ABBA - PARTE 3 - 2 DE JULIO 2018 - COMPLETO - Audio Pendiente. ¡Compartir!!!





ABBA - PARTE 3 - 2 DE JULIO 2018 - COMPLETO


ABBA está aquí y saluda a cada Corazón en la eternidad de la Dicha, como saluda a cada Corazón que escuchará las palabras y los silencios.

Entonces, queridos, vamos a continuar con los testimonios, con vuestras preguntas y también con un cierto número de elementos que conciernen a la vida en este preciso momento de la Tierra.

Querido, puedes comenzar a expresarte.

— Buenos días ABBA, y buenos días a cada uno de nosotros. En la aldea donde vivo, por tercer año, se celebra durante tres días una gran manifestación llamada "Hellfest". Se trata de un festival de música extrema, de heavy-metal. El impacto es ahora mundial y los medios de comunicación lo denominan "el festival más grande" de este tipo de música. He aquí el decorado: todos visten de negro, la mayoría enarbolan símbolos luciferinos y calaveras, con los dedos índice y meñique levantados para vociferar algunas letras de las canciones a voz en grito.

— El primer año huí de esta oleada humana, de la muchedumbre, del tráfico, de los símbolos que provocan en mí miedo e incomodidad debido a las creencias. El año pasado dejé el lugar el viernes por la tarde. En la estación me crucé con un festivalero de treinta y muchos años, forzudo, con el cráneo rapado y el traje a conjunto con la escena de teatro. Este hombre de un país muy lejano que caminaba hacia mí, me miró directo a los ojos y, muy contento de estar ahí, me abrió los brazos para darme un abrazo.

— Con la mente un poco perpleja no pude frenar el latido del Corazón, en efecto, y me escuché decirle: "¡Bienvenido y gracias!". Las lágrimas de gratitud fluyeron en este tercer año, este viernes, cerca de una plaza y de un escenario improvisado. Me reencontré de nuevo acogiendo, en repetidas ocasiones y de forma espontánea, a un centenar de individuos en mi Corazón a través de este decorado. Luego, en la calle, caminando entre ellos en la misma dirección, la mente tranquila en observación neutra estaba siempre en esta alegría y, de repente, sentí esta inmensa libertad, este inmensa fraternidad. Mi Corazón exultaba un reconocimiento del Ser profundo. El miedo que surgió por la incomodidad de la persona fue trascendido. De nuevo lágrimas liberadoras y una gran alegría interior. Muy presente la gratitud hacia la vida Una, más allá de las formas del atuendo, del bien o del mal.

Bien amado, a través de lo que acabas de expresar, expresas efectivamente la Verdad esencial. Nadie puede ser ignorado o desviado del Amor verdadero, sean cuales sean las apariencias, sean cuales sean los atuendos, sea cual sea la intención llamada "mal" o "bien". Más allá de todo este juego y de todo escenario existe únicamente la verdad del Amor que todavía no se encontró o no se reconoció y que se expresa así torpemente.

Así lo comprendiste: que no hay nada que rechazar, sino que hay que amar todo del mismo Amor, sean cuales sean las apariencias, sea cual sea el dolor, sea cual sea la incomodidad, como dices. Id siempre más allá de lo que es visible; id siempre más allá de las apariencias, más allá de la razón, para descubrir el núcleo esencial de cada uno. Porque es ahí donde se celebra la Reconciliación y no en las apariencias, ni en la forma, ni en el destino de la vida personal de cada uno que no representa, como sabéis, absolutamente nada, respecto a la verdad del Amor.

Efectivamente hay el mismo Amor en cada forma, en cada conciencia, cualquiera que sean las apariencias de este mundo. No hay pues rechazo de lo que está en el seno del Amor, pues todo es visto y "comido" del mismo modo, con el fin de realizar el milagro de una sola cosa y de una única conciencia. Porque lo que rechazáis fuera, como contradictorio con vuestra propia presencia, es de hecho una incomprensión de lo que sois. Lo que sois no es una forma, ni una historia; lo que sois es anterior a todo esto, y es esa anterioridad lo que debéis amar, cualquiera que sean las máscaras, cualquiera que sean las dimensiones, cualquiera que sean las apariencias, cualquiera que sea la retracción que todavía podéis llegar a sentir frente a algunas incomprensiones, frente a algunos límites, frente a algunas presentaciones. Estáis invitados a ir más allá de la forma, más allá de la apariencia, más allá de todo lo aparente, porque más allá de todo lo que anima cualquier manifestación, hay lo que es anterior a la animación, que es el Amor.

Sin Amor, ni siquiera el mismo Diablo podría existir. Hoy reencontráis y revivís la Eternidad, sin importar cuál sea el estrato a nivel de vuestra Resurrección. Todos tenéis a la vez la misma eficacia y, diría yo, el mismo deber de amar más allá de la forma, de amar más allá de las apariencias y de los obstáculos -sean los que sean- y os lo demostráis a vosotros mismos.

No se trata ahí tampoco de una simple idea emitida o de una creencia a la cual adherirse o que haría falta ritualizar. No olvidéis que cuanto más espontáneos seáis, más verdaderos seréis, y lo único verdadero presente es este Amor que no calcula, que no se cuenta ni se desmonta, y que es distribuido sin importar cuál sea la mirada, la aprehensión o el concepto.

Así, poco a poco -y este testimonio nos dice exactamente lo mismo-, a pesar de las apariencias más opuestas a la Luz, sólo hay, en definitiva, una búsqueda desenfrenada, una sed de Verdad, una sed de Absoluto, aunque sea expresada a través de lo que podríais llamar "el mal" en este mundo. Sobrepasar el bien y el mal no es una teoría pura; es trascenderlo realmente; es ver más allá de las apariencias, incluso más allá de la dualidad. Es expresado a cada mirada, a cada intención, con la misma cualidad y la misma veracidad del Amor que sois.

Así os liberáis por vosotros mismos de todos los conceptos y también de todas las costumbres restantes, sin hacer ninguna diferencia entre el ser que amáis y el ser que rehusáis o rechazáis. Y cada vez que hacéis esto, como dices en tu testimonio, aparece un sentimiento de gratitud y de plenitud que pone punto final a toda duda en el seno del mental y a todo bloqueo vinculado a la forma aparente.

Id, pues, a lo esencial. Id, pues, a lo último, pero no a solas, sino haciendo resonar en el otro, a través de una sonrisa, de una mirada; basta incluso con abrazarle, pues cuando sois portadores de esta Luz, el simple hecho de sonreír lo cambia y lo transforma todo. Todo esto es muy superior a toda acción de negación, a toda acción de confrontación o de rechazo.

No puede haber ningún rechazo en el Amor. Todo es tomado en el mismo Amor sin hacer diferencia, sin hacer distinción y, sobre todo, sin seleccionar a aquellos que os parecen dignos de vuestro Amor. Pues, si no, sois vosotros los que no sois dignos de este Amor. El Amor debe fluir y correr libremente a través de vosotros más allá incluso de la intención, más allá de toda mirada, más allá de toda reticencia. Porque cuanto más améis, aunque os parezca incomprendido -o bien os lo parecía en el momento anterior y lo rechazabais por ser nefasto para vosotros o nefasto para la Luz- más podréis ver la escena de teatro; más podréis ver la ilusión de esto y más podréis entrar de lleno y de pleno en la Verdad de la Unidad, en la verdad del Amor.

No hay otra alternativa; todo lo demás es sólo dualidad. Vivir la Unidad no es ver el bien y el mal; es pasar a través del bien y del mal, porque el Amor no conoce ni el bien, ni el mal. Es lo que, ciertamente, sois y lo descubrís de manera cada vez más viva, si puedo decir, de un modo ahí también cada vez más evidente en cuanto dais el primer paso. Porque en cuanto amáis lo que os parece que se opone a la Luz, en apariencia o en acción, entonces trascendéis real y concretamente todas las esferas de la ilusión y del sueño de este mundo y de todos los arquetipos o toda visión. Y ahí estáis realmente en la Verdad... y ahí vivís directamente la plenitud y la Gracia.

No podéis excluir nada del Amor, porque el Amor no puede excluir nada. Sólo la persona con sus creencias, con sus posicionamientos y costumbres puede aún expresar una cierta forma de rigidez. Pero el Amor no conoce ninguna rigidez; el Amor es Vida y es espontáneo; el Amor es canto permanente y no necesita de vuestro intelecto, ni de vuestra persona. Debéis atravesadlo, y es amando sin distinción, sin preferencia ni privilegio que podéis realizar la Verdad en vosotros. Pero no solamente para vosotros, sino para todo, que es visto, atravesado y amado con la misma intensidad.

