BIDI, Sri Nisargadatta. Parte 7. Febrero 2018. Con audio. ¡Compartir!!!




BIDI, Sri Nisargadatta. Parte 7. Febrero 2018. Con audio.


AUDIO
https://www.yakitome.com/tts?a=T&b=2400784&c=5FmUn5qyLgJ&d=T


Bidi está con vosotros y os saluda.

En esta séptima sesión, conversaremos según vuestras preguntas —escritas u orales—, pero también a través del Silencio que cerrará cada punto de mi intervención de hoy, lo que permitirá activar todavía más, vuestra resurrección y la Alegría verdadera, la de la Eternidad y no la de la persona, la que nunca pasa o desaparece. Así que, escucho.

Pregunta: ¿Cuáles son las Puertas o las Estrellas para una infección de los ojos seguida de una alergia?

¿Por qué razón deben tratar las Estrellas o las Puertas eso, específicamente? Las alergias no tocan un problema únicamente local. Por tanto, aquí, no es cuestión de poder tratar con las Puertas o las Estrellas, aunque ciertos dolores o ciertos sufrimientos de reajuste puedan serlo, como he dicho ayer. Si hay alergia en los ojos, debe acudirse a lo material o a la energía de donde procede, ante de todo. Pero ahora, si quieres comprobar y verificar lo que sucede, utilizando la Inteligencia de la Luz, debe razonarse simplemente sobre la noción de, ¿dónde está el problema? Ahí solo están los ojos. ¿Qué está más cerca de los ojos, a nivel de las Estrellas? Las Puertas “Atracción”, “Repulsión” o “Bien” y “Mal” que están precisamente encima de los ojos. Y, además, esas zonas controlan los ojos, junto con “Claridad” y “Precisión”, pero no son los ojos de carne. Por otro lado, podéis tratar, para cada ojo, de conectar con la Puerta que hay debajo del ojo y con la Puerta o el cuerpo que se encuentra debajo del ojo.

En este caso, te aconsejo que lleves la Conciencia sobre “Atracción” e “IM” de la garganta, y “Repulsión” e “IM” de la garganta, y que compruebes qué sucede. Pero eso no te exime, si no desaparece, de atender el asunto haciendo mecánica corporal o energética. Pero no mezcléis la Luz con vuestros problemas de salud, de esta forma. Sabéis muy bien que los ojos pueden relacionarse con el Corazón, el hígado, la sangre y muchas otras cosas. No creáis que vais a poder curar todo, únicamente por la Luz que canalicéis en vosotros.

Como dije ayer —y lo repito—, a veces debéis actuar sobre el asunto en el plano material. No olvidéis que la Luz, aunque vuestro cuerpo de carne esté ahí, tiene el propósito de consumirlo literalmente, antes de todo. No vayáis a desviar sistemáticamente la Luz, por las necesidades de este cuerpo de carne. No es el objetivo. Aunque he proporcionado algunos elementos, no me planteéis preguntas sobre todas las enfermedades. Eso es lo que puedo decir. Prueba lo que he dicho, con “Atracción” e “IM” y “Repulsión” e “IM”; es todo.

Pero ya, la forma de plantear esta pregunta, condiciona en ti, que vas a servirte de la Luz para curarte. No obstante, debemos curar la ilusión, no fortalecerla. Eso no significa que no debas curarte a ti misma, pero no disfraces la finalidad de la Luz, aunque ella pueda ayudaros en la iluminación. Es muy importante, de lo contrario, desviarás la Luz en beneficio de la persona, de la personalidad. La Luz hoy, es la evidencia del Corazón y nada más, la evidencia de vuestra resurrección. Sobre todo, porque aquí, no eres los órganos sensoriales, no eres las vísceras.

Y te recuerdo que las Estrellas están activadas desde hace mucho tiempo. Y hoy, el cuerpo de Eternidad que está aquí, se encuentra activo desde el principio, a ese nivel. Y es precisamente cuando encuentra resistencia en los trayectos que di ayer, o en ciertos órganos o zonas periféricas, cuando esto puede ser útil. Pero no hagáis una regla para serviros de la Luz en provecho de lo efímero. Si no, desviáis o cambiáis las cosas. Vuestro punto de vista es todavía personal.

…Silencio…

Podemos avanzar.

Pregunta: ¿Podemos hacer algo, un gesto o una palabra, para que una persona despierte?

Pero no podéis despertar a nadie. Eso es un deseo de la persona; ya ha sido explicado a lo largo y a lo ancho, dentro y fuera, ¿Por qué queréis despertar a alguien si quiere dormir?, ¿con qué derecho?, ¿con qué autoridad? Ciertamente, no la del Corazón. ¿Por qué queréis que el otro sea como vosotros?

Dejadlo vivir su historia. Contentaos con ocuparos de vuestro Corazón. No sois un salvador y, todavía menos, un rescatador, aunque se trate de alguien cercano a vosotros. ¿Dónde está la Libertad cuando planteáis esta pregunta de querer despertar al otro? Si estáis realmente despiertos, resucitados, comprenderéis esto con Evidencia. No podéis despertar a nadie; si no, todo el mundo estaría despierto. Ya no habría más ruptura con el Espíritu y la Verdad. ¿Creéis que tanto los Ancianos, como la Confederación Intergaláctica y los demás habrían necesitado tantas estratagemas, tanta pedagogía y actuar tanto tiempo para lograr este despertar global? Eso no es así. Respetad la libertad de posicionamiento de cada hermano y hermana.

Además, alrededor de vosotros veis que aquellos que todavía están en las historias no pueden ni imaginar que todas esas historias tienen un fin. Ellos están en su cabeza y no puedes hacer que nadie esté en el Corazón, salvo vosotros mismos. Y eso es ya muy grandioso, muy hermoso. Todo lo demás no es más que una parodia, una voluntad personal, una voluntad del ego, de la persona. Respetad la elección y la Libertad de cada uno. El Amor hace eso. Así que, si no hacéis eso, ¿dónde está el Amor?, ¿a quién queréis llevar con vosotros, si no hay nadie?, ¿qué más necesitáis si todo está allí? Dejad de proyectar o fantasear con la Luz. Vosotros solo sois responsables de vosotros mismos. Y si queréis servir a los demás, no debéis particularizar con nadie. Sed, simplemente, vosotros mismos y dejad actuar a la Luz; no la dirijáis excepto a partir de vosotros. Si no, vais a caer inexorablemente en la dualidad. La Unidad nunca hace eso. La Evidencia, tampoco.

