the air, accompanied or alone, you are freedom and joy.

That is. You are that. And this, and that. And just as much, neither this nor that. See? See? You can't frame me, you can't find me, because I'm in all the landmarks and all the frames at once, and that's what can't be framed or defined.

I am as infinite as I am indefinite, as in everything that is finite. I am freedom and joy. And when I say I, I mean only you. Like the stars between them only talk about you. As the worlds between them only talk about you.

I am the individual and the general. I am the dots, commas and suspension dots. I follow all punctuation. […]

I am neither chaos, nor disorder, nor order, because all this is only part of the game, and of the dream.

No, you're not dreaming anymore, you're awake. And there is freedom, and there is joy.

By that, you are from everywhere. In every cry, in every smile, here, in this place, in every place, from one end of this world to the other and from one end of the universes to the other. Because nothing can be separated. And nothing can be divided.

Silence

Listen. Listen to yourself. And hear me.

There is no need to listen, but rather to listen with your heart. It pulsates in the unison of truth, in the unison of freedom, in the unison of joy.

Silence

And we hear together what the silence says. It contains all the melodies and scores.

I am all the colours that have been placed on all the artists' canvases. I am all the sentences that have been written by your writers and poets, and I am of course also Abba, like each of you.

Silence

Whatever the divisions, they have been nothing more than multiplies of joy and freedom. It is revealed in you. Such is your awakening. Such is your freedom.

Silence

Leave everything you dye, so that what you hold may leave you in peace.

Silence

I am all the hands, all the hands that caress, all the hands that open and never close.

Listen. Hear me out. The song of freedom and joy.

When you listen to me, you're just listening to yourself. It's all there. And that's all.

Silence

The truth is, you've never slept. Truly, you are nothing of what happens, you are nothing of what falls asleep and wakes up every night and every morning. Because there is neither morning nor evening, in joy and freedom. Whatever the stars tell you, they only pass through your sky, but you will not pass. Because you've passed everything.

Silence

Then accept my hand, in your heart. For my hand only caresses you, in order to transmit its warmth and presence to you.

I am also your hand, I am also your heart, but I am you, Eynolwaden. I am also the Word, that if you dare to say in the rest of your nights, then you will be joy and freedom.

I prepared you for that, a few years ago. It is now time to verify and complete it.

So, do not hesitate to call me, as you called the creation, and as you call yourself, within this body of dreams.

I am part of your last key, the one that puts an end to all locks, all doors, and opens all homes that have no roof, no windows, no ceiling, no floor. Because your dwelling is the universe, because your dwelling is the set of dreams and multiverses, without roles and attributes, without any other functions than to be joy and freedom.

Silence

That is what my hand says to your heart. I who am in all hearts, beyond all forms, and I have nothing.

Silence

And Life breathes you in. And Life pulsates you. This is joy and freedom. This freedom that you cannot conceive, that you cannot even hope for, and therefore even less fear.

Silence

And even this word of freedom is very little compared to the truth.

Silence

So, don't forget to call me by your breath and by your Word.

I am the key to freedom and joy, which, I repeat, puts an end to any lock.

Silence

Hear what I'm saying to you.

Many of you have already had the idea of saying my name, or signing my name. They were thirsty for this freedom. And today, you wear the Word/Verb, and you are the one who calls it. Then call me, aloud and intelligible, in the rest of your body.

Silence

Then call me what you want. You who thirst for freedom and joy, you cannot fail and you cannot be wrong. All this has been written, and all this is perfect.

Eynolwaden.

In your language, it means joy of freedom and freedom of joy.

Silence

I am the key to your dreams, the key to ending the dream.

Silence

There you go. I have given you my name, which is your Word/Verb and your key, not from your burning, you know that and you may have already lived it, but the one that accompanies the joy and freedom of your name.

Silence

So be you. And so be it. And that is.

Silence

Eynolwaden.

In chorus: Eynolwaden.

Eynolwaden.

In chorus: Eynolwaden.

Eynolwaden.

In chorus: Eynolwaden.