No hay que preocuparse de otra cosa, porque si os preocupa otra cosa, no podréis estar gozosos, veáis lo qué veáis. Sois vosotros los que os colocáis en distancia y en separación. El Amor no crea ni distancia, ni separación; lo trasciende todo, incluso todo mal, pues el Amor es Alegría. La Alegría espontánea, la Evidencia y la Danza... todo esto lo hemos dicho ya; todo esto lo vivís. Os queda ahora, si puedo decir, franquear los últimos estratos que os dejan creer todavía que tenéis algo que mejorar o qué evitar. Todo está presente, como ya sabéis. Os queda actualizarlo totalmente en este plano, pero no durante los encuentros o durante algunas de las alineaciones, sino de modo permanente en cada mirada, en cada aliento y en cada pensamiento. El Amor debe tomarlo todo tanto en vosotros, como a través de vosotros... sin distinción y, sobre todo, sin diferencia, porque el Amor nunca hace diferencias. Sólo la persona las hace.

Si en lo relativo a vuestra postura y a vuestro posicionamiento lo vivís así, entonces realmente vivís la libertad del Amor y estáis liberados de la persona, liberados de la historia, liberados de las costumbres y, sobre todo, sois responsables de quienes Sois y de lo que hacéis. Desde el instante en que no decidís antes lo que está bien y lo que está mal, lo que es apropiado y lo que es inapropiado, lo que hacéis nunca puede estar opuesto a la Luz.

No sois vosotros quienes decidís. Conformarse con la Inteligencia de la Luz no es nada más que eso. Esto ya ha sido explicado: ir en el sentido de la Vida, en el sentido de la Evidencia, no resistirse, no oponerse... acoger todo con la misma elegancia, con la misma ligereza, para volvernos cada día más elegantes y más ligeros, sin ser arrastrados por el peso de esta densidad residual, por el peso de las costumbres y de las creencias. Es así como os volvéis como el niño: os volvéis espontáneos y, como sois verdaderos, todo lo demás es verdadero. Y, además, sois cada vez más los que lo percibís, los que vivís las vibraciones, las visiones o bien la Conciencia Desnuda... o no.

El Amor Desnudo se impone por sí mismo de manera cada vez más evidente. No hay esfuerzo que hacer, sino simplemente permitir que el Amor esté siempre por delante en cada mirada que llevéis, en cada palabra que pronunciéis, en cada persona que acojáis, al igual que en toda situación... estéis donde estéis sobre la Tierra. Esto se celebra ahora, esto se celebra aquí; se celebra en la desnudez, a través de toda visión, de toda experiencia y de toda situación.

Os incumbe reencontraros a través de esto, porque no hay nada más que buscar, ni nada más que reencontrar, excepto esta Evidencia que llama cada vez más a vuestra puerta y que os lleva de buen de grado o con fuerza, según sean vuestras reticencias o vuestros aparentes obstáculos, que serán barridos de este modo, y que lo son cada vez más.

Entonces sí, la Vida es Evidencia permanente, como he dicho. El sueño se hizo realidad, aunque haya que dejar de soñar. Ya es hora de estar en armonía con el sueño del Amor; es hora de estar en la Verdad con el sueño del Absoluto, que no es más un sueño y que es real. Sólo hay que dejar que se propague, dejar que se manifieste, acompañándolo con la ligereza y la Gracia de vuestra presencia, donde no puede haber ni el más mínimo elemento disonante, cualquiera que sea vuestra estado, cualquiera que sea vuestra edad, cualquiera que sea vuestro pasado.

No hay nada más que hacer y, cuanto más lo hagáis, más estará la Evidencia en primera fila de vuestra escena y de vuestra vida. Y vuestra vida, cualquiera que sea su contenido -la riqueza o la pobreza en este mundo,- no supondrá ninguna diferencia. Es así como os reunís; es así como realizáis la Gran Obra allí donde nada puede ser excluido, porque todo está incluido en el mismo Crisol y en la misma fusión de Amor.

Todo lo demás sólo son aspectos del personaje, de sus costumbres y resistencias a lo desconocido. Entonces atravesadlo, id más allá de esto y vividlo, tal como lo expresas a través de lo que has vivido en el curso de estos tres años. Hoy esto se hace sólo en tres días; no necesitáis más del tiempo, ni del estado latente, ni de esperar para ver y para verificar por vosotros mismos la realidad del Amor en acción y de la Evidencia que se manifiestan.

Sean cual sean los elementos, a veces desconcertantes, que ocurren en este mundo -al igual que, a veces, en vuestra vida, en vuestra familia o en vuestras amistades- no os quedéis abstraídos por cualquier apariencia, sea la que sea. Porque cuanto más difícil os parezca la apariencia, más materia hay, si puedo decirlo así, para vivir la Verdad. Entonces no neguéis nada; aceptad todo. Aceptar no quiere decir no hacer nada; quiere decir simplemente estar activo en el Amor, activo en el Acogimiento y en el Silencio.

Porque no hay otro medio que el de reabsorber todo lo que os es presentado tanto en la pantalla exterior como en la interior, a fin de reencontrar no solamente el Silencio o el Gran Vacío, sino también el Gran Todo para vivirlo en el seno de la Gran Nada. Entonces, habréis unido, total y completamente, el Alfa y el Omega. El bucle se cierra por completo.

Es este el aprendizaje que vivís durante estos 132 días y que os permite, al mismo tiempo, acercaros cada día al Evento y a vivir la Verdad. Y no sólo en algunos momentos o en algunas ocasiones, sino estableciéndolo en permanencia, cualquiera que sea el estado de vuestro cuerpo, de vuestra vida, de vuestras finanzas o de vuestras relaciones, porque es lo que prevalece sobre todo lo demás. Pero mientras no lo viváis, ¿cómo podéis aceptarlo o entenderlo?

Entonces aceptad vivirlo, aceptad atravesarlo y veréis que la Ligereza y la Libertad se encuentran al otro lado. Y constataréis que no os movisteis de sitio, que es simplemente vuestro punto de vista y vuestra conciencia la que acogió de manera indefectible todo lo que se presentaba tanto en el seno de este mundo, como en la pantalla interior. Entonces, realizando esto, ya no hay nada más que realizar; simplemente permanecer en esta Dicha y en este Acogimiento permanente... no en algunas ocasiones, sino a cada instante y en cada momento, con la misma intensidad, cualquiera que sean vuestras ocupaciones, cualquiera que sean vuestros desórdenes -del tipo que sean-. Todo será entonces magnificado, transformado y esclarecido.

Ahí está la Obra más grande. No os concierne a vosotros, sobre todo a vosotros que ya lo vivís, sino que va a englobar al conjunto de la Creación en el mismo proceso de Resurrección y de Acogimiento incondicional. Os recuerdo que, aquí sobre la Tierra, somos el punto de conjugación, el punto de llegada y el punto final. Es lo que ahora se juega, y cada uno de vosotros es el maestro de obras. Contad sólo con vosotros para Acoger a todos los demás, sin excepción alguna. Y recordad que es justamente en aquello que no os parece armonioso, en aquello que os parece ser, a veces, contrario a la Luz y a lo que habéis vivido... justamente ahí, en ese Desconocido que os parece sorprendente, es donde hay para cada uno más trabajo que hacer. Y este trabajo es muy simple: amar con la misma medida, amar sin hacer ninguna diferencia, porque es el mismo Amor y la misma Conciencia más allá de cualquier apariencia y más allá de toda resistencia.

La Paz entonces crecerá en vosotros sin siquiera pensar en ella, sin necesidad de mostrarse en vosotros, porque no haréis más diferencia entre lo que, hoy todavía, es llamado "el interior" y "el exterior". Seréis la Vida y eso es todo. Seréis el Amor y eso es todo. Todo lo demás es pasajero, como sabéis. El Amor nunca pasará; simplemente no ha sido visto a causa de los velos, de las creencias y de las adhesiones al modo de funcionamiento de este mundo. Pero el Amor no es de este mundo y, sin embargo, está totalmente presente hoy.

Eso es lo que debéis ver antes de todo, porque mientras veáis otra cosa que no sea el Amor -sobre todo en lo que no comprendéis- entonces no lo podréis vivir. Como lo expliqué y como lo he dicho: sólo lo podéis vivir; lo comprenderéis después. Y vivirlo requiere, realmente, este Sacrificio, donde el otro se vuelve más importante que vosotros; donde el sufrimiento y la resistencia se vuelven más importantes que vosotros, no porque estén en la delantera en la escena y os molesten, sino porque es ahí justamente donde necesitan más Amor, más autenticidad y más veracidad; donde necesitan una Verdad que no es de este mundo y que no es de ningún mundo... que es anterior a todo mundo y a toda dimensión.

Realizar esto es realizar la Gran Obra, no solamente para vosotros individualmente, sino para el colectivo. Entonces sé pertinentemente que fuimos muchos los que actuamos, de manera simultánea y sincrónica, en el proceso de la des-creación de todos los mitos, de todos los ritos y de todo lo que obstruía al humano en este mundo. Hoy sólo os queda ser totalmente autónomos, totalmente libres, responsables y humildes. No hay mejor humildad respecto al Amor que la de desaparecer a sí mismo para aparecer en cada uno; pero no a través de una persona, sino en la verdad del Amor Desnudo. Y eso podéis hacerlo cada uno de vosotros sin condición previa, sin necesidad de energía o de coronas. Sólo hace falta poner el Amor por delante, aunque no percibáis la irradiación, la emanación, la vibración, la energía o la conciencia que se movilizan. Estad seguros de que los resultados se encuentran justo después, pero no antes.

