BIDI. Sri Nisargadatta, 2 - Abril 2018. Preguntas, Respuestas. Con audio. ¡Compartir!!!




BIDI. Sri Nisargadatta, 2 - Abril 2018. Preguntas, Respuestas.

AUDIO
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=2409054&c=FERUyY6IzFr6T&d=T


Eh bien Bidi está con vosotros, y vamos a seguir.

¿Tenéis algo que expresar, que testimoniar o pedir? Que atañe a lo que dije antes o a alguna otra cosa, ni importa.

...Silencio...

No es una pregunta. ¡Namaskar! [Apunte: Saludo indio con connotación espiritual]

Es un guiño de Amor, sólo para reírnos en una expansión. Es de un piloto indio que vuela hasta París, enviado hasta Bretaña por un amigo mauriciano, y luego hasta aquí por un servidor, tal y como fue prometido en Julio, ¡los bidis han llegado! (risas) Por si acaso, añado un mechero, usted me dijo en Julio que no sabía si el cuerpo que toma prestado iba a aguantarlos. Le recuerdo que él fuma y que el Comendador le dio el apodo de “irrompible”. (risas)

Te he señalo que ser irrompible es a nivel espiritual, no en la materia (risas), y que todos vosotros sois rompibles, (risas) hasta que se demuestre lo contrario. Pues te agradezco por los bidis, pero allí donde estoy, no hay nada que fumar. (risas)

¡Por eso hay que aprovecharlo!

De hecho, no hay ningún orificio para meter nada. (risas). La noción de orificio, y no es una broma, es específica a la 3D. No esperéis tener unos orificios en las demás dimensiones. Os recuerdo de hecho, que en lo que nombráis la 3ª dimensión unificada, los orificios no tienen nada que ver con vuestras funciones. Todo pasa por las ondas, por las frecuencias y no hay ningún contacto físico de ninguna manera, tal y como lo concebís vosotros.

...Hay más tubos.

¡Exactamente! (risas), insistí a lo largo de todos esos años sobre la aclimatación en cierto modo, a la forma de Eternidad cuyo funcionamiento por supuesto, y vosotros lo sabéis, no tiene nada que ver con el funcionamiento de los órganos tales como todos nosotros los tenemos cuando estamos encarnados en este mundo. El orificio, ¿qué es? Es una comunicación entre el interior y el exterior. Es una puerta de entrada. Que sea para los animales o para otra cosa; o de salida; esto todo el mundo lo sabe. En las dimensiones unificadas todo está presente, pues nada entra y nada sale. Sólo está la percepción pura. Todo es transparente. No hay nada que guardar, no hay nada que eliminar, en todos los sentidos del término. Sólo en las dimensiones que nombráis las más densas, puede existir este proceso. A partir del momento en que los sentidos espirituales, lo que percibís aquí hoy en esta Tierra, estén activos, toman en cierto modo el relevo sobre los sentidos físicos.

Lo que llamáis las Estrellas, las doce Estrellas de María, sólo son unos potenciales espiritual están ligados a la Eternidad, a vuestro cuerpo de Eternidad y al Amor. Todas las percepciones pasan por resonancia y no por penetración a nivel de lo que llamáis aquí las Estrellas. Ciertos nombres os fueron dados en su momento, que sea en el lenguaje original o que sea en vuestro idioma. Es en este sentido que la aclimatación, sobre todo para aquellos que han tomado unas encarnaciones extensivas desde hace muchísimo tiempo en este mundo necesita, diría yo, una forma de re-aclimatación.

No pasáis de un «Tata» a un coche deportivo – puede que no sepáis lo qué es un «Tata», es una marca, da igual, en fin es un coche.

Sí, sí, lo conocemos.

No pasáis de uno a otro. Las reglas de funcionamiento, los reflejos, la fluidez no son las mismas; tampoco las funciones son las mismas. Hay que aclimatarse. Es por esto que la última vez os dije que yo podía perfectamente estar durante horas describiéndoos el cuerpo de Eternidad, pero esto no sirve de nada. De la misma manera que en este mundo, en Occidente o en el mundo moderno, digámoslo así, hemos perdido la Conexión, es decir que fuimos obligados a abrir, a ir cada vez más lejos en el análisis, esperando comprender, pero esto se queda a un nivel básico, en el mismo nivel. En los demás planos, no hay nada que regular, nada que controlar, nada que prever. Y aquí, hay una diferencia importante donde el funcionamiento de este cuerpo carbonado necesita efectivamente algunas entradas y algunas salidas.

En las dimensiones más allá de los mundos carbonados, cuando la conciencia juega, primero ella no pierde lo que es. El recuerdo y la vibración de la Eternidad y del Absoluto son concientizados y presentes, y los intercambios no se hacen por penetración o por excreción. Sólo se hacen por resonancia y transparencia. Es evidente que cuando tenéis la costumbre de estar en una forma, que ésta sea física o astral no cambia nada, porque sabéis que cuando os moríais antes, eráis parados a nivel del astral, pues en un cuerpo astral, y recuperabais vuestro equipaje cada vez que os encarnabais, sin siquiera hablar del karma.

Esto no puede existir en los juegos de la conciencia libre, ya que sois todas las formas sin ninguna excepción. E incluso jugando el juego de la dimensión allí donde vosotros estáis, que es libre, no estáis afectados, ni transformados. Jugáis como juega un niño y eso es todo. Sin embargo, quién puede decirme aquí en este mundo que él está jugando, viendo las necesidades, las necesidades del saco de carne. Las necesidades de aire, de alimentos, de sentimientos, de relación. Nada de todo esto puede existir más allá del carbono. Y acordaos que en la actualidad, e incluso lo repetí durante estos nuevos encuentros, la costumbre es terrible. Y de hecho os hemos hablado, unos y otros, de las costumbres comportamentales. Estas costumbres comportamentales están directamente ligadas al encierro y a los mecanismos de acción/reacción de este mundo. La acción/reacción no quiere decir estrictamente nada en otras partes salvo aquí. Todo se hace naturalmente. De la misma manera que hoy, por la gracia del cubo Metatrónico y de la resurrección, empezáis a percibir y a vivir la desaparición, si no es la desaparición completa de las costumbres anteriores, de los comportamientos anteriores. Os estáis acostumbrando, por así decirlo, a la Eternidad, a la conciencia Desnuda y a vuestro cuerpo de Eternidad, que nunca murió, que nunca morirá, y que os lo recuerdo estaba preso en el Sol.

