BIDI, Sri Nisargadatta. Parte 6. Febrero 2018. Con audio. ¡Compartir!!!




BIDI, Sri Nisargadatta. Parte 6. Febrero 2018. Con audio.

AUDIO
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=2400481&c=Fx_bJgynF_&d=T


Bidi ha vuelto con vosotros. Te escucho

Pregunta: Casi todas las noches me pican los pies y especialmente los dedos pequeños y, al mismo tiempo, la punta de la nariz se enfría. ¿Hay alguna relación entre los dos, los pies y la nariz?

¿Qué hay al nivel de los pies? Ya he hablado de eso; hay un Triángulo de Eternidad y las olas de Luz que parten de ahí. ¿Qué hay en la nariz? Está el duodécimo cuerpo, el Andrógino Primordial, la reunificación de lo masculino y femenino. En el proceso de resurrección, como dije, hay redes de Luz, en vuestro propio cuerpo de Eternidad que unen las Puertas y las Estrellas, los nuevos cuerpos, las manos y los pies. Cada vez más, vais a daros cuenta, a menudo, de esas famosas redes; se volverán más y más sensibles y perceptibles a través de la unión real y concreta entre las extremidades, las Puertas y las Estrellas. No es mi intención detallar estas estructuras, sino que comprendáis que, en las manifestaciones conjuntas, como describes, viviréis muchas asociaciones. Por ejemplo, entre el pecho y las manos, entre la pelvis por delante y por detrás, a nivel de la cabeza y la unión por el cuello, entre la cabeza y el cuerpo, y las puntas de las manos con el tronco, así como la punta de los pies, con el tronco.

Por consiguiente, lo que se activa en este caso al nivel perceptual, es un reflejo de la activación de las redes de Luz que unen lo que estaba desarticulado y se manifiestan. Hace unos meses, en las Puertas y en los nuevos cuerpos, los chakras o algunas corrientes energéticas os parecían independientes unas de otras —por ejemplo, podíais experimentar la Onda de Vida sin sentir al mismo tiempo la unión con el Canal Marial—. Eso se está estableciendo de forma diferente. Porque desde el momento en que percibís dos puntos de vibración —no hablo de los pies que son simétricos—, sino, por ejemplo, los pies y una Puerta o dos, algo que esté más arriba, significa el establecimiento y la reconstrucción de redes muy finas de Luz que constituyen vuestro cuerpo de Eternidad, no sólo las estructuras triangulares, sino también las líneas de Luz que ponen en comunicación los diferentes potenciales vinculados a las Estrellas y a las Puertas.

De la misma forma que en el cuerpo tenéis cadenas musculares que trabajan al unísono, o energías vitales que funcionan juntas, es exactamente lo mismo lo que está ocurriendo. Obviamente, todo esto tiene una utilidad, una función, pero no os ocupéis de eso por ahora; ya os dije que la operación es natural, innata. Dejad simplemente que se reconstruya todo eso sin ninguna dificultad, sin intervención, incluso al nivel de la comprensión. Lo importante es la experiencia, el sentimiento y la percepción, no la comprensión. La comprensión es devolver lo Desconocido a la persona. Eso no sirve de nada porque, en ese caso, vais —como el astil de la balanza en los muchos ejemplos que he tomado—, vais a densificar vuestra persona que está en disolución. Como he dicho, llevad vuestra conciencia, vuestra pregunta sobre la percepción, sobre la experiencia para que se vuelva cada más clara y sensible, pero no sobre la comprensión; eso vendrá después. Creo que los Ancianos, los diferentes yogas que os comunicaron, hicieron posible, se puede decir, de forma colectiva e individual, facilitar el surgimiento del cuerpo de Eternidad.