…Silencio…

Además, como sabéis —y como se os ha explicado ampliamente—, en el momento del Evento, todo el mundo se despertará. No presionéis las cosas. La única urgencia está en vosotros mismos, en vuestra resurrección. Porque desde el momento en que habéis resucitado, veréis la ilusión de todos los personajes de este mundo como el mundo mismo. Contentaos con ser y amar, sin condición, sin querer, sin dirección particular: así es el Amor desconocido que es conocido ahora, por algunos de vosotros. Todo lo demás son solo indicios del ego, de la persona que quiere ayudar a la persona. Es lógico al nivel humano, pero no mezcléis la Luz con eso, sobre todo, ahora.

Y vais a daros cuenta que cuanto más estéis en la Evidencia, más se resolverán las cosas por ellas mismas. Aunque haya confrontaciones, no estaréis afectados, al permanecer en la Evidencia, en la Conciencia Desnuda, ahí donde no hay ni objeto, ni sujeto, ni historia; donde solo hay Amor que ocupa todo el lugar, todos los tiempos, todos los espacios.

…Silencio…

Continuemos.

Pregunta: Cuando por la noche hacemos una fusión en la Eternidad, ¿por qué se está haciendo cada vez más fuerte y nos despertamos más rápidamente?

Porque eso forma parte —independientemente de esta fusión en la Eternidad colectiva que realizamos por la noche—, forma parte del proceso global de la Tierra que corresponde a los requerimientos de la Luz, a las llamadas de la Luz. Y, por supuesto, todos los días —y además vosotros mismos a solas—, si de ahora en adelante realizáis la fusión en la Eternidad, a solas, constataréis de la misma forma, que eso se reforzará de día en día. Los Ancianos os dijeron: las frecuencias vibratorias de la Tierra, de vosotros, de todo, aumentan cada día y eso no volverá nunca a detenerse.

Fijaos y constatad, a través de los diferentes instrumentos de medida, las frecuencias, las vibraciones que experimenta la Tierra. Ya no habrá más ralentizaciones, detenciones o disminuciones. Así que, vuestro proceso de fusión en la Eternidad, solo acompaña esta Verdad. No soy yo quien decide hacerlo más fuerte cada día, es la Inteligencia de la Luz en su revelación, en su aparición. Eso va a ser así, sin mí, sin vosotros, sin unos y otros; eso se hará por sí mismo. Vosotros ya veis la cantidad de llamadas y requerimientos de la Luz, cada día, cada noche, su intensidad, su reproducibilidad y vuestra capacidad para vivirlo a solas, es decir, llamaros a vosotros mismos. Porque la Luz sois vosotros; llamad a vuestra propia puerta.

Debéis aprovechar literalmente, si tenéis la oportunidad, de esas llamadas de la Luz, Porque ahí es todo más fluido, penséis lo que penséis, viváis lo que viváis. Y es identificable por su vibración, por un vértigo, por un cambio térmico, por la necesidad de descansar, por un dolor de cabeza, por una vibración. Puede ser que el corazón se acelere o ralentice, puede haber vibraciones o calor bajo los pies. Recordad que es el establecimiento de la evidencia de la Resurrección. Y vuestra persona está afectada, por supuesto, aunque la Luz lo hace todo. Al menos podéis aceptarlo, apoyándolo. Aunque estéis trabajando. Hay uno, dos, tres o más momentos en que podéis hacerlo, independientemente de vuestra actividad obligatoria.

La Luz actúa por sí misma, pero, como ya he explicado, si vuestra conciencia de la persona y la conciencia del cuerpo disminuyen, la Luz aumenta. He explicado todos los días y aludido a este proceso de equilibrio cada día. Y recordad esto: el sacrificio de la persona no es querer serviros de la persona, con el menor pretexto, utilizando la Luz. Por el contrario, la Luz utiliza vuestra persona; es eso lo que debéis reconocer, ver y vivir, y aceptarlo o no. Y después ver cómo sois en la Paz, cómo sois en la Alegría, la intensidad o no de la Evidencia que está ahí, en el pecho, y que trasciende todo lo conocido. Lo que sucede ahí, en medio del pecho, que no podéis llamar chakra del Corazón, ni la corona Radiante, ni el Fuego Vibral, ni el Fuego Ígneo. Como veis todos los que habéis experimentado diversas etapas, hoy es completamente diferente. Y para los que no han vivido nada antes, es también evidente. Porque eso transmuta la conciencia ordinaria y deja aparecer la Supraconciencia y, en resumen, la Conciencia Desnuda.

…Silencio…

Continuemos.

Pregunta: ¿Por qué mantiene todavía esa voz fuerte, cuando nos habla?

Bueno, esta pregunta se me hace casi cada vez que vengo. Porque el sonido de la vibración sonora, se expresa de esta forma en la Verdad. No son gritos, no son emociones. Es para atravesar algunas capas aislantes que quedan. Y también para aquellos que solo oyen gritos y no su Corazón, que salgáis, de alguna manera. Por otro lado, yo dejo una marca indeleble, queráis o no, por esta vibración sonora, diga lo que diga.

Porque lo que se habla fuerte no es solamente para hablar alto, eso es mi forma natural de barrer todos los conceptos, todas las emociones, todos los pensamientos que pueda haber mientras hablo. No tengo que convencer a nadie ni controlar a nadie; solo hacer tomar conciencia de que yo estoy en vosotros. Estoy en cada uno de vosotros porque vuestro cuerpo de Eternidad está aquí. Y si me pongo a hablar de forma natural como algunos Ancianos o algunas Estrellas, casi habríais desaparecido todos como ya lo habéis experimentado. Así evito que desaparezcáis. No tenéis que desaparecer realmente, aparte de los requerimientos de la Luz, ya que la Conciencia Desnuda es la síntesis y la reunificación de todas las conciencias. Y eso se hace en el Instante Presente, aquí mismo, a través de este cuerpo y de esta ilusión. El estremecimiento, es decir, de vuestro saco de carne, es indispensable para que no haga pantalla. Y lo mismo para vuestros oídos y vuestra cabeza.

