ABBA - PARTE 4 - 2 DE JULIO 2018). COMPLETO



ABBA - PARTE 4 - 2 DE JULIO 2018). COMPLETO

Bien amados, vamos pues a seguir con lo que tenéis que compartir. En primer lugar, rehagamos algunos instantes un Silencio propicio a la Acogida y a la Verdad...

[... Silencio...]

Bien amado, ABBA escucha.

— En la primera sesión para acoger a ABBA en el Corazón, cerré los ojos. El lado derecho del cuerpo había desaparecido, aunque lo sentía. Una vez pasada la sorpresa, volvió la alegría. ¿Por qué hay todavía imágenes, si no necesitamos más las imágenes? Gracias desde el Corazón del Corazón.

Bienamados, las imágenes, cualquiera que sean, deben ser atravesadas y amadas del mismo modo. No es cuestión de oponerse a ninguna imagen, visión o a ninguna energía, sino de aceptarlas, de sobrepasarlas y de no detenerse en ellas. Se produzca lo que se produzca, ya sea sobre la pantalla de tu conciencia o en tu cuerpo, esto no supone una diferencia, porque la Inteligencia de la Luz es, pertinentemente, lo que es necesario para ti, en lo tocante a la percepción de tu propio cuerpo y a las ilusiones que aún pueden producirse.

Se ha dicho, efectivamente, que esto no tenía más utilidad, sino simplemente que esto era atravesado cuando sucedía. Recuerda también que, en esta primera parte, dije que no tenéis más alternativa, y que el mejor modo de acoger y de vivir este Amor Desnudo es dejar ser lo que aparece sobre la pantalla de tu conciencia y no interesarte por eso, con el fin de atravesar esta conciencia en una imagen, en una vibración o en cualquier estado que sea, para pasar, si lo puedo decir así, al otro lado de la conciencia.

No hay que rechazar ninguna imagen, cualquiera que sean las experiencias, sino dejarlas que te atravieses de forma real y concreta, sin pararlas ni cuestionarlas. A través de los procesos de desaparición del cuerpo o de ausencia de percepción del cuerpo, comprobáis también el mismo proceso en diferentes momentos.

Esto os concierne también en la zona de las extremidades, sean cual sean, o en una sección entera del cuerpo. Como dices, sus mecanismos y sus procesos de desaparición —ciertamente no completa— forman parte del proceso del establecimiento del Amor Desnudo a través, como siempre, de la conciencia del cuerpo de Eternidad. Así que no hay que cuestionar respecto a la parte del cuerpo que desaparece o a las visiones que puedan aparecer. Lo que compruebas sólo puede desaparecer en cuanto tu conciencia no se pone encima o cuando el mental no interviene; sólo puede desaparecer cuando aceptas simplemente, cualquiera que sea la manifestación que concierne al cuerpo, a la pantalla interior o a cualquier estado pasajero. Sólo déjalo pasar, déjalo aparecer y desaparecer sin intervenir.

Es en esto en lo que te demuestras a ti misma tu firmeza en el Corazón del Corazón, permitiéndote atravesar todo lo que estaba representado concerniendo también a algunos elementos de tu presencia, de tus visiones, de tu cuerpo o a todo elemento que sobrevenga tanto en este proceso de escucha, como en los procesos de fuego o de alineación. Son exactamente los mismos. Todos apuntan, sin excepción, a favorecer la progresión de la revelación del Amor y de la Luz, para permitirte atravesar esto cada vez con más soltura. Y esto sólo se da cuando no retienes nada y cuando no concedes, en cierto modo, ningún crédito al elemento, sea el que sea. Porque esto concierne a tu cuerpo desde el que tu humor, tu visión o incluso la duda sobrevienen en tu cabeza mediante algo que hace erupción en tu conciencia, y que tiene relación no con la A-consciencia, sino justamente con el establecimiento o el re-descubrimiento de la A-consciencia.

Bien amado continúa.

— Testimonio de una hermana presente, que tiene una anécdota: "Hace una semana, estando de viaje, una gran cantidad de leña, aunque estabilizada, cayó y sepulto mi coche aparcado cerca. Pasado el primer minuto de sorpresa, mi única reacción en el momento fue: "¡Oh, vaya!". No sentí ningún envite interior, ni contrariedad, ni en aquel instante ni después, aunque este acontecimiento tenga algunas consecuencias en concreto. Esto me parece una broma exagerada. En otros tiempos, habría procurado comprender el sentido de lo ocurrido, pero ahora estoy muy feliz, al más alto nivel, y para concluir el asunto diría que es así en el Amor Desnudo, todo es ligero y todo es Dicha, hasta gozar del instante presente, incluso tan inesperado como ese.

Bien amada, te agradezco la anécdota. Como dices, más allá del coste de la reparación, te lleva a constatar que, efectivamente, permaneces inquebrantable en el seno del Amor Desnudo. Y es efectivamente así como sucede. En cuanto el Amor Desnudo comienza a aparecer y a estar presente, todo lo que puede suceder en el seno de lo Efímero, es aceptado evidentemente. No hay otra alternativa. Y, en todo caso, como dices, en ningún momento te ha perturbado, ni llevado hacia una comprensión.

Entonces bien, evidentemente el hecho de que tu vehículo se haya estropeado, como dices, por un montón de leña, si comprendí bien, corresponde a un acontecimiento que ocurre, y que tiene algunas consecuencias, tal como cuentas, a un nivel concreto. Pero eso no pudo modificar tu estado interior, tu presencia y tu ausencia. Así es como se debe vivir. Es así como esto te vivirá.

Habrá un momento, un instante en el que cuanto más os acercáis al momento colectivo del Evento, más lo comprobareis. No se trata de indiferencia ni de no ver, sino de atravesar cualquier acontecimiento que ocurra, cualquiera que sea su contenido y naturaleza, y no ser afectados por ello. Pues es así como estabilizáis, efectivamente, lo que sois en Verdad, más allá de toda dimensión y más allá de toda Conciencia.

No se trata por supuesto, de inconsciencia, sino de A-consciencia, es decir, lo que precede a la primera conciencia. Así que, por ahí tienes la prueba de lo que se celebra en tu pantalla efímera: una capacidad para mantener este estado interior espontáneamente, sin esfuerzo y, sobre todo, sin dudas. Cuando logréis vivir los acontecimientos, cualquiera que sean, incluso en lo Efímero y si la conciencia se eclipsa en provecho del Amor Desnudo, comprobareis entonces con evidencia que no puede haber allí la menor reactividad.