Como he dicho, la activación de ciertas líneas, de ciertas redes de Luz, en el cuerpo de Eternidad, tiene una función. Pero no estáis todavía en la función, ya que vuestro cuerpo de carne está aquí —salvo al nivel de Corazón porque la Conciencia Desnuda, la Resurrección está sucediendo aquí, en el Corazón—, pero para todo lo demás, dejad que se desarrolle lo que tiene que suceder. De la misma forma que os he explicado al nivel de los músculos, ocurre lo mismo en el cuerpo de Eternidad en lo relativo a la Luz. La iluminación no proviene de la comprensión sino de la experiencia.

Por supuesto, habrá siempre que haya una persona, unas preguntas y es normal que existan estas cuestiones. La respuesta que doy es general, pero sigue siempre el mismo esquema. Es siempre el plato de la balanza, los dos platos, en todo lo que sucede en vuestra vida, tanto en lo efímero como en la Eternidad que están aquí presentes. Cuando tenéis un calambre, por ejemplo, no necesitáis saber el nombre del músculo. De la misma forma, como se dijo, las doce claves Metatrónicas reveladas, serán cada vez más reveladas por la resurrección y no por una enseñanza, incluso Vibral. Eso se establece solo.

Por tanto, existe: de punto a punto, de Puerta a Puerta, de Estrella a Puerta y de Puerta a Estrella, de chakra a Estrella, de chakra a Puerta, como una resonancia entre las estructuras, por ejemplo, el Canal Marial y el chakra del Corazón y, por tanto, una conexión muy poderosa entre dicho Canal Marial que es una estructura intermedia de interfaz, y el Corazón. Es así, como la concienciación, por ejemplo, de la fusión del Canal Marial con el Corazón, o la conexión entre los dos, permite concienciar que todo está en el interior de vosotros, que las entidades que se manifiestan que se manifestaron por todas partes, están, ante todo, en vosotros. No hay necesidad de entender nada que pueda comprender la persona, es la experiencia en sí misma la que crea la comprensión intuitiva y directa por la sensación y la percepción.

Especialmente a partir de hoy —mientras el cuerpo físico o mejor, mientras el Evento no haya sucedido—, tendréis la percepción, y como dije ayer, pero todavía no tendréis la función total (salvo algunos). Sin eso, ¿qué pasaría? Bueno, estáis aquí, no merece la pena anticipar lo que va a suceder. Aprovechad cada día para afinar, no las explicaciones, sino vuestra percepción, vuestras sensaciones y la Conciencia Desnuda. Lo demás no son más que cuestiones de la persona.

Así pues, os he dado una serie de puntos de referencia relativos al cuerpo de Eternidad. Esas referencias deben bastaros. La explicación se hará ella misma cuando llegue el momento porque utilizaréis entonces, después del Evento, las funciones de esta Eternidad, aunque el cuerpo físico esté todavía ahí.

Continúa.

Pregunta: No siento, en absoluto, las olas de Luz, ¿Por qué?

Pero el proceso de Resurrección es colectivo y, como he dicho, no todos podéis percibirlo de momento. Eso será muy diferente en el momento el Evento y después. No os inquietéis por la ausencia de percepción. Lo que falta, repito, no es la calma mental o emocional, es simplemente la inmovilidad del cuerpo. Cuando hablo de inmovilidad del cuerpo, es hacer desaparecer por la meditación o alineamiento, los síntomas del cuerpo, aunque solo sea su ubicación, su respiración, la posición de la mano o de cualquier parte del cuerpo. Porque cuando la conciencia del cuerpo se apaga, sin quedarse dormida, en ese momento las olas de luz se vuelven perceptibles. Eso significa para ti, que en tu viaje y de acuerdo con la Inteligencia de la Luz, el momento no ha llegado.