Entonces, de cada postura que adoptéis en la vida ante cualquier acontecimiento que se os presente y al que estéis sometidos, emana directamente la cualidad y la verdad del Amor que vivís. No hay otra alternativa, porque todo lo que rechazáis, que os parecía lógico en el funcionamiento de la persona o de la espiritualidad de este mundo hoy, ya no quiere decir nada. Sólo queda sonreír; no queda más que estar jubiloso y no dejarse llevar por lo que es de otro. Para eso tenéis una llave maestra, que es lo que Sois, aunque no os conozcáis todavía. En cuanto acogéis con la misma ecuanimidad y con la misma intensidad, os es posible conocer, a través del otro, a través del sufrimiento y de las circunstancias, todo lo que se presenta.

Entonces no hagáis más diferencia y viviréis esta Unidad y esta fusión tanto con la Verdad, como con cada uno y cada una de las conciencias presentes de la Tierra. Y veréis que no hay realmente ninguna diferencia; nada más que una apariencia de juego, una apariencia de postura, una apariencia de diferencia de energía o de vibración. Pero todo esto se resuelve en el Amor; únicamente por el Amor y en Amor. Todo lo demás sólo son resistencias, y es eso lo que ya vivís desde hace algún tiempo y que se refuerza de manera inexorable demostrando y llevándoos a la desnudez del Amor que no depende de un objeto, ni de un asunto, ni de una circunstancia, ni de una dimensión, ni siquiera de una Fuente situada en otra parte. Porque todo está en vosotros. En realidad sólo os queda manifestarlo y, para eso, hay que desaparecer a sí mismo, totalmente.

Y esto es mucho más fácil desde ahora que no hay ya más período o distancia en los procesos, incluso en los diferentes estratos de la Resurrección, como la he llamado. Hoy os es cada vez más fácil pasar de la persona restringida a lo que está más allá de toda forma... sin esfuerzo, simplemente por este Acogimiento.

Ahí también os lo digo como Bidi: "No me creáis. Vividlo y comprobadlo por vosotros mismos". No hay mejor sanación que esta, porque es eterna y definitiva y porque os pone en la Ligereza de la Conciencia Desnuda y del Amor puro que no depende de ninguna circunstancia, de ningún instante, de ningún momento, ni de ningún estado de ánimo y, sobre todo, de ningún acontecimiento.

Entonces estaréis preparados en aquel Silencio y en este Acogimiento para que la Evidencia se vuelva colectiva, y no sólo para algunos, sino para cualquiera que sea el número... para, real y concretamente, el conjunto de las conciencias de la Tierra, sin importar cuál sea su emplazamiento. Seréis tocados por la misma Gracia, por el mismo Amor, por la misma Verdad allí donde no hay ninguna diferencia entretenida por una forma, por una historia, por cualquier elemento de este mundo, o por algunos elementos que podríais llamar "espirituales".

Hoy estáis invitados por la Inteligencia de la Vida y de la Luz, a vivir el primer Espíritu, aquel que es anterior a la primera forma. Así se realiza la etapa última y colectiva de la Alquimia Interior. Entonces, desde ese mismo instante, no habrá más resistencia, no habrá más estado latente, no habrá más distancia. Todo estará inscrito en el mismo tiempo y en la misma Evidencia. Todo estará inscrito en el mismo Amor, para no ser más que Uno, real y concretamente, mostrando que siendo Uno, en definitiva, no hay siquiera más necesidad de ser Uno o una conciencia, pues la totalidad del Amor trasciende la conciencia y trasciende las dimensiones y trasciende, sobre todo, cualquier apariencia.

Os habréis demostrado tanto a vosotros como al mundo que todo es Uno. Y no para hacer una lógica de algo que viene, sino de algo que ya está aquí. Habréis trascendido entonces realmente el tiempo y el espacio; habréis trascendido entonces realmente todas las dimensiones, y estaréis desnudos. Y ahí, efectivamente, no solamente no tendréis nunca más hambre ni más sed, sino que ya no haréis nunca más diferencia entre cualquier apariencia que sea. Amaréis desde un mismo Amor sin hacer intervenir la elección o la decisión, ni ninguna intención del tipo que sea.

Entonces, en ese momento, comprobareis que podéis permanecer en Silencio, en cualquier actividad que sea, vuestra o no. El mismo Amor será igual en cada instante. No habrá más oscilaciones; habrá permanencia en la in-permanencia de este mundo, y es eso lo que establece el Reino del Amor y de la diversidad para el conjunto de los Mundos y para el conjunto de las Creaciones. Lo repito: esto es vuestra responsabilidad no individual, sino colectiva.

Tal como ha sido dicho, no necesitáis ser la totalidad de las conciencias fragmentadas, pues cuando más y más de entre vosotros os reconozcáis en el Amor más allá de la forma y más allá de toda experiencia, entonces no habrá nada más que acometer. Sólo hay que comprobar los efectos del Amor. Dejad que el Amor os lleve allí donde nunca os habéis movido; allí donde siempre habéis estado.

Entonces, nada más de vuestra forma ni este mundo podrá resistir ni oponerse, ni decir que no sabía. Entonces sí, como muchos lo han presagiado desde hace varios días, la Obra es Colectiva para que así no haya más diferencias, ni ninguna zona de sombra. No hay que combatir contra ninguna sombra, sino sólo reabsorberla en la Luz de la Verdad. Esto no es ni un combate, ni una exclusión, ni una inclusión, sino una trascendencia bien real. No hay otra actitud que valga, ni hay otros estados de conciencia que sean necesarios o útiles; ni hay etapa o estado vibratorio previo a esto.

Os lo repito: todos estamos vinculados, tanto en la Tierra como en el Cielo, por la Conciencia Crística, y el pensamiento os lleva a ello. Y para eso hace falta que el Silencio de la persona en ese momento sea real, a fin de que nadie, de un lado o del otro, ni una persona o situación pueda causar resistencia o alguna sombra. Y eso, lo repito, es responsabilidad de cada uno. Ningún ser de Luz, ningún pueblo Intergaláctico lo puede hacer en vuestro lugar.

Pensad en estas palabras pero, sobre todo, vividlas y veréis que la noción de tiempo, de espera, de distancia, de separación ya no existe más, sencilla y llanamente. ¿Qué mejor llegada puede haber ahí que la del Amor, poniendo fin a toda pregunta, a toda vacilación, a toda incertidumbre y a toda duda? Porque en ese momento, la Dicha será total y no dependerá de ninguna circunstancia de vuestro Efímero o de vuestro cuerpo, ni de cualquier relación de este mundo, ni de cualquier entidad de Luz. Estaréis por fin firmes en la Verdad. No hay nada que hacer y, quizás, lo único sea aceptar que no hay que buscar en otra parte, pues el Amor no tiene que ser buscado, sino simplemente ser admitido porque está presente en profusión, porque sólo os espera.

Entonces seréis "el Camino, la Verdad y la Vida", tal como se dijo, y seréis ante todo el Amor, el que no hace diferencia, el que en cada mirada y en cada reflexión puede ver sólo el Amor, sea cual sea la apariencia y sea cual sea el pensamiento de la persona. Ahí está la última Verdad: todo lo demás sólo han sido preliminares a esto y que sólo pasan.

Dejaos penetrar más allá de mis palabras. Como yo acojo a cada uno de vosotros, cada uno acoge al otro. No pongáis límite en lo que es ilimitado, ni marco en lo que está fuera de todo marco e incluso presente en cada marco. Como ha sido dicho: estad listos para lo inesperado, para lo imprevisto, porque todo es sólo Amor, cualquiera que sean las reticencias y las costumbres, o los miedos. Sois Amor en totalidad. Aunque penséis lo contrario, no podéis escapar a la Verdad, y la Verdad no necesita cargar con un salvador o con una entidad más que otra; ni siquiera con la más prestigiosa en la historia de la Creación. No necesitáis más estos roles, ni sus atavíos. Simplemente necesitáis vuestra presencia en vuestra Humanidad.

De la cantidad y de la calidad de vuestra Acogida depende la cantidad de la calidad del Amor que vivís, que emanáis y que Sois. Todo lo demás sólo es teatro y todo lo demás ya ha pasado. El Amor es lo único que nunca pasará. Entonces vedlo, demostradlo, probadlo a vosotros mismos... no necesitáis justificación de atuendo, ni de postura, ni de palabras siquiera, porque esta Creación ya está aquí, nunca ha desaparecido. Hace falta que el Amor esté presente en cada conciencia, cualquiera que sea el grado de inconsciencia o de negación. No importa ahí tampoco, porque el Amor es tan evidente cuando los velos ya no están presentes... y como sabéis, muchos habéis participado en la disolución de los últimos velos.

