ANAËL ARCÁNGEL. Septiembre 2017. Con audio.


ANAËL ARCÁNGEL. Septiembre 2017. Con audio.


AUDIO
 
Soy Anaël Arcángel, Arcángel de la Relación y del Amor. Bien amadas semillas de Estrellas, rendimos gracia juntos a nuestra Presencia Una, instalándonos en el Corazón del Corazón.

…Silencio…

Lo que tengo que comunicar hoy, deriva directamente de las consecuencias, de lo que se celebrará entre el equinoccio de otoño y el 29 de Septiembre, día de los Arcángeles. Lo que hoy voy a decir, puede estar muy claro para algunos, como muy confuso, pero os puedo asegurar que, para muchos lo que voy a expresar ahora, será aún más claro que este particular período de impulsos globales de la Luz, y que os aparecerán más claramente.

Independientemente de las consideraciones de fechas, voy más específicamente, en este día,  a hablar de la conciencia y de lo llamado, hace años, el punto de vista, que en absoluto no es un punto de vista mental, sino que resulta directamente del emplazamiento, y de la localización de vuestra conciencia en lo que llamáis el espacio- tiempo, como fuera de este espacio y de este tiempo.

No volveré sobre las diferentes posibilidades de la conciencia, tal como fueron transmitidas hace unos años, respecto a los cuatro estados posibles de la conciencia, sino más bien a intentar haceros entender cuáles son, no las opciones, sino las posibilidades establecidas de manifestación, o de no manifestación de la conciencia, en lo que seguirán los múltiples impulsos de la Luz, que os están destinados.

Hay una conciencia sobre la cual no me extenderé, y que es, diría, la conciencia ordinaria de cada humano encarnado sobre la tierra. Los conocimientos acerca del funcionamiento de esta conciencia os son plenamente conocidos; que sean del funcionamiento del cuerpo como de lo que llamáis la persona en sí, cada uno de entre vosotros lo vive en permanencia en su carne.

Esta conciencia más ordinaria se sitúa de manera íntegra en el seno de lo llamado efímero, y en la acción-reacción.

Debéis entender que más allá de todas las características de la personalidad y del ego, esta conciencia es definida, ante todo por el hecho de atraer hacia sí, lo que es vivido para compararlo, sopesarlo, evaluarlo respecto a lo que las demás conciencias ordinarias, que son también las vuestras, han expresado como interacciones, lo que llamáis “historia”, “guión” y “vida” de manera general en este mundo.

Acordaos simplemente que esta conciencia ordinaria está marcada por un movimiento de energía que corresponde a lo que llamaría una apropiación. Lo que es visto, percibido, sentido, pensado, parece venir de una conciencia llamada persona, o ego.

Durante todos estos años, habéis podido oír, escuchar y vivir unos encuentros con innumerables conciencias, que sean humanas encarnadas y habiendo transitado, que sean los Ancianos o las Estrellas, tuviste encuentros con grandes arquetipos presentes, diría, en todas las religiones, llamados Ángeles y Arcángeles. En las tradiciones chamánicas o primitivas, habéis podido encontrar aquellos que fueron llamados y que se siguen llamando «los pueblos de la naturaleza».

Una primera aproximación de la no-localización de la conciencia en este mundo ha sido aportada de manera sucesiva durante los años pasados, tanto por el Coro de los Ángeles, el Espíritu del Sol, como por el Impersonal, acostumbrándoos y familiariazándoos con la no-localización de la conciencia en una forma, traducible para vosotros por modificaciones y movimientos de esta conciencia ordinaria, implicando un vuelco de este movimiento, es decir ya no del exterior hacia el interior, sino del interior hacia el exterior…

Esto ha preparado y obrado en cada uno de vosotros, en la revelación de lo que os era invisible, que sea en relación a nosotros, Arcángeles, o también con los pueblos de la naturaleza.