Lo importante no es saber o vivir las olas de Luz en el momento que llegan, porque algunos querréis dormir sin sentir nada más. Por supuesto, las olas de Luz están para todos, incluso para aquellos que las rechazan. Nadie puede escapar a ello, en ninguna parte de la Tierra, de este Sistema Solar incluso. Habéis visto que los Ancianos también han sido, no afectados, sino beneficiados de eso y es normal; ellos han estado encarnados. Incluso los Arcángeles que nunca han estado encarnados, lo viven. Para mí es diferente; yo me desplazo por todas las líneas temporales de este mundo como de cualquier mundo, porque como he explicado, cuando estaba encarnado, como os volví a explicar, dejé este mundo por la muerte en mi época, siendo Liberado Viviente, sin la menor huella de historia —excepto el recuerdo de mis vidas, todavía, porque la Tierra existe—, pero no estoy sujeto a ninguna dimensión, a ninguna regla en absoluto. Soy Único. La Ley de Uno, ¿eso os dice algo?

…Sí.

Cuando digo que soy Todo, que no soy Nada, sigue siendo cierto hoy. Eso es verdad para siempre, no es una verdad pasajera. Tengo un cuerpo y me expreso a través de una forma o estoy en el Silencio del Absoluto; todo eso sucede al mismo tiempo. Por mi liberación, escapé al tiempo y escapé a la historia. Y vosotros sois lo mismo en este período. No hay diferencia. No estoy encima ni más arriba ni más allá; al contrario, estoy presente en vuestro Corazón del Corazón. Porque soy el testigo —no de la historia, no soy Cristo, no soy la Fuente, no tengo ningún atributo; soy la libertad total, el Amor total, la Sabiduría total. Soy desde la Eternidad, como vosotros.

Mi cuerpo, este saco de carne en el que vivía, nunca fue un obstáculo para mí, desde el momento en que fui liberado, ni la muerte, la ausencia de forma tampoco. Lo dije hace poco tiempo, que venía a cerrar el libro; queda el epílogo que es lo que vivimos. No tenéis que seguirme, vosotros no podéis seguirme, no podéis seguir a nadie. Pero podéis reconoceros en mí como yo me reconozco en cada uno de vosotros, presentes o pasados. Yo me reconozco en la Fuente, me reconozco en toda conciencia, así como en la A-conciencia. No existen ni barreras, ni límites, ni reglas; únicamente la Ley del Único.

Así que, no te inquietes si no percibes las olas de Luz; ellas están ahí. Y no hay solo percepción, lo veis a través de las resistencias de la humanidad con los comportamientos aberrantes alrededor de vosotros, de seres que no están en la razón, ni en la lógica, ni en la Eternidad. Ellos no saben dónde están. Yo sé dónde estoy ya que estoy en todas partes y, al mismo tiempo, en ninguna parte. Pero eso no significa nada para vosotros hasta que lo hayáis vivido.

Por tanto, no te preocupes por las olas de Luz si no las percibes porque, aunque no las percibas, sientes los efectos en tu conciencia, por momentos de frío, por momentos de deseo de dormir, por momento de calor: es todo lo mismo. La concienciación del cuerpo de Eternidad es una cosa, las olas de Luz, son otra. A veces hay dos, a veces, no porque la Inteligencia de la Luz lo hace de acuerdo con lo que encuentra. Esto no significa que llegues tarde o que tengas fallos, sino simplemente que el momento no ha llegado todavía; eso podrá ser en un minuto, en una semana, no importa. Y recuerda que los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros. Y cuando más último seas, más primero serás.

Confórmate con eso y deja que la vida viva para ti. Sé lo más sencilla posible, lo más transparente posible, lo más verdadera posible. Sé honesta simplemente; eso es suficiente. No es necesario buscar el mediodía a las catorce horas, como decís. No hay necesidad de ver, solo de ser verdaderos y simples; lo demás se vivirá. No hay ninguna falta, hay sólo interacción, fusión entre lo efímero y lo Eterno que como fue dicho por el Comendador, se vive ahora, según diferentes líneas temporales, incluso dimensionales.