En efecto, cuando estáis en este estado de Amor Desnudo o incluso en Conciencia Desnuda se produce esto. Todo lo que ocurre en vuestra vida tiene un sentido; no hay que buscar la causalidad, sino justamente sobrepasar dicha causalidad, admitiendo, aunque no siempre sea evidente, que lo se celebra en vuestro Efímero —y que concierne a cualquiera y donde quiera que sea el acontecimiento— no puede en definitiva evitar, cualquiera que sea la pesadez que está por vivir y atravesar, que os acerquéis siempre más a este Amor Desnudo. Si aceptáis esto, entonces estáis en Acogimiento. Y, hasta diría, que cuanto más aceptáis, más lo atravesáis sin retener nada y más os aparece la Libertad, el Amor Desnudo y la Evidencia del Amor que sois.

En efecto, numerosos testimonios —ya sean de las Estrellas, de los Ancianos o de aquellos que pudisteis leer a través de innumerable literatura al respecto de santos y místicos— siempre os dan siempre la misma cosa. Es lo que expresaron, además, algunos poetas: que este cuerpo puede ser arrebatado, puede ser quemado y esto no cambiará nada lo que sois en Verdad. Es lo que manifestáis, es lo que redescubrís, y es así como esto funciona, dándoos no una ignorancia de lo que se celebra, sino, más bien, como lo has expresado, la certeza del Amor.

El Amor no puede ser aterrado por nada en este mundo, ni por lo que concierne a vuestro cuerpo, ni a vuestra vida, ni a vuestra persona, ni a cualquier tipo de historia. Esta inmutabilidad no es buscada, ni es un esfuerzo, ni un trabajo, sino que sucede cuando la Evidencia se impone. Así es el Amor; no puede ser de otra manera. Este mismo Amor Desnudo se basta a sí mismo, si puedo decirlo así, cualquiera que sean las circunstancias y condiciones. En definitiva, no hay ninguna diferencia. Lo vais a comprobar de manera cada vez no más frecuente, afortunadamente, sino en cada ocasión que se presente. Comprobaréis entonces que cualquiera que sea el acontecimiento, os deja de piedra. Y puedo decir que no podrá quitar la menor onza de vuestra alegría y de lo que sois en Verdad: el Amor Desnudo.

Este Amor Desnudo, este Amor desconocido que se vuelve conocido y que se vive no puede ser desestabilizado por ningún humor ni por ningún acontecimiento. Su instalación, por supuesto, puede activar re-actividades o reacciones, entre las cuales la ira o la negación os pueden arrastrar a veces. Pero nunca dura, porque en este momento existe un fenómeno espontáneo de regreso al centro, al Corazón del Corazón, que permite entonces, como lo comprobáis. Y nada más de lo que os pueda atravesar y ocurrir, incluso un inconveniente, en concreto como dices, ya no representa nada más, simplemente un contratiempo, pero un contratiempo que no puede alterar de ninguna manera tu Eternidad.

Así es como se forja vuestra Eternidad presente en el seno del Amor Desnudo, a través de toda forma, de toda visión y, como lo describes, a través de todo acontecimiento. Viviendo esto, cualquiera que sea vuestro estado de ánimo o lo que penséis, comprobareis que permanecéis en la morada de Paz suprema, inmutables e impasibles. Y no por indiferencia, sino por la penetración cada vez más intensa en la Verdad, que no tiene nada que ver con las circunstancias de este mundo.

Hoy, tal como Bidi y yo dijimos, el mecanismo de las costumbres y de las creencias residuales son simplemente los elementos que están por delante de la escena, y que no son vosotros, y que, sin embargo, os acompañaron en materia de costumbres desde vuestra encarnación o desde el desarrollo de vuestra personalidad, que sin embargo no está más presente. Estos elementos de la costumbre funcionan, como quizá sabéis, a nivel de una memoria que es automática y que no tiene nada que ver con la conciencia. Está inscrita a nivel del robot humano, pero a la cual estáis efectivamente todavía sometidos, hasta que el Amor Desnudo no esté presente, ya sea en su totalidad o por partes, en un primer tiempo. Lo que ocurrió en esta anécdota también te demuestra por ahí que estás en la Verdad, y que nada de lo que toca lo Efímero puede alcanzar lo que Eres, incluso si concierne a tu cuerpo o a cualquier vehículo que sea.

Para el observador del exterior hay pues una disociación real de la acción-reacción inherente a la persona y a sus costumbres, y sencillamente, al modo de funcionamiento inscrito y presente en este mundo, aunque sea para moverse, alimentarse y vivir la vida. Atravesadlo y eso os será mostrado más allá de la explicación, porque podéis siempre reencontrar lo más importante, esta incapacidad instantánea que no fue afectada por esto. Lo comprobaréis del mismo modo, sea cual sea el acontecimiento de vuestra vida en este período de alboroto de la persona. Da igual el nivel de cualquier acontecimiento, sea el que sea: desde vuestro humor y cambios bruscos de ánimo, hasta la actividad mental... ya no os podréis desplazar ni un centímetro de este estado de Paz suprema y del Amor Desnudo.

No hay mejor prueba que esto, porque estaréis establecidos firmemente en el seno de la Verdad y nada de lo que son verdades relativas, incluso muy concretas como dices, podrán desestabilizar lo que Sois. Y esto sucede desde ahora y de modo cada vez más insistente y cada vez más notable. Y, evidentemente, no necesitáis ni vibraciones, ni emociones, ni Coronas, sino simplemente el Amor Desnudo y la Verdad Desnuda. Y este estado particular no es de indiferencia sino de transparencia... lo que os permite vivir esto. Entonces, volverse transparente a la persona y a la historia de este mundo os permite encontrar más fácilmente la Verdad que está más allá de toda forma y de todo condicionamiento.

Así es como se realiza el trabajo individual y colectivo, pues en cuanto eres capaz de poner por delante esta transparencia, estando relacionado a otro tú, a otro hermano, a otra hermana o a otra circunstancia, el efecto será exactamente el mismo. Entonces, por simpatía de Corazón, repondrás lo que eres en el otro, porque cuando el otro se vuelve transparente, efectivamente, no es nada más que tú; no hay más distancia, no hay más diferencia, no hay más individuos... sólo hay Amor y en este Amor, esto no hace ninguna diferencia, sean cuales sean las circunstancias, los acontecimientos, el estado de tu cuerpo, o el estado de tus relaciones o de lo vivido, porque eres mantenido por la Verdad en la Verdad del Amor Desnudo, y ya no por cualquier voluntad personal.

La voluntad personal no os es de ninguna utilidad para instalar lo que concierne a lo Desconocido. Sólo hay, justamente, una desaparición de esta voluntad personal, este abandono total, este Acogimiento total que os permite vivir así cualquier acontecimiento que sea; y donde ningún acontecimiento, incluso el shock de la Humanidad, os podrá sorprender a aquellos que, antes del Evento, ya vivisteis el evento.

[...Silencio...]