Descubristeis la Verdad, a través de todos los espejos, a través de todos los roles y funciones. Fue efectivamente el Amor Desnudo el que no dejó más espacio a ningún amor condicionado, limitante o limitado, ni a ningún contenido, ni tiempo que fuera. Veis, esto no está solamente al alcance de la mano; no es únicamente mañana o en un futuro próximo o lejano, sino que se celebra ahora. Vosotros debéis reconocerlo y lo viviréis con Evidencia, os lo puedo garantizar, porque todo la demás sólo pasa.

No olvidéis que ABBA también es cada uno de vosotros y que ABBA, como dije, está más allá de todo arquetipo. Así que no vayáis a adorar a una persona exterior, sea quien sea, sino absorbed a ABBA en vosotros, absorbed todas las circunstancias con la misma intensidad de Amor, con el mismo apetito. No os arriesgáis a nada, si no es a encontraros totalmente, lo que efectivamente es el caso. Todo lo demás sólo es una parodia del Amor, sólo son reticencias. Todo el resto sólo son apegos a unas ideas, a unos conceptos o creencias, sean las que sean.

Hoy el Amor os quiere enteros y está disponible en cada instante tanto para cada Uno, como para el Colectivo. Os pertenece decidir, porque ni siquiera ABBA puede hacer nada; ni siquiera la Confederación Intergaláctica, que está presente y os sostiene a través su Presencia. Pero no puede actuar en vuestro lugar.

Entonces, estad en Amor. Es la acción menos pesada y la más evidente. Es en eso que cada Uno está invitado a los últimos esponsales -si puedo decirlo así- en el seno de lo múltiple para actualizar la Unidad. La Unidad de las consciencias, la Unidad del Amor a pesar de toda apariencia y sufrimiento, a pesar de todo camino que os pueda parecer de momento opuesto al de la Luz. Id más allá de toda contradicción y explicación, más allá de vosotros mismos; no huyendo de vosotros mismos, sino aceptándoos en totalidad.

No existe ningún defecto, laguna, ni error -cualquiera que sea- que no pueda ser trascendido y magnificado por el Amor. Ni existe pecado mortal, ni infierno, ni paraíso... todo eso son sólo creaciones humanas. Sólo hay una experiencia de la vida y la conciencia, que concluye para reencontrar la Esencia. Todo el resto sólo es quimera. Todo lo demás sólo es sombra en el sentido en que lo pueden entender en este mundo, es decir, algo que no está suficientemente iluminado; algo que está en espera.

De modo que poco importa que sea vuestro cuerpo, que sea el bien-amado o el mal-amado; que sea el mismo demonio o que sean las resistencias de aquellos que todavía piensan acaudillar este mundo. No pongáis juicio, ni condición previa. Primero amad y luego ya veréis, si lográis amar primero realmente sin condición previa ni reticencia. Entonces estaréis en esta Dicha no en algunos momentos o sólo en ocasiones, sino de forma permanente e inmanente. En una Dicha que no necesita de nada más: ni de tiempo, ni de espacio, ni de ninguna diferencia. Entonces estaréis en el Equilibrio y en la Verdad, sin duda alguna, sin preguntas, ni distancia posible.

(...Silencio... )

Antes de dejarte continuar, quiero precisar también que el Silencio del que hablo no consiste en no hablar o en aislarse. Este Silencio es la magnificencia del Acogimiento; aquel que no pone nada por delante de él; aquel que es como un cuenco que une todo y que no deja nada fuera. Todo lo que es visto, todo lo que es percibido, todo lo que es atravesado -ya sea interior o exteriormente- es amado con la misma mirada por el mismo Amor y por el mismo Corazón.

El Amor sólo pide esto y nada más, y es lo que Sois. El silencio de las palabras, el silencio de la persona no es una inacción; es una acción de Amor sincera y real. Es así como el Amor no sólo se establece sobre la Tierra -como ya sucede desde algún tiempo antes del último impulso Metatrónico de finales del año pasado-, sino que es así como el Amor se manifiesta, como el Amor se propaga de conciencia en conciencia, de ilusión en ilusión, de situación en situación por todas partes sobre la Tierra y en toda dimensión.

Y esto se hace a través de vosotros, y solamente vosotros lo podéis hacer, penséis lo que penséis todavía, sean cuales sean las objeciones que podáis emitir, porque mientras no lo hayáis vivido, es decir, mientras no hayáis probado la experiencia, ¿cómo podéis posicionaros? Y si esto no se vive, entonces quiere decir simplemente que todavía hay por delante de vosotros un cierto número de elementos que no necesitan más ser vistos, ni ser analizados ni comprendidos, sino que deben ser acogidos con la misma intensidad, aunque no los conozcáis, con el fin de abolir toda distancia, de abolir el tiempo y la misma noción de dimensión.

Y esto ya es vivido de manera individual por vosotros, por algunos de vosotros. No es tiempo ya de permanecer en la progresión lógica de la epidemia o de la pandemia. Ha llegado el tiempo del Shock y de la sorpresa colectiva. Sólo depende de vosotros, porque cada uno es el maestro del tiempo, de su tiempo y también del tiempo colectivo. Y en cuanto estáis sintonizados los unos a los otros por la Gracia del Amor, esto se hace instantáneamente. No hay otro objetivo que ese. No pongáis ninguna condición, ni ninguna circunstancia previa, ni esperéis ningún resultado, sino preparaos para lo imprevisto. Hacedlo y asentad el Don del Amor y el Don de la Gracia, y recordad también, como decía el Comendador: "es el que dice, él que lo es".

Y yo os digo, tal como lo sabéis y lo vivís, que el conjunto de la Creación en su totalidad está en vuestro pecho, porque en cada fragmento de la conciencia Una sólo puede haber la tonalidad. Esto lo llamáis, en este mundo, el principio del holograma. No puede ser de otro modo para la Luz, porque la Luz y la Totalidad no pueden estar ausentes, ni siquiera en el punto más alejado de la Luz. De hecho, no hay distancia; sólo hay apariencia de distancia. De hecho ya no hay tiempo; sólo hay fragmentos de instinto que están en el mismo tiempo, y eso el Amor os lo prueba a cada minuto desde ahora en adelante.

Así que, efectivamente, es pues la responsabilidad de cada uno no rechazar nada ni a nadie; no tener más en cuenta ninguna condición previa, ningún pasado, ni ninguna experiencia, para no estar condicionados, a pesar vuestro, por cualquier referencia a un cualquier estado anterior. Si lográis esto, entonces sois instantáneamente Libres. No hay nada más que esperar y en cuanto lo realicéis en nombre del Colectivo y con el Colectivo, entonces lo lográis... no lo puedo decir mejor.

En este estado de Amor, además, excepto para el personaje de este mundo y sus leyes inmundas, sólo hay la Verdad del Amor. Y es el Amor el que está presente, aunque de momento no viváis nada. Si no lo vivís, es que necesariamente pusisteis condiciones previas por delante, ya sea un interés personal o un ideal de Amor, no importa. Porque en cuanto habláis de un ideal, lo imagináis siempre fuera de vosotros y con alguna latencia, porque os parece en definitiva que sois o que parecéis ser imperfectos o incompletos. Esto es una ilusión total, aunque os parezca que todavía hoy os falta, en definitiva, mirar verdaderamente. No os falta nada; todo está presente y todo es evidente.

¿Cómo podría ser de otro modo en el verdadero Amor? No pongáis distancia en relación a esto, ni ninguna culpabilidad ni ningún sentimiento de no haber llegado por no vivir procesos de Conciencia Desnuda, de energía o vibración, porque para vosotros, tal vez y seguramente, el Amor nunca haya estado tan cerca. Está en vosotros preparado para manifestarse y es en ese sentido que debéis Acoger. Y Acoger sin resistencias, sin preliminares ni condiciones.

Sólo aquel que cree que arriesga algo, arriesgará realmente algo. Y aquel que reencuentra la senda de la Infancia y de la Inocencia sólo tiene que ponerse en esto, en Acogimiento. No necesitáis especificar si acogéis al Amor o al otro, porque todos ya están en vosotros, igual que el Amor. La Inteligencia de la Luz siempre será más brillante y más real que vuestros conceptos, que vuestras ideas o vuestras vivencias, cualquiera que hayan sido vuestras experiencias pasadas o vuestras ausencias. En cuanto a la verdad del Amor, no existe en cada uno de nosotros ninguna diferencia, si no es en las apariencias. Y todo esto no se sostiene más, porque habéis obrado en los Talleres de la des-creación, y porque cada día será más fácil, cualquiera que sea la dureza de vuestra vida o de este mundo.