Entonces, no seáis impacientes. Estad justamente en el Instante Presente, Aquí y Ahora. Todo lo demás se hace solo, aunque tengas la impresión que no hay nada más. Y entiendo esta frase que os dice: “los primeros serán los últimos, los últimos serán los primeros”, pero vosotros lo habéis verificado en vuestro entorno, durante estas semanas y meses transcurridos. Así que conténtate con esto y ten en cuenta que cuanto más se retrase —pero no es un retraso, es poco convencional—, más bello y brillante será. Esto no es una promesa para el más allá, es una promesa para los días que vienen, para las semanas que vienen. Y, de todas formas, en el Evento, nadie podrá negar que lo vive, lo quiera o no, sea como sea el Evento colectivo.

No sentir nada, es no tener resistencias; sino —debido a que el cuerpo de Eternidad está ahí—, tendrías una iluminación, dolores, manifestaciones orgánicas, psicológicas. Si no hay nada, conténtate con esa nada, permaneciendo simple y teniendo esa certeza interna de que este proceso, obviamente, debe tocar a todos. De alguna manera, es un corta fuegos. Este cambio no es un retraso o una falta, es simplemente la función de tu alquimia interna —que te es propia—, entre lo efímero y la Eternidad. Recuerda que no hay nada que resolver, salvo lo que tenga que ser aclarado, como hemos visto anteriormente en mi primera intervención de hoy, pero es todo.

…Silencio…

Continúa.

Pregunta: ¿De dónde provienen las enfermedades mentales y psicológicas en una persona? ¿Por qué hay tantos?

Porque dentro de la ilusión —donde todo es falso y donde todo está invertido, manipulado—, no hay razón para mantenerse saludable. Por supuesto, el tecnicismo de la vida, que se conoce hoy y que comenzó a aparecer cuando yo vivía, es una depredación que se ejerce a expensas de vuestra conciencia. Creo que los Ancianos han sido muy claros sobre ello, sobre el papel de las imágenes, de las pantallas que os fijan a la materia, independientemente de las contribuciones que consideréis indispensables. Sabed que eso son frenos terribles y cada vez más evidentes al acceso a la Libertad, porque solo podéis alimentar el exterior —y, además, la tecnología, la modernidad— y la Eternidad. Y eso va a ser cada vez más obvio. Cuanto más salga a la luz, la Resurrección, más os daréis cuenta que no podéis mirar una pantalla, ver un televisor, usar las tecnologías. Además, uno de los ancianos (que intervino, creo, una sola vez) os habló —cuando estaba encarnado—, de la máquina, de la técnica, como puerta de entrada de los demonios, es decir, lo peor de la humanidad vinculado a la codicia, al ego, a la depredación, al sufrimiento.

Por lo tanto, no es de extrañar que, en este mundo, en el estado actual, haya cada vez más enfermedades y habrá más y más. Por supuesto, se puede encontrar a responsables: en los alimentos, en el aire, en las ondas, pero es el conjunto. Desde luego, el progreso técnico, médico, parece increíble; la esperanza de vida es más larga. Pero, ¿de qué sirve vivir más tiempo en algo ilusorio? La vida aparece y desaparece. Un día estás aquí y al día siguiente no estás.

Ahora, como la Luz ha regresado, está instalada, os daréis cuenta de lo que acabo de decir. No podréis estar sin enfermedades, sin sufrimiento, hacia todo lo que se opone a la Luz. Y una pantalla es siempre una oposición a la Luz y la imagen de este mundo, también. Por eso, he insistido, todavía ayer, durante mi segunda intervención, sobre lo que está en medio del pecho, todo está ahí. Absolutamente todo, ahora.

