ABBA - EN DIRECTO - 31 DE JULIO 2018 - COMPLETO. ¡COMPARTIR!!!!



ABBA - EN DIRECTO - 31 DE JULIO 2018 - COMPLETO


ABBA saluda a cada uno de vosotros en lo más íntimo de su Presencia...

[... Silencio...]

Actualmente, hace numerosas semanas que el proceso de Ascensión se vive de manera cada vez más extensa en la intimidad de cada uno y de manera cada vez más intensa y de manera colectiva.

Dondequiera que vuestros sentidos se pongan, dondequiera que vuestra vista vea, tanto dentro como fuera, la intensificación de la presencia de la Luz se hace en cada uno de vosotros de manera cada vez más cercana y de manera cada vez más evidente. Dondequiera que vean vuestros ojos, y dondequiera que esté vuestro punto de vista, aparece de manera cada vez más evidente que lo que está en curso no es simplemente un cambio o un porvenir en el seno de un mundo mejor, sino más bien la realización del proceso que habéis comenzado a vivir, a instalar, a manifestar y a desplegar por vosotros mismos.

La intensidad de la vivencia colectiva —aunque sólo concierna, de momento, a una fracción de la humanidad alma, como lo comprobáis en vosotros de manera individual o colectiva—... esta instalación de la Dicha y del Amor se hace de diferentes modos, a diferentes ritmos, con diferentes estados también, que son sólo pasajeros.

Como he anunciado, la intensidad, el ritmo y la frecuencia de los procesos de transición de la Liberación y de la Ascensión se celebran de manera cada vez más presente dondequiera que estéis, y eso es válido para cada uno y para un número siempre más importante de hermanos y hermanas.

Entended bien que en el proceso que vivís —tanto en vuestra carne y en vuestra conciencia, como a nivel del sueño colectivo— está directamente coordinado y ordenado por la Inteligencia de la Luz, pero es reforzado, de manera indudable, por los mecanismos creados de Absorción de las Esencias para atravesar los elementos del pasado que os pertenecen propiamente o no y que están inscritos en el seno de este mundo y de todo mundo. Y esto acompaña, a su manera, el regreso al Punto Cero.

En lo sucesivo, este Punto Cero es instalado por la misma Luz en cada Corazón, seáis o no conscientes de ello. Muchos de entre vosotros, además, habéis percibido y sentido diversas manifestaciones que calificaría de más complejas, a nivel de la percepción o de la vibración y que traducen ellos también un despliegue de la Luz tanto en el campo de la Conciencia Colectiva, como en cada espacio y cada tiempo de esta Tierra. Este proceso va a ser objeto en los días que vienen de una acentuación sin igual.

Cualquiera que sea vuestro nivel de percepción o de vivencia, os animo a atravesar todo esto con la misma ecuanimidad sin retrasaros, con el fin de instalaros, cada vez con más evidencia, en lo que llamé "el Juego Eterno": una suerte de observador magnificado que no depende más de un mundo, de una historia o de una forma, y que os permite vivirlo de forma real y concreta. Aunque seáis pocos de momento, esta cantidad se va a multiplicar, y es así como cooperáis con la Inteligencia de la Luz, por las miradas que lleváis y los encuentros que hacéis entre vosotros en este mundo, cualquiera que sean. Porque desde vuestra misma atención, más allá de vuestra voluntad, la emanación de la Luz es efectivamente mucho más amplia y extensa en vuestro campo de conciencia, pues ya no tiene nada que ver con lo que ha sido llamado hasta ahora "el aura".

Lo que quiero decir es que la misma estructura de lo que he llamado "la Matriz Crística" y "la Conciencia Crística" se despliega de manera mucho más amplia en vosotros. Y más allá de todo lo que podéis percibir o no percibir, el resultado aparece de múltiples modos en quienes sois, de manera cada vez más clara, incluso a través de algunas dudas. Ahí también os invito a vivir lo que está por vivir y a no dejar que ninguna duda aparezca o entorpezca lo que estáis por vivir en la humildad y la sencillez. Y os invito a que lo atraveséis, porque no sois nada de lo que os atraviesa. Dejad que os atraviesen estos diferentes elementos que puedan aparecer todavía, aunque no necesariamente, porque muchos ya están en el Gran Silencio y no necesitan otra cosa más que vivir este Gran Silencio.