Tenéis toda la capacidad para pasar al Todo. Y esto no quiere decir apartarse de eso, ni ignorarlo, ya que esto es. No necesitáis ninguna herramienta, pues no es la espontaneidad lo que define el instante presente, que ya no está coloreado por el instante pasado ni por el instante futuro. El instante presente contiene realmente todos los tiempos y todo el Amor, a condición de que este instante presente no se deba a cualquier ventaja personal, sino a que entreguéis justamente todo lo que es personal. El Amor nunca os juzga. Sólo vosotros os juzgáis cuando negáis el Amor, cuando decís que no lo vivís. No hay nadie con quien tomarlo o a quien responsabilizar. Nadie es responsable: ni el otro, ni vosotros. Aceptadlo, cualquiera que, tal vez, haya sido la dureza de algunas experiencias de vuestra vida. Si lo aceptáis, todo esto habrá sido sobrepasado, y ahí también, si sois quienes lo decidís. No se trata más ni siquiera de miedo o de Amor, pues el Amor está por todas partes.

Y el Amor os busca; no tenéis que buscarlo, porque el Amor os encuentra en cada ocasión a través del Acogimiento. Entonces, si la palabra "Sacrificio" os molesta, no tiene, efectivamente, que ser empleada más hoy, porque remite a la Crucifixión y a la Resurrección. Pero hoy, lo que es ofrecido por la Gracia de la totalidad del Amor Desnudo es realizar todo esto en el mismo instante, más allá de toda experiencia. Es permanecer en esto, con soltura. Recordad que, digáis lo que digáis, sois vosotros y sólo vosotros quienes decidís. Y respecto al Amor, recordadlo bien: no existe ninguna barrera que el Amor no pueda disolver, porque existe detrás del seno de lo Efímero y del personaje, detrás de la historia y de las costumbres o las creencias; y nada más.

(SEGUNDA PARTE)

Puedes seguir, bien amado.


— Querido ABBA, nos has dicho que para la resolución del Drama Cósmico, numerosas naves de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres estarían presentes en nuestro cielo en el momento del Evento. ¿Puedes precisarnos la naturaleza de sus intervenciones?

Están todos presentes. No son numerosos. La totalidad de los mundos y de las dimensiones están a la espera alrededor de la Tierra. No hay más obstáculo, dado que ya no hay más velos. ¿Entonces qué es lo qué esperan? -me dirás tú. Esperan simplemente vuestra aceptación y vuestro "sí", no como individuo aislado en una esquina o en algunos grupos en el planeta, sino de modo libre. No necesitáis ser mayoría o un número significativo; necesitáis ser totalmente verdaderos.

Entonces su función y su papel es ser absorbidos por vosotros a fin de reencontrar ellos también la verdadera Libertad que no depende de ninguna dimensión. Estas naves alrededor de toda la Tierra pueden ser también el Evento, por qué no, pero este Evento que algunos temen y otros todavía esperan es ante todo el Evento del Amor y su advenimiento, y eso pasa por vosotros. No es cuestión de pertenencia a un grupo que muestra fe; es cuestión de pertenecer al conjunto de la Humanidad, al conjunto de la Creación que está presente sobre la Tierra.

Entonces sí, ellos aparecerán no en algunos lugares, como es ahora el caso, sino de manera simultánea por todas partes. No te preocupes de sus funciones, pues como esto ya se ha explicado, todos ellos están aquí, lo quieran o no, para vivir el mismo Fuego de Amor y la misma Verdad del Amor Desnudo. Estáis en la aceptación de quienes Sois, y en la intensidad del Amor que se revela.

Constatadlo hoy; no necesitáis de más verdades ni de ningún otro elemento, sino simplemente tener vuestra casa limpia, es decir, dejadla vacía para este lleno que está aquí. Esta es la única cosa importante que hacer, que no necesita ni energía, ni esfuerzo, ni tiempo, sino simplemente aceptar vivirlo. Y es esta Aceptación la que, de forma real y concreta, crea hoy el Evento. Así es como aquellos que miran tanto las vibraciones de la Tierra como los volcanes o los elementos ven la locura de la sociedad humana. No hay diferencia; sólo hay que aceptar. No hay nada más simple que esto en esta palabra de Acogimiento o Aprobación.

Entonces la Alegría se vuelve Dicha. Esto corresponde también a lo que decía Bidi y a lo que dije en resumen respecto a los dones del sí o no de la sanación que os da el Amor a través del otro, de la situación y de vuestro sufrimiento. Porque no es cuestión de otra cosa en cualquier acontecimiento que surja, tanto interior como exterior: la cantidad de Dicha que vivís por la revelación del Amor. Lo mejor son estos marcadores, sobre lo que pueda parecer que queda por recorrer juntos, sean cual sean las apariencias y sea cual sea el alboroto del mundo que constatáis cada día. El Amor os viene a decir, en cierto modo "¿qué miráis?, ¿qué pensáis?, ¿quiénes sois?". Esta pregunta os es hecha de manera silenciosa a cada oportunidad, en cada circunstancia, cada noche y en cada sueño, tal como comprobáis que hacéis entre vosotros a distancia o bien de forma directa. No hay nada más que ascender, ni hay otro esfuerzo que hacer. Y esto no es un esfuerzo, porque en cuanto lo viváis, comprobaréis por vosotros mismos la eficacia y la realidad.

(... Silencio...)

Queridos, podéis seguir.

— A propósito del momento de la aparición de las naves en los cielos, somos muchos los que hemos tenido contactos vibratorios, telepáticos o de otro tipo con los Hermanos Galácticos. ¿Podemos esperar tener un último contacto con ellos, tal vez diferente, en aquel momento? Te agradezco en el Corazón del Corazón.

Bien amada, esto será una gran fiesta a la cual cada uno podrá asistir y participar, sea cual sea vuestra postura, pues incluso hoy, el miedo, la ignorancia o la negación no cambiará nada. Durante los meses anteriores, unos y otros habéis atravesado numerosas cosas... lo que había que atravesar. Ahora habéis llegado y constatáis que nunca os habéis movido. Habéis llegado a la Dicha y al Amor; todo lo demás es sólo accesorio; todo lo demás ya no representa nada y, si sois honestos, estáis obligados a comprobar y a aceptarlo, porque no hay otra salida que la verdad del Amor. Todo el resto, sin excepción, sólo pasa. El Amor no conoce ni distancia, ni lazo, ni obligación, más que la Verdad y, sobre todo, como se ha dicho, ninguna obligación de este mundo puede valer frente al Amor. De hecho, ninguna estructura de este mundo puede mantenerse cuando el Amor está presente, y eso lo veis por todas partes, tanto a vuestro alrededor como en vosotros.

(... Silencio...)


Entonces, querido, sigue.

— No tengo mis Cuerpos formados. No soy consciente de ningún otro plano. Nunca tuve ni visión ni sueños ¿Esto puede ser un obstáculo a mi Resurrección? Te quiero y te tengo en mi Corazón.

Percibas lo que percibas, lo vivas o no, hoy eso tampoco implica ninguna diferencia. Como os dijimos y repetimos por diferentes vías, la proximidad al Amor Desnudo es la misma tanto en aquel que ha vivido la Conciencia Desnuda, en aquel que ha vivido múltiples experiencias, o en aquel que no ha vivido nada hasta ahora. Hoy no hay ningún preliminar, y diría incluso que si no se ha vivido absolutamente nada, estáis aún más cerca y que, aunque no lo creáis, es justamente viviendo nada, esperando y confiando sin que os lo creáis, como más vais a vivir con júbilo y en totalidad. No puede haber ningún fracaso; no puede haber ningún error en el Amor, porque cualquiera que sean las apariencias, todo está dispuesto y ordenado por la Libertad y por la Ligereza.

Entonces, te recuerdo una vez más, que la Consciencia Crística ha tomado el relevo sobre la dualidad de este mundo, y que no hay ningún obstáculo... no queda ninguno. Así que no desesperes ni esperes que se encienda alguna vibración o Corona, sino que vive directamente el Amor Desnudo. Los últimos son los primeros, efectiva y concretamente, y esto no es en un futuro, cualquiera que sea, ni es para mañana, sino que es presente a cada instante. Todo, absolutamente todo, tal como ABBA os lo ha mostrado a través de la música, es hoy motivo y pretexto para revelar la Luz y la Verdad en cualquiera apariencia que sea, en cualquiera desafío que sea, en cualquier falta que sea. Contrastado y realmente vivido, sólo existe la Verdad; siempre estuvo ahí. El Amor siempre estuvo ahí; no era discernible.

Hoy no hay más preliminares. Fuisteis muchos los que obrasteis por la vibración y por la Supra-conciencia para construir, si puedo decirlo así, este mismo momento. Fue una larga Obra que duró más de treinta años. Esta Obra ya está acabada desde hace varios meses. Los últimos obstáculos que no habían sido percibidos o vistos ya no existen más. El único obstáculo es creerse aún una persona que no vive nada; creerse aislado o todavía excluido. El Amor nunca jamás excluye; está disponible en abundancia, y te lo repito: no hay ninguna condición previa. Más allá de la Resurrección vivida en la carne, esto es válido para cada uno por la Gracia que os distéis a vosotros mismos, y que se os da. A pesar de cualquier apariencia, todo es mucho más fácil, real y concretamente.

(... Silencio...)