Así que, todo depende, ciertamente, de vuestra circunstancia personal —para los primeros y los últimos—, pero también de vuestra capacidad de volveros hacia la Eternidad, más que a lo efímero. No se os pide, mientras la Luz no haya desencadenado el Evento, que permanezcáis en éxtasis, las 24 horas del día; ciertamente no. Pero observad en el transcurso de vuestros días, que hagáis lo que hagáis, está la Luz allí, ¿es que vuestros pensamientos, vuestros conceptos, vuestras ideas, lo invaden todo? Es la Luz la que no invade todo. ¿Es que vuestra conciencia sigue eso? Así es como lo que os puede quedar de hábitos, no hablo de apegos, hablo simplemente de consumo, funcionamiento, relación. Todo está hecho para distraeros, para alejaros. Y mientras vuestra mirada esté centrada en el mundo, en vuestra persona, en lugar de en el Corazón —y no estoy hablando de pensamientos, estoy hablando de la conciencia—, estaréis sujetos, de alguna manera, a ese tecnicismo, a esa modernidad que es una ventaja para el ego, obviamente. Todo está a la mano para el que tiene dinero, pero el Amor, nunca. Eso lo veis. Muchos sabios os han hablado de ello.

Mirad: tanto en Occidente como aquí en la India, la cantidad de personas que quieren regresar a la Tierra, a la simplicidad, a lo obvio. Que no están en la depredación, en la adquisición, en la representación, sino tratando de mantenerse en la Tierra, en la Madre Tierra y tener una vida que no podía ser más simple. Aunque no perciben nada ni saben nada de lo que se juega, ellos están cerca de la Verdad. No se os pide que dejéis vuestra vida, pero, al menos, que seáis conscientes de ella, que la veáis y sintáis. ¿Cuánto tiempo pasáis charlando, hablando, comadreando? ¿Y cuánto tiempo pasáis en el interior de vuestro Corazón, durante el día, a pesar de los requerimientos de la Luz, a pesar de las olas de Luz? ¿Cuántos de vosotros tenéis ese reflejo de supervivencia que se manifiesta incluso cuando las llamadas de la Luz se vuelven terribles? Vosotros resistís, pero no es culpa vuestra, es el cuerpo el que resiste, ni siquiera es el mental. Podéis verificarlo todos vosotros que veis lo que está sucediendo.

Una vez más, no se ha pedido estar en éxtasis o en oración las 24 horas del día, no es el objetivo, no es vuestra función, y no tiene ninguna utilidad. En cambio, observar el equilibrio de esta balanza, ¿hacia dónde se inclina? ¿Hacia el efímero o hacia el Eterno? Lo dije también hace dos días: es uno u otro. Ya no podéis conciliar más. Y esto depende, también lo dije, de vosotros. Cuanto más numerosos seáis, y cada vez más a menudo, a estar ahí en el Corazón, verdaderamente, concretamente, en Silencio, inmóvil, – hagáis lo que hagáis –, más será fácil, para vosotros como para cada uno.

Cuanto más se pueda, respetad, si las sentís, las olas de Luz. Os dije que era mucho más que unas llamadas de la Luz, mucho más que unas llamadas al orden. Es vuestra Eternidad que llama a la puerta. Entonces, ¿le abrís la puerta o seguís mirando vuestra pantalla? Realmente habéis elegido, estáis seguros de vuestra elección, la Luz os lo impone: conciliar a partir de ahora la vida de la persona con sus placeres, con sus ocupaciones normales, se volverá cada vez más complicado. Mientras que si obedecéis a las llamadas al orden, sean cuales sean vuestras actividades efímeras, aunque fuese sólo unas veces, vais a daros cuenta de la diferencia. Esta diferencia es evidente.

En resumen, ¿queréis ser vuestra vida, vuestra persona, o queréis ser la Vida, es decir Cristo? Es uno u otro. En estos momentos es uno con el otro, pero de esto debe resultar algo. El resultado será el mismo para todo el mundo, pero sabéis muy bien que las circunstancias después del Acontecimiento, serán profundamente diferentes; cada uno sigue su línea. Aprovechad, nunca mejor dicho, de este tiempo regalado. Aprovechad de este plazo para afinar, para amplificar, para dejar aparecer la majestad de vuestra Eternidad. No puede existir ninguna pérdida cuando la Evidencia está ahí, aunque perdáis vuestro cuerpo, vuestro marido, vuestro hijo. Si hay un sentimiento de pérdida, es que todavía sois una persona, condicionada por la muerte, por la pérdida, por el sufrimiento, aunque no haya más memoria, aunque no haya más costumbre.

