BIDI - Sri Nisargadatta. Parte 5. Mayo 2018. Con audio. ¡Compartir!!!





BIDI - Sri Nisargadatta. Parte 5. Mayo 2018.

AUDIO:
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=2422546&c=30kEeNjRvy&d=T

Bien... Bidi está con vosotros. Diré, como de costumbre para muchos, "os saludo". Y vamos a acabar los Encuentros de mayo, como siempre, con lo que tenéis que decir, con lo que ha sido vivido, con lo que vivís. Os escucho.

— Testimonio de una hermana que no está presente: "Hasta ahora, las llamadas y los requerimientos de la Luz se vivían en éxtasis/expansión o en desaparición. Desde hace tres o cuatro días, no vivo más las desapariciones y estoy muy presente en el cuerpo aquí mismo, percibiendo el corazón a veces en expansión, a veces en contracción, pero siempre con este Fuego, esta Alegría y esta Paz. En el momento del segundo impulso de la Eucaristía, entre las 14h y las 15h, cuando aún no había terminado, sentí la necesidad de levantarme, no logrando quedarme más acostada. Fui a sentarme afuera. Allí cerré los ojos y espontáneamente, de pronto, me encontré en el Corazón del Corazón. No sabría decir si fui yo que la llevó mi atención al Corazón del Corazón, o si bien éste, por sí mismo se presentó espontáneamente. Entonces hace un rato, acostada, he sentido una presión al nivel del Corazón; sentía allí, de nuevo, la expansión. Oía a los pájaros cantar, al sol brillar, al viento atravesarme... todo se hacía de una presencia intensa y acogía a cada cosa en el Corazón, hasta los ruidos; en particular el ruido de la vecina que cortaba su césped, justo al lado. Nada venía a perturbar esta Plenitud, este Amor. Tenía la sensación de que este Amor lo englobaba todo.

En ese momento, he podido ver la implicación de los actos y de las elecciones en el Colectivo. Compruebo entonces que no hay ningún sentimiento de culpabilidad, sino más bien una sonrisa y siempre este Amor que está presente. Y ahí comprendo que la responsabilidad no está ya en el orden del encierro, sino en la emanación de este Amor, en su revelación. Comprendí entonces que el exterior era como el interior, y el interior como el exterior. De hecho, no había ni interior ni exterior. El Amor que emanaba llenaba y hasta recobraba el conjunto. De hecho no había nada más que este Amor. Comprendo que este Amor es, en realidad, sólo yo mismo y que ha estado mucho tiempo escondido, interiorizado. Hoy se vive libremente, sin temor, sin límite, revelándose de Él mismo a Él mismo. Vivo este reconocimiento total en este Amor y, como me habías dicho durante una lectura, nada puede desviar más de un ángulo lo que soy. Me quedo entonces en este estado de plenitud de Amor y siento este silencio que se instala en este cuerpo, en este espacio aquí mismo, en este cuerpo. Gracias a ti Bidi. Gracias a los hermanos y hermanas dondequiera que estén. Gracias a mí mismo. Gracias a cada uno en el Todo que somos.

Entonces, no hay nada que añadir. Es la ilustración perfecta de lo que os decía ayer. La Conciencia Desnuda puede manifestarse desnuda en la parte exterior de todo el mundo. Y aunque sea vivido en el exterior, el acceso a esto debe hacerse en la carne, pues la Conciencia Desnuda está presente a través de este cuerpo. Lo que nos describió este Ser de Luz es exactamente el testimonio que os dio el Hermano K sobre el momento de su Resurrección, después de la muerte de su hermano: cuando no hay más ni interior, ni exterior; cuando el Amor se despliega, cuando no está ni dentro ni fuera, sino en todas partes a través de este cuerpo.

La Resurrección aquí está acabada. La Ascensión puede producirse sin dificultad alguna y será igual para cada uno, cualquiera que sean vuestras oportunidades de servir en Conciencia Desnuda más allá de este cuerpo. En un momento dado, es el tiempo también de permanecer en este "saco" de carne para vivir la alquimia final. Tal como el testimonio que se ha ofrecido, los vais tener por miles cada día, por millones. Eso es así. Por supuesto, esto a veces viene acompañado en Conciencia Desnuda, fuera de este cuerpo o en este cuerpo, por mecanismos de visión de Luz pura que os eleva en el cara a cara, no aquí, sino en la Eternidad, en presencia de Cristo, María y Mikaël, realizando así la Nueva Eucaristía.

Me parece que hoy particularmente, eso que ha sido emprendido por el Colectivo en su proceso de Resurrección o en Resurrección permitió despertar ampliamente a Aquella que debía ser despertada. Pero aquí estamos en un proceso en el que, contrariamente a lo que realizáis en Conciencia Desnuda sobre los elementos —como lo comprobasteis en todas partes sobre Tierra y de forma cada vez más inmediata— aquí sucede el tiempo que llamaría "de parto", que corresponde a las 24-48 horas de vuestro tiempo. Dicho esto, no tenéis que buscar a la persona. Lo importante es que ella misma se reconozca, pero no teniendo que aparecer, independientemente de su Llamada y después de la éstasis. No busquéis pues el personaje, aunque haya imágenes.