¿Quién quiere seguir?

Podéis también por supuesto, como la última vez, dar el testimonio de lo que vivís, no para mí, sino para aquellos que os oirán.

Pregunta: se habló en un momento dado del cuerpo de Eternidad encerrado en el Sol, y en otro momento de la reconstitución del cuerpo de Eternidad.

Es la misma cosa. Desde vuestro punto de vista no podéis entender que haya un cuerpo, que este cuerpo está liberado y se está resintetizando aquí. Pero os recuerdo, independientemente de las especificidades de la dimensión en la cual jugáis, salvo en este mundo por supuesto, vuestra forma es móvil. Se puede multiplicar hasta el infinito. El hecho de haber liberado los cuerpos de Eternidad, por la liberación del Sol hace mucho tiempo, es decir en 2009, no permitió como el Comendador dijo, de recuperar la totalidad de los cuerpos de Eternidad, en cambio la matriz Crística fue liberada, de allí la resintetización o la bajada del cuerpo de Eternidad. El resultado es exactamente el mismo.

Pero no puedes razonar de manera lineal como lo haces en este mundo, diciendo que no comprendes por qué el cuerpo de Eternidad que está allí, que está liberado, baja, y en otros casos no está, se está resintetizando. Porque es una matriz, el cuerpo de Eternidad está inscrito en la nueva matriz Crística. Y de la misma manera que sólo hay una conciencia, en definitiva sólo hay un cuerpo de Eternidad, una única Fuente. Y que todo lo que veis en los demás mundos sólo son unos juegos de la conciencia. Pero no hay unos individuos en el sentido en el cual lo entendéis, encerrados en un cuerpo, ya que os hablo sin parar hoy de la conciencia Desnuda. Y es la apertura del Corazón, la apertura del Canal Marial, de las Coronas lo que ha permitido esta resintetización. Pero no hay ninguna necesidad de tener el mismo, el vuestro que os han cogido o que habéis dejado en el Sol.

Que esto sea una resintetización o una bajada del cuerpo de Eternidad, no hace ninguna diferencia porque no estáis localizados en las demás dimensiones. Tenéis un marco de juego y eso es todo. Y no podéis, al estar acostumbrados a la encarnación, comprender ni siquiera imaginar el mismísimo sentido de mis palabras mientras no lo hayáis vivido. Y esto corresponde a la conciencia Desnuda porque en ese momento - a la vez que estés en tu forma - puedes acoger cualquier forma en tu forma, y vivir esta forma a través de los sentidos, a través de la conciencia, a través de la percepción del cuerpo del otro. Pero no es ni el alma ni el Espíritu, es el cuerpo de Eternidad, que acoges en ti, lo que revela el otro.

Pues, el cuerpo de Eternidad desde vuestro punto de vista, son innumerables, por lo menos en lo que atañe en este mundo al total de humanos con alma presentes en la Tierra; son unos billones. Pero todos ellos salen del mismo molde, todos son idénticos. Y podéis tener la impresión, en la dimensión donde estáis, de ver una multitud de ellos pero detrás de esta apariencia sólo hay uno, al igual que sólo hay una conciencia. Creer que tenéis una conciencia individual propia, esto no existe. Es una concepción ligada a una vivencia en el seno del encierro. Pero cuando seáis libres y que la ilusión esté totalmente acabada, no estaréis limitados por nada, que seáis Absoluto o que estéis en un vehículo de Eternidad, vuestro vehículo de Eternidad no os pertenece. Es un vehículo al igual que este saco de carne lo es. Vuestro cuerpo de Eternidad es un vehículo en el seno de los Mundos Libres, cuando queréis jugar con vuestra conciencia. Pero no intentéis entenderlo porque, sea cual sea la tradición, ninguna palabra, ninguna expresión puede explicarlo, porque habéis entrado, por el hecho de las circunstancias de la Tierra, en un proceso por una parte donde las dos realidades se superponen, y por otra parte la Eternidad toma todo el espacio y todo el tiempo. El Reconocimiento, no se hace reconociendo vuestro cuerpo de Eternidad sino reconociéndoos aquí en medio del pecho, anteriores a toda forma y a todo juego de la conciencia. Sois, lo repito, la fuente de la conciencia de la Vida y del Amor.

Aquí, en este mundo, podríais hablar de una pesadilla de individualidad pero en los demás mundos, la noción de unos individuos aislados, cortados y separados no puede existir. Comulgáis de entrada, fuera de todo tiempo, pues en el mismo instante, sea cual sea el lugar del espacio con todas las dimensiones, con vuestro Absoluto que sois, con la matriz Crística original. Pero para nosotros en este mundo, cuando estamos encarnados, es evidente que el Otro y yo, no es la misma cosa, ya que no tenemos los medios para ver el Corazón del Otro.

En cambio, en el estado actual de resurrección, lo expliqué antes y lo repetí hace dos minutos, el que vive la conciencia Desnuda es de hecho capaz de ser quien sea, aquí mismo en este mundo, y de hecho lo es realmente y concretamente. No es una visión mental o un concepto o una idea, es una vivencia directa de la conciencia. Bien evidentemente la conciencia de la persona ni siquiera puede contemplarlo, ni soñarlo. ¿Apoyándose en qué si no lo ha vivido? Ya veis las proyecciones que tenéis y que todos nosotros tenemos cuando estamos encarnados.

Aquí no podemos proyectar nada. No podéis imaginar nada. Sólo podéis experimentarlo viviéndolo y después como dije, cuando la conciencia Desnuda esté instalada, realmente y definitivamente, hay esta Respiración del Corazón, hay la Evidencia, la Felicidad, la Ligereza, el Amor.