Pero para la mayoría de entre vosotros, por el hecho de razonar de uno al otro, de fusionaros el uno en el otro y de absorberos en Esencia y en Verdad, aumenta vuestro propio campo de conciencia manifestado en este mundo. Y esto permite, como he dicho —y de manera cada vez más pronunciada y siempre más numerosa— vivir de manera no continúa, pero casi, el Juego Eterno. Superponiendo así en cierto modo la identidad efímera de este mundo, cosa que hasta ahora, ningún ser humano había podido vivir, porque las circunstancias de la Tierra, incluso en el tiempo del Cristo o entre algunos místicos más recientes, no permitía realizar la Gran Obra que ahora acabáis.

Os lo decimos, y nos lo decimos a menudo unos y otros: que todo se ha cumplido, que todo ha concluido y esta es la verdad, aunque no lo veáis claramente a través de vuestros sentidos o de vuestro intelecto. Esto os aparecerá en el curso de los días que vienen de manera cada vez más convincente, bien sea en el desarrollo de vuestra vida en el seno de lo Efímero, en vuestros espacios interiores o en vuestro espacio que llamaré “colectivo”.

ABBA está en cada uno de vosotros de manera cada vez más constante y, como he dicho, no es nada más que vosotros mismos, porque sólo hay un único Yo eterno que se resuelve de la multiplicidad a la Unidad. Y anteriormente, el Yo eterno os instala concretamente, de manera eficiente y activa, en este mismo mundo, allí donde no hay ni forma, ni escenario, ni historia, sino simplemente la beatitud intercambiándose entre el Ser y el no Ser al mismo tiempo, en el mismo espacio y que, sin embargo, ha trascendido todos los tiempos, todos los espacios y todas las dimensiones, así como todos los mundos.

Así, de ahora en adelante, más allá del Corazón del Corazón, se ha instalado en lo más íntimo de cada uno de nosotros el lugar de tránsito en la Eternidad. Todo esto, como he dicho, se superpone como dos realidades que se entremezclan, incluso para algunos, entre varias realidades. Quisiera decíroslo: esto pasa y pasará para que sólo quede la Desnudez de lo que Sois, que coincidirá de manera colectiva con un Evento, también colectivo. No busquéis el contenido, sino vividlo desde ahora en vosotros porque esto os es ofrecido a través de la superposición de lo Efímero de la persona y del Juego Eterno. Lo que se juega no es simplemente lo que vivís en vosotros de manera íntima, sino lo que le permite a cada uno vivirlo del mismo modo.

Os recuerdo que la Conciencia Crística y la Matriz Crística está a disposición de cada uno. No existe ninguna restricción, a excepción del emplazamiento en vosotros de vuestras creencias y costumbres, y de vuestras reticencias frente a lo desconocido, que sólo es Amor. Ninguna relación, ningún pensamiento, ningún estado ni experiencia de este mundo puede esperar aproximarse a este Amor. La Evidencia es esta desde ahora: el Corazón toma la primacía, la manifestación misma de vuestra conciencia en este mundo. Ya no tiene nada que ver con el personaje que erais ayer o hace algunos meses.

Todo esto se celebra y se celebrará de manera cada vez más contundente y cada vez más alegre, desde el instante que no mantenéis nada y que no retenéis nada; en cuanto no existen más posturas en vosotros que os hagan creer que tenéis algo que defender. En el Amor no hay nada que defender. La Evidencia está cada vez más presente, como vuestra Presencia, como vuestro Ser y vuestro no Ser. Todo esto está aquí y ahora en el mismo seno de este Efímero. Yo diría que esto es lo que es para cada uno, mirando tanto en lo más íntimo de sí mismo, como en la pantalla de este mundo, donde se encuentran los marcadores temporales del Evento que se actualiza y que está cada día un poco más en el umbral de este mundo y de su conciencia colectiva.