Guardad esto en vuestro corazón: el tiempo será ahí revelado por ella misma al conjunto del Colectivo, pues sois cada vez más los que lo vivís, tal como ha sido descrito en este testimonio, más allá de todo mundo, más allá de este "saco" de carne y más allá de toda energía, de toda conciencia, de toda vibración. Es la realidad de la Ascensión realizada por la Eucaristía la que os permite vivir esto. Todo está cumplido, incluso en este plano de la Tierra. Sólo los últimos acontecimientos, tanto de la Tierra como del Cielo, se producen en este mismo momento y os van a situar de forma natural en la Alegría, sin esfuerzo, sin dificultad y, sobre todo como en este testimonio, sin nadie más. Doy gracias a este testimonio que corresponde, sean cuales sean las palabras, a eso que vive en vosotros.

De ahora en adelante, todavía os pueden todavía frenar las últimas "engramas" colectivas resultantes de la Historia y concernientes, esencialmente, no a los miedos, sino a las culpabilidades, o diría yo, a esa parte de la dificultad para despertar en este mundo que ha sido tan denso. Pero en cuanto aceptéis acoger y desaparecer en el Corazón de cada uno de forma real y concreta, y en cuanto recibáis el Corazón de cada uno, entonces no habrá ni distancia, ni tiempo, ni espacio y podréis entonces salir de la Ilusión cuando María os llame. En estos días sólo tenéis que privilegiar el silencio; privilegiar la naturaleza tanto como podáis. Tal como este testimonio os muestra, no estáis obligados, a partir de ahora, a permanecer en la inmovilidad más estricta mientras que la Matriz Crística es completada a través de la Eucaristía y del despertar de María.

En relación a toda identificación que sería anunciada en vuestros medios de comunicación referente a una persona, os advierto de que sólo sería una falsificación más. No caigáis en la trampa de la identificación. Permaneced en esta vacuidad y en este Amor, quienquiera que hayas sido, quienquiera que seas y quienquiera en quien te conviertas en este guión de la escena final. Dejad que la fluidez de la Vida administre todo lo que sucede más allá de nuestras citas, conmigo o con el asistente, o con María o con el Amor, o con cualquier ser de Luz. Pero también, a partir de hoy, quienquiera que sea el hermano o hermana que viva su Resurrección y su Finalización es totalmente capaz de comprender lo mismo que yo realicé en nuestros encuentros, tal como lo hace el asistente. No hay diferencia entre él, yo o cada uno de vosotros. De todos modos, no arriesgáis nada, pues en cuanto acogéis, hay un mecanismo mediante el cual el Corazón se llena hasta los límites de lo que puede aceptar.

No tenéis que decidir. La amplitud de vuestra expansión y de vuestra contracción-compresión no depende de vosotros, sino del ritmo de la Luz y del Amor. No vaciléis; estáis invitados a ofrecer las gracias y el perdón no a través mecanismos externos, tal como se ha vivido desde hace muchos años, sino en cada uno en vosotros y en el seno de la Conciencia Desnuda a través de este cuerpo... más allá de toda imagen, más allá de toda función, de toda forma y de lo que sea. Incluso si esto sucede, lo esencial no es eso, sino el resultado, es decir, la Libertad, el Amor libre y la Verdad.

Existe otro freno u otra barrera de vuestro porcentaje, aunque no me guste expresarlo así, de Eternidad frente al Efímero. A lo largo de los días, en el desarrollo de vuestros momentos interiores, en cuanto la proporción de Eternidad en vosotros sea preponderante en intensidad y en duración respecto al Efímero, os inclinaréis hacia la finalización de la Resurrección de forma inmediata. Y cuanto más pasen las horas, más se hará el despertar de María, y más vivo estará esto en vosotros.

Os recuerdo que, sean cuales sean las formas y los rasgos que vivís en estos momentos, tanto en la Luz como en la carne, tenéis que ofrecer vuestro propio testimonio y no identificaros con otros, sean los que sean. Porque os recuerdo: la escena final va a ver la desaparición de todos los personajes e historias que pertenecen a la Ilusión. No fijéis nada, sed libres, fluidos, autónomos, responsables, humildes, verdaderos... sed lo que sois y nada más.

Sin embargo, tal como podéis comprobar, tanto los mecanismos simultáneos y sincrónicos entre los eventos del Cielo y de la Tierra como los eventos interiores, están perfectamente en mutua resonancia e iluminación. No busquéis nada para ver; dejad que obre la Conciencia Desnuda por la Gracia y la Inteligencia que sois, allí donde no hay nadie para decidir y dirigir, y donde sólo la Inteligencia de la Luz entra en acción de gracia, en estado de gracia, y viene a alumbrar lo que es útil y necesario para cada uno.

(...Silencio…)

Puedes continuar.