Pero sabéis pertinentemente, incluso conservando este cuerpo aquí mismo en las circunstancias precisas actuales, que realmente sois el Otro. No es un concepto filosófico o una religión, es una vivencia y esta vivencia os libera de cualquier identificación al cuerpo que sea o a la forma que sea, incluso a vuestro cuerpo de Eternidad.

Pero una vez más, no tenéis los medios para comprenderlo ni siquiera imaginarlo. En cambio, si lo vivís entonces se vuelve evidente, porque lo vivís, aunque no sepáis cómo ocurre. En las demás dimensiones esto se ve en seguida, porque todo es visto, Fue repetido en múltiples ocasiones por mí, por otros, mientras creéis ser este cuerpo, esta historia, no sois libres - si vosotros mismos os ponéis bajo la influencia de este mundo, que os recuerdo es acción/reacción -.

Mientras que en la resurrección bien evidentemente, la acción/reacción no tiene ningún peso. Es reemplazada por la Evidencia de la Felicidad, del silencio, de la inmovilidad. Y viviendo esta conciencia Desnuda, teniendo entonces, espontáneamente o de modo activo en función de tus ocupaciones, la capacidad de vivirlo. Viviéndolo, no sólo ya no podéis dudar de la Verdad absoluta de ninguna de las maneras, porque la habéis vivido. Y esto es in-de-le-ble aunque no esté instalado permanentemente. A veces hay unos vaivenes, unas oscilaciones, unas irregularidades, pero cada vez más la Eternidad toma todo el espacio.

La conciencia aquí mismo en este mundo, está ligada formalmente, vosotros lo sabéis, al cuerpo hasta tal punto que la mayoría de la humanidad, los humanos-almas, sea cual sea el entorno, sea cual sea la religión, sea cual sea el camino llamado espiritual, siempre estáis afectados por estos mismos límites y por la no vivencia de la Verdad.

Hoy la Verdad no tiene que ser buscada, ella llegó hasta vosotros. Ya está ahí. Y cuando os dijimos, unos y otros, y el Comendador insistió mucho en esto, a partir del momento en que os giréis hacia el Corazón, todas estas ilusiones de este mundo desaparecen. Entonces, no se hace por arte de magia sino que rápidamente, porque las circunstancias colectivas lo permiten en el seno de los ciclos cósmicos.

Así que esta pregunta no te sirve de nada, porque a partir del momento en que lo vives, no en mediumnidad o en intuición, sino que realmente el Otro está en ti o que tú estás en el Otro, en totalidad, entonces ¿qué concepción o qué idea puede dar constancia de esto en este mundo? Pero cuando es vivido, es in-de-le-ble, y está más allá de toda explicación. Es la única Verdad.

Entonces por supuesto hay innumerables movimientos espirituales o incluso religiosos, unos movimientos que van a hablaros sin parar de Unidad, de Amor, pero cuyas palabras, cuyos comportamientos, cuyos gestos traducen exactamente lo contrario. Son una gente que viven en su cabeza, no viven en su Corazón. Aunque reivindiquen el Corazón. El Corazón no tiene que ser reivindicado, es un estado natural. Así que si lo reivindicáis, es que no estáis ahí. Si no, no tenéis que reivindicar nada, es natural. Al igual que vuestra radiación de Eternidad apareciendo en este mundo y que es detectable, que lo queráis o no.

Fue más o menos fácil, relativamente fácil durante todos estos años, diría que los 4 - 5 últimos años pasados, el ver las heridas, el constatar los efectos de la vibración del Amor o de las terapias sobre sus memorias, que hoy lo que os queda, - para aquellos que no estén en esta última trama temporal - únicamente son las costumbres, de funcionamientos, de pensamientos, de experiencias que os hacen creer en algo. Pero en la vivencia, no puede haber ninguna creencia, la vivencia de la conciencia Desnuda o Una, la vivencia del Amor incondicionado, no deja lugar a ninguna duda y no deja lugar a ninguna pregunta en relación a lo que eres por supuesto.

Puedes hacerte todas las preguntas acerca de este mundo pero no lo mezcles con lo que eres, si no es que pones de entrada una distancia. Tampoco olvidéis que os hemos hablado mucho, unos y otros, de la co-creación consciente y dijimos que durante esta etapa del “a solas”, del cara a cara, o de la superposición del efímero y de la Eternidad, la conciencia seguía el pensamiento. Pues si tu pensamiento está demasiado condicionado por este mundo, no puedes salir de tu campo de coherencia del pensamiento de la persona. E intentarás pegar mis palabras o ciertas experiencias, con tus conceptos. Es ineluctable y es así en todos los sectores de este mundo, pero no para el Espíritu.

Sin contar que en este mundo lo sabéis, entre el Espíritu y el cuerpo hay un alma, que por culpa del encierro fue atraída hacia la materia. Hubo después la reversión del alma, la transmutación del alma y la liberación del alma a nivel del cuerpo causal, y la aparición, o la reaparición más bien, de lo que sois, a través de la matriz Crística, a través de vuestro propio Corazón donde íntimamente y no de manera visible desde el exterior – una vez más no sirve de nada apartarse – sino que es una renuncia interior a la ilusión de este mundo. Mientras exista una atracción hacia este mundo, mientras exista una creencia en una evolución a través de la encarnación, nunca podríais estar libres si no hubiese un Evento colectivo. Y la Siembra de la Tierra desde hace más de una generación a través de la radiación de Sirius y de la Fuente y del Sol después, salvo para un puñado de seres humanos.

Hoy el fenómeno, aunque de momento no haya alcanzado la totalidad de la humanidad, veis bien a vuestro alrededor lo que ocurre, al igual que en vosotros. Verdaderamente hay que estar en la negación para no querer ver la Evidencia. Y diría en cierto modo, en la lógica de este mundo, que las estructuras colectivas sobre las cuales se apoya la humanidad, es decir ya no hablo de lo que el Comendador llamó el sistema de control del mental humano, pero las costumbres colectivas son un factor de encierro que no depende de vosotros, individualmente, sino que atañe a la costumbre colectiva de la Tierra.