Existen innumerables acontecimientos y efectos que surgen en vosotros, como en todas partes. Los veis en cuanto acogéis sin juicio y os dejáis atravesar ahí también por lo que veis. No para reaccionar a eso de ninguna manera, ni para comprobar la evidencia de los desórdenes, sino para comprobar la evidencia del Amor en vosotros. Porque ahí también esto os ha sido anunciado y enunciado desde hace muchísimo tiempo.

A medida que el alboroto del mundo crezca, la Dicha sin objeto crecerá con más intensidad aún. Esto lo veis y lo vivís desde hace muchas semanas, pero esto también se va a intensificar de manera desmesurada, permitiéndonos vivir estados y modificaciones de la misma conciencia con una amplitud sin igual hasta ahora. Esto forma parte del proceso de superposición de las realidades y os conduce directamente al Tiempo Cero. No el vuestro o del seno del Yo eterno, sino del colectivo. Esto se celebra ante vuestros ojos; esto se celebra en este mismo momento y de manera cada vez más clara. Si hay algo que retener, es eso.

Recordad que no hay nada que hacer. Sólo tenéis que Ser, ya sea en el Gran Silencio en solitario, pero unidos con todos los demás, o sea con las diversas herramientas de comunicación que, por ahora, todavía están disponibles. Todo con el fin de compartir, no solamente el Don de la Gracia del Amor, ni únicamente los testimonios, sino simplemente estar presentes por la intención, vinculados a la Conciencia Crítica y a la Matriz Crística, a fin de desplegar siempre más este proceso que termina. Como sabéis, nadie conoce la fecha, porque la fecha está en curso, y no desde hoy, sino desde hace ya muchas semanas. Y es la Evidencia de lo que se celebra lo que, justamente, viene a sentar, a arraigar y a desplegar la Luz.

Sólo podéis acompañar, más allá de toda visión y escenario, la beatitud que nace cuando aceptáis dejaros atravesar en lo sucesivo por cualquier escenario, rol o función que sea. Esto os llevará progresivamente a constatar que los momentos de evidencia en el Silencio pueden permitir instalar de manera más intensa, también para cada uno de nosotros, la vivencia de la Luz y del Amor, y en la transposición en este mundo, que es la Alegría.

Que esta Alegría sea silenciosa o exuberante, tampoco hay ahí diferencia, porque en el Amor no puede haber ninguna diferencia ni ninguna distinción. Y es eso lo que os aparece cada vez más en la pantalla de vuestra conciencia. Más allá de los momentos, cuando os fusionáis en esencia o absorbéis las esencias, existe este proceso mucho más importante que os hace descubrir, a vuestra manera, lo que es la Conciencia, los mecanismos y los engranajes, no ya de la persona, sino de la Conciencia en la Libertad del Amor y de la Alegría reencontrada.

[...Silencio...]

Entonces os invito, sea cual sea la intensidad y la belleza de las manifestaciones, a guardar lo esencial, la desnudez de la Alegría y del Amor, que cada vez necesitan menos ser estorbados con cualquier cosa; os invito a que estéis simplemente ahí, cada vez más numerosos. Y os recuerdo también que no hay únicamente el Corazón, sino también nuestros pensamientos, y que más que nunca la idea, la intención y el pensamiento que se manifiestan —tanto en el interior en el seno de vuestro efímero, como en el seno de los momentos interiores e íntimos— debe ser ahí también una herramienta del Amor, trascendiendo y sobrepasando la persona, y mostrándoos la realidad y la concomitancia, en lo sucesivo, de vuestra Crucifixión y Resurrección, allí donde nada más puede ser como ayer, y donde todo os acerca al espacio sin tiempo, y al tiempo sin espacio.