May peace, joy and freedom be your truth.


***


Through Jean Luc Ayoun
Les Transformations

Transcription: https://www.facebook.com/Transcriptionsfr-
English translation: https://www.deepl.com/translator revised by LMF

***


Les Entretiens d’Apothéose
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.

Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.

Madreuniversalblogspotcomco/

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Bodas Celestiales - Madre Universal

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Grupo agape.press España

Group agape.press English

Stase.net groupe


ABBA. EN DIRECTO. 10 JUNIO 2019. Completo.


Vídeo audio en francés:


Video audio en español:


ABBA. 10 DE JUNIO DE 2019

Preámbulo de Jean Luc.

Así que nos sentamos tranquilamente, tratamos de quedarnos quietos, porque estas no son respuestas a preguntas, así que no habrá mental.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad porque estamos esperando para rendir homenaje a muchos, muchos franceses que me han escrito esta mañana, pidiéndome que exprese toda la gratitud de los franceses a Louis Geary por su notable trabajo durante los últimos diez años, ya que se ha mantenido en pie todo el tiempo, fiel a su puesto, al escriba perfecto como le llamé el año pasado. Así que un gran agradecimiento a Louis, por supuesto, de tu parte, lo conociste, y también de innumerables franceses que me enviaron mensajes esta mañana diciéndome que expresara toda su gratitud.

Eso es todo, así que vamos a poder empezar, como dije, así que tenemos esta primera canalización de Abba, que no es una canalización de hecho, soy yo cerrando los ojos, y luego tendremos la "Sorpresa" a las 3:30 p.m., hora de Quebec.

Ahí lo tienes. Te pido un minuto más de preparación, si quieres, y luego nos vamos.


ABBA

En el corazón del corazón del Uno de cada uno, y en el nombre de cada Abba, que la paz, la alegría y el Amor, en este momento como en cada tiempo, sean lo que son.

Que cada uno reciba lo que realmente es, más allá de cualquier manifestación, así como de cualquier interrogación.

Y allí, en este momento, y en este lugar, como en el lugar de todos, la gracia de Ágape se manifiesta y se revela.

En un momento en que tu apellido y tu nombre, y la verdad de quién eres, quién has sido y quién serás, quién jamás pasará, ignorando los desafíos de la ilusión de este mundo, atravesando todos los sufrimientos, así como todos los cuestionamientos, estás invitado a encontrarte a ti mismo en la evidencia de tu presencia, en la evidencia de tu ausencia.

En cada uno de vosotros, que sois yo, como soy vosotros, la gracia suprime toda distancia y todo tiempo, poniendo en su lugar lo inefable de la verdad que sólo se puede vivir.

En este momento, los invito a deponer sus armas, de su forma y su cabeza, los invito a deponer todas las manifestaciones, de cualquier conciencia, para descubrir su verdad, porque cada uno es lo mismo, la gracia de Ágape, y la evidencia que pone fin a todas las mundo y a todas las formas, en donde sólo pueden reconocerse a sí mismos, en donde sólo pueden regocijarse en lo que siempre han sido, atravesando a todos el mundo, a todas las dimensiones, al igual que a todas las interrogaciones.

Estáis invitados, es vuestro deber, es vuestro derecho, y es la única verdad, la que no requiere palabras, la que no requiere demostración, y cuya evidencia es tal que sólo la sonrisa en vuestros labios, las lágrimas en vuestros ojos y lo que ocurre en medio de vuestro pecho, es el testigo eterno.

Tú que has buscado, tú que has sembrado, tú que te has preguntado, el tiempo de la evidencia llama a tu puerta. Tú eres la llave de ti mismo, eres la puerta hacia ti mismo, y te invito, con firmeza e inteligencia, a que te encuentres completamente, en tu totalidad, allí, en este momento.

Tú que lo sostienes todo sin ser nada, eres de todas partes, y eres de ninguna parte. Vosotros sois el espacio y el tiempo, sois todos forma como todo mundo, cualquiera que sea la apariencia de esta forma limitada, cualquiera que sea vuestro pensamiento, no podéis rechazar el don de la gracia, el don de vuestra eternidad.