Lo sentís bien escuchándome —o aquí—, la intensidad que está ahí. Estoy en todas partes, incluso en esta habitación. No estoy junto a esta voz que se expresa. Estoy a la misma distancia de cada uno de vosotros, en la medida en que me acogéis. Yo os he acogido a todos porque soy el Todo y la Nada. Eso emociona al ego: ser todo y luego ser nada, al mismo tiempo. Pero no me dirijo a vuestro ego, incluso cuando se trata de asuntos más personales. Mi voz y mis explicaciones, mis respuestas no son enseñanzas, es una agitación. No estoy aquí para tranquilizaros, sino para ser Amor. Y, cuando hay Amor y Evidencia, todo lo demás es superfluo. Para aquellos que me escucháis, solo tenéis que bajar el sonido. Y para los que estáis aquí, solo tenéis que disminuir la atención mental. Y acoged en el Corazón. No os preocupéis por entender mis palabras, tendréis todo el tiempo después de leerlas y volverlas a escuchar.

Recordad lo que decía cuando estaba encarnado; “mi acción no puede fallar”. Es imposible porque no hay otra verdad. Todo lo demás es pasajero. Lo que sois, no pasará nunca. Y esta Evidencia está ahí, no en otra parte, no es mañana, no está dentro de vuestros conceptos, ni en vuestras vibraciones, aunque estén ahí; es la Conciencia Desnuda. Y allí, vosotros os daréis cuenta que todo el conocimiento previo es solo ignorancia. Ahora, al ser ignorado, sea la que sea la etapa de vuestra resurrección, todo lo demás no puede aportar nada si no es alimentar vuestra cabeza. La cabeza, si la aceptáis y acogéis, está ahora nutrida por el Corazón. Y en ningún caso la cabeza podrá alimentar al Corazón.

Recordad que en esta Paz y en esta Evidencia, no necesitáis comprensión, visión, ni necesitáis —aunque se produzca—, del observador que está muy presente. Esto se basta por sí mismo, porque es el Todo. Y para aquellos de vosotros que estáis todavía en el cuestionamiento, en la investigación, tampoco podréis escapar de dicho cuestionamiento ni de la búsqueda. Como veis muy bien, incluso vuestra cabeza, sea cual sea vuestra edad, no puede funcionar como antes. Porque la conciencia corporal se ha relajado en beneficio de la Conciencia Desnuda. Veis, además, que tanto si quedo en silencio —como en la noche—, como si hablo durante las sesiones, el resultado es idéntico: la voz del Corazón aturde al mental. A veces, por supuesto, se puede retroceder o huir, pero eso significa simplemente que no estáis listos. Pero estáis listos todos, sin ninguna excepción.

Si creéis que todavía no estáis preparados, es que vuestro personaje os está engañando y que puede tomar vuestro lugar y haceros creer que sois vosotros. Quiere tomar el puesto del observador, tomar las cosas en sus manos, comprender, construir un futuro, un estado. Y, en estos casos, vosotros ya no estáis disponibles. Pero eso no importa; la Inteligencia de la Luz actúa de todas formas. Aunque no la sintáis nada.

Esta Conciencia Desnuda, es decir, la evidencia del Amor desconocido, debería solamente aparecer en el momento de la estasis, como la llamáis. Y ya la estáis viviendo ahora, sin estar realmente en la estasis durante tres días seguidos, ¿no?

…Silencio…

Continuemos.

Pregunta: Cuando dice que está en cada uno de nosotros, ¿eso qué significa exactamente?, ¿cuándo vamos a volver a casa?

Bueno, porque como dijo Cristo, “yo soy el Alfa y la Omega”, yo lo soy también. Y vosotros lo sois también. No quiere decir más, que el mundo está en vosotros, el Todo y la Nada. Que nada existe fuera del Amor que sois. Todo lo demás son solo juegos, felices o infelices, pero son juegos. El problema llega cuando el Espíritu es eliminado o enrarecido, por razones externas: vosotros no tenéis la oportunidad de recordad ni de conectaros. Ahora está hecho. Estoy tanto en vosotros, como vosotros, como cada hermano y cada hermana sin ninguna excepción. Pero siendo el primero y el último, tengo la primacía en vosotros. Y cuando digo que estoy en vosotros, no es una idea o proyección, es la realidad que vivimos juntos desde hace varios días.

No me busquéis en la historia o en mi vida cuando estaba encarnado: estoy vivo, soy más allá de la forma y de esta persona. No hay ninguna diferencia. No hay más que Uno, no hay más que una Conciencia. ¿Cómo queréis que pueda decir otra cosa que lo que soy es lo que sois? A través de la historia, a través de la forma, somos Una Presencia, Una Conciencia. Nada puede pertenecer en propiedad, porque vosotros sois Todo. Y, al mismo tiempo, aquí en este mundo, no podéis pretender ser nada, de lo contrario estáis mintiendo, sobre todo ahora, desde hace poco más de dos meses. Pero, por supuesto, veis alrededor de vosotros, como habéis dicho antes, que hay gente que duerme, gente que sueña, gente que delira. No os ocupéis de ello.

…Silencio…

Además, ahora, sería bueno que, durante un momento, seáis testigos de esta fusión en la Eternidad. Atreveos a testimoniar, no para vosotros ni para mí, sino para el que lo quiere, el que escuche y oiga. No lo dudéis. Ya sean dos palabras o un discurso, atreveos a testimoniar. ¿Quién comienza? Aunque no hagáis uso de las palabras apropiadas, no importa, eso sale espontáneamente de vuestro Corazón, no os abstengáis.

Testimonio: Ayer, por primera vez sentí que mi Corazón ardía.

Y recordad… es maravilloso lo que dices: “por primera vez mi Corazón ardía”. Además, no haces intervenir al mental para decir: ¿es el Fuego Vibral?, ¿el Fuego Ígneo?, ¿la Corona Radiante?, ¿El Corazón Ascensional?, ¿El Canal Marial? Hoy es la “Evidencia”. Eso no puede apagarse. Aunque estuviera apagada, desde ayer, estás marcada. Lo que se abre, ya no puede cerrarse. Lo que se despierta, no puede ya dormirse, porque la Evidencia está allí, porque la Resurrección está allí.

Como sabéis, hace años, podíais sentir una estructura al nivel cardíaco, diferente según cada uno, pero lo que está ahí, aunque lo llames “fuego”, tiene incidencias muy poderosas sobre el emplazamiento de la Conciencia y sobre la reunificación/fusión/disolución de todas las conciencias que estaban fragmentadas. No tienes nada que hacer.