Escuchad ahora, escuchad el Silencio... Atravesad mis palabras, como yo os atravieso... Dejaos amar, dejadme acogeros y, al mismo tiempo, acogedme... No necesitáis nada más; todo está ahí, en la respiración del Corazón...

(... Silencio...)

Bien amada, puedes continuar.

— He aquí la pregunta que mi personaje quiere hacerte: desde hace dos semanas, siento aturdimientos como nunca los sentí antes, ya esté de pie o bien acostada. Tanto de día como por las tardes, los aturdimientos se presentan en cuanto regreso con el grupo. Cuando muevo la cabeza o cuando muevo mis ojos demasiado rápido, es muy desagradable porque tengo la impresión de perder el equilibrio... las cosas se mueven alrededor de mí. A veces siento como si entrara en un torbellino. No tengo problemas graves de salud. ¿Puede aclararme esto? Desde el Corazón de mi Corazón le agradezco infinitamente.

Bien amada, por supuesto exceptuaré todas las posibilidades médicas, pero puedo decirte que sois muchos los que sentís lo mismo. Cambiáis de realidad de forma real y concreta; perdéis pie en el seno de la persona, lo que llamáis equilibrio. Y no solamente postural, sino que el equilibrio global en el seno de este mundo ya no quiere decir nada. Vuestro cuerpo lo traduce de este modo y, evidentemente, esto participa en un estado particular individual de éxtasis que surge en algún momento. La pérdida de referencia del cuerpo es, ciertamente, molesta cuando estáis en movimiento. Esto os demuestra también que el Amor no está solamente presente cuando estáis en reposo, en silencio con los ojos cerrados, sino que os toma y abandera en cualquier momento.

Entonces, por supuesto, puede haber algunas incomodidades, como los trastornos del equilibrio, caídas u otros. Para ti puede ser tal vez una invitación de la Luz a permanecer más firmemente en los momentos de silencio e interiores, si tienes la oportunidad y la posibilidad. Y de hecho, si esto está ligado al Amor y a la Resurrección, ningún médico encontrará ningún desequilibrio. Hace falta, evidentemente y por supuesto, eliminar toda interferencia de orden médica y de orden postural, pero el Amor mismo lo modifica. Sois numerosos los que vivís algunas molestias; es normal.

El centro de gravedad de este cuerpo ya no está en el mismo lugar. Como ya se ha explicado, el mismo Corazón asciende dentro de sí mismo en los flujos vibrales. E incluso cuando el Amor no es percibido a nivel de los flujos vibrales, modifica totalmente el equilibrio. En todos los sectores de vuestro cuerpo y de vuestra vida, a veces hay, efectivamente, un sentimiento de desestabilización, que en ocasiones es muy real. Pero incluso esta falta de estabilidad o cualquier otro evento que pueda surgir en vuestra vida, sólo está allí para haceros vivir la Verdad y nada más.

Ahí también hay un principio de Aceptación que es esencial, porque cuanto antes haya Aceptación, más rápidamente se da la integración y más rápido se asume también la nueva realidad de alguna dimensión, tal como lo llamáis. De modo que, incluso a través del personaje, ya estáis inscritos no en un devenir, sino en una vivencia que os es propia, a nivel de la Eternidad. Es así como cerráis, si puedo decirlo así, vuestro propio ciclo individual. Algunos van a sentir molestias, van a percibir el Cuerpo de Eternidad. A veces son vértigos, a veces puede ser un dolor, cualquiera que sea. Recordad que ahí tampoco necesitáis comprender el origen queriendo remontar la cadena lógica, sino, lo más común hoy, aceptando no la enfermedad y el sufrimiento, sino el Amor, y viendo lo que este Amor va a producir cuando os entregáis totalmente y cuando no ponéis nada por delante, como la necesidad de comprender, la necesidad de explicar y de resolver... lo que es muy lógico en el seno del humano, pero que en la presencia del Amor no quiere decir nada.

La intención, la voluntad y la Inteligencia de la Luz reemplaza todas las demás voluntades, todas las demás inteligencias. Hay también esta fase de aclimatación, si puedo decirlo así, o concretamente de dos realidades que se superponen, aunque se alejen para muchos. Todo esto se celebra ahora, pero no puedo ser formal, porque evidentemente existen innumerables causas también a nivel de la salud que lo pueden ocasionar. Pero de manera general, lo repito, sois muchos los que manifestáis, de alguna manera, este sentimiento de pérdida de equilibrio del cuerpo y de los pensamientos. Todo es renovado, todo es restaurado, todo es diferente. Aunque haya una enfermedad, no puede más que estar ligado, en definitiva, al Amor.

El Amor -recordad que lo Sois- no tiene realmente nada que ver con vuestra historia, con vuestro personaje y vuestra vida. No puede ser de otro modo. En el Amor toda historia es superflua; en el Amor todo devenir es superfluo, no quiere decir nada. Porque ¿quién puede querer que estas vivencias, diferentes a las palabras, todavía reivindiquen una asignación o un origen? En la verdad del Amor, en el amor sólo hay Amor, y esto basta porque el Amor lo contiene todo.

Entonces esto se debe a estas molestias, como acabas de describir. Hay que vivir y aceptar que absolutamente todo lo que sucede no es más que la consecuencia directa del Amor. Una vez más, no concibáis ni culpabilidad, ni novela, ni necesidad de causa, ni de explicación. Sumergíos aún más en el Amor, pero no tengáis presente mentalmente la idea de querer hacer desaparecer cualquier inconveniente que haya por la Gracia del Amor, porque el Amor es Gracia, antes de toda acción. Y en el Amor, como digo, no hace falta nada más.

Tuvisteis innumerables ejemplos en el pasado de hombres y mujeres que fueron llamados santos y que no podían servirse más de sus cuerpos; que vivían en estado de pasión; en estado de éxtasis o en estado de sufrimiento con el mismo Amor.

(...Silencio...)

Entonces por supuesto cuando hay una confusión, conviene quizá explicarla. A nivel de la confusión a veces hay explicaciones y a veces no las hay. Pero retened que lo más importante es siempre la iluminación del Amor, aunque no percibáis palabras, explicación y comprensión, porque el Amor es ante todo resolutorio de todo antagonismo, de toda resistencia y de toda incomprensión. Todo depende, de hecho, de vuestra fe, pero no en un paraíso o en un futuro, sino de vuestra fe real y concreta en el Amor que Sois... incluso sin vivir nada.

No os pido ni que me creáis ni que tengáis fe en ningún salvador o en ningún personaje, sea el que sea, incluso ABBA, incluso María, incluso Mikaël. Todo esto os sirvió y todavía sirve, lo entiendo. Pero hoy, esto también es una interferencia ante quienes Sois y frente al Amor Desnudo. Aceptad ser despojados, ya sea respecto a un familiar, a una circunstancia o a una enfermedad. Aunque haya que cuidarse en un plano concreto y aunque la señal sea muy fuerte, eso significa que el Amor os ha alcanzado y no que estáis lejos con respecto al Amor.

Lo he dicho y lo repito más que nunca:

al Amor no le importa vuestro personaje ni vuestra historia, sino lo que Sois en totalidad. Y si para esto el personaje debe ser aniquilado totalmente, entonces el Amor lo hará, sea cual sea vuestra edad. Sobre todo si el Amor os quiere presentes, os mantendrá presentes. Si el Amor que Sois os quiere agonizantes, entonces agonizareis, y no podréis hacer nada, como no podéis oponeros a la Verdad del Amor. Y, desde ahora, todo lo que se celebra es sólo la consecuencia de la presencia del Amor, aunque penséis exactamente lo contrario. Podéis pensar lo que queráis; eso no cambiará nada la verdad del Amor, la Verdad de quienes Sois. Si hay que pasar por eso, por el sufrimiento, por la enfermedad, por la muerte, por la ruptura que sea, no podéis hacer nada; sólo estar conformes.

Esto no quiere decir no hacer nada; esto quiere decir estar aún más en el Amor, atravesando el personaje con sus sufrimientos y sus aparentes carencias. El Amor os obliga, de todas las maneras posibles, a cambiar de punto de vista para ser Libres de todo lo que es anterior o de todo pensamiento futuro. ¿Lo veis? Lo repito: no hay nada más simple. E incluso diría que cuanto más doloroso o inexplicable os pueda parecer, más cerca estáis de vuestra Verdad. Lo importante es la verdad del Amor absolutamente, no vuestro sufrimiento o vuestra incompletitud, porque todo esto sólo pasa, y sólo depende de la falta de Amor de este mundo.

Ya no podéis escoger, aunque lo creáis, ni decidir más, aunque estéis persuadidos de decidir, porque el Amor tomó el relevo. Y eso es lo que Sois, este Amor, pleno de inocencia, de Alegría, de presencia como de ausencia. Y todo es perfecto a pesar de toda apariencia, a pesar de toda recriminación... y eso es lo que debéis vivir. Y son estas situaciones que pueden producirse en vosotros o a vuestro alrededor, incluso las más dramáticas para la persona, las que os llevan a ser verdaderos e íntegros, sobre todo si os parece que hoy os falta algo o alguien.