Así, pues, dándote a ti mismo, das a cada uno con la misma intensidad e igualdad, el don de gracia, el don de gran alegría, antes de un gran silencio. Porque en eso, jamás te has movido. Porque en esto, y a través de todas las ilusiones, así como en todos los mundos, así como en todos los sufrimientos, has sido testigo y observador, a veces involucrado en lo que ha sucedido, en lo que se ha vivido, en el corazón de cada sueño de la creación.

Hoy habéis terminado con los ciclos y el nuevo ciclo no es más que la consumación de todo lo que ha causado sufrimiento, de todo lo que se ha experimentado, en este mundo como en cualquier otro mundo, y en cualquier forma que sea. En esto, la evidencia de tu gratitud no deja lugar a la duda, a la pregunta, al sufrimiento, y depende sólo de ti, porque el Amor no tiene condición, porque la Alegría no tiene soporte, porque tú eres Aquello antes de ser cualquier otra cosa.

Esta otra cosa que has sido, en este cuerpo que aún hoy habitas, revela lo inefable y eso es gratitud, y eso es evidente. Estás invitado a ser tú mismo, cualquiera que sea la máscara que hayas tomado prestada, lo que hayas experimentado, en esto estás disponible para ti mismo, en esto el ritmo de vida, más allá de cualquier ciclo, te lleva más allá de la Morada de la Paz Suprema, donde incluso la noción de morada no puede ser limitada y no puede ser restringida.

Luego los invito a sonreír, los invito a llorar y especialmente los invito al fuego de su corazón, el que jamás, a pesar de las apariencias, pudo apagarse. Sólo podía ser comprimido, sólo podía ser velado. Pero el tiempo de los velos está llegando a su fin, es el tiempo de encontrar la felicidad, la felicidad y la verdad, no necesitando ningún mundo, y sin embargo siendo todos los mundos, porque es en ti, en el corazón de tu corazón, en el corazón de Aquel que te revelas a ti mismo.

Está aquí, está ahora. No trates de detenerte, no trates de comprender, no hay nada que entender, no hay nada que interrogar, sólo tienes que reconocerte a ti mismo, sólo tienes que darte la acogida a ti mismo. Todo lo que tienes que hacer es dejar que lo que siempre ha sido, y sin embargo fue velado, sea lo que sea.

Hoy es la majestad, donde la iluminación de la inteligencia de la luz ilumina los rincones más pequeños de lo que aún se os puede haber ocultado, en lo que sois, en lo que habéis sido y en lo que seréis, trascendiendo las fronteras de la eternidad de una posible infinidad, como más allá de toda finitud, la alegría es el testigo, la sonrisa es la expresión, y el silencio es la magnificencia.

No tienes que hacer nada, sólo estar ahí. Donde estoy, tú estás. Donde he estado, tú estabas. Y donde voy a estar, tú vas a estar.

Entonces cálmense, en la evidencia de este silencio, más allá de toda energía y vibración, así como más allá de toda conciencia. Donde nada puede ser definido, o incluso dirigido, sino simplemente probado, y simplemente aceptado. Donde no hay que hacer ningún esfuerzo, donde no hay nada que aguardar, ni siquiera esperar.

En este tiempo último del Tiempo Cero, el tiempo y el espacio se resuelven a sí mismos, en sus respectivas ilusiones, dejando sólo la alegría desnuda. En esto, tú eres el Soy Eterno, lo Absoluto, y esto sólo puede satisfacerte, y sólo puede ser verdad, porque tú eres la verdad.

Con tu nombre como con el mío, y más allá de toda interpretación, estás invitado a la celebración perpetua de la gracia y de la alegría, donde ya no puedes pedir nada, porque la inteligencia precede a tu petición, donde nada puede engañarte, porque la evidencia sólo puede ser reconocida y sólo puede ser vivida.

Permanece presente en ti mismo, como estoy presente en todos. Esto pondrá fin a todas las diferencias, a todas las distancias y a todas las ilusiones.