—Testimonio de una hermana que no está presente: "Despierta a las 4 de la mañana, me levanté con la intención de escuchar a Bidi, pero sólo me quedé alineada en silencio durante una media hora. De repente me levanto y salgo al jardín. Es de noche y allí percibo la puerta abierta del garaje, que estaba segura de haberla cerrado la víspera por la tarde. Entro y veo en el fondo del garaje una linterna que también está en la oscuridad y una silueta detrás. Enciendo entonces la luz y allí veo a un hombre que no conozco. Muy sosegada le digo: "Buenos días señor, ¿quién es?". Ninguna respuesta. No tengo ningún miedo, ni más mental. Sólo pensé: "Ahora, todo puede suceder". Él no se movía. Es entonces cuando le miré en los ojos con benevolencia, largamente, y el Amor ocupó todo el espacio. El calor atravesó mi cuerpo unos instantes. Él bajó la cabeza y comenzó a avanzar hacia mí para salir. Como yo estaba justo en medio de la puerta, lo dejé pasar sin seguirlo (había escalado la pared), y entré en casa. Es entonces cuando me dije: "¿Tal vez tenía hambre? Habría podido ofrecerle algo de comer". Y me reí de esta improbable escena, sin embargo vivida tal cual".

Te agradezco por lo que sucedió y por lo que describiste en el curso de esta escena. Tú te viste en el otro. Él se vio en ti, sin palabras y en silencio. Y tal como hiciste, lo haces desaparecer en el Amor. ¿Qué más hace falta? Vuestra vida se vuelve eso, de forma permanente, sobre este mundo, cualquiera que sean los acontecimientos colectivos materiales. Ya os lo dije: cuanto más crece el caos, más se ve y se vive el Amor. Es el resultado normal de la Resurrección.

Desde ahora, con cada oleada, con cada cita organizada por el cosmos o por la Tierra en sus acontecimientos, al igual que con nuestros encuentros en diferentes lugares, espacios y tiempo... en cada uno de estos acontecimientos y encuentros aumenta el potencial de cada hermano y hermana de la Tierra para vivir su Resurrección. Cada hora que pasa antes de que sobrevenga el Evento, debe ser empleada en liberar la carga del conjunto de la Tierra para que, cuando llegue el momento, se produzca un incendio de Amor en el conjunto de la Humanidad. Es vuestra única tarea, es evidente, y no podrá ser de otro modo penséis lo que penséis y digáis lo que digáis sobre eso en el seno del personaje. Como ha sido dicho y anunciado: ya no sois más vuestra vida. Sois la Vida.

¿Tienes otros?

— Sí.

¿Veis la afinación de los testimonios, de lo vivido?

— Testimonio de otra hermana: "No sé si fue durante una fusión o escuchándote, pero me apareció en la Luz un cono negro de izquierda a derecha. Entonces se volvió haciéndome frente y allí vi un círculo inmenso negro, alrededor del cual estaba la Luz. Sentí entonces el vacío y la plenitud total".

Conciso y preciso. Despojado, sin ornamento, sin decorado, la Verdad desnuda.

Puedes continuar.

— Testimonio de una hermana presente: "Buenos días Bidi, soy de aquellos que creen que nunca lo conseguirán jamás. Gracias por haberme estremecido ayer. Comprendí que lo que yo creía acerca de que nunca podría conseguirlo, venía del pasado. Si me pongo en el instante presente, ya no existe más. Esta mañana, fui a comulgar con la naturaleza, con el campo de cereales salpicado de amapolas. Agradecí a la Tierra y luego la palabra "FINAL" se inscribió en letras mayúsculas sobre el campo. En el camino de vuelta hacia la posada, lloraba de alegría. Volviendo a mi habitación para la alineación de las 11h, vi a mi persona bajo la forma de un juguete mecánico al que se vuelve cargándolo con una llave. Este juguete tenía la apariencia de un hombrecillo muy rígido, muy derecho, vestido de rojo y negro, que acababa su marcha rígida. La marcha se paraba por sí misma; el mecanismo al final de su uso. Gracias Bidi. Hasta siempre.

Gracias. Esto no necesita comentario. Lo veis, lo escucháis y estos testimonios se van a volver importantes en un número cada vez más extenso. Es por esto por lo que, desde hace muchos meses, os animo a dar vuestros testimonios. Pero no sobre vosotros mismos. Cuando habláis de vosotros aquí, habláis de la Luz y de nada más; del Amor, con diferentes formas de expresiones, con o sin imágenes, con o sin historia, es lo mismo.

Continúa.

No hay más testimonios escritos.

Entonces, entre los hermanos y hermanas presentes, ¿quién quiere hablar? ¿Quién quiere dar a conocer, en particular, la última fusión, la Bendición del Amor y el Despertar de María?

— Me puse en el Corazón de vuestro asistente. He sido aspirada y luego sentí que me iba no sé dónde. Desaparecí y era muy difícil volver. Y eso es todo, pues no hay nada más que decir.

Gracias. La palabra que describes, "aspiración", es cierta. Lo que está resucitado, desde el momento en que pensáis en él, literalmente os aspira. Entonces después, que tengáis visiones, que desaparezcáis o que recordéis el proceso no tiene ninguna importancia. Lo que es importante ahora es el resultado. Y tal como dije: todos aquellos que finalizan su Resurrección pueden emprender exactamente la misma petición y acoger sin dificultad alguna. No arriesgan nada. Recordad que el encierro en este mundo, más allá del sufrimiento, de la culpabilidad y de la Ilusión, consistió sobre todo en hacer que os identificarais con vuestro cuerpo, con vuestra vida y con nada más, viniendo entonces por programación a reforzar el olvido, a reforzar el ego y todo a lo que está ligado, conscientemente o inconscientemente, a la acción de la Luz, a su oposición a la Luz. He aquí por qué hizo falta una historia tan larga para finalizar la Historia. Como podéis imaginar, esto llevó cierto tiempo, y el tiempo se acaba así. De hecho en otro testimonio, en el campo de amapolas, la función del Rojo es la Finalización, el final la materia puesta en marcha en ustedes por el Fuego celeste, por el Fuego del Amor y por el Fuego de la Tierra que veis por todas partes, y que veréis cada vez más tanto en vosotros como a vuestro alrededor y en el mundo. Es un fuego de Amor.