De la misma manera que había unos sistemas de depredación, a través de unas líneas de depredación que fueron disueltas, de diferentes modos, pues ocurre lo mismo en vosotros, los mismos Eventos. Lo veis por ejemplo a través del estado de ánimo, del cuerpo, que sobrevienen brutalmente y desaparecen de la misma manera. Hay realmente en el proceso que se vive en la Tierra desde hace más de 30 años, una aproximación progresiva y regular, con unos picos de la Luz porque hizo falta, si queréis, que obligatoriamente un número suficiente de almas estuvieran descondicionadas de las costumbres de la materia. Esto está hecho desde hace ya algún tiempo. En ese momento la efusión del Espíritu Santo, el Impersonal, el Coro de los Ángeles, la matriz Crística, todo esto pudo encarnarse cada vez más profundamente en la Tierra como en cada uno de vosotros, pero os correspondía contestar a ello.

Entonces en la fase de vibración, de descubrimiento de todos esos procesos, ya los habéis vivido, pero ahora queda, si queréis, dejar disolverse en cierto modo y desaparecer las costumbres colectivas hacia este mundo. Las costumbres empiezan a ser vistas a nivel individual pero también a nivel colectivo. Si miráis lo que pasa en todos los países del planeta, existen una cantidad importante de la sociedad que se despierta sin siquiera conocer la finalidad, sino que simplemente ellos ven un poco más claro. Esta especie de sonambulismo o de hipnotismo de la persona que está desapareciendo.

No hay nada peor que una conciencia encerrada en una forma. Acordaos que más allá de los mundos carbonados no hay almas. El Espíritu es consciente y permanente, sea cual sea la forma en la cual jugáis. Allí radica toda la diferencia. No podéis tener ninguna costumbre, no podéis limitar nada, ni estar encerrado en nada.

Daos cuenta que la mayoría de los hermanos y de las hermanas humanos condicionan su vida por supuesto, con arreglo a su potencial pero también, bien evidentemente, a través del entorno en el cual nacen y crecen. Y que la educación consiste en hacer que cada uno encaje en el mismo molde de funcionamiento. A estar feliz, a estar triste, a ganarse la vida, a tener hijos, a tener unas responsabilidades o no, sea cual sea la naturaleza en el seno del grupo social.

Cuando estáis en la Felicidad y cuando vivís la Verdad en totalidad, os resulta a vosotros realmente y completamente estúpido y estéril.

Todos los deseos, que sean los deseos de tener dinero, los deseos de tener hijos, un marido o una mujer o un techo, derivan en definitiva de la costumbre y de la evolución en el seno del encierro pero no de la Libertad; ya que justamente cuando la Libertad se vive a través de la resurrección, de la Evidencia, del Silencio, de la inmovilidad, pues ¿qué es lo que pasa? Os transmutáis. Ya no es únicamente una vibración, ya no es únicamente unas experiencias vibrales o unos contactos de conciencia, es totalmente otra cosa y desemboca en algo muy diferente, es decir en el fin de la historia, el fin del sufrimiento, el fin de todas las ilusiones, de creeros que tenéis que someteros a un Dios, a una autoridad, a una jerarquía. ¿Cómo queréis ser autónomos y libres si creéis en una autoridad exterior a vosotros, sea cual sea la naturaleza? Y sin embargo en este mundo encarnado, pasamos el tiempo a estar confrontados con las autoridades, con los antepasados, con los padres, con la sociedad. Todo sólo es dominación sin siquiera hablar de la depredación, de la ascendencia, sin siquiera hablar de la manipulación, porque el ser humano sólo puede conocer en la encarnación - privado de lo que es - el miedo, entrecortado por unos momentos de alegría, que dependen de las circunstancias y no de la Verdad.

La flexibilidad que es la vuestra ahora, sean cuales sean vuestros dolores y vuestra edad, es una flexibilidad de la conciencia. Os permite justamente ver los condicionamientos, las costumbres, las reglas de la dualidad y ver que, realmente y concretamente, no tenéis nada que ver con esto en lo que sois en Verdad.

¿Cómo no queréis estar asfixiados, cómo queréis dejar persistir y ser la Felicidad y el Amor que sois, si de un modo u otro, estáis afectados por este mundo? No quiere decir ser indiferente o apartar la vista de este mundo, sino ver a través de este mundo, a través de las formas, a través de las apariencias. No lo que el Sol alumbra, no voy a volver a hablar de los fundamentos del Advaita Vedanta. El ejemplo más característico que fue retomado por todos los enseñantes del Advaita Vedanta, y el más llamativo es este: Es de noche, entráis en una habitación desconocida, veis algo enrollado, pensáis instantáneamente que es una serpiente. Encendéis la luz y veis que es una cuerda. Es el mismo objeto, simplemente la percepción era errónea. No hablo de la sensación, eh, hablo de la percepción. ¿Cómo queréis percibir, vivir la Verdad, si creéis en lo que sea de este mundo? Creed en el amor de vuestra mujer, creed en el amor de vuestro marido, creed en todo lo que atañe a este mundo, pero no mezcléis el Espíritu o el alma con esta ilusión.

Y hoy, sea cual sea vuestra trama temporal, sea cual sea el estrato de vuestra resurrección o no, necesariamente todo esto se ve, se vive, cada uno a su ritmo con el fin de que el peso de las costumbres individuales pero también colectivas, no sean de ninguna manera un freno. Y cuanto más pasen los días, menos será un freno a pesar de las apariencias, y contrariamente a las apariencias, que como sabéis serán cada vez más terribles para la persona, pero no para el Corazón.