Agradezco tu testimonio. Veis que con tres palabras ha formado una frase. Y fijaos cómo es bueno testimoniar. No es vuestra persona la que testimonia o se valora. Porque cuando os atrevéis a ser verdaderos así y testimoniar lo que habéis vivido en fusión en la Eternidad —a solas, conmigo, por los requerimientos de la Luz—, tiene el mismo resultado. Solo puede progresar cada día. Es imposible dar la vuelta. Hoy es imposible equivocarse, ser engañado, porque es una Evidencia. Y al reconoceros en esa Evidencia, no podéis engañaros.

El siguiente, ¿Quién quiere testimoniar?

Testimonio: Esta mañana al despertarme, puse la Conciencia en mi Corazón y canté. Me puse a cantar espontáneamente. Quedé sorprendida.

Como he dicho, cuando se vive la Resurrección, ya no tenéis sed. Al principio hay una forma, no una exaltación en el sentido personal, sino la emergencia de ese Fuego, de ese Amor. Pueden ser canciones, dibujos, escritos. Son tanto personales como dirigidos a todos. Porque es algo que encontráis que nunca se ha movido y que se reconoce. No puede haber mayor Alegría que esta Resurrección. Es el cese de toda búsqueda, de toda cuestión, de todo temor sea el que sea, de todo pensamiento, de todo concepto, de todas las creencias. Como os hemos dicho, no quedan elementos destacados de los hábitos; es todo. Pero estos, están desintegrados.

Entonces, sí; el canto, la escritura, la pintura, la danza, pueden ser medios espontáneos que acompañan a la resurrección. Además, te puedo decir, que no es algo que puedas controlar, surge solo.

…Efectivamente.

Y eso actúa solo. No tenéis que reflexionar, que conceptualizar. Es lo que expliqué, Es la co-creación consciente que no procede de vuestra persona o de vuestro personaje, sino que es totalmente libre, independientemente de la forma que tome.

¿Quién quiere hablar? No tengáis miedo.

Testimonio: Esta mañana, al realizar la fusión en la Eternidad, he oído latir mi Corazón, muy fuerte, como saltando en el pecho, como si quisiera salir. Y he asimilado eso, como cuando conocemos a nuestro amante.

Bueno, se podría llamar a eso, las últimas emociones del Amor. Ya he hablado, creo, de problemas de ritmo, pero vais a sentir enormemente cosas en vuestro pecho, no únicamente por el corazón sino los huesos, los pulmones. Todo lo que está allí está viviendo en medio del pecho, y vais a vivirlo y sentirlo como nunca. Cuando os decimos que la conciencia está en el Corazón, no es una vista del Espíritu o una vista del mental; es realmente una traslación de la Conciencia desde los centros luciferinos, es decir, de la cabeza al Corazón.

Después, podéis llamarlo el Camino de la Infancia; es el Camino de la Verdad, ante todo, sea cual sea el modo en el que sale. Porque es una emergencia espontánea, natural, que no se refleja, que no obedece a ningún modelo, a ninguna historia. Por supuesto, está coloreado. Si sois sarcásticos, habrá humor. Si amáis la ligereza, habrá cantos. Si necesitáis verlo, serán pinturas. Si necesitáis leerlos, serán escritos, sin esfuerzo. Pero eso siempre traduce el mismo proceso. Por eso decía que esta Evidencia, al nivel del Corazón, no es solo las Coronas, el chakra, la Nueva Eucaristía o el Canal Marial; es mucho más que eso. Porque vuestra Conciencia Desnuda está realmente presente en el Corazón con Cristo; vosotros sois el Camino, la Verdad y la Vida, cada uno de vosotros, aunque tengáis la impresión que no es verdad. Vuestro mental os miente; yo lo veo.

…Silencio…

Testimonio: Además de todos esos sentimientos, yo he tenido la impresión que llegaba a casa.

Y sí, vosotros reconocéis vuestro domicilio: es el Juramento y la Promesa. Eso siempre ha estado ahí pero no lo veíais a pesar de las vibraciones, a pesar de la activación de los nuevos Cuerpos. Para la mayoría de vosotros, incluso los Liberados Vivientes, eso sucede ahora. Vosotros estáis en casa, no hay ninguna duda posible. Y este Desconocido, ¿por qué lo hemos llamado “Desconocido”? Porque no teníais ningún medio antes, a pesar de las vibraciones, las Coronas ascensionales y el Canal Marial, de revivir esta Evidencia, incluso el Liberado Viviente. Vosotros habéis vivido la Evidencia fuera de este cuerpo, ahora se vive en el cuerpo, en esta carne perecedera, en circunstancias específicas.

Pero sí; es vuestro domicilio. Estáis en vuestra casa. Así que, en este cuerpo, solo estáis de paso, aunque conozcáis lo que llamáis “vidas pasadas”. Todas esas vidas pasadas, son pasajeras. A partir de ahora, no pasaréis nunca, es inmutable. Suceda lo que suceda a este cuerpo, a este mundo o a los mundos o a las dimensiones, vosotros estáis en vuestra casa, os habéis encontrado a vosotros mismos. Así que, cuando estamos en casa, no arriesgamos nada, estamos en calma, estamos seguros. Además, la noción de inseguridad no significa nada.

Esto es obvio. La Evidencia de la Conciencia Desnuda prevalece sobre las vibraciones, sobre los sentimientos, sobre las historias y, sobre todo. Por supuesto, para lo que no lo viven, eso queda y sigue siendo falso. Dejadlos tranquilos. También llegarán allí, obligatoriamente. Dejad trabajar a su mental. Dejadlos creer que han llegado. Solo cuando se llega al Corazón, sabéis que hay esta Evidencia, que no hay ninguna dualidad, ni en las palabras, ni en los conceptos, ni en la experiencia. Pero como dices: si, es tu domicilio, el solo y único. Y eso no es diferente. Una vez que el Sí es superado y que no sucumbe al orgullo —todo lo que el Comendador explicó durante años—, os encontráis en vuestra casa. Y allí, no puede haber la menor reivindicación, en este mundo como en todas partes, del tipo que sea, porque precisamente, todo es evidente.

Incluso yo diría que hoy, cuando nace esta Evidencia, realmente toma todo el espacio. Podéis calificarlo de Alegría, de Paz, de serenidad, pero no es suficiente todavía. No encontraréis ningún calificativo adecuado. Podéis testimoniar que es lo que recomiendo que hagáis, pero todos decís lo mismo, cualesquiera que sean las palabras que usáis; eso es lo que veo.