Sólo el ego ve allí la muerte; no ve otra cosa que a sí mismo, al que todavía no conoce: ese que puede resistir, en cuanto lo conoce, a lo que vivís, a esta desaparición de la persona, donde la barrera entre el interior y el exterior no existe más y donde todo está vivo, donde todo es vosotros, aquí como en otros planos. Lo vivís, es real. Es la única realidad. Todo el resto pasará, hasta vuestras imágenes vividas realmente en Eternidad.

No quedará nada más que la Totalidad y la Nada, es decir el Amor sobre este mundo. ¿Qué podéis necesitar cuando redescubrís que el Juramento y Promesa están vivos; cuando descubrís que gracias a este Amor que irradia a través de vosotros —lo sabéis muy bien por aquellos que ya lo viven— no tendréis nunca más sed, no sufriréis nunca más y no tendréis ningún duelo que hacer llegado el momento?

Sois libres a través de este cuerpo. Esta es la realidad de vuestros testimonios, la realidad de vuestras vivencias; el resto no es nada. Y todos aquellos, entre los hermanos y hermanas que lo viven, pueden afirmar con evidencia que hay un antes y un después de la Resurrección. Esto ha sido muy mal interpretado y desviado; lo que llamáis en la tradición católica, occidental u ortodoxa "la Resurrección de los muertos"... es que ellos esperaban que unos ataúdes podridos reformaran unos cuerpos. Pero no lo necesitáis: estáis vivos, aún cuando hayáis muerto. Pasar de la muerte a la vida en el mismo cuerpo, ¿esto cómo se llama? La Resurrección, la Evidencia, la Verdad. No hay nada más.

(...Silencio …)

Continuemos escuchando.

— El testimonio concierne al instante consagrado del Despertar de María: "Desde el principio, todo mi cuerpo estuvo en intensa vibración de la cabeza a los pies, en la pequeña Corona correspondiente. Era una vibración muy, muy fina, que no se ha parado después. Mi corazón comenzó a estar comprimido, aunque ligeramente. Y luego me sentí en estado de ofrenda; de hecho todo mi ser era la ofrenda. Y era consciente de que participaba en el Consumación. Este estado de ofrenda se propagó hasta el Universo entero; yo era el Universo entero y el Universo era la ofrenda. Despacio, comencé a sentir que iba a reencontrar progresivamente el estado que yo había vivido en 1984, cuando estaba en gozo total. Y me siento abierta y disponible para lo que viene, en estado de total servicio. ¡Gracias!

¿Qué más quieres que te diga? Estáis pasando de un fenómeno estrictamente individual al fenómeno colectivo, daos cuenta. Y en función de lo que os dijo el asistente, cuanto más despertáis, más vivís la Verdad y más precipitáis todo de forma efectiva, acelerando el tiempo e, igualmente, acelerando la Llamada de María, la Fusión del Cielo y de la Tierra y los acontecimientos celestes y terrestres en su finalización.

Pero estaréis así, permaneciendo ahí sin esfuerzo y espontáneamente, y debo decir además que, aunque en el final de la vida efímera se manifiesten las contrariedades usuales, no podrán nunca más dominar, contrariamente a lo que viviste como dijiste, durante el año 1984. Te recuerdo que en aquel año fue la primera bajada de lo que ha sido llamado el "Espíritu Santo", el Rayo Azul de Sirio, que permitió en ese momento e incluso antes, que innumerables hermanos y hermanas vivieran un estado que marcaba al rojo vivo lo que estaba establecido que debía llegar. Por supuesto para muchos, estos treinta años, más o menos, fueron a veces difíciles de asumir, pero hoy vivís, diría yo, no la recompensa, sino el retorno natural. Entonces os felicito por vuestra tenacidad, por esta voluntad de tensión hacia el abandono a la Luz que hoy encuentra todos sus frutos. Te agradezco.

(...Silencio…)

¿Tenemos otros?

— El testimonio de esta tarde durante la cita, en la segunda hora: "Sentí de repente que me encontraba en una bajada, en una columna de fuego. La caída era vertiginosa y duró mucho tiempo. Tenía una sensación de vértigo que me hacía gritar, pero me sentía bien. Y esto duró mucho, mucho tiempo. Sentía un calor en el corazón. Y luego, finalmente, la caída acabó de modo bastante extraña: me reencontré en una suerte de prado o granero con gallinas. Y luego estaba el asistente corriendo para buscar a una mujer llamándola por su nombre. Volví a mí, tenía muchas palpitaciones. Lo viví, no lo soñé.