Entonces sí, esto se llama Libertad, pero no libertad sujeta a reglas de funcionamiento —ya sea a nivel biológico o a nivel social— sino Libertad interior, aquella de la Verdad que, como lo comprobáis, puede componer cada vez menos con la mentira y la ilusión de este mundo, o con cualquier obligación de lo Efímero. Incluso diría que es a través de los desplazamientos de vuestra conciencia, en lo que ella atraviesa o en vuestras acciones tanto en este mundo como en el interior, que estáis más en condiciones de constatar por vosotros mismos el propio posicionamiento de vuestra conciencia, para que actuéis de manera cada vez más natural e inmediata en la Evidencia del Amor, de la Luz y de la Dicha.

Porque acogiendo cada vez más intensamente esta Evidencia de la Dicha, del Amor y de la Verdad, sólo podéis constatar que todo lo que todavía afectaba a vuestro personaje —ya sea a nivel del cuerpo, de vuestras obligaciones o de vuestra moralidad— no representa ya nada. Porque en la Llama y el Fuego del Amor también hay dulzura que se manifiesta. Esta dulzura es la dulzura del Amor, que no quiere ser la dulzura de un personaje, sino de la Verdad. Así, vuestro temperamento y vuestra presentación al mundo cambia totalmente cada día y a cada instante... os lleva a daros cuenta de esto, lo aceptéis o no.

La densidad de la Inteligencia de la Luz y la densidad del Amor y de la Dicha, al igual que la expansión de vuestro sentido de conciencia y vuestra alineación con la desaparición de toda conciencia y del Ser, os ajusta de manera cada vez más fina en cada mirada que ofrecéis, en cada pensamiento que emitís, en cada relación. El Amor ocupa todo el lugar, todo el espacio, pero interviene también de manera cada vez más directa, por su Inteligencia, en los mecanismos que se desvelan en vuestra conciencia. Y eso a cada minuto y en cada instante.

Mi intervención será corta, porque no hacen falta tantas palabras ni explicaciones, sino desde ahora, sólo vivirlo de modo cada vez más intensivo y aparente. No tenéis que esconder nada en la luz del Amor y de la Verdad; no tenéis que disimular nada de lo que es vivido. Recordad que es a través de vuestra mirada, de vuestras palabras, de vuestra atención y de vuestro silencio —incluso en el seno de vuestras obligaciones efímeras, si son posibles para vosotros— como se hace la alquimia.

En resumen, la alquimia del Amor no depende más de vosotros, aunque para vuestras ideas, vuestros pensamientos y vuestros encuentros podéis y debéis multiplicarlos. Lo que quiere decir que cada día sois más numerosos los que lo descubrís sin incluso poder explicarlo, sin conocer a ABBA, ni conocer la belleza y la simplicidad del Amor. Y es así como el Evento es activado, porque se instala y se invita por sí mismo, aunque no haya intención previa, ni incluso búsqueda preliminar de alguna clase.

Y recordad que, aún más hoy, la espontaneidad, la sinceridad y la humildad son los garantes de la integración y de la manifestación de vuestra conciencia, así como de la a-consciencia. Y eso no depende de nada más, de ningún hándicap físico. Ninguna edad, ninguna postura, ni ningún temor pueden impedir el Amor de ahora en adelante. Entonces, si os parece que en alguna parte estáis retrasados en lo que está por vivir, por sentir o por ver, os recuerdo que la finalidad no es la de ver, ni la de sentir, sino la de ser esto.

Y hoy hay cada vez menos distancia entre lo que llamaría la Supraconciencia que se vive y la a-Consciencia. Es en este proceso de superposición de la conciencia efímera, del conjunto mismo de la totalidad de los niveles de vuestra conciencia en el sueño individualidad, donde el Yo eterno presenta y resuelve la ecuación en vosotros. Esta ecuación no os necesita, no necesita lógica, ni comprensión. No necesita ya más evidencia, sino sólo Libertad independiente de todo escenario, de todo personaje, así como de toda relación. Sólo necesita la fusión de la Esencia, la resonancia que crea desde ahora, tanto progresiva como ocasionalmente, y que os conduce a la resonancia primera, aquella del primer relámpago de la Creación, cuando el primer Espíritu flotaba sobre las Aguas de la Creación y que se imprimió en el núcleo cristalino de la Tierra, y que hoy adorna vuestra frente y vuestro Corazón.