Entonces, evidentemente, el acceso al Evento o a la vivencia del Evento desvela y desenmascara lo que llamáis "las otras dimensiones" aquí sobre esta Tierra. Pero incluso esto no debe ser tomado en el sentido literal, sino simplemente como una experiencia que pasa y que forma parte, diría yo, del rebobinado de la película que os lleva a hacer desaparecer la película. No sois vosotros quienes actuáis; sois, simplemente, quienes acogéis esta etapa particular que es la única Verdad, que pone punto final a toda lucha, a toda dualidad y a toda necesidad de comprensión.

Dichosos los simples de Espíritu, porque el Reino de los Cielos les pertenece. Dichosos aquellos que no necesitan de la mente y aquellos que no necesitan fuerza; aquellos que no necesitan voluntad para ser la Verdad, porque lo son. Todos aquellos que lucharán y se opondrán a esto, aunque sea sólo por el mental, sólo podrán activar un Fuego Ígneo que vendrá a consumirlos hasta el momento en que no habrá más que consumir, ya sea a nivel del mental, de las emociones o de la historia personal.

Esto siempre ha sido explicado y anunciado desde hace muchísimo tiempo, y es exactamente lo que vivís ahora. Estáis presentes en este mundo, pero no solamente no sois de este mundo, sino que no sois de ningún mundo, En este mismo momento, ABBA y tú sólo sois Uno, el conjunto de las creaciones. Y tú sólo eres Uno. Has remontado hasta la Fuente de la Creación, no por una voluntad, ni por un deseo, sino por el abandono real que roza el Sacrificio. Y, lo repito, todavía no tenéis otras posibilidades para llegar a esto, que siempre estuvo ahí, actuando de cualquier manera, por vosotros mismos y para vosotros mismos.

Lo repito, el Amor Desnudo no puede cargar con ningún personaje, ni con ninguna historia, ni con ningún humor, aunque atraviese lo que es notable, como dijiste. Y lo vais a comprobar cada vez más fácilmente, aunque evidentemente, en este proceso de instalación, todavía podrían existir algunas pequeñas variaciones, pues es normal. No hay que alarmarse, pero serán cada vez menos intensas, cada vez menos percibidas, menos perturbadoras y activarán todas la misma cosa: la Dicha y la sonrisa. Eso os demostrará cada día que no sólo vivís lo Desconocido, sino que lo acogéis. Aceptadlo sin resistencia, ni cuestionamiento, ni interrogantes.

[...Silencio...]

Bien amado, continúa.

— Querido ABBA, ¿cómo podemos hacer para liberarnos de las cadenas debido a problemas personales que me impiden ser libre? He vivido los sonidos en los oídos y la Liberación, pero desde hace unos meses nada más. Lo acepto, pienso lleno de Alegría que La luz iba a liberarme, o por lo menos, a aliviar mi carga, pero me parece que es peor: desde hace más de un año, problemas financieros me encadenan a personas... ninguna solución, situación bloqueada. Es difícil con esto estar en el Corazón. Hago, sin embargo, las alineaciones, pero el mental acaba siempre por tomar ventaja. Gracias ABBA.

Querida, según lo que expresas, todavía no comprendiste que, desde el punto de vista de tu persona y de la vivencia de la persona, no puedes hacer nada. Las pruebas que vives a pesar de las vibraciones, como has dicho, a pesar de los sonidos en los oídos, sólo son la ilustración de esto. La persona nunca estará en el Corazón. Es a través de la persona que vives el Corazón. La fase de interfaz ligada a la presencia del cuerpo de Eternidad y a los que llamáis "los mecanismos vibrales", es una etapa.

Mientras no te entregues, no puedes recibir al Don de la Gracia. Así que bendice hasta las circunstancias que vives: este afecto al problema financiero, la desaparición de los signos ligados a la integración de la Luz. Tú misma te distancias ante la Verdad, porque en alguna parte piensas que es la persona la que debe ver desaparecer los problemas por la acción de la Luz. No hay nada más falso, porque por ahí demuestras que hay una forma que puedo llamar de "chantaje" con respecto a la Luz, pues pones tu esperanza en algo exterior que no es reconocido dentro de ti, y eso es lo que crea una resistencia que se presenta en tu vida. Y es que la Inteligencia de la Luz te lo está mostrando todavía, a través de tus sinsabores y dificultades, y en tu caso, contrariamente al testimonio precedente, a través de la dificultad.

Mientras que consideres ser una persona que deba mejorar algunas cosas y sobre todo que utiliza la Luz, esto es totalmente falso. No puedes utilizar la Luz que Eres; sólo puedes serla, y para eso no debe haber nadie más. Estos errores de posicionamiento y de punto de vista son hoy la causa de todos vuestros sufrimientos, sin excepción alguna. Lo repito, porque esto va a ser cada vez más evidente: tengáis lo que tengáis que atravesar, mientras no hayáis soltado lo que creéis mantener... mientras no estéis rescatados con respecto a la petición de Luz, que ya está ahí, creáis instantáneamente una distancia. El simple hecho de verlo y de aceptarlo pone fin a esta ilusión de distancia.

Así que creer que la Luz va a resolver tus problemas financieros... creer que la Luz va a sacarte de la persona es una ilusión total, sobre todo en estos tiempos de la Tierra. Sólo el Sacrificio de la persona, no esperar nada, no esperar nada de la Luz, te pone en la disposición de Acogida. Pero si, previamente, hay una petición, tal como lo expresas, entonces evidentemente sólo podrás comprobar la aparente desaparición de la Luz, mientras no te hayas sacrificado, mientras no te hayas entregado como persona, como personaje e historia.

La Luz es intransigente. Ella es lo que Eres. No tienes que establecer transacciones con la Luz, ni chantaje, ni petición, sino simplemente atravesarla. Pero desde el instante en que queréis utilizar la Luz para un fin personal —porque el dinero es un problema personal y no un problema en relación al Amor—, entonces en ese momento, no creas la abundancia sino la penuria, y te alejas, aparentemente; se esconde aún más, porque la Luz da círculos en el sitio. Pero no busques en la persona. La Luz te busca directamente en el Corazón en cuanto estás ahí... ella te encuentra.

Así que debes comprender, tanto tú como cada uno desde ahora, que en cuanto creéis mantener algo, incluso la Luz, ella se alejará, porque no podéis mantener nada en el don total de vosotros mismos. Sólo podéis dejar fluir las cosas, dejar fluir el Amor y plegaros, en todos los sentidos del término, a la Inteligencia de la Luz que sois, y que nunca jamás estará conforme con un deseo personal cualquiera que sea. Este es el mejor modo hoy de resolver algo que aparece en la pantalla de la conciencia, y de confiar en la Luz. No para pedir o esperar una sanación, sino para ser Amor. Todo lo demás viene de ahí.