Estad listos, se ha dicho, para lo desconocido, para lo inesperado, con el fin de acoger este inesperado y no tratar de compararlo con algo conocido. Esto ya lo he expresado ampliamente. La gran ventaja que tenéis hoy, es que hay esta conciencia Desnuda, esta Evidencia del Amor absoluto que está presente allí en la Tierra, a vuestra disposición. Pero tal y como decía el Comendador, debéis soltar el frasco de los cacahuetes para vivir lo que haya que vivir. Ahora no podéis transigir o componer. Cuanto más pasen los días, más será o uno u otro, definitivamente. Lo que quiere decir que el cara a cara y el “a solas” se ha realizado, y que a partir de ahora la alquimia en la que el efímero desaparece, o se aleja si preferís, se vuelve cada vez más evidente.

Para un número de hermanas y de hermanos cada vez más importante, es la ruptura con las costumbres, con la sociedad en sí, con el colectivo humano. Ya no es el sistema de control del mental humano, la mayoría de las líneas de depredación, lo sabéis, fueron eliminadas hace ya muchos años.

Nunca encontraréis unas condiciones más óptimas como las de hoy. Cuando digo hoy es en el Instante presente, porque la Luz está ahí, vuestro cuerpo de Eternidad está ahí y como la conciencia sigue el pensamiento, allí donde pongáis vuestros pensamientos allí se realiza donde estáis. Si pensáis únicamente en el dinero, no vengáis a hablar de Libertad. Si sólo pensáis en los problemas, si sólo pensáis en la oscuridad, nunca seréis Libres. Estaréis liberados, lo sabéis, todos, pero estaréis todavía condicionados por la materia.

Si no, hubiese sido muy simple no hubiese sido necesario esperar, como os dijeron creo los Ancianos, un cierto número de ciclos para conseguir romper este encierro. Hubiese bastado con dar el máximo de Luz. Sin embargo, dar Luz a alguien que no sabe lo que es, o hacer vivir el Absoluto a alguien que no lo quiere, aunque esto sea lo que él es, le retrae todavía más y le hace bajar todavía más, diría yo, en vibraciones en la materia.

De allí toda esta pedagogía y esta estrategia, todos estos juegos que han ocurrido en la Tierra desde hace muchísimo tiempo para llevar a cabo la Verdadera Libertad. La Verdadera Libertad es ante todo la Libertad de la conciencia. Sin embargo, ¿cómo es que esta conciencia que no se ha reconocido a través de la Luz, puede aceptar desaparecer? ¿Puede ella aceptar que lo que vive en esta forma y en este cuerpo, no es la verdad?

Las circunstancias hoy son mucho más suaves para muchos de vosotros, sea cual sea vuestra vida para descubriros, a pesar de la apariencia una vez más de caos que - siempre os lo dijimos y sobre todo los Ancianos - iba a amplificarse en cierto modo, sean cuales sean las aportaciones de la Luz, sean cuales sean las olas de Luz que llegan a la Tierra desde hace más de 30 años.

Siempre os dijimos que el último paso sólo lo podíais dar vosotros, es decir giraros hacia el Corazón. Pero hoy, hay también un equilibrio a este nivel. Si vuestra conciencia pasa la mayoría del tiempo girada hacia el exterior, hacia las obligaciones de este mundo en detrimento de la Eternidad que os llama, pues esto duele, en la cabeza, en el estado de ánimo, en las emociones, en la vida, en el cuerpo. La única manera de que no os duela más – hablo del dolor en general – es reconociéndoos. Y tan pronto vivís este reconocimiento, todo lo demás se hace solo porque las costumbres son vistas, porque el testigo es magnificado.

Ya no podéis identificaros a vuestro mental, pero todavía os identificáis a vuestras costumbres, a la conciencia corporal ya que incluso el sentir energético y vibratorio se vive bien en el cuerpo, ¿no? No podéis decir que se vive en la conciencia, porque si el impacto de la Luz tocara directamente la conciencia, pues enseguida estaríais libres. Sin embargo, la Libertad no se impone, tampoco se decreta para la conciencia. Ella misma debe aceptarla.

En cambio, visto la intensidad de la Luz, la intensidad de los hermanos y de las hermanas en resurrección, se vuelve cada vez más fácil aunque fuese sólo girando vuestra conciencia, vuestro pensamiento hacia lo Desconocido, hacia el Corazón, hacia el Amor. Pero no vayáis a poner unos conceptos sobre vuestra vivencia, sobre el Amor desconocido; en ese momento deriváis vuestra conciencia de las preocupaciones corporales de la persona o de la sociedad, porque vuestro pensamiento está centrado en lo Inefable, en lo Desconocido, en la Beatitud. Sin embargo, como el pensamiento arrastra vuestra conciencia, vuestra conciencia efímera será drenada, será canalizada hacia el Corazón, por sí sola.

Si entendéis este simple problema de tubería y de equilibrio, no necesitáis ninguna palabra espiritual ni ningún concepto, aunque todavía use algunos. Si entendéis realmente y vivís realmente lo que quiere decir ir en el Corazón, – llevando vuestro pensamiento o vuestro puño, da lo mismo sobre el pecho –, la conciencia va a seguir y allí también hay un equilibrio. Cuanto más tiempo paséis en el silencio y en la inmovilidad, en la Acogida o con unos pensamientos girados hacia el Corazón que no conocéis, más posibilidades tenéis de vivirlo.

Pero aunque viváis la vibración del Corazón con la Corona ascensional, si pasáis vuestro tiempo en intentar construir algo en el seno de este mundo, vosotros mismos os mentís, sobre todo ahora y esto será cada vez más flagrante, cada día o cada semana si tenéis tiempo para eso.

Vosotros mismos decidís, pero como dije ya no podréis componer con los dos. Fueron los dos por la fusión y por el mecanismo del cara a cara, hoy se acabó o acabará para aquellos que estén en las otras tramas temporales.