Es lo que era necesario, lo que era indispensable para cada uno. Por supuesto no existe la posibilidad de verlo de golpe, pero desde hoy existe la posibilidad de verlo instantáneamente si entregáis las armas de la dualidad, las armas de la persona, las armas de la historia. Esto no depende más de nada más. Descubrís así que la verdadera Libertad no tiene nada que ver con cualquier libertad otorgada en este mundo, ya sea por el amor, ya sea por la opulencia o por la satisfacción personal. Esto es muy soso e incompleto en relación a la Verdad, al Amor Desnudo.

El Amor Desnudo, como he dicho, os lleva; no os podéis oponer de ningún modo, ni con ninguna técnica, y es vuestra postura la que decide si sufrís o si acogéis. Si sufrís, entonces no habéis dicho "sí"; si acogéis, entonces habéis dicho "sí". Sí a la primacía del Amor sobre toda consideración o elemento personal. No hay otra cura posible, aunque a veces sea necesario ocuparse del cuerpo o de una relación. El Amor es muy superior a todo, y es lo que vivís cuando lo aceptáis.

No puedo decir más al respecto. Porque sólo son palabras y os pertenece vivirlo, aunque para eso hay que aceptarlo, porque la Luz, su inteligencia y el Amor no saben de medias tintas, ni de medias completitudes. Todo es perfecto, lo repito, y esta perfección no tiene nada que ver con ninguna perfección de la persona; todo lo contrario, es la perfección del Amor lo que prima y que sólo puede ser perfecto porque atraviesa todo personaje, toda historia, toda costumbre y creencia. Y estáis en los tiempos, estáis en esos momentos. Lo queráis o no, lo neguéis o lo pidáis, eso no cambia nada. Es por eso que hemos hablado de la Evidencia. No puede ser de otro modo con el Amor, más allá de toda forma, como de todo mundo.

(... Silencio...)

Bien amado, puedes seguir.

— Escuchando la respuesta hecha a un hermano, se hace claramente una distinción entre Conciencia Desnuda y Amor Desnudo. Se ha expresado que la conciencia nunca llevará a la Libertad. ¿Puede volver a desarrollar esto? Gracias. Puede que tenga la cabeza un poco dura.

No es cuestión de cabeza, sino de Corazón. Querer conceptualizar estas palabras y explicarlas nunca os permitirá vivirlas. Sólo puedo repetir que lo debéis vivir antes de entenderlas, y si procuráis entenderlas antes, nunca las viviréis. La Conciencia Desnuda es explorar las diferentes facetas de la conciencia, pero llega un momento en el que debéis devolver la Conciencia para vivir el Amor Desnudo. El Amor Desnudo es justamente a-conciencia, a-percepción, a-vibración y es anterior a todo mundo. Y, sin embargo, está presente en este mundo.

¿Qué más explicación y concepto necesitas? Simplifica todo, porque el Amor y la Luz son cada vez más simples. Acoge. Acoge aún más este desconocido. No lo puedes entender ni comprender, sólo dejarlos dejarlo atravesarte y revelarse. No hay ninguna postura ni condición previa y, sobre todo, ninguna comprensión previa, porque todo lo que te parecerá entender, te alejará y te impedirá vivirlo, porque el Amor Desnudo no se acompaña de ninguna comprensión, ni de ninguna visión, ni de ninguna conciencia.

Yo diría que si durante un cierto tiempo, en estos meses pasados, os ha sido dado el manifestar la Conciencia Desnuda por vuestros viajes, y vivir estados de alma, ¿acaso por eso podéis decir que el Amor Desnudo está omnipresente en cada minuto en vuestra vida? Ahí está la gran diferencia, en la Conciencia Desnuda, donde es posible la conjunción de las diferentes conciencias vividas. El Amor es anterior a la Conciencia Desnuda, a toda conciencia, incluso a la Conciencia Crística.

El Amor Desnudo es lo que cierra el ciclo. Tuve la oportunidad de decir que había que rebobinar la película de la Creación. Esto ya se ha hecho y concluido. Así como también dije "se ha cerrado el Libro", no queda más que poner todo en orden, si puedo decirlo así. Y no a través de algunos voluntarios, sino a través del establecimiento del Reino de la Luz a través de la materia y a través de las dimensiones en este mundo. Esto está ampliamente realizado.

Entonces olvidad todos los conceptos. Os ruego que vayáis a la Evidencia. No necesitáis concepto, ni preliminar y, sobre todo, no procuréis comprender antes de vivirlo, porque si no os alejáis, sobre todo hoy, sólo tenéis que estar presentes, disponibles, sin espera. Sólo hay que ser verdaderos. Y ser verdaderos no se acompaña de ninguna explicación, ni de ningún raciocinio. Es una postura del Espíritu en vosotros que permite esto, donde todo es reenviado al Espíritu y no destinado a la persona, a su comprensión, a su personaje. Es mucho más vasto que esto, y no podéis vivir la totalidad de lo que es tan extenso mientras mantengáis lo que sea de vuestro personaje. Y la misma explicación complementaria que pides, prueba no una cabeza dura, sino más bien la dificultad de descuidar la cabeza, porque en este mundo, sabéis muy bien, que sin cabeza ni lógica no vivís. Pero vivir el Amor no tiene nada que ver con vivir en este mundo, aunque estéis todavía puestos en él.

Es lo que debéis sobrepasar y aceptar, porque la Conciencia Desnuda os podía comunicar visiones, experiencias y vivencias en el Amor Desnudo. No hay más experiencia; hay únicamente la Alegría que nada puede alterar, ningún sufrimiento ni ninguna circunstancia. Y allí permanecéis en la Eternidad a través de este cuerpo. Pero si pones por delante tú mental y la necesidad de comprender, la necesidad de explicar, entonces pierdes lo esencial.

Es siempre esa noción de Acogimiento y Espontaneidad la que crea realmente la verdad del Amor, y ciertamente no una explicación, ni una experiencia, aunque sea la más verídica y la más auténtica. Recuerda: el Amor es anterior a toda forma y a toda conciencia, y es de ese Amor del que hablamos; no un amor coloreado e investido por una forma, ni un amor encerrado, como este mundo; ni el amor Libre en el seno de los Mundos Libres. El Amor está más allá de todo mundo y es anterior a todo mundo.

(... Silencio...)

Bien amado, ¿quieres seguir?

— Esperamos las preguntas orales. Tenemos una pregunta de alguien que está en Amor Desnudo: "¿Que significa el hecho de no tener ya más ninguna vibración que obtener...?".

Pero esto es normal... el Amor Desnudo no necesita figuración, aunque pueden ser vividas en algunos momentos, o no más del todo. Eso es el Amor. Pero no necesita más medida, ni vibración. ¿Por qué quieres necesitar vibración? Aunque hayan sido muy intensas cuando te reencontraste, es un estado más allá de toda experiencia y de toda vibración y además el Amor Desnudo está marcado por la a-percepción. No hay más conciencia; hay simplemente un Amor. Entonces sólo queda la Dicha, sólo queda la certeza de lo que es vivido.

Entonces, por supuesto, esto puede sorprender y contrariarte cuando has tenido la costumbre de vivir la energía y la vibración en particular a nivel de todos los circuitos que han sido explicados y vividos, ya sea a nivel de los Chakras, de la Onda de Vida, de las vibraciones o de las Coronas, incluso del Canal Marial. El Amor no necesita Entidad ni de Luz, ni de ninguna otra clase. El Amor no necesita vibración, ni siquiera desnuda; ni necesita energía. Él está desnudo y no concierne más a la conciencia.

Has tocado pues lo que es anterior a la conciencia, anterior a la primera forma, anterior a tu origen. Hay sólo esta calma, esta Paz que no se puede comparar con nada conocido, ni apoyarse en ningún elemento formal, ni en ninguna energía, ni en ninguna vibración, De hecho, hay como una forma de aclimatación a este Amor Desnudo que no necesita más interfaz con cualquier cuerpo de Eternidad, y que no necesita ni Chakra, ni Puerta, ni Estrella, ni Presencia. Eso es el Amor: una ligereza que no puede ser comparada con nada más. Y cuando el personaje y la historia es obligado en alguna parte a recuperar cualquier normalidad de este mundo, entonces constatas que lo sufres, porque el Amor Desnudo es tan precioso, que, cuando lo has vivido, ya no puedes imaginar ni un segundo desaparecer a esto.

Pero, evidentemente, todo lo que en el seno de este mundo estaba ligado tanto a la vida como al cuerpo de Eternidad, no necesita sentirse más. Esto no quiere decir que no lo vivas, quiere decir que lo vives pero sin estar impactado a nivel de la conciencia, porque esto no es percibido más. Te lo repito: el Amor Desnudo es a-percepción, es anterior a toda percepción; es el estado más natural que hay, que no depende de ninguna forma, ni de ningún mundo. Allí está tu única morada, la única verdadera. No necesitas más prueba, no necesitas más vibración, ni más Conciencia Desnuda, ni más de ninguna otra conciencia. Te convertiste en la Inteligencia de la Luz.