…Silencio…

No dudéis en tomar la palabra espontáneamente. No porque haga silencio, tenéis que esperar a que os dé la palabra ahora.

Testimonio: Lo había olvidado por completo, pero al escuchar a nuestra hermana antes, recordé que anoche, durante la fusión en la Eternidad, me sentí muy cálido en el pecho y sentí lágrimas en los ojos.

Esta es la máxima emoción, sentir que estás en casa, que no hay nada falso, que todo ahí es verdadero, que no hay dualidad, ni sufrimiento ni vida más muerte. Solo la Vida, el Amor y la Alegría. Es esta la última emoción, porque no podéis más que reconocer este Desconocido.

…Silencio…

Testimonio: Durante la lectura de conciencia, después de cincuenta minutos, tuve un sentimiento en el pecho, una expansión de la caja torácica que empujó hacia fuera todos los huesos de la caja torácica hacia el exterior.

Eso es verdad. Ese sentimiento, las palabras que empleas son correctas. Cristo, creo que dijo, (bueno, hago referencias porque sois occidentales la mayoría), “nadie puede conocer el Reino de los Cielos, si no nace de nuevo”. Y este renacimiento, esta resurrección, abre realmente el pecho. No hay más obstáculo, no hay más velos que se sostengan. Entonces, eso puede ser fuego, puede tratarse de trastornos puntuales de ritmo, pueden ser los huesos del pecho los que se mueven, y puede ser la sensación de un agujero abierto que desencadena precisamente esta felicidad y este reconocimiento.

Es difícil expresarlo con palabras salvo para los que han tenido la oportunidad de ver, pero verlo, no es, en absoluto, indispensable. Hablé de ello ayer en la quinta sesión, sobre el cuerpo de Eternidad, el Tetraquishexaedro, el cuadrado con los 144 diamantes.

…Silencio…

Cuando la Conciencia está en el Corazón, se siente eso. Entonces, cuando estáis en el corazón de la cabeza, no hay más que dualidad, conceptos, historias, reivindicaciones porque todavía hay muchos hermanos y hermanas —como decís—, que están dormidos y confunden el concepto “corazón” con la “Evidencia” que está en el Corazón.

Y estáis obligados a constatar, en las fusiones en la Eternidad y en los días que siguen, independientemente de la sensación que tengáis —un agujero, los huesos que se mueven en el pecho, el corazón que cambia de ritmo, una vibración un fuego—, lo más importante no es eso, es esta Conciencia Desnuda, las lágrimas que corren porque habéis encontrado la Evidencia que está allí. Todo lo demás es accesorio.

…Silencio…

Testimonio: esta mañana la Felicidad se instaló durante treinta minutos.

Es perfecto. Te recuerdo lo que te dije —lo que dije a cada uno—, esto ya no parará más: media hora hoy, cuarenta y cinco minutos mañana, una hora pasado mañana. Luego a veces, unas pequeñas pausas si tu cuerpo lo necesita, no eres tú quien decide. Y muy rápidamente, será permanente.

No intento convenceros, es la Evidencia que veo.

Y constatáis que cuanto más crezca esta Felicidad, más estáis en silencio, aunque haya unas palabras que salgan. ¿El silencio de qué? De la conciencia efímera. La Conciencia Desnuda no necesita hablar. Estáis tan, como dijiste, o bien en esta Paz, o bien en esta Felicidad, o bien en esta Evidencia sin calificativo, que todo el resto os aparece por lo que es, es decir algo que pasa y que no concierne en nada la Eternidad que sois.

…Silencio…

Entonces, para los que aman los juegos de palabra, podría decir que sois la Eternidad, la pre-Eternidad y la post-Eternidad: sois el Absoluto. Sois la Vacuidad. Sois este Indecible.

…Silencio…

Cuente lo que cuente vuestro cuerpo, cuente lo que cuente vuestra cabeza, y diga lo que diga este mundo con sus historias espirituales que no acaban nunca.

Estáis, digamos, en la fase resolutoria del enigma, allí donde todo está colmado. Lo sentís bien, aunque haya durado sólo media hora. Y como dije, ya no parará más. Se intensificará cada día para cada uno de vosotros, como para el conjunto de la humanidad. Es por eso de hecho, que todos los Ancianos hablaron de la guerra de todos contra todos. Os imagináis bien que los que se agarran a la historia —humana o espiritual—, van a buscaros problemas. Pero ya no estáis en la cabeza, estáis en el Corazón.

Así que dejadles decir lo que quieran, a los que quieran continuar la historia, a los que quieran tener unos roles, unas funciones, a los que quieran ser admirados, mirados. Todavía es de la escena del teatro, no es la Verdad. El corazón de la cabeza, el mental, él que está escondido en medio de vuestra cabeza— de hecho, creo que le habíais llamado —Yaldebaoth—, es vuestro cerebro. Hace unos nudos, siempre está elaborando unas estrategias, quiere entenderlo todo, explicarlo todo, demostrarlo todo, y sobre todo ser visto. Sabéis muy bien que cuando vivís la Resurrección, la Evidencia, la Felicidad, os da igual todo esto. Ya no podéis ser arrastrados por una historia, un guión, un juicio o lo que sea. La Felicidad, la Evidencia, se bastan a sí mismas; habéis terminado con los guiones, las historias, las muertes, los nacimientos.

…Silencio…

Sois Cristo —no el de la historia—, es el pasado. Y sin embargo, se vive en el mismo tiempo. Es por esto que lo vivís.

Aquí no es una proyección o un delirio, es la estricta Verdad.

…Silencio…

Sigamos.

Testimonio: sólo quiero decir que desde hace tres días me levanto muy bien y ligera, me levanto rápidamente, me siento ligera.

Sí, porque la Felicidad, el Amor, la Evidencia, elimina todo lo saliente, lo dije, todas las costumbres comportamentales, el diferenciar las enfermedades. Pero incluso las enfermedades pueden desaparecer, pero no podéis pedir a la Luz que lo haga. Se hará si tiene que hacerse, y se hará solo: vuestra persona no tiene que intervenir. Y todos vais a constatar unos cambios radicales, a pesar de los estados de éstasis, a pesar de las llamadas a la orden de la Luz. Vais a constatar unos reposicionamientos naturales, lo que queda de la persona. Vuestro propio funcionamiento en el seno de este mundo sólo puede cambiar, transformarse radicalmente, y no podéis oponeros a ello, y a medida que asintáis, más estaréis en la Evidencia, a partir del momento en que la Evidencia haya nacido, aunque fuese sólo unos diez segundos.