¡Claro que ha sido vivido! Simplemente la imagen, la representación se hace sólo a partir de tu cerebro, de tus experiencias pasadas. Y a veces, de la misma manera que podéis ver una paloma, a veces será un águila, a veces será cualquier otro tipo de pájaro, pero son representaciones del arquetipo al nivel de los Mundos Libres. Lo importante al regresar, como dijiste —y eso lo tenéis en todos los testimonios— es la percepción clara y nítida de la diferencia al nivel del ritmo cardíaco, porque lo que es vivido en Conciencia Desnuda o en el cuerpo de Eternidad no tiene el mismo corazón. Y esto ya se dijo: el mecanismo de elevación del corazón-órgano es real. Pero calmaos... después de tres o cuatro estados como ésos, estaréis perfectamente aclimatados y ya no necesitaréis moveros, ni necesitaréis aprovechar más los momentos de fusión u otros, pues esto ocurrirá a diario.

Así que no te quedes apegada a los pollos o a las gallinas... Me pregunto qué hacía ahí el asistente, una vez más... pero tampoco tiene ninguna importancia (esto debe ser unas viejas memorias que surgen, de correr detrás de las gallinas. ¡Y una gallina no es un águila!). Más allá de la anécdota, poco importante para ti, el resultado está ahí: el corazón-órgano ya no es percibido como antes. Habéis tomado también el control de vuestro corazón-órgano, así como el control de vuestro cerebro, gracias a la unción del Señor que ha permitido a las doce Estrellas realinearse sobre la frente y ponerlas en marcha. Esa unción del Señor es sobre lo que Juan dijo: "Serán marcados en la frente y llamados uno a uno para el cara a cara consigo mismos". El Juramento y la Promesa es eso, antes incluso de fusionarse con la Matriz Crística, con el Cristo o con uno de sus representantes. Y es que el asistente y todos los que viven la Conciencia Desnuda son unos Cristos, ni más ni menos.

Los Hijos Ardientes del Sol veis la connotación de Fuego en todo lo que se está viviendo. Y además, para aquellos que se pasean en Conciencia Desnuda, veis bien que por todas partes donde vais, pasa algo al nivel de la materia. No lo inventáis; sois vosotros quienes lo creáis, y es así como hacéis vuestra parte en la conexión del Efímero y del Eterno, viviendo este Amor Desnudo incluso mientras permanecéis en este cuerpo... todo se transforma en y alrededor de vosotros. Es inevitable, es cada vez más rápido, cada vez más potente y cada vez más evidente.

Tal como dije, ahora sois innumerables los que me veis, los que habláis y reís conmigo. Pero da exactamente igual que sea yo, el asistente, el Cristo, María, Mikaël o un hermano o hermana que vive su Resurrección. Así que desapareced, abandonad el decorado, pero sumaos a este Amor Desnudo, sea cual sea la intensidad de algunos testimonios y de algunas caídas, llamémoslas así, que son sólo restos, respecto al asistente, a mí como a cualquiera. Pero lo importante no está ahí. Simplemente quiero decir que no sois ni siquiera una de las imágenes, una de las escenas que veis, que vivís. Simplemente ponéis punto final a todas las ilusiones de creer en un Salvador, de creer, en lo que sea. Realizáis vuestra autonomía total. Y allí "la pereza" debe ser una pereza del espíritu, "la pereza" de la Conciencia Desnuda que, bien sea a través del cuerpo o fuera del cuerpo, os llevará a comprobar que todo es perfecto, que todo se celebra a la perfección y que no necesitáis ninguna intervención de la persona, pues la Inteligencia de la Luz lo organiza todo. Sois también la Inteligencia de la Luz.

Dentro de muy poco tiempo, algunas horas, algunos días, algunas semanas, todo lo que había sido escondido se revelará, sin excepción alguna, sobre todo lo concerniente a quiénes sois, para que veáis, como fue el caso con el títere hace un rato con su llave, que todo esto, como le grité desde hace años aquí, o en mi vida, es una estafa total, igual que la espiritualidad. Hoy es diferente porque vivís el Espíritu de Verdad, el Paracleto; vivís el Cristo y la desaparición de la Anomalía Primaria. Entonces ahí sí, las imágenes que vais a ver son completamente reales, no tienen nada que ver con lo imaginario, nada que ver con fantasmas.

Eso que desaparece es, simplemente, aquello a lo que ya no debéis amarraros. El Despertar de María no es el despertar de una persona que va venir a deciros: "Soy María". Es el despertar de su conexión con ella misma en el seno de la Historia; lo que permite poner punto final a la Historia a través de la Llamada de María. Entonces ahora podemos decir que todo está en su Corazón. Y que su Corazón responderá cuanto más viváis esta Resurrección, ya que sois los que la habéis despertado.

(...Silencio…)

De otras cosas que decís, ¿qué hay que demostrar, qué hay que pedir?

— Esta mañana estaba en conversación íntima contigo. Yo te decía que era difícil fusionarme realmente en el Corazón en este Amor Desnudo cuando no hay afinidad con un hermano o una hermana, y me respondiste: "Es muy simple, vas a colocarme en tu Corazón y soy yo quien va a hacerlo, vas a ver, es fácil. Hasta vas a poder absorber a la humanidad entera y al Universo entero.'