No tienes nada más que hacer que amar cada revés, cada aliento, cada pensamiento. Esto debe tomar toda tu presencia y toda tu ausencia; todas tus noches y tus días; todas las miradas que son llevadas, todas las palabras que son pronunciadas, así como todas las palabras que son acogidas. Esto es normal; incluso diría que no puede ser más normal. No os alarméis de lo que desaparece, porque en el Amor Desnudo, en la aceptación incondicional y total, sólo puede haber saciedad, sólo puede haber limpidez. El Fuego ha sido totalmente transmitido e integrado. Esto no impide, por supuesto, sentir a veces vibraciones y aunque no tengan más interés, se manifiestan, pasan y es todo.

También diría que, para muchos, cuando os acercáis a este tiempo cero personal y volcáis todo lo que era anterior, no necesitáis más ser. Esta desnudez os puede parecer, en un primer momento efectivamente como dices, tal vez una interrogante o una carencia, pero en cuanto la aceptas ahí también, no puede haber más ni la menor duda, ni la menor falta, porque te habrás reencontrado en totalidad, anteriormente a toda dimensión y a todo origen estelar.

Y aprovecha justamente este silencio, el de la vibración, el de tu desaparición como dices, pues no tienes que instalar más vibraciones en este estado de vacuidad y de presencia y de ausencia mezclados, aunque te duermas... no tiene importancia, porque es así como finalizas la Gran Obra. No sólo por lo que eres, sino que para cada uno a través de los personajes. No puedes ayudar mejor que estando ahí en este emplazamiento, y esto no cuesta nada, ni energía, ni conciencia. Hay simplemente un pensamiento que se hizo eficiente. Pasadas las primeras dudas de por qué no hay más vibraciones, la Alegría toma ocupa el lugar realmente.

(... Silencio...)

Bien amados, ¿queréis preguntar?

— ¿La Luz podría pasar de la conciencia para actuar en la de-construcción?

No, ya que es vuestra conciencia la que decide. La inteligencia de la Luz debe imprimirse, en primer lugar, en el seno de toda forma y después en la presencia de la conciencia, y desemboca en la Conciencia Desnuda. La Luz es previa también a la forma; acompaña a la primera forma y a todas las formas. El Amor Desnudo simplemente necesita revelarse en vosotros porque sois los intermediarios y nadie más. ABBA os lo dijo: "os entregué las llaves del tiempo y la batuta del director de orquesta". Os queda, efectivamente, sincronizaros en el seno de un espacio y de un tiempo que trasciende todo lo demás, pues somos todos los demás espacios. Y también sois quienes decidís.

— Entonces esto puede llevar a una acción... ¿es la única acción válida?

Hoy ya no hay otra. Todo el resto es sólo retraso; todo el resto sólo es resistencia. La Luz es inteligente, como el Amor y es la Inteligencia de la Luz la que actúa y la que es eficiente en vosotros. Por tanto es vuestro deber y vuestra responsabilidad no poner nada a través del Amor y de la espontaneidad y, sobre todo, no vuestra persona ni vuestra historia, sea cual sea. El silencio, como he dicho, es acción; la acción más justa.

Evidentemente hubo que pasar por ahí para la liberación de algunos estratos en el seno de la conciencia. Este trabajo ha sido cumplido a la perfección por todos aquellos que han participado. Hoy está resuelto; diría que no queda más que manifestar este Amor y esta Inteligencia y, para eso, hay que aceptar efectivamente que la conciencia misma se apague, porque como lo he dicho yo y también Bidi. Para aquel que ve realmente, la conciencia es, en definitiva, un peso, solamente un peso. Pero esto la conciencia, ya sea personal o multidimensional, no puede aceptarlo.

Para eso hace falta que el Amor esté desnudo, y que la conciencia esté desnuda. Pero hoy ya no necesitáis pasar más por la conciencia. Necesitáis, simplemente, Acoger lo desconocido y lo imprevisible. Es la única condición previa, si puedo decir. Todas las demás condiciones pueden ser erradicadas, y sólo son unos obstáculos puestos por vosotros mismos. Cuanto más estáis en Alegría, más espontáneos sois y más listos estáis para lo inesperado... y más se revela esto.

Bien amados, ¿quién quiere seguir?

— Un tema sensible: hace un rato nos dijo "en vuestros 132 días que vivís". ¿Acaso esto significa que el asa-planeta, por ejemplo, podría sobrevenir ahora directamente sin Evento previo, sin shock previo para la Humanidad.?

Es imposible. En primer lugar, debéis decidir por vosotros mismos vuestra obra colectiva. Esto no quiere decir la totalidad de las conciencias de la Humanidad o de conciencias presentes sobre esta Tierra o en todas las dimensiones que están allí ahora. Sois vosotros quienes sois verdaderos. Pero este Evento es indispensable, sea del tipo que sea, incluso si ocurre al extremo límite de este tiempo. De ahí todo depende, y lo repito, de que aceptéis, de que seáis este Amor Desnudo, de que seáis toda Eternidad o de que tergiverséis todavía. Tenéis toda la libertad y la duración. Sois quienes decidís, pero no lo decidís a título individual; es imposible. Y es por eso que entregué la batuta del director de orquesta a cada uno.

Sólo os queda reencontraros y, para eso, no necesitáis desplazaros; necesitáis un instante común o varios instantes comunes, y eso es todo. Sois los Maestros del tiempo, pero no del tiempo de la Tierra, sino del tiempo de la Revelación. Sois los Maestros del Amor; incluso ABBA no puede hacer nada al respecto, ni ninguna entidad puede, de dondequiera que sea. Todo se dispondrá, como se dispuso durante el tiempo de los viajes en el seno de los arquetipos y en el seno de la Tierra. Todo pasó a la perfección.

Os queda mostrar y demostrar la misma perfección en uno o varios momentos Colectivos. Tenéis entre manos todas las cartas; todas las herramientas están a vuestra disposición y no las necesitáis además. Necesitáis este Amor, pero no en vuestra esquina, ni a solas, sino reunidos en Espíritu y en Verdad sin moveros, sin desplazaros, sino sincronizando el tiempo. En resumen, sincronizando el tiempo cero; esto es vuestra responsabilidad. La responsabilidad de la Confederación Intergaláctica, de los Antiguos, de las Estrellas, así como de ABBA ha sido la de conduciros lo más cerca de esto. Pero esto se acabó, como podéis comprobarlo.

No decide nadie más que el colectivo de la Tierra. Nadie conoce ni la fecha ni la hora, pero podéis conocer muy bien la fecha y la hora de vuestro momento Colectivo y, de hecho, esto está previsto y organizado. Y si este Colectivo está suficientemente desprovisto de todo interés personal y de toda reivindicación personal, de toda proyección en cualquier futuro que sea, entonces el Espíritu será alcanzado y os revelará el Gran Espíritu a cada uno, ya seáis participantes o no, y todo se dispondrá con arreglo a eso.

Ya sea la Llamada de María, es decir, el Evento, o bien el Shock, todo saldrá de ahí, absolutamente todo. ¿Veis? Como dije tenéis entre manos todas las cartas. No hay ningún desconocido, ni alguna variable. Todo está perfectamente claro... totalmente. No puedo ser más claro. No es ya tiempo de ampliar la epidemia que ha sido iniciada; no hay más tiempo para eso. Sólo hay bastante tiempo para este momento Colectivo, que muchos ya lo presintieron e imaginaron.

Ha sido, pues, "puesto en venta" por el Pensamiento Crístico y se materializa bajo vuestros ojos, incluso bajo vuestra conciencia y vuestras visiones o vivencias en ultra temporalidad. Queda sólo volver esto Colectivo, y ahí no sólo todo está cumplido, sino que todo ha concluido. Lo sabéis... todo está listo, absolutamente todo. Hasta diría que no existía ninguna variable posible, ni ningún desconocido posible, aunque todavía no lo conozcáis a título individual.

(...Silencio...)

Bien amados, ¿quién quiere expresarse?

— Estamos en el tiempo cero de la pausa.

Entonces es tiempo de despedirnos. Vuelvo, por supuesto, dentro de algunos momentos.




A través de Jean Luc Ayoun
Les transformations.


Traducción del francés al español: Pierre Díaz.
Revisión y corrección de la traducción española: Laura Ferro.
Con Amor, para el Mundo.
https://sabesquienerestu.blogspot.com/p/blog-page_15.html


Les Transformations, Wordpress -
Todas las publicaciones en Francés y Español, portugués. Audios, Vídeos.


Bodas Celestiales - Madre Universal

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Madreuniversalblogspotcomco/


No hay comentarios:

ENTRADAS DESTACADAS

EL CONJUNTO DE INTERVINIENTES. 8 de diciembre de 2018.

Link audio en francés con traducción simultánea al español EL CONJUNTO DE INTERVINIENTES. 8 de diciembre de 2018 Bienamad...

ENTRADAS POPULARES