La Alquimia que se celebra y finaliza ahora no podía incluso ser imaginable ni concebible hace solamente un año, aunque forzosamente muchos intervinientes de la época, hace aún un año, lo habían cantado y expuesto. Hoy lo vivís concretamente de manera cada vez más evidente y cada vez más amplia, tomando cada vez más espacio y tiempo, sobre la vida misma en este mundo. Y, sin embargo, estáis vivos más que nunca, aunque estéis cansados o enfermos; esto concierne a la persona, no lo voy repetir, porque ya no hacen falta conceptos, ni explicaciones, ni tampoco escenario. Tan sólo seguir y atravesar lo que se presenta a cada uno. Y cuanto más conformes estéis con esto, la Resurrección y el basculamiento se vuelven cada vez más concretos. Y esto va a tomar cada vez más espacio de vuestro tiempo, y el tiempo de vuestro espacio, y no podréis hacer nada porque la Dicha será tal, que nada podrá oponerse a eso, aunque lo queráis, aunque vuestras obligaciones traten de alcanzaros. ¿Qué más queréis más que realizar esto que siempre ha estado allí, de modo tan evidente y de modo tan colectivo?

Entonces ABBA está con vosotros cada día, como todos vosotros. ABBA está presente cada día ahí donde estáis ,no solamente en vuestras obligaciones o en vuestros espacios interiores y últimos, sino por todas partes sobre el planeta de forma real y concreta. No se trata de un sueño, de una ilusión o de una quimera, sino que es la estricta verdad de la conciencia y de la Matriz Crística que resuena desde ahora no sólo de Corazón a Corazón y de Corazones en Corazones, sino también de Cabeza a Cabeza, de Sacro a Sacro, de Carne a Carne, de Espíritu a Espíritu. Esto firma de manera irremediable y definitiva —y a través de la vivencia directa de vuestra experiencia y de vuestro estado— el final del sueño de individualidad, tal como esto ha sido explicado y tal como lo vivís ahora.

[...Silencio...]

Entonces lo repito por tercera vez: que atraveséis lo que atraveséis y que viváis lo que haya que atravesar de evidente o penoso en vuestra vida, sólo es importante el núcleo de inmortalidad. Y esto no sólo lo comprendéis, sino que lo vivís cada vez de forma más evidente. Cualquier peso del Efímero, ya sea el sufrimiento o la enfermedad, no puede importar ante esta Evidencia. Lo repito para cada uno de aquellos que aún no viven nada; lo repito ahí también: no dejaremos a nadie, porque nadie puede ser dejado fuera de la Verdad. Y sólo hay una Verdad, tal como sabéis y lo vivís: la Verdad del Amor y, de ninguna manera, las historias de la persona o cualquier cosa que todavía os parezca que debéis cumplir en el seno de este mundo, cualquiera que sea vuestra edad.

Además, el núcleo del Amor toma tanta importancia, que nadie lo podrá ignorar, ni nadie podrá desviarse. En un momento dado, el basculamiento individual y colectivo será cada vez más convincente y cada vez más claro, ya sea a nivel de los sonidos para aquellos que los perciben; ya sea en las noticias para los que las siguen; ya sea en vuestras reuniones para los que se reúnen; ya sea en el Gran Silencio. Todo concuerda y converge hacia lo irremediable de lo que se celebra: el final del Efímero y la instalación permanente de la Verdad.

Con respecto a esto, no hace falta describíroslo. Retened que cada día que pueda surgir, no sólo actualiza el Evento colectivo, sino que actualiza también la percepción aquí mismo, en el seno del Efímero, la vivencia del Yo Eterno, del Absoluto, del Último, del Parabrahman. Pero una vez más, todas estas palabras se volverán estériles cuando la superposición del Yo Eterno apague totalmente, como lo comenzáis a vivir, cualquier interés en el seno del Efímero. Esto ahora se hace, como digo, de manera espontánea y automática, de manera natural y, como lo vais a ver, de manera cada vez más elegante y más ligera. Y lo repito: cualquiera que sea el peso del cuerpo, de vuestros sufrimientos o de vuestras obligaciones, de todos modos se van a derretir, sin juegos de palabra, como nieve al Sol.