…Silencio…

Y de hecho, la unificación de las conciencias fragmentadas, en esta Conciencia Desnuda y en esta Evidencia, basta para cambiar las cosas, a todos los niveles. Y de hecho, observaréis que aunque haya, digamos que, unas llamadas de la Luz que cansan, la Felicidad, la Evidencia, la serenidad, la Alegría, según el estrato, ya no pueden desaparecer. Esta intermitencia que vivís, unos y otros, que hayáis resucitado el 14 de diciembre, o que estéis resucitando ahora, no cambia nada: es el mismo proceso, para todo el mundo, para todos los hermanos y hermanas. Y cada vez, cada día, este proceso se intensifica desmesuradamente.

La Verdad estalla por todas partes: es un estallido de Felicidad. En cambio, todos los que todavía juegan con su cabeza, en unas historias espirituales, en la necesidad de tener un rol, unas funciones, en el seno de esta historia o de cualquier historia de hecho, ellos, pues de momento no pueden estar en la Felicidad. Y sobre todo a partir de la Llamada y del Acontecimiento, se darán cuenta de la distancia entre el corazón de la cabeza y el Corazón del Corazón.

Pero dejadles. Dejad que cada uno vaya a su ritmo, ya que el acontecimiento colectivo todavía no ha llegado.

Pero la Resurrección se vuelve cada vez más colectiva porque aquí también, es extremadamente contagioso y contaminante, no por el «querer despertar a alguien», sino simplemente permaneciendo en esta Felicidad, permaneciendo en vuestra casa, en esta Evidencia, en esta serenidad, en esta Paz; es en este «no hacer nada», qué más hacéis, y mejor.

No quiere decir que no haya que tender la mano o la oreja. No quiere decir que haya que meterse en una torre de marfil. Ya que cuando estáis en la Evidencia, aceptáis todo lo que se presenta a la conciencia: si es una petición de ayuda, contestáis, si es el vacío, contestáis. Pero tampoco es un «hacer», es una Evidencia, es algo ligero, porque no podéis hacer otra cosa que de estar en este servicio a vosotros mismos, ya que sois el otro, a cada minuto.

Si todavía no es lo suficientemente evidente, lo será cada día más, al igual que los que vivieron su Resurrección a mediados de diciembre y ya lo constatan.

Y cuanto más numerosos seáis, más el proceso se expande y gana en intensidad. Todos nosotros lo dijimos: ya no puede parar, no hay marcha atrás posible, es ineluctable y se vive en la materia, en vuestro plano.

Y aquel que está en la Evidencia no puede buscar ninguna fecha, está muy ocupado en vivir esta Felicidad. Es incapaz de criticar o hablar mal de nadie, porque ve el Amor en él y ve que cada uno está en él, no es una visión mental, ni una visión de la cabeza, aquí también es la Evidencia de la Conciencia Desnuda.

...Silencio…

Testimonio: a veces, cuando me conecto al Corazón del Corazón en una posición medio tumbada, siento, en lugar del corazón, como un cuenco abierto hacia arriba.

Y que se llena del Agua de la Vida, del Agua de Cristal, de la Eternidad, sí. Sois realmente un cuenco o una copa que reencuentra su contenido original.

Te doy las gracias por tu testimonio. Es la perfecta imagen en cuanto a la realidad de lo que está pasando, porque el Cubo Metatrónico, atravesando la Fuente de Cristal— si no se quedó bloqueado en la cabeza por el ego—, ha bajado hasta el Corazón. Este cuenco es tu copa sagrada que recibe el Agua de la Vida, es también la sangre de Cristo, no en forma de hostia, sino que es la sangre de Cristo que se derramó de su hígado, es la copa del Grial, que no es nada más que tu corazón que se llena de la sangre de Cristo —no del sufrimiento—, la sangre de la Eternidad de la Matriz Crística: la Vía, la Verdad y la Vida.

Es por esto que se dijo que nunca más tendréis sed, porque este cuenco se llena permanentemente. No puede vaciarse: así es el Amor, así es la Evidencia.

…Muchas gracias.

Testimonio: quisiera dar un testimonio: ocurrió hace algún tiempo, hace más de un año, salté de alegría de repente diciéndome: «ya está, he llegado a casa». Estaba corriendo y decía: «vuelvo a casa, vuelvo a casa», con una gran felicidad. Y después, mi cabeza volvió a tomar el control y me dijo: «no es el momento». Y con lo que me dijo Bidi hace un rato, entiendo que el único obstáculo, soy yo.

…Silencio…

Te doy las gracias por tu testimonio. Pero efectivamente el año pasado, no había llegado del todo el momento porque no había habido la Resurrección, que sólo tenía que pasar en el momento del Acontecimiento, lo recuerdo.

…Silencio…

Pero hoy puedes decirlo: estás en casa. Y volver a casa no es un desplazamiento, no es esperar el final para reencontrar tu origen estelar, sobre todo ahora. Hay que vivirlo ahora mismo. No tenéis que esperar nada, ni siquiera hay que esperar nada, ya que está ahí.

Te doy las gracias.

…Silencio…

Testimonio: después de la fusión en Eternidad que verdaderamente fue la Felicidad, me encontré con dos hermanas pero no podía hablar, sólo podía reírme.

Porque efectivamente, volver a casa, reconoceros, es un silencio y una gran carcajada, interior o exterior. Es por esto que os decíamos que el Silencio es Evidencia. Esto no os impide hablar. Pero cuando lo vivís, este primer reconocimiento, esta primera Felicidad, esta primera vuelta a casa, sólo podéis sonreír o reíros, aunque después, para muchos, haya la necesidad de expresarlo de diferentes modos. Porque el Silencio os parece efectivamente como el elemento privilegiado, y que no hay necesidad de palabras, de conceptos, si no es sonreír y reír, aunque después vayáis a utilizar unos conceptos para intentar traducir lo indecible, porque no hay muchas palabras. Si usáis la palabra «amor», está tan desgastada, tan utilizada en todos los sentidos. Si usáis la palabra «vibración», hay un riesgo a veces de confundirlo con el fuego vital, con el fuego del ego, en lugar del Fuego Vibral, mientras haya el menor orgullo.

Mientras que en la Evidencia, y las palabras que usáis, no podéis estar engañados, ni por vuestra cabeza, ni por ningún concepto, ni por ninguna creencia.