Pero, por supuesto, el asistente os lo dijo: es exactamente así como esto sucede.

— Pues sentí tu presencia en mi Corazón y esto se hizo sin que hubiera ningún obstáculo.

Exactamente. Lo que expresabas al principio, esa dificultad sucede todavía un poco por la presencia de la persona. Pero si vas más allá de la persona, vas a encontrar que ¿quién está en el otro? Tú, el Cristo, Bidi, María. Yo soy tú, igual que tú eres yo. En cuanto te vuelves yo, eres el conjunto del Universo; en cuanto entras en mí, te vuelves la totalidad de lo que eres. No puede ser más simple. No hay nada más; todo el resto surge de ahí en cuanto aceptas, a través del Sacrificio, del Abandono y de la Acogida que no importa el que esté en vosotros, pues él está en vosotros como vosotros en él. Y por supuesto si esto os parece difícil es porque, como acabo de decir, todavía hay elementos de la historia por delante de lo que eres. Pero haciéndolo como te dije, es decir, viniendo en mí o acogiéndome en tu Corazón al mismo tiempo a través de nuestra presencia una, puedes realizar efectivamente la misma cosa con aquel hacia el cual sentías antipatía.

Por tanto, este proceso que describes, cuando os parezca que es difícil, pasad por mí, pasad por el asistente, pasad por los Grandes Seres, y luego, a través de esta transparencia que se instaló en vosotros, acogeréis todo lo que se presente, ya que primero os habéis identificado, como tú esta mañana en una presencia una, y vas a constatar que, desde ahora, hasta los más antipáticos tienen un lugar en tu Corazón.

— Sí

Es la Verdad.

(...Silencio…)

¿Hay otros testimonios?

— Sí, otro testimonio de la misma hermana: "Esta mañana, viví una experiencia extraordinaria contigo. Los tsunamis estaban en marcha sobre el planeta con olas gigantescas, y me hacías practicar surf sobre la cresta de esas olas y sentir que sólo eran Amor y que cubrían todas las tierras. Y el Amor cubría todas las tierras".

Es exactamente eso, te agradezco. Recordad la frase que tanto ha repetido el Comendador cuando estaba encarnado y después: "Lo que la oruga llama la muerte, la mariposa lo llama nacimiento". Es exactamente esto. ¿Acaso la mariposa recuerda que fue oruga? ¿Acaso la mariposa tiene el mismo modo de vida, de acción en el seno de este mundo? Por supuesto que no. Es en esto en lo que os convertís; esto sucede en este momento. Y cada día en mayor número, y cada vez con más Evidencia, Alegría y Amor. Es ese famoso Desconocido que ahora os es conocido.

¿Hay otros testimonios, si todavía tenemos tiempo?

— El tercer testimonio de la misma hermana: Yo quería añadir que tenía el sentimiento de que las aguas de Arriba se habían unido con las aguas de Abajo.

Efectivamente, muchos ya lo han realizado en lo que acaba de suceder en esta Bendición, en este Despertar de María. Sois una multitud y sólo es el principio... o el final, es lo mismo. Los acontecimientos de la Tierra, cualquiera que sean, sólo están ahí para mostraros que la Verdad no está en la destrucción de la Ilusión; la Verdad está en la salida de la Ilusión y del Efímero, tal como lo constatáis. Entonces podéis ver con claridad que todas las nociones de evolución, de karma, de reglas, de religiones, de obligaciones, no valen nada ante la Evidencia. Se acabó. Está realmente acabado.

— A principios de la tarde, me sentí en mi cuerpo de Eternidad, pero muy muy activo con el centro del Corazón muy denso.

Viviste el paso de la consciencia al cuerpo de Eternidad, o si prefieres una concienciación y una puesta a punto del cuerpo de Eternidad, permaneciendo inmóvil en el Corazón del Corazón. Y eso es la compresión y la extensión, o la expansión al mismo tiempo y la simultaneidad de tu cuerpo de carne, de tu cuerpo de Eternidad y del Corazón del Corazón, allí donde sale la Conciencia Desnuda —que a veces sale por arriba, a veces sale por los pies, pero lo más a menudo es que salga al nivel del Corazón—.

A través de esto ilustras, por tanto, el testimonio de la activación del cuerpo de Eternidad no solamente en su presencia, sino en su acción, en su libertad; todo esto permitido por lo que llamas "el punto de compresión en el centro del Corazón", o en el Corazón del Corazón, que es el recuerdo y el Juramento y la Promesa que todo cuerpo de Eternidad lleva en él. Entonces, veis, no hay que escoger entre tal dimensión o tal dimensión; ocurre de golpe. Y lo que expresas es también la Verdad. En un momento dado, la percepción del físico, la percepción del cuerpo de Eternidad y la percepción simultánea del Corazón del Corazón realiza en ti mismo la fusión del Tres en Uno en el seno de este simulacro, dándote a vivir la Verdad del Tres en Uno de la Eucaristía. Y en ese momento, eres Todo y Nada; acabaste. Acabaste el proceso que está en curso. Por tanto, vive la vida mientras te sea permitido.

Tiene una continuación.