Si no os distancias de la Verdad, esto se vuelve cada vez más aparente, cada vez más impactante. Pero en ningún caso se trata de una culpa o de un error; es sólo el único camino que encuentra el Amor Desnudo para reencontrarse con vosotros en los meandros de vuestra conciencia y hasta de vuestra vibraciones. Aceptar esto cambia totalmente las cosas. Inténtalo y lo verás. Pero si luchas compadeciéndote de tu condición o esperando revivir lo que viviste, entonces no lo puedes ser. Y esto es válido para cada uno, pues lo repetimos en innumerables ocasiones —por otras vías, además de por la mía: mientras no haya Sacrificio, no hay Resurrección, ni tampoco, evidentemente, Amor Desnudo.

El personaje, la historia, los sufrimientos, las creencias... todo lo que concierne a lo conocido debe borrarse para dejar todo el sitio a lo que Sois en Verdad. No podéis mantener la Luz. No podéis mantener lo que sea en el seno de la Libertad. Entonces el problema, y todos lo sabemos, es que el personaje, la persona y el mundo en el cual todos estamos puestos hoy, no puede responder a esto. Eso es imposible.

Entonces, por supuesto, la energía puede sanar; la oración, por supuesto, puede actuar, pero ya no estáis más en estos tiempos. Estáis en los tiempos de la inmediatez, en los tiempos de la espontaneidad, en los tiempos de la Evidencia. Si para ti esto no es evidente porque los problemas permanecen, como dices tan bien, es que estás identificada con tus problemas y, por lo tanto, con tu mental. El mental no puede desaparecer por sí mismo. Él te prueba simplemente a través de su presencia que estás, efectivamente, preocupada por las carencias. Pero las carencias sólo conciernen a la persona, no conciernen al Amor que Eres.

Es un problema recurrente y que todos lo viviréis con diversas intensidades: todo lo que pertenece a la persona será barrido. Si no lo aceptáis, lo pagaréis y es normal que permanezcáis por vosotros mismos en la dualidad, incluso habiendo vivido la Conciencia Desnuda. ¿Cómo queréis estar estabilizados en lo que es Eterno y en lo que nunca se ha movido, si no dejáis de moveros, si hacéis intervenir a la persona, al personaje, a la historia, a las costumbres, a las creencias?

Cada uno tiene asegurada su Libertad y la Ascensión, pero lo que queda que atravesar será profundamente diferente para cada uno. Y esto se verá cada vez más. Por un lado, estarán claramente aquellos que abandonaron toda veleidad de pretensiones personales con respecto a la Luz, y que estarán conforme con lo que se produzca. Y por otro lado, estarán aquellos que resistirán, cualquiera que sea la anterioridad de vuestra vivencia. Porque ahora lo que es importante no son ya las vibraciones, ni el emplazamiento de la conciencia o del punto de vista, sino que es la desaparición de la conciencia, es decir, el Amor Desnudo.

Mientras que esto no sea vivido, el requerimiento será entonces cada vez más intenso. La Luz no se puede equivocar. Aunque esto no sea comprendido, todo lo que sucede tiene un sentido, y un único sentido: hacer que os reencontréis. Aceptad esto y ya no habrá ningún problema. Resistíos a esto y los problemas se acumularán, cualquiera que sean. Es el único modo para que se instale el momento colectivo, para que no haya más resistencias, para que la admisión, la aceptación, el abandono y el don de sí estén cada vez más manifestados; para que sean cada vez más perceptibles en cuanto a su resultado.

Todo lo demás pertenece a la dualidad, sin excepción alguna, y es lo que debéis ver una vez más, sin culpabilidad, ni responsabilidad. Simplemente vedlo y aceptadlo, y esto basta para trascenderlo. No podréis actuar más desde la personalidad, desde la persona, pues si no, estaréis inmediatamente confrontados con problemáticas cada vez más intensas. Se sitúen a nivel de vuestra cabeza o de vuestras historias, todas ellas van a producirse sobre la pantalla y esto forma parte integrante del proceso final de Liberación.

Hay Amor o no hay Amor, independientemente de lo que hayas vivido como vibración y como experiencia. Esto lo veis progresivamente intensificarse a través de la manifestación de problemas o bien de la desaparición de problemas, cualquiera que sean. No puede ser de otro modo, y no tenéis más tiempo para buscar la razón en el seno de la historia, de la persona o de cualquier causalidad, porque, en definitiva, la única razón es vuestra Presencia.

El Amor Desnudo no tiene nada que ver con el personaje, ni con la persona, ni con la conciencia y no hay mejor reajuste para probaros a vosotros mismos que pasar por estas contrariedades. Como he dicho, nadie puede dejar a nadie, y hay urgencia no temporal, sino urgencia de la intensidad de la Luz. Esta urgencia es fundamental. Poco importa si debéis morir, si perdéis a un pariente, si perdéis vuestra fortuna, si perdéis el techo. El Amor es a este precio. El Amor no puede ir con la seguridad; el Amor no puede ir con la certeza, si no es la de su presencia.

Y, de ahora en adelante, esto os es demostrado cada día: cuanto más ligeros estéis, más estáis en la Alegría, más conformes estáis, más levantáis el Amor Desnudo. Por el contrario, cuanto más os resistís, cuanto más tratéis de comprender, cuanto más tratéis de apropiaros de la Luz, más sufriréis por ello. Pero lo que sufre son vuestras ilusiones, lo que os coloca en el Amor que sois. Es así como se ha atravesado el Cara a Cara, y así es como las cosas ahora se alejan para cada uno, hasta el momento colectivo. Cualquiera que sea la aparente dureza, no hay mejor lección para reencontraros totalmente.

Entonces, agradeced la pérdida de un ser querido; agradeced la enfermedad... Lo que no quiere decir aceptarla, sino, en todo caso, aceptarla más allá de la persona, de su historia y de su problemática, pues es sólo el resultado de lo que todavía no está enfocado y de lo que debe ser alumbrado. Esto va a volverse cada vez más pertinente, cada vez más verídico, cualquiera que sea vuestro emplazamiento de hoy.

Tened confianza en lo que Sois, aunque no lo conozcáis totalmente. O si no, contaréis siempre con vuestro personaje, con vuestra vida, con vuestras relaciones, con vuestro dinero, con vuestro techo. El Amor no tiene nada que hacer con esto. El Amor no se preocupa de lo que va a comer mañana, ni de lo que va a suceder mañana. Se trata totalmente de emerger en este Amor; todo lo demás sólo pasa y todo se enlaza con ligereza en cuanto estáis real y concretamente en este Amor Desnudo.

Recordad que no hace falta ni vibración, ni percepción; que, de hecho, es un estado que os aparece como algo evidente por la ligereza vivida —y no por una indiferencia—; por un sentimiento de alegría profunda, pase que lo pase. Pero imaginad que si reaccionáis a cualquier acontecimiento, ya sea con un amigo, con un vecino o con la dualidad de cualquier manera que sea, ya no estaréis en el Amor Desnudo. Os incube escoger y ver, pero no podéis hacer nada más por vosotros mismos. Y esto va a volverse cada día cada vez más verdadero.