Entonces sí, el Amor y la Dicha en su desnudez, en su expresión o más allá de toda forma y de todo escenario, así como de toda conciencia, es la única evidencia. Perdéis, de forma real y concreta, el sentido de estar localizados en una forma, en una historia o una percepción. Pero todo está por vivirse. Por supuesto las explicaciones podrían ser muy lógicas, pero os aseguro que, desde ahora, ya no sirven para nada, porque vivirlo es mucho más tajante y más evidente que querer comprenderlo.

Lo Desconocido ha prevalecido sobre lo conocido, y esto lo constatáis a cada momento, tanto fuera como dentro, cuando no hay ni fuera ni dentro. El Yo Eterno no es nada más que esto, viendo —por si todavía os gusta ver las historias de algunas Estrellas o de algunos místicos, tanto antiguos como no— lo que os mostraron muchos de estos místicos instalados en este éxtasis o énfasis. Hoy, lo que es excepcional e impensable, es que sois a la vez capaces, si puedo decirlo así, de estar en este éxtasis y en esta éntasis sin necesitar inmovilidad por el momento y podéis todavía conjugar, por poco tiempo, la presencia de un Efímero, de una persona y la intensidad de la Verdad. No sólo no tendréis elección, sino que tendréis cada vez menos miedo, porque tampoco habrá más espacio para el miedo. Y seréis cada vez más espontáneos y estaréis cada vez más en la Acogida y en el Sacrificio, porque el Sacrificio, en definitiva, no es nada más que la supresión de la persona que no reivindica más, que no espera más y que, incluso en el sufrimiento y en la desesperación, abandona todo. Y es ahí cuando la Verdad se revela.

Lo que quiero decir con esto es que, para muchos que todavía no vivís nada, vais a comprobar la irrupción del Amor de manera estruendosa y contundente, rompiendo las ilusiones y despojando a este Yo Eterno, a este Punto Cero en el centro de vuestro pecho, instalado desde ahora en el mismo espacio que el Corazón del Corazón. Él siempre estuvo allí y ahora es perfectamente experimentado por un número cada vez más importante de hermanos y hermanas que lo viven. Por supuesto, le cambian de nombre, aunque no puede haber aún un nombre, porque ABBA existe más allá de cualquier nombre... la cosa que ciertamente sois. Ya no es tiempo de verificar que el conjunto de la Creación está en vosotros, aunque esto os atraviese y os pase, porque estáis al principio de la Creación. Y en este mismo momento, todos pasáis —y volveréis a pasar de modo cada vez más evidente— por este agujero negro, por el ojo de la aguja que ya no es más la puerta OD, sino directamente vuestro Corazón.

Así que, efectivamente, todo se ha cumplido de forma individual, y todo se cumple de forma colectiva. Cada día sólo podréis comprobar que esto es cierto para vosotros, y si no lo es para vosotros, lo es a vuestro alrededor, y muy pronto para vosotros. Estas no son palabras de esperanza o de aliento, sino la Verdad que ya está aquí.

En lo sucesivo, desde el emplazamiento del Yo eterno, trascendiendo todos los tiempos y espacios, es muy fácil comprender viviéndolo lo que está ahí y que siempre estuvo, pero que desde ahora toma todas las conciencias y toda la Vida. Recordad que a través de la Conciencia Crística y del Corazón Crístico, o bien a través de la Matriz Crística, incluso vuestro pensamiento más ordinario entra en resonancia con el Cristo. Y en eso sois muchos los que lo sentís e incluso algunas palabras, comportamientos y pensamientos no están más adaptados a lo que está ahí. No hay esfuerzos que hacer ni que comprender, porque ahí también esto se enlaza de manera muy natural y espontánea. El único marcador es la ligereza de la Alegría, ya sea silenciosa o exuberante.... eso no cambia nada.