Como dije, ha llegado el momento de dejar la Eternidad tomar todo el espacio y no podéis decir «sí pero tengo algo que hacer». Hasta ahora, las llamadas al orden de la Luz os han mostrado desde hace tres meses que podían literalmente impediros de hacer lo que teníais que hacer según las leyes de la persona o sociales. Podíais hacerlo. Y cada vez más vais a constatar que nada en vuestras actividades o quehaceres en el seno de este mundo al nivel que sea, si es contrario a la Eternidad, podrán llevarse a cabo. Querrá decir simplemente que realmente allí también, habéis aceptado la Luz en totalidad sin ninguna condición, pues habéis aceptado el Sacrificio de vuestra persona y la resurrección, aunque todavía no la viváis.

Sólo es una cuestión de plazo, de trama temporal como expliqué. Pero ya no podéis pretender, y lo podéis cada vez menos, ser lo que sois en Verdad, y ser al mismo tiempo lo que aparentáis en este mundo. Se acabó.

Os toca elegir. Allí no es el miedo o el Amor, es la Felicidad y la Ligereza Eterna, o el sufrimiento de este mundo. Nada más y nada menos. Sea cual sea la Felicidad que experimentéis en la naturaleza, con los pueblos de la naturaleza, o aquí entre vosotros, o con vuestra familia. Una vez más, no es cuestión de abandonar, sino que es cuestión de girar la conciencia y el pensamiento hacia lo que sois, aunque no lo conozcáis, en lugar de alimentar ahora con la Luz ya que todos los cuerpos de Eternidad están ahí.

A partir del momento en que obréis en este mundo y seáis portadores de la Luz y que más o menos hayáis resucitado, vais a constatar que algo no funciona igual. Porque significa también que la Luz no funciona de la misma manera que funciona este mundo. Lo sabéis, este mundo es acción/reacción, la Luz es Gracia, acción de Gracia y estado de Gracia. Y aquel que se haya sumergido en la beatitud de su Corazón, tal y como os lo explicaron algunas Estrellas, ya le da igual este mundo. No quiere decir que ellos rechacen la Vida o que rechacen este mundo, sino que ven la ilusión, ven los encierros, ven las limitaciones; y bien evidentemente cuando vivís la Libertad es muy fácil elegir, sobre todo en las circunstancias colectivas actuales. Así que muy pronto no existirá ninguna coartada para ninguno de vosotros, con respecto a la tarea que sea o a la acción prioritaria que haya que llevar en este mundo en relación a la Luz.

¿Acaso la Luz y lo que sois, es vuestra prioridad? Y esta prioridad debe volverse una exclusividad, no forzándoos, no subiendo en vibración, no resolviendo un problema o la costumbre que sea, la iluminación basta. Subid cada vez más en esta iluminación, en la Verdad del Amor, en la conciencia Desnuda, y constataréis que cada día es un milagro.

Y en ese momento, a pesar de la presencia del cuerpo, seréis libres interiormente y también libres de este mundo, en totalidad, aunque de alguna manera la persona por reflejo puede llegar a decirse «si no tengo un techo, no estoy a salvo; si no tengo dinero no puedo comer». Pero os recuerdo lo que dijo Cristo: «¿Acaso el pájaro se preocupa de lo que comerá mañana?» mientras que en esta sociedad, – no únicamente en Occidente sino que de manera global, excepto para algunos pueblos –, estáis obligados a prever, estáis obligados a ganaros la vida. Daos cuenta de la expresión: ¡Ganarse la vida! Cuando vosotros sois la Vida. Todo es falso, sin ninguna excepción.

La única Verdad que hayáis podido ver en este mundo de manera individual, es lo que habéis vivido en la naturaleza, con los pueblos de la naturaleza, entre vosotros, pero quién puede decir que puede sentir este Amor indecible, entrando en relación con un jefe de gobierno o de estado.

...Silencio...

Vais a verlo cada vez con más agudeza, con el fin de que cada uno nunca pueda decir, entre la Llamada de María o el Evento si el Evento llega antes, que no lo sabía. Incluso aquellos hoy que han dado la espalda a la Luz, o bien porque no creen, o no viven nada o porque sólo creen en la materia, ellos también vivirán, lo sabéis, en el momento de la Llamada o del Evento, lo que es la Libertad del Juramento y de la Promesa que vivís. En ese momento nadie podrá decir que no lo sabía.

Vuestra Autonomía y vuestra Libertad será profundamente diferente, bien evidentemente según, por así decirlo, el emplazamiento de la conciencia en el cual os encuentre la Luz, en el momento del Evento. Y todavía hay tiempo para soltaros a vosotros mismos, eh, no hablo del Otro. No podéis ayudar a nadie con respecto al Absoluto, con respecto a la Verdad absoluta, con respecto a la resurrección.

Pero en cuanto las puertas de la resurrección estén abiertas, podéis por vosotros mismos acelerar el proceso, por así decirlo. Es una balanza. ¿Cuánto tiempo pasáis en la Ligereza, en la Libertad y cuánto tiempo pasáis en la persona? Más allá por supuesto de las costumbres de la persona, como lavarse, comer... ¿Acaso todavía hay en vuestros pensamientos, unos pensamientos que no son de la Luz? Es normal. Pero, ¿toman todo el espacio, molestan el despliegue de la Luz, de la Verdad o no? Esto hace toda la diferencia.

Bien evidentemente no se pide a ninguno de vosotros hacer como algunas Estrellas. Pero sin embargo, la balanza entre la conciencia efímera y la conciencia Eterna sigue siendo válida. Está inclinada de un lado o de otro. Y cuanto más se incline hacia la Eternidad, menos estaréis afectados porque allí también, una vez más, la Felicidad sin objeto y sin sujeto tomará realmente todo el espacio de vuestra conciencia.

...Silencio...

¿Quién quiere seguir?

Pregunta: este invierno y esta primavera fui a esquiar, pero tenía que hacer un esfuerzo para tener mi consciencia en mis zapatos, lo que es lo más deseable. Pues ¿cuál era la dificultad para estar en mis zapatos? Es mi cuerpo de Eternidad, mi conciencia...