Todo lo que debe celebrarse, será hecho por la Inteligencia de la Luz. Os basta con poner la intención. Pero si veis que cualquiera que sea la intención os hace falta resistir, oponeros o luchar, entonces no sois verdaderos; recaéis en la persona, en la historia, en los defectos, y reencontráis las resistencias. Y es ineluctable e inexorable. El Amor os quiere en totalidad... no es una expresión ni un concepto. Es la verdad que está por vivir, y no sirve de nada tomarlo por vosotros mismos; no sirve de nada querer encontrar un responsable o sentiros responsables o culpables... tampoco sirve para nada. Sólo tenéis que tener bastante humildad para aceptar abandonaros y desaparecer. Todo el resto os será dado por añadidura.

Pero mientras creáis poder controlar lo que sea en el seno del personaje o de la historia, todo se os cerrará, porque no hay mejor medio ni más rápido y brusco o más evidente para reencontrarse. Aceptad esto y comprobareis muy rápidamente los efectos en vosotros.

Hemos tenido un testimonio de una hermana que, a través del accidente de su coche, del cual ella no tiene la culpa, mostró no una despreocupación, sino la estabilidad de su Amor. Evidentemente esto no impide actuar después para reparar y solucionar, pero en el momento no puso ninguna reacción personal, egótica o histórica. Y es el primer momento el que es importante, no la continuación. Porque después, efectivamente, deberá tal vez reparar el coche, tal vez realinearse, tal vez reaprender a hacer el vacío mental, pero no sirve de nada rehusar, ni querer explicar, ni querer comprender.

Cuanto más estéis en la Evidencia que os es desconocida, más estaréis en la Aceptación, más estará la Luz presente. Una vez más, esto no quiere decir no hacer nada, ni quiere decir estar en una postura mental particular. Pero si en el seno de esta postura pensáis —aunque sea sólo pensarlo— que la Luz va sanar esto o aquello, entonces ponéis una distancia. Y es inexorable. Y es infalible. Y vais a vivirlo de modo cada vez más concreto porque no hay mejor prueba de Amor que la de mostraros lo que sois y lo que no. Lo que sois siempre prevalecerá sobre el acontecimiento del momento, incluso al final de los tiempos.

Sed pues vigilantes; simplemente observad como observador y estad atentos a lo que se celebra en cada acontecimiento que sobrevenga, así como en cada relación: ¿acaso es la Evidencia o es la resistencia? ¿Es el Amor o es otra cosa? La diferencia es muy simple; no necesitáis haceros mil preguntas. Sólo hay que observar cómo es vuestra vida. Cualquiera que sean sus faltas, cualquiera que sea su abundancia, al Amor que sois no le concierne esto. Y mientras creáis que os hacen falta condiciones previas, incluso a nivel de la lógica humana, no lo estáis, y no lo podéis estar.

El Amor debe ocupar todo el sitio; el Amor debe estar por delante, antes de vuestra persona, y para eso, sólo hay un Don y un Acogimiento... no hay nada más. Ninguna anterioridad os es de alguna utilidad. Ninguno de vuestros viajes en Conciencia Desnuda os es de alguna utilidad. Es la última etapa. Ahí no se trata más de una reversión cualquiera; la mayoría han sido hechas... todas han sido hechas. Os queda simplemente poneros en esta postura de Acogimiento, de Sacrificio, de Abandono y de Resurrección. Pero no pongáis a la persona en medio o por delante, a la vuestra o a otra, pues si no, no lo lograréis hasta el momento final.

Y os lo digo y repito: cada día será cada vez más pesado o cada vez más ligero. Esto depende no de vuestra persona, ni de vuestras faltas o de vuestra abundancia, sino simplemente de la postura de vuestro Espíritu. No hay mejor prueba que esta; viviendo esto, lo realizáis. Y cuando, a causa del Evento colectivo o a causa del agotamiento de vuestros recursos o posibilidades personales, no tengáis ya otra solución, entonces en ese momento, sólo podréis vivir el Sacrificio, ya que no habrá más medio, ningún medio, de oponerse a eso. Pero hasta ese momento, os incumbe ver y vivir lo que decidís: ¿decidís usar vuestro personaje o decidís acoger? Esto ya no pueden ser las dos cosas... y cada vez menos.

Estáis ante un hecho consumado: el final de los tiempos ya está pactado desde hace tiempo. Lo vivís de forma real y concreta en cuanto miráis a vuestro alrededor. Y justamente, había hablado también de esta noción de tensión hacia el Abandono. Cuando estéis hartos de estar sufriendo y de resistir, o de comprobar una falta cualquiera, entonces os volveréis de manera indefectible hacia ABBA: "Padre, pongo mi Espíritu en tus manos". No veáis ahí una personificación del que se expresa, sino simplemente la Verdad más allá de todo arquetipo: "Padre, vuelvo a poner mi Espíritu en tus manos". Porque el Espíritu del Padre no conoce la Creación; es anterior a toda historia personal y está también en vosotros. Pero ya no podéis hacer cohabitar más lo que sois en Verdad y todo lo que pasa. De vosotros depende ver y decidir. Nadie puede hacerlo en vuestro lugar, porque esto os pertenece.

Todas las llaves os han sido dadas, tanto las llaves Metatrónicas como las llaves de Vida. Hasta tuvisteis la oportunidad —y hemos tenido la oportunidad— de vivir esta Resurrección incluso antes del Evento colectivo. Entonces, de vosotros depende. No sirve de nada rehusar, ni buscar una explicación, una comprensión o una solución, porque cada vez más ya no habrá otra solución más que la de ser Amor. No dije aplicar el Amor en un sufrimiento o en una carencia, porque si no, ahí ponéis una distancia; sino aceptar la Verdad de lo que sois, más allá del personaje y de todo escenario.

Y esto va a volverse cada vez más flagrante, ya sea a través de las palabras que vais a emplear, a través de las vivencias que vais a atravesar, o ya sea a nivel de la relación con vuestro cuerpo, con vosotros mismos o con cualquier miembro de vuestra familia... en cualquier encuentro o circunstancia. No podéis escapar de esto, porque es la manera más directa, de ahora en adelante, de haceros aceptar lo que Sois, y el único modo de ser Libres. No hay ningún otro.

El Amor u otra cosa. No hablo ni siquiera de miedo. O bien hay Amor o bien hay otra cosa. Si hay otra cosa, no sirve para nada identificarlo. No sirve para nada comprenderlo, ni explicarlo. No sirve de nada querer oponerse, querer luchar en contra. Entregaos aún más al Amor, no con la intención de querer sanar lo que sea, sino simplemente en Acogimiento de este Desconocido. Y lo Desconocido estará ahí y se revelará a vosotros, y comprobareis que todo lo que previamente os podía molestar, ya no os podrá molestar más, desaparezca o no, sea una enfermedad o sea una carencia... es lo mismo. Poco importa.