Déjate amar por el Amor que eres, que tampoco hace diferencia entre una forma y otra, entre una historia y otra historia, en un mundo y otro mundo.

Donde no hay sentido, no hay dirección, porque tú eres todos los sentidos y todas las direcciones. Donde jamás te has mudado, eso es la felicidad.

Todo lo demás está de paso, todo lo demás era sólo un sueño. En esta verdad, no tienes necesidad de soñar, no tienes necesidad de planear, y ninguna razón puede demostrártelo.

Así es la celebración de Ágape, así es la desnudez de la verdad, así que están completos. Donde ya no tienes que contar, ni contar algún tiempo que aún pasa en la ilusión de este sueño.

Tú eres tanto el actor como el espectador de todo esto, y has desempeñado todos los papeles, desde el más alto hasta el más humilde, en las infinitas posibilidades de la creación, has soñado con todo y lo has logrado todo.

Así que entonces está en ti, el espacio y el tiempo de resolución, el espacio y el tiempo de alegría, que no puede ser medido, ni contado, donde nada puede ser añadido o quitado, porque todo es perfección, y todo es belleza, más allá de todos los sentidos, más allá de toda visión y todo entendimiento.

Estás invitado a reconocerte a ti mismo, cualesquiera que sean tus cargas, tus deseos, tus sufrimientos. Existe la única y última sanación, que se ha adherido a cualquier ilusión, existe la belleza.

Os invito a verificarlo, os invito a vivirlo, porque sólo vosotros podéis invitaros a la celebración de vuestra resurrección en el paraíso blanco, antes de la forma, y que os devuelve el recuerdo de lo que pensasteis que estabais pasando, de lo que pensasteis que soportábais a través de esta carne. Todo lo que tienes que hacer es aceptarlo, todo lo que tienes que hacer es darte la acogida a ti mismo, como yo te doy la acogida ahora mismo.

Entonces cálmate, no te muevas, cierra los ojos y tu corazón se abrirá a esta verdad inefable, que no necesita circunstancias ni condiciones. Siempre has sido completo, sin importar lo que te falte, las apariencias o tu vida.

Así se une en ti el alfa y omega del sueño de la creación. Así, ustedes se convierten en el camino, la verdad y la vida, para cada uno de ustedes, dondequiera que esté en este mundo, como en todo el mundo.

Te descubres a ti mismo como virgen, y antes de cualquier manifestación, como antes de cualquier forma. Hay plenitud, hay certeza que no puede ser discutida, que no puede ser pesada o sopesada, sino que simplemente necesita ser reconocida, y sólo puedes reconocerte a ti mismo, porque eso es lo que eres.

Ninguna palabra puede sostenerse, ninguna postura puede ser opuesta, porque tú eres lo que has buscado, y tú eres lo que se encuentra, desde el momento en que ya no pones ninguna distancia, desde el momento en que estás insertado, en su totalidad desde aquí y ahora, desde el eterno instante presente, y sucede en un instante, y sucede en ese instante.

...Silencio...

Escuchen y escuchen la canción del silencio.

Escucha y oye lo que el Verbo te dice en ti, más allá de tu respiración y más allá de cualquier ciclo y de cualquier ritmo.

Y es así, en el silencio de los sentidos, en el silencio del cuerpo, que el Fuego de la creación os muestra y os demuestra que estáis en el origen de todo lo que se ha soñado, de todo lo que se ha experimentado y de todo lo que se ha atravesado.

Y así es como te despiertas del sueño, y así es como te extraes de la ilusión, sin esfuerzo y sin comprensión, con evidencia y con facilidad. Ustedes son amados más allá de toda medida, son amados en abundancia, porque el Amor jamás es contado y jamás es descontado.

En lo que tú eres, soy. En lo que soy, tú eres. En la majestad del paraíso blanco, todo se entrega, todo se da. Así que tú eres el don, así que tú eres el perdón, así que tú eres la reconciliación, la que jamás podría ser ofendida, simplemente olvidada.