La realidad del Amor toma cada día un poco más cuerpo, en el Cuerpo Colectivo de la humanidad. La absorción de las Esencias también sigue gracias a vuestra cooperación, ahí también de manera espontánea, en cada mirada que lleváis a este mundo, así como en cada ausencia de mirada en el seno del Último, del Yo eterno. Cuanto más aparece la Evidencia, menos necesarias son las palabras y menos necesidad hay de conceptos, y menos explicación necesitáis, porque todo está ahí en el seno del Instante presente, magnificado y ampliado. Porque incluso en el Corazón del Corazón y en el seno del Aquí y Ahora, el Punto Cero está totalmente activo; la unción está hecha, del Todo a la Nada y de la Nada al Todo... de lo Absoluto al sueño de individualidad, del sufrimiento al Amor, y del miedo al Amor. Esta es la instalación, real y concreta, de la Unidad previa al Cero.

No tengo nada más que añadir en este momento, más que dejar vuestra presencia y mi Presencia en cada momento, porque ya no dependéis del tiempo para el Amor, ni del espacio. Os incumbe verificarlo y vivirlo. Entonces, sólo nos queda permanecer juntos en el Gran Silencio unos instantes, en la Acogida de cada uno de nosotros, que no necesitamos más de un identidad, ni de representación, ni identificación, porque ahí donde estáis esto se realiza también espontáneamente. Al poner vuestra conciencia y vuestra atención, se amplía y lo desmultiplica, no solamente para vosotros, no solamente para los dos que están en resonancia o en fusión o en el grupo, sino para el conjunto de la Tierra y para el conjunto de los Mundos.

Entonces ABBA sólo puede ahora fusionarse en el Silencio en cada uno, en la resonancia del Último, en el final del sueño de individualidad. Entonces el Yo eterno, en este Amor que hemos denominado Desnudo para no enmascararlo y desviarlo, el Amor es don. Y cuanto más lo dais, más se consagra a vosotros; cuanto más lo dais, más os acercáis a la Verdad del Yo Eterno. No hay otra alternativa, no hay otra vía, no hay otra historia, ni otros escenarios. Es eso lo que se descubre y se descubrirá cada día y lo que podrá pasar.

Como sabéis, no es un secreto: en este mes de agosto, las innumerables circunstancias son favorables a la Inteligencia de la Luz. No voy a enunciarlas, porque estas circunstancias favorables son tanto colectivas como personales en el seno del sueño de individualidades. No tendréis ninguna dificultad para identificarlas, para reconocerlas y vivirlas.

Entonces ABBA se instala ahora en vosotros en el Gran Silencio del Yo Eterno. ABBA en vosotros, acompañado de todas las esencias, de todas las historias y de todos los escenarios, se resuelve a este Amor Desnudo en el Gran Silencio. Volveré a vosotros —como lo estoy en cada momento, pero de manera más formal como ahora— si es posible a lo más tarde dentro de quince días, adaptándome ahí también a mi propio descubrimiento en cada uno de vosotros, de la misma manera que lo vivís.

El basculamiento colectivo está muy avanzado. Aquellos de entre vosotros que mantuvisteis, si puedo decirlo así, contactos en el seno de la Supraconciencia, en el seno de los mundos multidimensional, los podéis atravesar y podéis recibir numerosas confirmaciones por diversas vías, por diversas imágenes. Pero la certeza de vuestro Corazón es la única prueba, la más formal y la más viva, de que el Amor está en todas partes.