Y para esto hay que vivirlo. Y, de ahora en adelante, en estos tiempos presentes, no desviéis más la Luz para pedirle al otro lo que sea, más que ser Amor. Todo lo demás no pertenece al Amor. Aunque no lo sepáis, pertenece a una petición personal y concierne, pues, a la historia, pero no concierne a la Verdad.

Haced la prueba: aceptad y ved por vosotros mismos. Pero ya no podréis mantener más dos realidades diferentes, en la misma conciencia o en la misma a-conciencia: es uno o lo otro. La Luz no os pide nada más que ser Luz, pero no desviéis esta Luz hacia lo personal, sea lo que sea. Es en este sentido que lo único importante hoy, efectivamente, para desviaros de vosotros mismos, va a consistir en amar a cada uno tanto como a vosotros mismos, si no más. Amar cada acontecimiento, sea el que sea, sin juzgarlo, sin colorearlo en "bueno" o en "malo"; simplemente estar en Acogimiento. Entonces todo se celebrará. Si hay la menor condición a este Acogimiento, el mínimo asunto implícito, incluso inconsciente, no podéis vivirlo... es imposible, cualquiera que hayan sido vuestras experiencias anteriores, cualquiera que hayan sido vuestros viajes.

Estamos de pleno en los tiempos donde se resuelven el espacio y el tiempo, y donde nada temporal y nada espacial puede refrenar lo que sucede, ni vuestro personaje, ni lo que aparece sobre la pantalla de vuestra conciencia ni vuestros deseos, cualquiera que sean. No hay otro modo de vivir y de instalar la Eternidad y el Amor, aunque estéis resucitados. Ni estamos más en la resolución de problemáticas o de velos, como en el momento de la Anomalía Primaria. Estamos, real y concretamente, en la Evidencia. Y es justamente cuando os parece no estar en esta Evidencia, cuando hay más posibilidades de estarlo: os basta con Acoger y con no escuchar lo que os dice vuestro sufrimiento, vuestro personaje; lo que os dice la historia, lo que os dice la relación, porque sois anteriores a todo esto.

Entonces no hagáis de estos tiempos ultra reducidos que os quedan momentos de resistencia, sino muchos momentos de Alegría, momentos de Paz y Amor. Y si ponéis todo esto por delante, en prioridad, entonces comprobaréis que todo lo que pertenecía a la persona, a la historia, incluso vuestros sufrimientos más importantes —a nivel del cuerpo o a nivel psíquico— serán literalmente barridos. Pero, vosotros mismos no llegareis a nada. Y llegaréis cada vez menos a un resultado. Cada vez más a menudo, además, comprobaréis lo contrario: la persistencia de un dolor, la persistencia de un problema que va a tomar todo el espacio de vuestro Amor, y os privará del Amor. No hay juicio ahí dentro, ni tampoco hay culpabilidad, ni hay ningún plazo. Sólo hay unas condiciones y circunstancias más adecuadas que os son ofrecidas para vivir la Verdad, aunque para la persona esto se llame "un drama".

La persona pasará; vosotros no pasareis. Aceptar esto es el fundamento de la Sabiduría y el fundamento del Amor Desnudo. Mientras no os deis, no os podréis encontrar. Y esto será cada vez más crucial, y cada vez más verdadero. Os recuerdo esto, que no es ni una culpa, ni un defecto, sino simplemente costumbres, como las llamé. Sed espontáneos y verdaderos, y no tenéis que preocuparos de nada más.

Y de ahora en adelante, sois numerosos los que lo comprobáis. Incluso lo que pertenecía a vuestro Efímero, indispensable, como las cargas familiares o sencillamente las cargas de la vida, se vuelven intolerables. Y es normal. ¿Cómo queréis participar en un sistema cuándo vivís el Amor Desnudo? Es imposible. Ya no podéis componer. Os aseguro: son tiempos reducidos. Y sea lo que sea lo que la vida os reserva a nivel de los cambios, a nivel de las transformaciones, de las pérdidas o de las abundancias que se manifiestan, no le deis ninguna importancia.

Sed este Amor Desnudo, lo que sois en realidad, y todo lo demás se solucionará por sí mismo. Pero no tengáis a priori ninguna condición previa, porque si en vuestra cabeza existe la idea de que la Luz y el Amor van a poneros en Alegría, permanecéis en la persona, y no estáis disponibles para el Amor. No lo estáis más. La disponibilidad debe ser total. No hablo en términos de tiempo, ni de espacio; hablo en términos de interioridad y de descubrimiento interior de la Verdad. Todo el resto son sólo distracciones. Todo el resto sólo pone una distancia y un desfase.

La Paz os es ofrecida a profusión a condición de desaparecer. El Amor Desnudo está presente, a condición de no poner la persona o cualquier elemento condicional por delante de vosotros. Si aceptáis esto, lo viviréis, lo comprenderéis fácilmente. No necesitareis más de otra comprensión que esa: hay Amor o hay otra cosa. El Amor Desnudo no necesita ninguna circunstancia previa, lo repito. Si ponéis una condición previa, como por ejemplo, la de ver cómo la Luz os sana, entonces os equivocáis. Esto funcionó hasta ahora, pero ya no funciona más. No hay más Anomalía Primaria, no hay más velos... la Verdad está Desnuda. Y vosotros, si no estáis Desnudos, entonces no podéis vivir el Amor. Es tan simple como eso. Pero no sois responsables ni culpables, sólo tenéis que cambiar simplemente de postura. Es la cosa más simple.

Olvidad vuestras costumbres en cada instante y en cada acontecimiento que se presenta, y sed verdaderos y espontáneos. Absorbed todo en vosotros, absorbed todo lo que se presenta: tanto amigos como enemigos, tanto abundancia como carencia... no hagáis diferencia. Entonces, realizando esto, el Amor Desnudo os inundará y seréis bañados por dentro. Todo el resto se resolverá por sí mismo. Pero vosotros no podéis resolver nada, pues entonces permanecéis y os inscribís en la dualidad.

Y hoy, con una agudeza totalmente particular, en este mes que arranca, no habrá otra alternativa, ninguna, para quienquiera. Ya os dije hace un tiempo, que la intención bastaba. La intención no es la voluntad. Ponéis una intención, que es creadora. A través del pensamiento estáis relacionados a esta intención y al pensamiento Crístico. Lo que debe ocurrir ocurrirá, lo que no debe ocurrir no ocurrirá. Y si no ocurre, a pesar de vuestros esfuerzos por desaparecer, es que en alguna parte hay aún condiciones escondidas. No debéis encontrarlas; tampoco tenéis que culpabilizaros... es sólo un juego. Y para encontraros, necesitáis abandonaros. No tenéis otra vía posible; todo lo demás es ilusorio.