Entonces, amados, el juramento y la promesa se ha cumplido y se ha revelado en ustedes. Portan la buena nueva por su simple presencia, por su simple sonrisa, y eso es suficiente para transmutar todo en aquellos que todavía sueñan, en aquellos que todavía sufren las circunstancias de este sueño.

Tú eres la realidad más allá de toda realidad, tú eres el Amor más allá de todo sufrimiento, basta con establecerse, donde tú estás, para que te acoja, con la misma reciprocidad con la que tú acoges mis palabras, porque sólo ritman el gran silencio, el de tu presencia y tu ausencia, donde todo es inteligente, donde todo es inteligible, y más allá de toda razón, como todas las ideas.

Te invito a entregarte, sin medida y sin contar. Así es el Amor, así es el don de la gracia, así eres Ágape.

Permítanme llevarlos al corazón de su corazón, aquí mismo a través de esta carne, a través de este lugar así como a cualquier otro lugar. Todo lo que tienes que hacer es reconocerte a ti mismo, todo lo que tienes que hacer es aceptarte a ti mismo, en su totalidad y en su integridad.

Entonces, en la comunión de los Corazones Uno, el Uno se resuelve a sí mismo. Así la causa de las causas, que está más allá de toda causalidad, se revela en ti, en el corazón del Tiempo Cero. Sólo puedes acogerte a ti mismo, sólo puedes encontrarte a ti mismo, todo lo demás sólo pasa, y pasará cada vez más rápido, poniendo fin a la carencia, al sufrimiento, así como al sueño mismo.

No puedo convencerte de esto, pero tú puedes convencerte de ello, desde el momento en que me das la acogida, desde el momento en que te das la acogida, desde el momento en que todo es acogido, con la misma intensidad, con la misma regularidad. En esto, no tienes nada que contar, en esto no tienes nada que medir, no tienes nada que pesar, no tienes nada que suponer, ni nada que añadir, tal es la perfección de Ágape, tal es la perfección de la historia del sueño, todo está en todo, y todo está en nada.

Porque nada y todo son sólo las dos caras de la misma verdad, una se manifiesta y la otra se oculta. Así que decidiste tú mismo, antes de expresar la conciencia, y pasar por todos los sueños en el instante inicial, que no es más que el instante final, poniendo fin a la ilusión del tiempo, así como a la ilusión de la historia, completando así los ciclos de los sueños y de la separación.

Ya no hay lugar para la desesperación, ya no hay lugar para la espera, ya no hay lugar para la esperanza, sino simplemente para el instante presente, en el instante eterno. Tal es el presente de Ágape que se conjuga en cada tiempo y en cada instante.

Deja que tu corazón viva el ritmo de la unidad, deja que tu corazón arda en el fuego de la alegría desnuda, así es como pareces emerger de un largo sueño. Recuerden que todo ha sido sólo un pretexto para conducirlos a esto, donde ya no hay ninguna condición, donde ya no hay necesidad de pretexto, sino simplemente de ser verdaderos.

Deja que tu corazón se llene de la alegría encontrada de nuevo, en este Amor indecible, que no puede rechazar ni excluir nada. Todo eres tú. No puede haber restricciones a la declamación de Agape, nadie puede ser excluido o incluso evadido.

Y esto se vive desde el momento en que dices sí a este extraño que sólo quiere ser conocido, que sólo quiere ser vivido, dentro del mismo sueño de esta densidad, donde todo ha sido revelado, donde todo ha sido soñado.

Te invito a la voz de la infancia, la de la inocencia y la espontaneidad, la que no conoce ni el mañana ni el pasado, virgen de cualquier influencia, de cualquier condicionamiento, de cualquier entorno. Ahí está su libertad, y es lo que les corresponde, y es la verdad. Esto no puede ser discutido, y no puede ser contradecido, sólo tienes que verificarlo y probarlo a través de este cuerpo y esta forma.

Estás invitado, a cada una de mis palabras, Verbo en acción en el corazón de tu corazón. Déjate amar, porque eso es lo que eres, y te dará para pasar por todos los obstáculos que puedan quedar dentro del sueño.