Os hemos pedido encarecidamente, durante estos tiempos, de permanecer tranquilos, de parar el motor del sufrimiento,  y no más   el motor de la búsqueda, que esta búsqueda atañe a vuestra persona, como a lo que es llamado, en este mundo, la espiritualidad. Muchos de entre vosotros exploraron innumerables sendas espirituales, que sean en resonancia con maestros, religiones y organizaciones, que os dieron la impresión, y a veces la certeza, de mejorar las condiciones de vuestra persona, de vuestro personaje, de vuestro ego, llevándoos a vivir así las llamadas “experiencias”, de cualquier naturaleza que sean, tanto a través de nuestros contactos, como a través de vuestros circuitos vibrales, correspondientes al cuerpo de Êtreté.

Se trata pues de la emergencia, para la conciencia ordinaria, de nuevos elementos que hasta ahora, y en todo caso antes de este período de treinta años pasados, os eran, para la mayoría, estrictamente desconocidos.

Hubo pues una forma de materialización, no sólo de la Luz vibral, sino también de las entidades que progresivamente se han manifestado a vosotros de manera cada vez más lúcida, cada vez más consciente, evidentemente para cada uno de manera diferente.

Todo esto sólo atañe a la conciencia ordinaria y a lo que se ha revelado  y nombrado la supra-conciencia, ligada al Supramental. Este Supramental  ha sido captado, bien evidentemente por la conciencia ordinaria, porque era el único medio de tomar conciencia a la conciencia de vuestro personaje, y que existía otra cosa aparte de lo que podríais pensar, creer, o averiguar en unos libros, o incluso en vuestras experiencias.

Luego, en un plano cronológico, han intervenido tanto el Impersonal como el Coro de los Ángeles, como el Espíritu del Sol, como Bidi, presentando que lo que erais, lo que sois y lo que seréis, y que nunca desapareció, fue simplemente  escondido. Se os dieron algunas palabras, algunas prácticas, que durante estos años os han acercado a la Verdad. Cualesquiera que sean los varios nombres que se haya dado a esta conciencia, ella puede todavía ser analizada, vivida, y proporcionar algunos elementos que siempre os han acercado más a la última Verdad.

Los seres que vinieron después, a partir del 2012, os han expuesto diferentes maneras de lo que podía ser una conciencia que se apaga y no desaparece en la nada, sino que se encuentra en la fuente de la conciencia, en el origen de la conciencia, y que sin embargo no es la conciencia. Esto fue llamado de diferentes maneras: el Absoluto, la a-conciencia, el Jnani, el Liberado Viviente, entonces unas palabras que podían, no hacéroslo vivir, sino en cierto modo atraer vuestra curiosidad, e ir hacia lo que llamé, mucho antes de las Bodas Celestiales, el Abandono a la Luz y la capacidad a dejar vivirse la Verdad, en lugar de querer ir a buscarla, porque esta búsqueda no puede de ninguna manera, acabar en un mundo encerrado.

El encierro ha sido gradualmente limitado, hoy está disuelto y solamente desde hoy. Llegáis a la posibilidad real y colectiva, antes incluso de la Llamada de María, de ver y vivir que no sois ni la conciencia, ni el cuerpo, ni ninguna forma, a la vez que sois la totalidad de las conciencias y el conjunto de las formas conocidas como desconocidas, en el seno de este mundo.

El impulso, e impulsos finales de la Luz que entonces son previos a la Llamada de María, lo habéis entendido,  y que van a producirse, os van a llevar a una claridad interior más importante, dándoos a ver no solamente el emplazamiento de vuestra conciencia y el punto de vista, sino también los engranajes y los mecanismos que os permiten, de manera natural, pasar, diría, del estado de conciencia ordinaria al estado de supraconciencia llamado el Sí.

La preparación que algunos de entre vosotros habéis seguido, durante muchos años, desemboca hoy después de este período de impulso final, en la comprensión por la conciencia misma de lo que ella no es y de donde viene.

Más allá de la Fuente, más allá del principio primordial de expresión de la conciencia, se sitúa lo que está más allá de la Luz y del ego, la persona como del Sí verán siempre  la vacuidad, algo opuesto a la luz falsificada. Lo que quiere decir que incluso el Sí, está instalado en el seno de la linealidad de este mundo  y no ofrecía ninguna certeza, hasta ahora, de poder vivir la fuente de la conciencia, es decir lo que sois en la última Verdad.