¿Porque piensas esquiar con tu cuerpo de Eternidad, tú? (risas)

Estás en el hacer, en el deporte, en el ocio. No hay ninguna Eternidad en ese momento, y al contrario el hecho de no estar en tus pies como dices, no te demuestra que has envejecido o que tienes un problema, sino simplemente que te has alejado de tu Eternidad. No quiere decir que no puedas ir a esquiar, sino que esquíes estando alineado, habiendo primero vivido lo que pasa ahí. Es decir que puedes esquiar pero no es para la persona y su satisfacción, sino que es para permitir incluso durante esta actividad deportiva o de ocio; acuérdate la Eternidad, su persistencia, su aspecto indeleble que se instala, y de hecho lo ves.

En cuanto estés asentado, inmóvil, en silencio, sin deseo, la Luz puede llegar. Pero puedes también ver la Luz llegar esquiando pero, ¿qué pones delante? ¿La satisfacción personal o la satisfacción de tu Eternidad? Quiere decir que puedes perfectamente ir a esquiar, no hay unas razones objetivas mientras la llamada al orden de la Luz no te lo pida, de dejar de hacer lo que sea. Hablaba bien de vuestros pensamientos. Hagáis lo que hagáis. Sabéis muy bien que los pensamientos no pueden pararse. Los veis pasar. Pero vuestros pensamientos durante el día, ¿cuánto tiempo le dedican a la Eternidad?

Es una balanza, así que puedes esquiar diez horas al día con la condición de que durante esas diez horas, para estar en tus zapatos como dices, hace falta que estés alineado sobre todo durante esta fase de resurrección. No es como durante los años anteriores y es válido para todo, para el trabajo, para la relación en la pareja, con los hijos, todo se transforma. Lo veis a vuestro alrededor. Esta transformación todavía no va en apariencia en el buen sentido, sino que sólo podéis constatarla de una manera cada vez más abrupta entre los niños, en los grupos sociales, en las familias, entre los países.

...Sí pero estaba en fusión con la naturaleza, esquiando he vivido unos momentos transcendentales, pero a pesar de todo hacía falta que justamente pusiera mi atención para poder estar en mis zapatos...

Pues te corresponde a ti sacar las conclusiones, tal vez es exactamente lo inverso de lo que acabo de decirte, a saber que la llamada al orden de la Luz ya no te permite hacer esto. Pero sólo tú puedes sacar esta conclusión. Acuérdate que la noción de inmovilidad del cuerpo y de silencio, no digo 24 horas al día sino regularmente, es extremadamente importante porque cuando el cuerpo está realmente descansado (aunque haya unos pensamientos no es grave), no es una meditación, es poner en reposo la conciencia corporal, lo que permite a la conciencia efímera dejar el sitio a la conciencia de Eternidad. Pues si estás siempre en movimiento ¿cómo quieres hacer el silencio y tener por lo menos la inmovilidad del cuerpo?

Me parece que en el esquí, no hay verdaderamente Inmovilidad. Necesitas tu conciencia corporal y lo que dices es tal vez la ilustración de esto. No puedes estar al mismo tiempo en tus zapatos, es decir realizar esta actividad y vivir la Eternidad, y esto crea efectivamente hoy un malestar, lo que no era el caso en los años anteriores.

¿Me equivoco?

...no, era más difícil este año...

Y no durante los años anteriores...

...menos...

Vais a constatarlo para cada vez más actividades.

...en la naturaleza, hay que estar tumbado entonces (risas)

La naturaleza está hecha para pasear, para percibir, para intercambiar. En tu cama tumbado, es para estar inmóvil. ¡No te pedí estar inmóvil en la naturaleza!

...no, pero con los esquís… (risas)

La naturaleza participa de la aproximación de vuestra Eternidad. Habéis vivido aquí y en otras partes, unos innumerables encuentros en la naturaleza, con los pueblos de la naturaleza, era para afinar la relación al Amor, a la Eternidad, la vuestra.

¿Por qué según tú, hay una estasis que estaba prevista durante tres días? Porque si no hay una inmovilidad total del cuerpo, la conciencia corporal por supuesto que está presente. Sin embargo, ya no es la conciencia del efímero, a parte de las costumbres, lo que molesta. Es la conciencia corporal, es decir en cierto modo, que es la costumbre de tener un cuerpo lo que hace que estáis atados a este cuerpo, que estáis identificados a este cuerpo. Lo dije cuando estaba encarnado. No hay peor obstáculo a la Libertad, que de identificarse a este saco de carne. Sin embargo es tu vehículo, pero a veces el vehículo tiene que ir al desguace, a veces necesita una revisión. Tu vehículo hoy, sometido a la Inteligencia y a la libertad de la Luz, y no es una cuestión de edad, ya no puede funcionar como antes.

Es tan simple como esto. Tiene que ver con tu pregunta o con tu interrogación, es exactamente lo que dije antes. A partir de ahora no podéis – los dos se separan–, no podéis privilegiar lo que es del orden del efímero, y no hablo aquí de unos encuentros en la naturaleza porque no pienso que en lo alto de las montañas, allí donde esquías, haya muchos gnomos, muchos elfos y demás.

Pues, cuando dices «estoy en la naturaleza», es una coartada. De hecho lo haces gustosamente. La naturaleza, lo dijimos, son los árboles, es el campo, son las cumbres pero no para esquiar, por la altura. Pero a partir del momento en que tu cuerpo esté ocupado por un ocio de este tipo, la conciencia de Eternidad no puede estar presente, y es esta balanza que vais a constatar en vuestras vidas, no podéis evitarlo. Ocurrirá tanto en las relaciones de pareja como con los hijos, como con el trabajo, como con la familia.

Es por esto que últimamente los Ancianos siempre os dijeron de guardar lo que vivíais para vosotros. Porque esta transformación y esta resurrección se ven desde el exterior, aunque la gente no sea capaz de verlo con los ojos. Ellos lo sienten. Pero cuando estáis inscritos en la persona y que además veis a un allegado, a un hijo, a un pariente, a un superior jerárquico, a un amigo que está en este estado de Libertad, lo veis, lo sentís aunque no sintáis las energías, y es muy desestabilizador. Y no hablo aquí de apariencias, de manera de vestir o de discurso, es una emanación del aura de Eternidad que se hace espontáneamente.