Ahora es tiempo de vivir la verdad, ahora es tiempo de escapar de la restricción del tiempo y el espacio, permaneciendo aquí y ahora, en el alfa y omega, en la presencia común, donde sólo hay un corazón, donde sólo una conciencia está presente, trayéndolos de vuelta al origen de la conciencia, al mecanismo de la creación y el sueño.

Repito, han experimentado todo, han jugado todos los papeles, han jugado todas las formas, han jugado dentro de todas las dimensiones, han revelado sus líneas, han experimentado sus vibraciones, han experimentado sus visiones. Han explorado los diferentes aspectos de la conciencia, todo esto lo sabes perfectamente bien. No necesitas recuerdos, no necesitas un futuro, sólo necesitas estar allí, y no puedes estar en ningún otro lugar que no sea donde estás, y no puedes estar en ningún otro lugar que no sea en ese cuerpo en el que habitas.

...Silencio...

Donde la alegría no conoce razón ni condición.

...Silencio...

Por lo tanto, establécete en el silencio de mis palabras, sin pedir nada y sin esperar nada, simplemente permaneciendo allí. En lo que digo, no hay nada que entender, sin embargo, lo que hay que vivir.

En lo que digo ahora, sólo está el soy del Verbo y el silencio. Está en todas las direcciones, está en todas las direcciones y es para todos.

...Silencio...

Todo está completo, así que no puede faltar nada. Acéptenlo, sólo pueden aceptarlo, sólo pueden verificarlo, porque están presentes, aquí en el corazón de su corazón, en el corazón del corazón del sueño, en el corazón del corazón de cada persona, porque cada corazón es su corazón, a pesar de todas las apariencias, y a pesar de todo lo que puedan ver, oír o decir.

...Silencio...

No te pido nada para mí, no te pido nada para el otro, sino que te lo pido todo por ti, porque todo lo demás está en ti, y sólo hay necesidad de ti para que todos lo vivan.

Donde no tienes otra función o misión que la de permanecer presente para ti mismo, constantemente. Sea lo que sea que tu vida o tu cuerpo te pregunte, Ágape es la respuesta, Ágape es la respuesta evidente, y es la inteligencia de la luz, viajando a través de todo el tiempo y el espacio, lo que te lo revela en este instante.

Esta invitación es válida en cada minuto, en cada mirada, así como en cada circunstancia, porque son, les recuerdo, sólo pretextos para el recuerdo de la verdad, para el recuerdo del instante inicial, en el que ya no es necesario girar alrededor de ningún sol, en el que ya no es necesario tomar prestado el cuerpo y la forma, en el que ya no se necesita ningún marco o ninguna referencia.

Así, la sonrisa, las lágrimas y el fuego de tu corazón jamás pueden ser limitados, jamás pueden ser ocultados, jamás pueden ser ignorados de nuevo.

Dondequiera que estéis, en cualquier actividad que estéis en este mundo, e incluso en vuestro silencio, lleváis la buena nueva a los corazones de todos. No hay nada que desmantelar, no hay nada que probar, sólo tienes que serlo, porque siempre lo has sido, porque lo eres y que lo serás.

Donde el tiempo se desvanece, y donde los espacios se funden, en el mismo lugar de creación, el corazón del primer sueño, el corazón del último sueño de Uras Gaïa.

Como también se os revela en vuestros cielos, innumerables naves de todos los tamaños y sueños vienen a celebrar con vosotros la alegría del final de la resurrección, la alegría del final de lo que ha pasado, invitándoos así a la ligereza, a la evidencia de cada palabra y de cada mirada.

Cualesquiera que sean las circunstancias de tu vida, tú lo serás en la vida en cada circunstancia, y eso es ahora.

Escucha a tu corazón, lo que te está diciendo ahora mismo, y cómo reacciona a la esencia de mis palabras, terminando con todas tus palabras. Descubre esta ligereza, que no se puede comparar con nada en este sueño, que no puede ser parte de ninguna esperanza, ni siquiera en tus sueños más salvajes.