El Amor lo toma todo, y en el Amor no hay ningún sitio para la persona. Mirad a las Estrellas, sus testimonios sobre sus vidas. Este Amor consume todo lo que es ilusorio y lo que sólo pasa. Y esta decisión no está ligada a una fecha o a un día en que vosotros decidáis reuniros; no se trata de esto. Se trata simplemente de que cada vez más Despiertos, más Liberados, e incluso los que no sienten nada, sean cada vez más volcados hacia la Evidencia, aunque no sientan la evidencia. Lo expliqué anoche en la segunda parte.

Sed cada vez más sensibles ya que el testigo está ahí y es extremadamente fino para ver, aunque no sintáis las olas de Luz, para simplemente ver y sentir lo que pasa en vuestras vidas. No hay que culpabilizaros, sólo ver las cosas con calma, serenamente, sin construir ninguna estrategia mental, sin lógica, sin razón. Ver claramente las cosas, no desde vuestro punto de vista personal, como si describierais un cuadro, que éste os guste o no, importa poco.

No podéis ignorar, aunque no sintáis las olas, —que vuestra mirada esté girada hacia el exterior o hacia el interior—, que algo está pasando. Pasan cosas cada día, pero lo que pasa no tiene nada que ver con lo conocido. Lo veis con la climatología, lo veis con todas las manifestaciones del cielo y de la Tierra, lo veis con la sociedad, lo veis con la modernidad, lo veis en vosotros. ¿Dónde ponéis vuestra atención? ¿Dónde ponéis vuestra prioridad? No se trata de vuestras prioridades, sólo hay una, elegir entre dos: la persona o la Eternidad. ¡Giraos hacia el Corazón!

…Silencio…

Sigue.

Pregunta: los niños que nacen ahora, ¿qué va a pasar con ellos?

Ya se ha contestado a esto muchas veces desde hace diez años. Lo siento, sólo puedo reenviaros a lo que ya se dijo.

…¿Sigo?

Sí.

Pregunta: ¿por qué hay cada vez más niños autistas?

Tiene exactamente que ver con lo que decía con respecto a las enfermedades mentales o psicológicas, o neurológicas; es la misma cosa. ¿Cómo queréis que un cerebro funcione normalmente en este mundo? Lo veis bien. ¿Tenéis la impresión de que algo, dondequiera que miréis, anda bien o está en bucle? Lo veis bien, es cada vez más evidente, allí también, incluso sobre la pantalla del mundo. O es que os ponéis la cabeza en el agujero para no ver. No hay que juzgarlo, no hay que horrorizarse, hay que verlo. Tampoco tenéis que juzgarlo vosotros, sólo hay que constatar. Y para los que viven la evidencia de la Resurrección, de la Felicidad, veis bien que no puede haber ninguna comparación posible entre esta Beatitud, esta Felicidad, esta Alegría que está ahí, y el mundo, sea cual sea el placer que puede daros.

El mundo del ego, el mundo de la persona en este mundo: es el mundo de la muerte, es el mundo del sufrimiento, y sin embargo es allí donde tenéis que reencontrar la Vida que sois. Y una vez más, es como los platos de una balanza. ¿De qué lado se inclina el plato? Y cuanto más se incline más allá de la persona, más la Evidencia está ahí.

...Silencio…

Entonces, ¿cuál es el nombre de la enfermedad?

…El autismo.