Entonces por supuesto que la Vida os pide unos reajustes. Ella no os suele pedir de dejar a quien sea o a lo que sea, sino de ser muy lúcidos con lo que hacéis. Porque hay un proceso dinámico que está en curso, y no puedes comparar por ejemplo con los años precedentes, donde vas a poder en ese momento interrogarte y decirte «pero… he envejecido, he perdido mi equilibrio, ya no me interesa». No, no es nada de todo esto. Es la coyuntura actual colectiva e individual.

Si tenéis la oportunidad de poder permanecer inmóviles, y además silenciosos, veréis los progresos. Pero una vez más, más allá de las llamadas al orden de la Luz, es desde vosotros mismos a partir de ahora que administráis, por así decirlo, vuestro horario con arreglo a lo que la Vida os permite. Si estáis jubilados, es para vosotros ideal. Si estáis con mucha actividad, también es ideal. Si os quejáis por tener que ocuparos de los hijos o de ganaros la vida, también es ideal... para que simplemente encontréis unos momentos de inmovilidad y de silencio. Ni siquiera hablo de meditación o de oración, sino de in-mo-bi-li-dad real y concreta del cuerpo. En el espacio de una media hora si no os dormís, quien sea, y con la edad que sea, es capaz sin quererlo, por la inmovilidad y por el silencio, de ver desaparecer la conciencia corporal.

¿Qué quiere decir? No quiere decir que os habéis ido a otra parte. Quiere decir por ejemplo que ya no sabéis dónde están vuestras extremidades, que estén entumecidas o que no haya ninguna señal ligada a lo que llamáis la propiocepción, es decir la percepción de sí mismo, es decir la percepción y por ende la identificación a este cuerpo. La inmovilidad, el silencio van a desencadenar bien evidentemente una modificación de la fisiología, de las ondas cerebrales y sobre todo del funcionamiento de vuestro corazón órgano. Sin embargo dije bien que era detrás del corazón órgano, que el relevo se había hecho con el Espíritu y que esto activaba la Respiración del Corazón, pero si no estáis inmóviles unos minutos o unas horas al día según los casos… Sobre todo si no vivís nada, si no vivís la resurrección, si no vivís la Evidencia de la Felicidad, de la Paz.

En cambio, si lo vivís, pienso que no hay ninguna dificultad en ir a esquiar, salvo por supuesto si las llamadas al orden de la Luz os demuestran lo contrario. Y como dije, este sentimiento de imposibilidad ante algunas situaciones, ante algunos seres, ante algunas relaciones va a volverse cada vez más fuerte. Y serán unas llamadas al orden de la Luz que se traducirán por unas llamadas al orden comportamentales de la Luz misma, que pasarán por vuestro cerebro obligándoos de alguna manera a elegir, a tomar decisiones, a cortar lo que debe ser cortado y a instalar lo que debe ser instalado.

Si sois la Vida, ya no podéis ser vuestra vida. Cada vez menos.

Pero allí también os corresponde a vosotros elegir. Las circunstancias que van desde mediados de diciembre hasta hoy, y que por supuesto van a intensificarse, no dejan lugar a ninguna duda. Lo ves muy bien. Lo que es imposible de hacer no debe hacerse. Es en esto también que muestras a la Luz, al Amor que eres, si has aceptado o no, de unirte a ti. Pero no puedes llevar nada del efímero, ni cuerpo, ni historia, ni karma, ni esquí, ni nada. Sólo la Felicidad pura que vale todas las satisfacciones de este mundo, que las supera sin ninguna dificultad.

Pero mientras no lo hayas vivido, lúcidamente, ¿cómo puedes saberlo? Allí también sólo vuelves a pegarte a unas costumbres pasadas en el instante presente. Pero esto ya no puede funcionar así, a todos los niveles. Estáis obligados a adaptaros a la Luz y a la Eternidad, a adaptaros a las llamadas al orden de la Luz.

...Silencio...

Es mucho más que un encuentro ahora. Ya no es el cara a cara y el “a solas”, aunque algunos todavía no hayan empezado a vivirlo. Pero para aquellos que estén más “avanzados” en la trama temporal más Libre, es evidente. Ya no podéis mentiros. Ya no podéis hacer trampas. Ya no podéis encontrar una coartada si no esto va a doler, sobre todo para aquellos que han vivido las vibraciones, las energías. Esto se resume a una frase: La conciencia y la energía sigue el pensamiento.

¿En qué están ocupados tus pensamientos durante el día? Puedes perfectamente coger una hoja de papel y repasar tu jornada, y ver en definitiva cuánto tiempo has pasado en la Eternidad. En definitiva ¿cuál es el tiempo pasado en el efímero y en la Eternidad en un día?

Para Ma Ananda era las 24 horas del día. Vosotros, os basta con una media hora hasta una hora al día. Para integrar lo que sois, dejarlo emerger y dejar el efímero alejarse solo, con el fin de revestir en totalidad el cuerpo de Eternidad y en totalidad la conciencia de la Eternidad, es decir tanto la Infinita Presencia como el testigo magnificado, que el Absoluto, que el Amor. Y veis bien haciendo esta balanza si vosotros mismos os mentís.

Allí no es cuestión de una espiritualidad del bienestar o de una espiritualidad para mejorar, o una moda. Olvidad todo esto, ya no es posible.

... hemos llegado al tiempo concedido...

¡Ya!

(risas)


Eh bien Bidi os saluda y Bidi vuelve esta noche. Para algunos será una Fusión en la Eternidad y para otros empezarán los mecanismos ligados a la conciencia Desnuda y a la Fusión en conciencia Desnuda.

Entonces os digo hasta ahora.

***

A través de JL
Traducción equipo de traductores

***

Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.




Bodas Celestiales - Madre Universal


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Madreuniversalblogspotcomco/


Comentarios