…Silencio…

Y cuanto más numerosos seáis en vivir esta Resurrección, más rápidamente los Ancianos, las Estrellas, la Confederación Intergaláctica estarán tranquilos, y vosotros también. A mí me da igual, tengo la Eternidad. Pero todos los que habéis participado en la historia, pues daos prisa. No es que haya urgencia, pero no sabéis de lo qué os priváis. De hecho, es por esto que pido a los que lo hayan vivido de dar testimonio. ¿Acaso podéis comparar esto —incluso para el hermano o la hermana que habló, que había vivido esta Felicidad hace un año—, podéis decir que es comparable o superponible? Sentís que es diferente. Sentís bien que estáis en casa, y que no es algo que pasa. Y cuanto más lo viváis, menos puede haber la menor pregunta o la menor duda, porque esta Felicidad es evidente. No es una Felicidad de la cabeza, ni es una Felicidad de las pulsiones. De hecho la palabra “Felicidad” puede confundir al que no lo vive, que aquí también, aparte de la Evidencia, de la Conciencia Desnuda, ¿qué más queréis usar? Es por esto que a menudo haya la necesidad de traducirlo en poemas, en textos, en escritos, en sonrisas.

Mirad a algunos de los Ancianos —hablé de eso hace un rato—, mirad lo que han escrito, y encontraréis la misma cosa que lo que vivís hoy. No hay ninguna distinción, que sea para un occidental, que sea para un sufí, que sea para un médium, que sea para un profesor: no hay ninguna diferencia. Como dije, hay unas coloraciones culturales y demás, pero eso es todo.

…Silencio…

Preciso que aquí no soy yo, es la llamada a la orden de la Luz, ahora mismo.

…Silencio…

Y aquí, hay llamada a la orden y Bidi.

No vayáis a creer que la llamada a la orden de la Luz es emitida desde no sé dónde: nace en vosotros espontáneamente, según el despliegue de la Inteligencia de la Luz, ocurriendo en la Tierra. Nadie puede controlar o dirigir esto.

…Silencio…

¿Quién quiere dar su testimonio, o preguntar algo?

Testimonio: el canto de mi Corazón me empuja a decir, y me atrevo a decirlo: «ya estoy resucitada».

Sólo la Evidencia, que está ahí o no, puede confirmártelo. Pero como dije, es colectivo, y cada uno tiene el mismo potencial, no hay ningún requisito previo, así que por supuesto que puedes estar resucitada, en totalidad.

…Silencio…

¿Quién quiere hablar?

Pregunta: cuando usted nos habla de Cristo —y sin embargo usted no dice que no hace ninguna referencia a las religiones —, ¿de qué manera se refiere a Cristo?

Pues de lo que fue nombrado Ki-Ris-Ti, el Hijo Ardiente del Sol. En mi país lo llamamos Krishna, en vuestro país Cristo. La traducción es: «la unción del Señor». Simplemente es el Hijo Ardiente del Sol, nada más.

Y como dije —y como fue dicho —, hizo falta encarnarlo en la historia para permitiros a vosotros vivirlo hoy. Id más allá de cualquier noción histórica, o de la religión que nació de esto.

¿Qué es lo que preguntas exactamente?

…¿Cómo podemos hablar de Cristo sin hablar de religión?

¿Ah sí? ¿Y qué es lo que estoy haciendo? Eso está en tu cabeza. Cristo no pertenece a la religión. Cristo no pertenece a la iglesia católica. Faltaría más.

Es como si me dijerais que la religión judía pertenece a Moisés, cuando los sacerdotes han saqueado totalmente su trabajo.

…Ella lo entiende mejor.

En cuanto un ser lleva la Verdad a la Tierra, en los tiempos históricos, es sistemáticamente recuperada por los hombres ávidos, por los que buscan el poder: es un travestismo.

Cristo no pertenece a la religión católica.

…Silencio…

Entonces si preferís, podéis usar otras palabras: vosotros, vosotros sois el Amante, y esto es el Amado. Podéis usar cualquier terminología. No veáis ahí la historia, no veáis ahí las religiones. De hecho, mirad en qué se han convertido. Miréis donde miréis, por todas partes la Luz les hace estallar a todos porque han mentido. Ninguna religión es creada por la Luz. Sois la Luz. ¿Por qué necesitar una religión exterior? ¿O un intermediario? Todo esto os aleja de vosotros, sin ninguna excepción, hoy todavía más. ¿Por qué, según vosotros, el que recibió el Apocalipsis os había pedido de quemar los libros? No os lleváis nada en la Evidencia.

…Silencio…

No tenéis que estar sometidos a nada, bueno, a las leyes sociales. Pero en vuestra Libertad interior, ¿por qué queréis someteros a una autoridad exterior? ¿A un modelo, fuese el más prestigioso? Estos modelos llamados prestigiosos, os dijeron que haríais las mismas cosas, y unas todavía más grandes. Sois vosotros quienes necesitáis unas formas, idolatrar, seguir. Todo esto se acabó.

Uso la palabra «Cristo» porque es la imagen de la perfección, es el Amado si queréis. Es lo que permite el matrimonio místico con vosotros mismos. Sois vosotros quienes lo pegáis a unas historias.

…Silencio…

Y empleo unas palabras que os fueron dadas, porque si emplease las palabras de mi tradición inicial, dudo mucho que entendierais algo, necesitaríais un glosario. Así que vamos a lo más simple. Pero no os imaginéis en vuestras cabezas que cuando hablo de Cristo, hablo de un salvador, en el futuro, en el pasado u otra cosa.

Es el momento en que vosotros mismos, cuando la Evidencia está ahí, que vosotros mismos sois Cristo. Pero tampoco vayáis allí a buscar un rol o una función: es un estado, un estado de Felicidad indeleble, de Verdad y de Vida.

…Silencio…

Testimonio: al final de la lectura de conciencia que tuve, cuando me levanté, me sentí como recentrada, como si yo fuese el centro de mí misma, muy recta como si yo tuviese un tallo, desde la cima de la cabeza hasta los pies.

Sí. Lo que traduces en imágenes, es la conexión real, total e irremediable, entre el cielo y la Tierra, entre tu cielo / tu cabeza, y tu Tierra / tus pies. La unión se ha realizado. El Comendador lo evocó hace más de un año, incluso dos años. La unión se ha realizado.