Y todos aquellos que están apuntalados en sus creencias sobre su bien, sobre su mal, serán los primeros afectados, porque no tienen la Alegría, sea lo que sea lo que hayan vivido. No hay mejor marcador del Amor Desnudo que la Alegría. Esta Alegría no es una exuberancia, sino que se ve en los ojos, se ve en la sonrisa, se ve en las palabras. No puede hacer trampas más de ninguna manera, ni con vosotros mismos, ni con nadie más sobre esta Tierra, y aún menos con el Amor. No hay mejor posibilidad para reajustaros instantáneamente. Esto no es de ninguna manera una culpa, ni ninguna retribución, sino simplemente la evidencia de la Luz que se instala y del Amor. Y no podéis hacer nada. Si creéis poder hacer algo, entonces os alejáis de eso aún más.

Pero no confundáis todo. También podéis necesitar resolver, legítimamente, algo que os es propuesto y que es vivido. Pero incluso en esto, aunque tengáis que actuar concretamente, aunque debáis moveros, nunca olvidéis que es el Amor el que está por delante, quién lo hace todo, y no vosotros. Si no, creáis una distancia con respecto a vuestro deseo, a vuestra carencia y vuestro sufrimiento, y esto refuerzan la carencia, y esto refuerza el sufrimiento. Sé que sois numerosos aquí, como por todas partes, los que los vivís en este momento.

De vosotros depende: ¿el Amor o vuestra persona? ¿Vuestra historia o el Amor sin historia? Estáis en estos tiempos extremadamente reducidos, donde las lecciones —si hay lecciones—, donde los errores de posicionamiento, deben ser resueltos extremadamente deprisa, en la inmediatez, y no deben instalarse. Y vosotros no podéis remediarlo como persona. Debéis romper el círculo vicioso. No podéis romperlo desde vuestra persona; sólo podéis romperlo por el Abandono y el Sacrificio, por el Don y el Acogimiento. No hace falta nada más. Mientras, de ahora en adelante, creáis necesitar algo más, os equivocáis. Puede haber falta efectivamente de algo más, pero no lo pongáis por delante, sino detrás del Amor.

Sois libres de emitir una intención, de viajar, de cambiar de región, de compañero, de vida, pero seguid las líneas de menor resistencia; una vez puesta la intención, dejad que actúe la Inteligencia de la Luz. Lo que deba suceder sucederá, y no tenéis que hacer esfuerzos. Si esto se resiste, es porque vuestra intención no está conforme con la Inteligencia de la Luz, penséis lo que penséis, digáis lo que digáis y lo que comprendáis. El aprendizaje va a ser así. No podemos ir más rápido, porque los resultados serían totalmente contrarios, por supuesto, como sospecháis. En un caso habrá Evidencia, Ligereza, Dicha, sonrisa, mirada brillante, mientras que el otro, por el contrario, sólo podrá resultar en sufrimiento y distancia.

Esto permitirá a un numerosos hermanos y hermanas que no saben nada de todo lo que se juega, vivir el Abandono, vivir el Sacrificio, porque no tendrán otra elección. Vosotros tenéis la suerte de estar informados sobre ello. Os incumbe ver y decidir. Mis palabras tal vez puedan chocar, pero están ahí para eso, porque el Amor llama a vuestra puerta y llama de manera cada vez más intensa.

[... Silencio...]

No podéis pasar el día pensando sólo en vosotros. Cuantos más pensamientos tengáis vueltos hacia vosotros mismos, hacia vuestra historia, vuestro personaje, vuestras vibraciones, vuestras energías, menos tiempo tenéis para el Amor. Poned al Amor por delante de todo, y el reloj del Amor será más importante que el reloj de vuestro tiempo. Esta frase es completamente cierta y os concierne individual y colectivamente. No podéis escapar de eso. Nadie puede escapar de eso.

Aprovechad los momentos cuando todo es relativamente ligero en vuestro entorno de vida, aunque haya carencias, sobre todo si los Elementos todavía no os afectaron, si la sociedad donde estáis todavía no se ve afectada. Pero ahora debéis, no escoger, porque no tenéis elección, sino que debéis Aceptar. Creer que tenéis elección es aún una trampa de vuestro ego, una trampa de la historia y una trampa de vuestro personaje. No tenéis ninguna elección. Ahí está la verdadera Libertad. Todo el resto pertenece al ego, a la persona, a la historia y a lo que queráis, pero no es el Amor.

El Amor es ligereza, es Alegría y Evidencia. Se ve en las palabras que empleáis, se ve en la mirada que lleváis, en el brillo de vuestra mirada, en la realidad de vuestra sonrisa o en vuestro enfado. Y también se ve en el menosprecio que mostráis hacia quien sea o hacia lo que sea, lo que prueba, entonces, que no entendistéis nada y que no viviréis nada hasta el Momento colectivo.

Ahí también le corresponde a cada uno ver y decidir. No hay que buscar causalidad, ni explicación. Sólo hay que ver lo que vivís para daros cuenta, simplemente. Y no hablo ahí de viajes en cualquier dimensión que sea; hablo de vuestro cuerpo de carne, de vuestra conciencia personal, de lo que quede. Es simple de ver, y esto no os puede engañar, excepto evidentemente si negáis el Acogimiento y el Abandono. Porque, efectivamente, en el Acogimiento y el Abandono de este Amor Desnudo, no puede haber el menor elemento contrario al Amor.

Lo importante no son las palabras, ni son las posturas, ni los viajes. Lo importante es lo que vivís a cada minuto. Ya os lo dije hace algunas semanas, y os lo repito con insistencia esta vez: "Si no hay Amor real, si no hay este Acogimiento y este Don total, es que permanecéis en el esoterismo y en la ilusión y permanecéis en la dualidad". Os incumbe verlo. No hay otra opción. Así es la libertad del Amor: no tolera nada de lo que pertenece a lo pasajero.

[...Silencio...]

Bien amado, puedes continuar.

— ABBA, te saludo desde mi Corazón a tu Corazón. Tengo una pregunta incómoda: el Maestro Philippe de Lyon, hace un tiempo, me dijo que yo podía sanar. Entonces no busqué ni quise nada. ¿Puedo continuar como antes llamando al Cristo, a la Luz Crística o bien a ABBA?

Bien amado, eres autónomo y eres libre. No debes depender de ninguna opinión, ni de ABBA, ni de un maestro, ni de un Anciano, ni de un Arcángel, ni de una Estrella. Eso es la autonomía y la responsabilidad. No puedes apoyarte en ninguna autoridad exterior. Mientras lo hagas, no eres libre. Os lo digo cada vez: haced la experiencia por vosotros mismos. Mientras estéis sometidos a alguna autoridad exterior, cualquiera que sea, no podéis ser libres. Debéis ser autónomos, lo sois, ya que el Amor está ahí. Sólo tú lo puedes saber. Ninguna opinión exterior puede ser de utilidad alguna.

¿Cuál era la pregunta?

— Antes yo llamaba a la Luz Crística en Unidad y en Verdad, pero sin autoridad alguna.