El autismo está ligado a la vez al pensamiento perverso del provecho, de la depredación, de la avidez, y entonces las técnicas que han permitido encarnar, en cierto modo, esta avidez: las tecnologías. Desde el punto de vista de la persona, hay una evolución fantástica, desde el punto de vista de la Eternidad, es una regresión sin igual. Porque en cuanto nacemos en este mundo ahora, somos alienados y encadenados, que lo veamos o no. Sin embargo, la Evidencia que está ahí os permite justamente constatar, sentir, vivir, la diferencia entre la persona y la Eternidad. Ya no es una cuestión de vibración o de Corona, es una cuestión de Conciencia Pura y Desnuda.

...Silencio…

Sigue.

Pregunta: durante este período, hablamos del regreso de Cristo, pero ¿qué representa exactamente la Conciencia de Cristo?

Vívela. No cuentes conmigo para seguir desarrollando unos conceptos o unos pensamientos. Lo que vivís – los que viven la Resurrección –, es el estado Crístico, donde cada uno de vosotros puede decir «Yo y la Fuente somos Uno»: sois el Todo y la Nada. Pero no sirve de nada filosofar, o incluso elaborar unos conceptos, vívelo. Cristo está ahí. Por supuesto, algunos esperan y anhelan algo exterior, pero esto es una inversión. No hay ningún salvador, el salvador está en cada uno de vosotros. Salid de estas historias. Por supuesto que existe un Principio Crístico, por supuesto que existió una entidad que llevó a Cristo. Pero si no estabais allí, sólo podéis creerlo. Y sin embargo, cualquier creencia os aleja de la Verdad, como cualquier concepto.

Cristo está en vosotros, el salvador está en vosotros, y en ninguna otra parte. No hay nada que salvar, no hay ningún elegido, ahora no hay ningún llamado. Todo esto formaba parte de la historia, la historia más justa para acercaros al Acontecimiento, y ahora a vuestra resurrección, eso es todo. Atreveos a ser Libres. Atreveos a no a depender de ninguna autoridad, de ningún modelo, aunque fuese el más prestigioso, no os sirve de nada ahora, de nada en absoluto. No volváis a las historias, a las creencias, a los conceptos. La Evidencia os propone la saciedad, donde no habrá ninguna pregunta nunca más, nunca más os preguntaréis, nunca más dudaréis, mientras todavía estáis encarnados, ¿qué más queréis? No puede haber nada más, os lo dije.

Mientras seguís creyendo que sois una persona que evoluciona desde un punto A hacia un punto B, no podéis encontrar el tiempo cero, es decir el Instante Presente, el Aquí y Ahora, en la totalidad de la Evidencia. Creo que algunos Ancianos en sus últimas intervenciones fueron muy claros; sólo puedo repetir vehementemente esta verdad. Soltad los modelos exteriores. Soltad los datos históricos aunque afortunadamente, podemos decirlo, hayan estado allí para permitiros aguantar hasta ahora. Pero ahora no es ayer. Sólo el Amor nunca pasará, sólo la Sabiduría nunca desapareció, dentro de vosotros, pero no las historias de este mundo, aunque fuese la historia de Buda, de Cristo o de cualquier maestro, ni siquiera la mía. De hecho, yo no era un maestro; no sé por qué hoy me llaman «maestro» por todas partes. Nunca me he realizado. La realización, es el orgullo del Sí. Estoy liberado y libre de todo.

…Silencio…

Será cada vez más antinómico, el perseguir la creencia en una historia y en una persona; la Verdad no conoce ni historia ni persona de este mundo.

…Silencio…

Tenéis que girar todas vuestras miradas hacía la Evidencia, que la sintáis o no, no hace ninguna diferencia.

…Silencio…

No os distraigáis, sin tampoco ser serios; sed ligeros, sed perezosos, pero no os dejéis atrapar por las trampas de este mundo. No os digo de dejar este mundo, porque esto ocurre en este mundo.