Entonces, os saludo a cada uno, y no olvidéis que, más allá del tiempo y del espacio de este mundo, tenéis acceso, a través de la resonancia Crística, a la ultra-temporalidad. Desde ahora tenéis la posibilidad —y os dejo descubrirla sin consigna—... tenéis la posibilidad de actuar por vosotros mismos y en vosotros mismos. Y, sobre todo, cuando os parezca que necesitáis algo en relación a la intención y al Amor y no a una ventaja personal, poned vuestra conciencia o a ABBA o a la Luz; no veáis ahí ninguna indicación o restricción. Pero sabréis qué hacer ante el sufrimiento, la resonancia y la fusión, sin haceros preguntas ni usar técnica alguna, sino simplemente a través de la espontaneidad del Amor. Y esto os va a aparecer cada día un poco más.

[....Silencio...]

ABBA no os va a sobrecargar y os va a dejar en la Ligereza y la Libertad. Honro y saludo a cada uno de vosotros en lo más íntimo de vuestro Corazón, en el Absoluto último; en este Yo Eterno que existía antes de la Creación y que persistirá cuando todas las creaciones hayan concluido sus ciclos. Y, como sabéis, esto es ahora en la Tierra, tal como lo vivís ahora.

Entonces, en la vivencia del Amor y de la Alegría, ABBA en este instante os transmite esto, y esto es accesible no solamente en este instante, sino en cada instante de vuestra vida. Y esto será así de manera colectiva.

ABBA rinde gracia a todos los ABBA, pero también, no lo olvidemos, a cada hermano y hermana humana, almas que quizás estén todavía en la no vivencia, en la esperanza o en el sufrimiento, en la negación o en la dualidad. El Amor ahí no puede ser de otro modo más que vivirlo, porque el don de la Gracia y el don del Amor nunca pueden ser negados. Pues como he dicho, el Amor ocupa todo el espacio y deja cada vez menos espacio de tiempo para el miedo y el sufrimiento. Y es lo que vais a comprobar, a veces sorprendidos, a veces maravillados, en los días que vienen. Lo repito, para terminar: cada día que pasa y que surge, veis la progresión de la Luz y veis intensificarse la Alegría y el Amor cada vez con más certeza.

Entonces, sed vivos, sed verdaderos y dejad que el Amor que Sois transparente que nada en el seno del sueño de individualidad, en vuestro sufrimiento, o en cualquier elemento que sea, puede ser un freno a la Alegría que está presente. Como lo dije hace quince días: se ha producido la amplificación de los procesos, tanto exteriores como interiores, y de nuevo se va a multiplicar. Y lo que se va a multiplicar aún más es, evidentemente, la Alegría y el Amor.

Cuando todo lo que concierne al sufrimiento, a las memorias, a las historias, a los escenarios y a los personajes de este mundo se alejen cada vez más, el Amor crecerá aún más. Por lo menos os parecerá que todo se ralentiza, pero que sólo, como he dicho, toma todo el espacio y tiempo de este mundo, así como de todo mundo, allí donde no hay ningún lugar para cualquier historia que sea, para cualquier mundo que sea. Así es el Amor Puro, así es la Resurrección que vivís y así es el vuelco que os conduce, en lo sucesivo, a no desconfiar, ni temer, ni esperar, sino a vivir el Evento con perfecto Acogimiento.

Entonces ABBA comulga ahora en cada uno, en resonancia Crística, en el Yo Eterno, en el Amor sin calificativo y sin restricción.

[... Silencio...]

ABBA en cada uno, dondequiera que se encuentre...

[... Silencio...]

Que la Paz, la Dicha y el Amor sean.

ABBA es cada uno de manera individual y colectiva, y ABBA os dice: si el flujo de los días lo permite, ABBA, a lo más tarde de manera formal, ¡hasta dentro de dos semanas!

Hasta siempre en la Eternidad y en el Yo Eterno.


******

A través de Jean Luc Ayoun
Les Transformations

Transcripción del audio al francés: YouTube y Pierre Díaz.
Traducción del francés al español: Pierre Díaz.
Revisión y corrección de la traducción española: Laura Ferro.
En Amor, para el Mundo.
http://sabesquienerestu.blogspot.com/p/abba-directo-31-julio-2018.html


Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


Bodas Celestiales - Madre Universal

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Madreuniversalblogspotcomco/


Comentarios