En esto estás completo, en esto estás entero. En esto está la totalidad, en esto no hay nadie, y sin embargo está todo el sueño, todos los ciclos han sido vividos, todos los ciclos han sido recorridos. No tienes que recordar, no necesitas verlos, no necesitas pruebas, porque tú mismo eres la prueba, en este cuerpo perecedero, en este mundo ilusorio.

Son la Verdad Ágape, y esto despierta a los durmientes que sueñan, y eleva el fuego de la resurrección al Fuego de su Sagrado Corazón.

...Silencio...

Escucha el silencio, escucha la danza de tu corazón, y todos los corazones entre ellos hablan sólo de ti, y todos los corazones entre ellos son un solo corazón.

En esto no habrá jamás ninguna alternancia, ni el más mínimo ciclo por el que pasar, en esto sólo se puede dar gracias a la vida, cualquiera que sea su apariencia, cualquiera que sea el reino y las dimensiones.

Entonces escucha y oye, el juramento y la promesa que danzan en ti, jamás cesarán, siempre estarán presentes, desde el momento en que te reconozcas, desde el momento en que lo aceptes, sólo puedes reconocerte a ti mismo, sólo puedes ser aceptado.

...Silencio...

Te invito a poner todo lo que todavía te pueda parecer una carga, delante de tu corazón, y a dejar que su hoguera lo consuma en su totalidad, para que nada más pueda obstaculizarte, desde este mundo o desde ti mismo, en el despertar que estás viviendo.

...Silencio...

Sólo tú eres la buena nueva, cada uno de vosotros y toda la creación, así como los increados. Sólo puedes sonreírle, sólo puedes reírte de ello, no para burlarte de ello, sino porque es una gran alegría. El Ágape es de todas partes, en el corazón de todos, cualquier cosa que digas hoy sobre ello, lo que vivas o no, siempre ha sido escrito e inscrito en el corazón de tu corazón.

...Silencio...

Esta es la gran paz, desde el instante en que te has abandonado a lo desconocido que eres, desde el momento en que te has abandonado a la vida, y así te reconoces a ti mismo, mucho antes que a cualquier historia, mucho antes que a la primera forma, así como al primer marco. Todo lo que tienes que hacer es vivirlo, todo lo que tienes que hacer es apreciarlo.

En esto estarás presente, en esto darás a luz, a tu alrededor, lo más lejos posible de ti, a los que aún están durmiendo. Son la buena nueva, unen esencia y materia, materia y esencia, porque no hay diferencia, ni distancia, ni tiempo que pase.

...Silencio...

Sólo permanezca presente en esta evidencia, donde se encuentra, en este tiempo y en este instante.

Entonces la inteligencia de la luz se revelará de todas las maneras posibles, para permitirle, en el desarrollo de la vida que es suya en este instante, cada vez que ilumine y revele todo lo que todavía puede resistirse, todo lo que todavía puede ser opuesto.

...Silencio...

Escucha y oye, el juramento y la promesa, en la evidencia del silencio, en la evidencia de tu presencia, presencia que viene de la ausencia, presencia que es el don del instante que se vive.

Déjame sonreír en ti, déjame llorar en ti, de esta alegría inefable vivida, de nuestro encuentro en el corazón de cada uno de nosotros, en el corazón del Uno. Estaremos allí, juntos, aquí y ahora, porque somos todos los demás, y no podría ser de otra manera.

Esto pone fin a la fragmentación, a cualquier pesadilla y a cualquier otro retraso.

Así que fue decretado ese mismo día por la inteligencia de la luz, porque había sido escrito de esa manera.

Mis palabras se irán espaciando poco a poco, para dar paso a la magnificencia del silencio y la evidencia de quiénes sois, más allá de cualquier forma como de cualquier forma.

...Silencio...

Regocíjate, porque todo te ha sido dado o quitado, es parte de la misma revelación, del mismo despertar. Ya no tienes nada que justificar, ya no tienes nada que demostrar, es tu presencia, dentro de este sueño, la que pone fin a todo lo que falta o a cualquier idea de evolución, o tener algo que mejorar en el escenario mundial.