En la Evidencia, no podéis estar sometidos a nada. La Libertad interior no es una palabra en vano, sean cuales sean vuestras responsabilidades y vuestras ocupaciones. Es cierto, hay que quedarse en este mundo, pero en función de lo que la Luz os pida. Esto es vuestra Eternidad; no es una responsabilidad moral, social, u otra. Estas responsabilidades desaparecerán con vuestra muerte, que lo queráis o no. No tenéis nada que mejorar, no tenéis nada que perfeccionar, sólo tenéis que ser Verdaderos, ser auténticos. No hay ninguna autenticidad en la persona, ni siquiera la más moral. La única autenticidad, es la evidencia de la Resurrección.

…Silencio…

Sigue.

…No hay más preguntas escritas.

Si hubiese unas preguntas orales, también las escucho, si tenéis tiempo para eso.

…Quedan todavía 10 minutos.

Entonces venga, ¿quién quiere hablar?

Pregunta: ¿ser perezoso es un problema realmente?

Si tienes la oportunidad, aprovéchalo alegremente. Si todavía la Vida te llama a unas responsabilidades, no puedes ser perezoso, excepto en el interior a nivel mental, a nivel de las ideas. Haz las cosas con la misma ligereza. Y puedes ser Absoluto y fregar los platos. Pero si friegas los platos pensando en tus cosas personales, no eres perezoso. Mientras que si haces algo – fregar los platos –, estando en la Felicidad, sin pensar en nada, eres Absoluto. La persona vive su vida, y tú eres lo que eres.

Cristo creo que dijo «felices sean los simples de espíritu»; felices hoy los que no tienen nada que hacer y son perezosos. Ellos tienen todo su tiempo para la Verdad, para la Evidencia. No por eso son unos privilegiados, sino que tal vez es para ellos la solución más confortable. Y ser perezoso, realmente y concretamente, está muy mal visto por la sociedad, dondequiera que estéis, – en mí país como en el vuestro, como cuando estaba encarnado por supuesto –, está muy mal visto, por sí mismo y por la sociedad. Y sin embargo, lo habéis visto a través de los Ancianos o de las Estrellas, algunos fueron muy prolijos en sus obras, y algunas Estrellas se han quedado en la beatitud durante toda su vida, eran las más perezosas y las más Verdaderas. Pero incluso aquella o aquel que haya hecho mucho, mirad por ejemplo la Estrella Hildegarde De Bingen que no dejó de escribir, pero para ella no era un esfuerzo, era un descanso.

Veis, podéis hacer y ser extremadamente perezosos, porque si estáis en la Felicidad, las cosas se hacen, sean cuales sean. Mientras que si dejáis la Felicidad para hacer, será cada vez más difícil. Así que no culpabilices y da las gracias, o rinde Gracia a la Vida.

…ella le da las gracias.

…Silencio…

Sigue. Oh sí, sigamos.

…Silencio…

Pregunta: ¿a qué corresponde el chakra de la garganta, porque a menudo esta hermana se rasca la garganta?

Pero, ¿es reciente o es algo constante o antiguo?

…Es reciente, desde hace unos meses. No duele.

La garganta es el lugar de la expresión, pero también en ciertos casos de la eliminación, no pasa siempre por abajo o por la piel. Pues es algo que está siendo expulsado. Me expreso voluntariamente en términos generales con el fin de no llevarte hacia la persona y la fisiología de la persona, sino que hacía, en cierto modo, una biología de la Eternidad. Por ejemplo, te duele la garganta, tienes unos cosquilleos a nivel de la garganta, puedes hacer lo que dije en la primera parte, con respecto a las Estrellas y a las Puertas que están por ahí. Por ejemplo, puedes probar entre la Puerta ER y la Puerta que está por encima de la garganta, es decir la Puerta a nivel del surco nasal, el 11º cuerpo.

…Silencio…

…Llegamos al final del tiempo.

¡Entonces os digo hasta luego!


***

A través de JL
Traducción equipo de traductores

***

Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.




Bodas Celestiales - Madre Universal


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Madreuniversalblogspotcomco/


Comentarios