Es maravilloso, todos tenéis un continuación; esto se vuelve cada vez más rico. ¡Es perfecto!

— Este Corazón quería salir de allí, del cuerpo de Eternidad, para echarse a volar, para ser más libre todavía. Esto no fue posible. Entonces en el sentir reuní todo lo que sentía pero en el Corazón. Esto siempre salió. De pronto abandoné y me vi frente a María, de pie.

Entonces he aquí: cuando soltáis todo deseo, eso es lo que sucede. Continúa.

— Sus brazos eran alas extendidas hacia adelante, formando un pasillo. Ella me tiende los brazos, voy allá. Fui allá, ella me abrazó, me acogió, y luego yo estaba contento. Eso fue.

Así se expresa el Niño Interior: reencuentra a su mamá. Pero más allá de su mamá, él reencuentra la Libertad. Y repito: no creáis a quien os diga que es María. Ni esperen que se vista con un vestido azul o con cualquier otro. Como dije, y el asistente aún más, ella es la Humildad encarnada (de hecho siempre hay que empujarla, de lo grande que es su humildad). ¡Así que no busquéis a alguien que os vaya a decir: "¡Soy María!". Ella nunca lo dirá, ni siquiera en el momento en que la escuchéis.

Y allí la veréis realmente, en su cuerpo de hoy, en la carne. Y la conozcáis o no, la

reconoceréis inmediatamente. De momento existe de un modo latente, donde María es

despertada por supuesto Allá Arriba, y es lo que viviste. Pero es accesible en el momento en que salga de su sueño. Pero incluso cuando haya salido, por supuesto la densidad y la intensidad de vuestras vivencias y de los eventos estarán, en alguna parte, en su apogeo, en su máximo. Y en este momento podrá resonar lo que debe resonar. Y estáis en estos tiempos, ni más ni menos. Te lo agradezco.

(...Silencio…)

— Esta mañana, me desperté después de todas estas fusiones y bendiciones en un estado muy apacible pero con muchas dificultades para reintegrarme a este cuerpo físico y para moverlo. Así que me quedé tranquila, acostada un buen rato. Sin haber tenido la información de que hoy era el Despertar de María, me vino la idea de recitar esta oración que nos fue dada en su momento y que comenzaba por: "Te saludo María que eres Gracia". En el momento en el que interiormente iba a lanzar esta oración, me vino: "Yo te saludo, mi Corazón, que eres libre". Entonces me sorprendió porque no me esperaba estas palabras. Eso me hizo reír, me puso alegre. Y como había parado algo por sorpresa, volví a lo que estaba diciendo y dejé surgir las palabras y he aquí lo que vino:

"Te saludo mi Corazón que es libre.
Eres bendito como todos los Corazones,
y Cristo resucitado está en ti como en todos.
En el Amor Desnudo, por el Todo y la Nada,
por el Tres en Uno se disuelve la Historia interminable".

Se paró ahí. Después dejé que se templaran estas palabras. Estaba muy alegre y me levanté.

Te lo agradezco. Son muy bellas palabras que corresponden a la Verdad.

— Y el segundo testimonio: Desde hace un rato, después del Despertar de María, en esta fase, me siento disuelta; es decir que mi cuerpo se mueve, sé que estoy ahí, pero es como si no hubiera más colores y tengo un ritmo cardíaco que no está estabilizado, en absoluto.

Es perfecto. El Final está cerca, como dijiste. Y la impresión de irrealidad, como veis, concierne desde ahora a este mundo y no a la Verdad. Cuanto más penetréis en los Mundos Libres, en el Corazón Libre, más vais a ver que la muerte está aquí, no en otra parte. Es aquí donde estáis muertos, en este cuerpo. La muerte cambia de campo; nunca hubo muerte, salvo la de la Ilusión. Te lo agradezco.

¿Tenemos otros testimonios? Porque esos van a ser difundidos y no solamente escuchados, sino más bien leídos. Por supuesto lleváis el Verbo, aquellos que lo viven. ¿Hay otros?

— ¿Acaso la Energía de María, cuando Ella se despertó esta tarde, está en relación con Hic y Nunc? Porque lo sentí muy poderosamente en la segunda fase al nivel de las Estrellas de la cabeza.

María, ¿dónde está? En el centro, es decir en ER, no en IS. E Isis e IM, que es Mikaël en la función pero no en la Entidad. Entonces María, Reina del Cielo y de la Tierra, es la Maestra de los Éteres, como genetista, como Madre creadora, y Madre en el sentido más noble. El Despertar de María no es nada más para ustedes que el Despertar de vuestra Presencia en el Éter primordial, en este mundo.

Por supuesto, esperáis que el momento de su Despertar a sí misma, no sea Ella en vosotros, sino Ella sola, igual que todos vosotros. Esto es esencial, puesto que es lo que activa el Evento en el instante en que María acepte el peso —pues hay que reconocer que primero es un peso, antes de ser la Dicha al mismo tiempo—. Este acto se realizará, en principio y como adivináis, dentro de pocos días. Pero de todos modos, aunque Ella duerma aún un poco, vamos a aprovechar bastante para ampliar el proceso, a amortiguarlo aún más, para que la Alegría por sí misma ponga punto final al sufrimiento, a la pérdida y a la quemadura.