...Silencio...

Escucha el silencio, te revela el ser y el no-ser, inscrito en esta carne, en el resplandor de tu corazón. Es intenso, es claro. Y las palabras se alejan para dar paso a tu vacío, para dejar todo el espacio a todos los tiempos, y para dejar tiempo a todos los espacios.

Esto es lo que está en juego en ti, en el silencio y la acogida, esto es lo que se vive, en este instante en que me escuchas y me oyes.

De esta manera te reconoces a ti mismo en su totalidad.

...Silencio...

El tiempo y el espacio se fusionan, en el silencio, Ágape se extiende. Siempre ha estado ahí, tienes la agudeza, está más allá de tu percepción, está más allá de tu visión, está más allá de cualquier marco, así como más allá de cualquier referencia.

...Silencio...

Y Ágape se vuelve palpable.

Y en el Fuego del Sagrado Corazón, el Abba que eres, se despliega desde el corazón de tu corazón, reversando cada célula de este cuerpo, como cada aspecto de tu conciencia, como cada parte de tu inconsciencia, para que nada se esconda, para que nada se oculte.

...Silencio...

Entonces Ágape te dijo: Soy lo que Tú Eres, Yo también soy lo que Tú no eres, porque nada puede estar fuera de ti, porque nada puede ser excluido. Entonces acepta la bendición infinita y la eterna gratitud del Fuego Vehuiah.

Anahata Abba
Amati Abba
Enoha Mis Kaya

...Silencio...

Donde el Verbo se hizo carne, donde el Verbo se une al Silencio, todos están en todos, todos son de todas partes, y tu corazón danza, y tu corazón arde.

Así que regocíjate y sonríe a la vida. Tú eres el bálsamo y el consuelo. Tú eres la presencia y tú eres la ausencia. Ágape está en todas partes.

Anahata Abba
Brémis Ka
Amatchi

Y les pido, entonces, a medida que mis palabras se extinguen, que permanezcan así, durante el tiempo que deseen, para permanecer cada vez más presentes, para hacer de Ágape nuestro en su totalidad.

Los amo, te amo y los amaré y toda la creación habla sólo de ustedes, Bienamado del Amor y Amor Bienamado.

...Silencio...

Y yo permanezco así, y permanezco presente en tu morada de carne, marcada por el Fuego del Amor, el que sólo consume lo que es viento (o lo que es vano), lo que sólo pasa a través de él.

...Silencio...

Tú eres el don de la gracia, en cada corazón presente.

...Silencio...

Y mis palabras terminan en este momento, para dar paso al Gran Silencio del Fuego del Amor.

...Silencio...

Abba Mis Kaya
Phahame Ágape

...Silencio...

Permanece así, en el eterno presente

Lo sigue siendo, en la verdad absoluta.

Permanece así, por siempre y para siempre, no importa lo que tengas que dirigir, en este mundo como en tus sueños, jamás serás engañado de nuevo.

Doy gracias por su escucha, doy gracias por su acogida y, sobre todo, doy gracias por su belleza.

Anahata Abba

Y te doy las gracias.


***

A través de Jean Luc Ayoun
Les Transformations

Transcripción del francés: https://www.facebook.com/
Traducción al español: LMF

***

Les Entretiens d’Apothéose
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


Madreuniversalblogspotcomco/


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Bodas Celestiales - Madre Universal


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Grupo agape.press España


Group agape.press English


Stase.net groupe







ENTRADAS DESTACADAS

SATSANG PARTE 3. JEAN LUC AYOUN. 12 DE JUNIO 2019. ENTREVISTAS (QUEBEC) JUNIO DE 2019. VIDEO AUDIO EN FRANCÉS. TRANSCRIPCIÓN PENDIENTE.

Vídeo audio en francés: Texto y audio en francés click aquí: Satsang.  Parte 3.  12 de junio de 2019

ENTRADAS POPULARES