Me pides que te responda cuando te digo que eres la única autoridad. Aún no me has entendido. ¿Quién mejor que tú puede saberlo? Mientras estés sometido a cualquier autoridad exterior, no puedes ser libre. Mientras que tú mismo no decidas, no puedes ser libre. Y no cuentes conmigo para decirte que tienes que hacer esto o aquello. Sólo puedo decirte: vívelo, pruébalo y decide.

Pero, según lo que he dicho, una vez más, no pongas intermediario, pues si no, dependes de la Luz Crística, dependes de una autoridad exterior, pero nunca eres tú mismo en eso. ¿Aprecias dejarte atravesar por esto o aquello?, pero... ¿cuándo eres tú? ¿Cuándo eres tú mismo?

Entiende bien que, haciendo este tipo de pregunta, solo muestras tu incertidumbre y tu dificultad de posicionamiento como ser autónomo, independiente y libre. No cuentes conmigo para darte una respuesta, "sí o no". Sólo puedo decirte: vívelo y experiméntalo. Y observa lo que te pone en Alegría, y observa lo que te aleja de la Dicha. No hay mejor instrumento de medición que la Alegría y el sentimiento de libertad del Amor Desnudo.

Ahora, si me haces esta pregunta a nivel de la persona, entonces sólo puedo remitir allí también a la persona. Y no me incumbe decirte: trabaja con esto o aquello, pues si no, interfiero en tu Libertad.

He aquí lo que te puedo responder. Y esto en absoluto concierne a la Resurrección, ni al Amor, sino a un problema personal.

No necesitáis más excusas del Cristo, de un Anciano o de una Estrella. No necesitáis ninguna coartada para ser vosotros mismos, y sobre todo ningún intermediario. Si no, es que no entendistéis nada. Y así no podéis vivir el Amor.

El Amor es más importante que vuestras actividades, sean profesionales o espirituales. Y mientras creas que debes escoger con respecto a este tipo de sanaciones, estas inscrito en las sanaciones, como dices. Pero el Amor no sabe nada de todo esto. Y podré responder cada vez menos a este tipo de preguntas, porque no participan en la revelación del Amor, sino simplemente en la comodidad personal inscrita en el seno de tu historia personal. No estamos ya ahí. Y todo esto sólo te retrasa en la Verdad del Amor.

— Y no quiero retrasar nada, en nadie...

Como dije y lo repito: "Buscad el Reino de los Cielos que está ante vosotros. Todo lo demás os será dado por añadidura". No necesitáis ningún intermediario, ningún maestro, ningún ABBA, ya que sois ABBA, lo mismo que yo. Reencontrar la autonomía lleva hasta ahí. Reencontrar la Verdad también. Si no, permaneces en la historia, en el personaje, trabajando por el bien, ciertamente, pero no por la Verdad. Entended bien que esa clase de preguntas no deben siquiera ser respondidas, pues conciernen a la persona y no conciernen a la Verdad. La Verdad sólo puede aparecer, lo repito, en cuanto la persona ya no está. No antes. Y esto es cada vez más tajante.

Cualquiera que sea el cuestionamiento, cualquiera que sea la interrogante que os recorre —que es lógico como ser humano—, hoy os invito a cada uno de vosotros a no poner esto por delante. Esto no quiere decir que no haya que preguntarme o darme vuestros testimonios; al revés. Pero en cuanto la persona está por delante en la escena, sólo puedo decíroslo. Porque en cuanto hagáis este tipo de pregunta, seguís pensando en que tenéis opción. Os dije: en el Amor, no hay ninguna elección. La Inteligencia de la Luz hace todo por ti, y es lo que Eres.

Si permanecéis en la persona, esta Verdad va a volverse cada vez más evidente y cada vez más abrumadora. Cuanto más olvidéis vuestro personaje, más olvidaréis vuestra persona para sumergiros en el Amor Desnudo, sin importar lo que hagáis, ya sean las tareas domésticas, una sanación, una relación del tipo que sea. Esto será cada vez más fácil, y se volverá más factible. Sean los que sean los eventuales disgustos, tanto a nivel del cuerpo como en cualquier aspecto de vuestra vida personal, esto pasará sistemáticamente a un segundo plano. Y no porque lo decidisteis, sino porque el Amor está por delante.

En el Amor, lo repito, no hay nada complicado, no hay ninguna elección posible. Podéis dudar para un atuendo... incluso, diría yo, que para un atuendo ya no tenéis ni que dudar, ni que escoger; esto llega hasta allí. En cuanto hay una elección, es la persona la que está ahí. En cuanto hay Evidencia, no hay nadie más, en cualquier acontecimiento que sea. El Amor Desnudo es eso; no es una composición con la persona. Hemos insistido suficientemente sobre eso, y se os muestran ahora con insistencia. Nadie podrá ignorarlo, como dije, en el momento del Evento. Nadie podrá decir que no lo sabía. Nadie podrá ignorarlo.

Así que, aprovechad estas pocas horas, estos pocos días, pocas semanas o pocos meses de espera —poco importa—, no para mejorar, ni para avanzar, sino para reconoceros más allá de toda historia, de toda persona, de todo escenario, y de cualquiera circunstancia que sea a nivel personal... sin importar vuestra edad, vuestra carencia o vuestra plenitud. No podéis confundiros. A partir del momento en que el Amor está Desnudo, no hay visión, no hay imagen, ni vibración. En ese momento os volvéis totalmente incorruptibles en la verdad del Amor. Ahí está la Verdad.

[…Silencio…]

— Desgraciadamente, hace falta que paremos porque sobrepasamos el tiempo acordado, si quiere.

Entonces, bien amados, tendré la oportunidad de seguir con esto, no mañana, sino pasado mañana. Mis palabras no serán cortantes, sino cada vez más evidentes, porque todo es Evidencia y cuando os lo decimos, es la estricta Verdad. Si no lo percibís y no lo vivís, es que no estáis en la Evidencia. No hay ningún obstáculo, ninguno, ni de edad, ni de peso, ni de tamaño, ni de sexo, ni de condición. Sólo estáis vosotros. Sólo vosotros podéis decidir, y esto es muy simple: en cuanto encontráis que es complicado, entonces no lo estáis. Si sois simples, entonces lo lograsteis. No necesitáis artificio, no necesitáis nada más.

Entonces ABBA acaba con estas palabras y bendice a cada uno, en este lugar como en todo lugar. ABBA os ama porque sois el Amor, antes de toda cosa.

Hasta muy pronto.

Gracias.
A través de Jean Luc Ayoun
Les Transformations

Transcripción del audio al francés: YouTube y Pierre Díaz.
Traducción del francés al español: Pierre Díaz.
Revisión y corrección de la traducción española: Laura Ferro.
En Amor, para el Mundo.
http://sabesquienerestu.blogspot.com/p/abba-parte-4-junio-2018.html

Comentarios