Tal como os dije, el desarrollo de lo que se celebra en vosotros está perfectamente orquestado. Nada, absolutamente nada puede ser dejado al azar o al olvido en la Inteligencia de la Luz. Y en esta fase de Despertar de María, en esta fase de Resurrección, el conjunto de los niños de la Tierra que han encarnado en este mundo en un momento dado, estarán en enlace directo con María, aquí y allá arriba.

¿Quién quiere tomar la palabra si todavía tenemos tiempo para eso?

— Solo una pequeña cosa sobre el silencio. Esta mañana fui al lugar donde están los Dragones. Abrazada al Árbol Maestro y realizando una fusión con Él, percibí en silencio "yo uno la Tierra y el Cielo. Quédate en el silencio y unirás Tres en Uno".

Es la estricta Verdad y la viviste. El elemento Silencio, como sabéis, es lo que magnifica la Acogida, porque en ese silencio os probáis a vosotros mismos que estáis disponibles, y que esto, en un momento dado, sólo puede suceder en el silencio.

Y, desde ahora, os invito a título individual a que no vaciléis en ir a despertar a María llevándola en vuestro Corazón. No necesitáis conocer su forma, puesto que su presencia, en tanto que conciencia, se ha realizado desde hace un rato. Y algunos incluso habían adelantado la cosa y comenzaban a verla despierta desde hace más de una semana. Pero era en el plano arquetipal. Seréis cada vez más los que la améis, los que la acojáis en vosotros, como el Cristo, como a mí. No necesitáis conocer el aspecto físico de la época o de hoy. Es lo mismo para el asistente y así lo dije. Es lo mismo para todos aquellos que finalizan su Resurrección.

Y en cuanto seáis muchos, o uno solo, los que consigáis absorber al mundo en vuestro Corazón, más próxima será la Llamada. Y sabéis perfectamente, aquí o en otras partes, que cada vez sois más los que finalizáis vuestra Resurrección. Os corresponde, entonces, como dijiste, hacer silencio, pues en los momentos en que vuestro Corazón se manifiesta, ya sea en los momentos colectivos o sea solo, o bien a través la Inteligencia de la Luz, estáis facilitando la Resurrección de María.

Y recordad: es La última, porque Ella era La primera. Y todos los Resucitados que vivieron la Evidencia de la Consciencia Desnuda, ya sea en este cuerpo, a través de este cuerpo o en otra parte, no cambia nada. Hace falta que María retire estos pesos y recobre totalmente su manto, que ya os cubre. El plazo, como dije, el más adecuado, es de 48 horas. Pero de todos modos, como de costumbre, es acordado en lo más alto de los Cielos, y como de costumbre, queda que sea otorgado aquí mismo donde estáis. Está allí donde vuestra simple presencia, incluso en silencio, sin ver nada, realiza la petición hecha a María. No su Llamada, sino que diría yo la reconciliación de todos, la reconciliación de los que han sido llamado "todos sus niños", en este mundo.

¿Tenemos otros testimonios?

— Antes nuestro hermano dio el testimonio sobre el silencio. Acogí a María en mi Corazón; acojo a la que encarna a María, y mi Corazón se puso de repente a latir muy fuerte, y el punto ER y la Pequeña Corona. Y todo mi cuerpo tembló.

María, Reina del Cielo y de la Tierra, realiza vuestro coronamiento entre el Corazón del Corazón y el Punto ER de la cabeza y la pequeña Corona. Habéis sido ungidos por el Señor y traspasados por el Trueno, sea Bidi, sea cualquier ser de Luz. El Trueno y la Rosa se despliegan, la majestad de María se despierta. E ilustras a la perfección lo que acabo de decir, porque en cuanto lo vivas, La María que se despierta (me gusta mucho la expresión "La María" disculpadme); bueno La María que no es aquella de la expresión popular, sino la verdadera, Ella lo siente. Pero si Ella aún no comprende, o en todo caso, no acepta los pormenores, más vais a llamar a su puerta y menos Ella podrá hacer. Algún día tenía que acabar la Historia. Pero te lo agradezco.

Bueno, pues es hora, para mí, de dejar de hablar. Os digo que la fusión en Eternidad de 20h30 será reemplazada desde mañana por el Despertar de María, por la fusión en el Amor Desnudo. Y no os olvidéis de ir a llamar a la puerta de María, en todas las citas que ahora tendréis. Yo también la voy a ir a visitar un poco.

Entonces, Bidi os saluda. Bidi os quiere más allá de todo, más allá de vosotros. Y yo soy cada uno de vosotros.

Hasta pronto y hasta siempre.

***

A través de Jean Luc Ayoun
Les Transformations


Transcripción: Louis.
Traducción: Pierre y Laura.
Corrección y coordinación: Laura.
Con amor, para el mundo.

***

Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.




Bodas Celestiales - Madre Universal


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Madreuniversalblogspotcomco/


No hay comentarios:

ENTRADAS DESTACADAS

EL CONJUNTO DE INTERVINIENTES. 8 de diciembre de 2018.

Link audio en francés con traducción simultánea al español EL CONJUNTO DE INTERVINIENTES. 8 de diciembre de 2018 Bienamad...

ENTRADAS POPULARES