Y de hecho, en los procesos del cuerpo de Eternidad, hablé muy poco de vuestros pies, que están conectados al Corazón y a la cabeza ahora. Arriba y abajo para el milagro de una sola cosa: la Verdad, la Evidencia, la Felicidad, donde percibís claramente que este mundo es una ilusión, que no tiene ninguna sustancia, ni ninguna seriedad, ni ningún Amor, aunque estuvieseis vivos en él.

Ahora sois capaces, para aquellos de vosotros que vivís esta Resurrección, o que habéis vivido las fusiones en la Eternidad, veis bien los cambios, los vivís, aunque sea de hace unos días.

Esto ya no parará. Irá hasta el final. Tal y como dijo nuestra hermana: «ya está, volvemos a casa». Y no hay ninguna necesidad de llevar ningún cuerpo, ni ningún equipaje.

No hay que afinar nada más, no hay que preparar nada más, ni anticipar nada más.

Acordaos de lo que me parece dijo el Comendador, en sus últimas venidas, que cuanto más estéis en la Felicidad, más el fragor del mundo crecerá. Lo veis bien, ¿no?, alrededor vuestro, cuando veis lo que pasa en el suelo, en el cielo, a nivel social, entre los países, en las familias: es exactamente lo que os había anunciado el Comendador.

…Silencio…

¿Quién más quiere hablar, expresar, dar su testimonio, preguntar?

Testimonio: después de la lectura de conciencia, llevo dos noches con pesadillas, cuando nunca tengo. ¿Quisiera saber si son unas eliminaciones?

Sólo puede ser eso. La iluminación de la fusión en la Eternidad es tal, que todo lo que quedaba como elementos, al nivel que sea, es visto en la forma que sea. Mantén simplemente, cuando está ahí, esta llamada de la Luz, esta Felicidad, no te preocupes de lo demás: sale, se elimina. Son unos pesos inútiles, que tal vez no fueron vistos. La Felicidad te quiere entera, sin restricción, sin límite.

…Muchas gracias.

Testimonio escrito por una hermana: «La torpe y el Absoluto»: mi corazón canta la Felicidad del Absoluto que se extiende hasta el infinito. En este espacio sin principio ni fin, mi Felicidad despega hacia unos universos desconocidos. Ya nada tiene consistencia. El Absoluto supera todos los conceptos de este mundo. Sólo en la profundidad… perdí el hilo…

Has perdido el hilo, ¿qué quiere decir esto? ¿Estás al teléfono?

…Sí eso es, está fallando la tecnología.

Es normal, estoy aquí. De hecho forma parte de las cosas observables, veis bien que incluso vuestra electrónica, vuestra informática, está fallando, por todas partes.

…Ya está, ha vuelto. Pues empiezo de nuevo: mi corazón canta la Felicidad del Absoluto que se extiende hasta el infinito. En este espacio sin principio ni fin, mi Felicidad despega hacia unos universos desconocidos. Ya nada tiene consistencia. El Absoluto supera todos los conceptos de este mundo. Sólo en la profundidad de los ojos de Bidi, habéis podido percibir un atisbo intangible de lo incomprensible, de lo insondable. Lo efímero se vuelve Eterno. El Amor se vuelve un océano que os mece en cada instante, que sólo es un Instante Eterno. La Felicidad intemporal hace vibrar todas las células de mi cuerpo, como un arpa élfica en unos armónicos incomparables. Es el canto sagrado del Amor en comunión con el Todo, en la Gracia del instante, en ofrenda para mis amados. El canto de Uriel, nunca para de resonar en mis oídos. Estas palabras son como unas alas, que permiten mi vuelo hacia unas maravillas. Que la Gracia os envuelva en un ballet de velos girando, semejantes a unos derviches giradores, para que vuestra conciencia despegue tal un tornado subiendo de la Tierra hasta alcanzar el cielo, dejando tras su paso un arco iris. Que todas las palabras de vuestro Corazón se disuelvan al escuchar mis palabras, llevadas por esta melodía celeste, porque los milagros sólo son los milagros del Amor.

Pues te doy las gracias. Tiene que ver con lo que os decía referente a Sri Aurobindo, a Rumi, y a otros. Forma parte del tipo —no me gusta esta palabra, pero– de exaltación del alma hacia el Espíritu, cuando el alma se consume; es lo que os han descrito también las Estrellas, cuando hablaban de su unión mística con Cristo, la historia del Amante y del Amado. Es una fusión. Y en ese momento por supuesto, hay que encontrar unas palabras, unas imágenes, unos sonidos, unas músicas que acompañan esto, siendo tan grande la Felicidad. Lloráis porque os habéis reencontrado.

Testimonias esto. Y en general, este tipo de cosa llega en los meses que siguen esta Resurrección. Entonces por supuesto, sabes bien que esto no va a quitar los problemas de la vida, pero los problemas de la vida ya no pesan nada en relación con lo que has escrito, en relación con lo que vives. Se vive con… Mirad cuando dejé mi envoltura corporal, tenía un cáncer, a pesar de todo cumplí con lo que tenía que cumplir siendo el Todo, hasta el último minuto. Y a pesar del cansancio, no era un esfuerzo. Porque este impulso para testimoniar, no desde vuestra persona o desde vuestro papel, sino desde el Amor, es evidente, sea cual sea la dificultad de vuestra persona, de vuestro cuerpo, de vuestra vida.

Y esta forma de expresión de este Amor, de este Indecible, refuerza también vuestra vivencia, no porque hubiese una especie de satisfacción del ego, sino porque de alguna manera es esencial, vital, primero para vosotros, y luego para tal vez los demás, porque ayudáis a la aparición de esta Evidencia, en el seno de la vida, en el seno de este mundo.

Te doy las gracias.

…Silencio…

Lo siento, pero las llamadas a la orden de la Luz no paran, eh, no soy yo. De hecho, no tengo que sentirlo, sólo hace que reforzarlo. ¿No ha llegado la hora de parar? Antes de que os durmáis u os consumáis.

…Quedan 6 minutos.

Salvados por la campana, entonces.

…Silencio…

Entonces voy a añadir a esta llamada a la orden de la Luz, unos minutos de fusión en la Eternidad, vamos aprovecharlo.

…Fusión en la Eternidad…

Eh bien Bidi os saluda, y os deja airearos, antes de volver a empezar la octava sesión. Hasta luego.

…Gracias.

****


A través de JL
Traducción equipo de traductores


****


Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.




Bodas Celestiales - Madre Universal


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Soy La Realidad Absoluta del Ser


Madreuniversalblogspotcomco/




Comentarios