Se ha insistido, durante todos estos años, sobre la incapacidad de la conciencia de encontrar ella misma, su propio origen más allá de la primera manifestación. La conciencia está ligada a las dimensiones; lo que sois no está ligado a ninguna dimensión, aunque en los mundos unificados haya la posibilidad real y concreta de expresar una conciencia en el seno de cualquier forma, como de cualquier dimensión.

Hemos estructurado las expresiones, las enseñanzas referentes a vuestras vivencias de un número cada vez mayor de hermanos y de hermanas humanos encarnados, con respecto a la alquimia entre lo que ha sido llamado lo efímero y el Eterno, o si preferís, entre la conciencia egótica y la supra-conciencia que en absoluto está ligada al personaje.

Hemos insistido unos y otros, a la vez sobre la precisión de la historia que ocurría en este mundo, pero sobre todo de proponeros ser otra cosa, que lo que la historia contaba, o bien lo que toda historia cuenta, incluso en el seno de los mundos llamados libres ‒ y lo son. Vuestra libertad ha pasado entonces por esta noción de abandono, de sacrificio, de transustanciación, de transformación, de reversión y de evidencia.

Los últimos impulsos de la Luz, sea cual sea vuestro emplazamiento actual, permitirán alumbrar, y entonces vivir, los mecanismos de tránsito ‒ aunque no haya propiamente hablando, ni puerta ni tránsito ‒ que permitan cambiar de un estado vibratorio a otro, y más específicamente el tránsito del Sí al sacrificio del Sí, es decir de la supra-conciencia a la a-conciencia que, en definitiva, sea cual sea vuestra forma en el seno de los mundos libres, y la dimensión de vida que sea, se resume a esto: no sois ninguna de las experiencias que se viven.

Esto a menudo ha sido llamado un juego y de hecho en el seno de la tradición que llamáis hindú, a menudo se hace referencia a un juego. La conciencia es un juego. La mejor comparación que podáis encontrar, es cuando sois niños y que jugáis a un juego. Hay, tal inmersión en este juego que os identificáis en el juego mismo, y saliendo del juego, que hayáis ganado o que hayáis perdido, que hayáis sufrido o que hayáis sido felices, veis y sabéis pertinentemente, en el seno de la conciencia ordinaria, que habéis jugado a un juego.

En el seno del Sí, que corresponde a los de entre vosotros que hasta ahora han vivido y viven todavía la activación de una de las Coronas, o de uno de los circuitos de vibración de los que hemos hablado mucho, hoy, es decir en muy poco tiempo, va a expresar en vosotros la capacidad inédita en este mundo excepto para contados seres, de poder manteneros de manera lúcida con vuestra conciencia ordinaria que está en vía de disolución, con la persistencia del Sí, y de comprobar, por los últimos sobresaltos de la conciencia, de la supra-conciencia, que existe algo que es anterior a la conciencia y de la cual no se puede decir nada, sino únicamente vivirlo. Ahí está la Liberación, ahí está la Libertad.

Os podéis imaginar que en el momento de la Llamada de María, tal y como lo estipulé hace más de un año mencioné los aspectos cronológicos del final de los tiempos, que es el final de la conciencia efímera, más que el final de un mundo o el final de toda vida, que es evidentemente exactamente lo opuesto a lo que consideraba la persona, el personaje y el ego, que no es una destrucción, sino la restitución de la Verdad.

Para muchos de entre vosotros, pero no para la totalidad de la humanidad, de poder comprobar por vosotros mismos, de que sois anteriores a la conciencia. Verificarlo y vivirlo, ya es salir de las leyes de este mundo, es vivir la Libertad, es estar liberado. Os recuerdo no obstante que aquellos que no podrán ‒ no es el mejor término, pero no veo otro ‒ acercarse a la Verdad, lo vivirán de manera total, como sabéis, durante lo que ha sido llamado, la estasis o la resurrección.

No obstante, este particular tránsito se va a celebrar, y preciso, sea cual sea lo que aparezca en la pantalla de vuestra conciencia, que sea vinculado al hombre en su falsificación, a los Elementos, o bien a los impulsos de la Luz, las consecuencias son estrictamente idénticas, es decir, de daros a vivir que sois anteriores a la conciencia. Vivirlo, como acabo de decir, es estar liberado de la búsqueda, liberado de la persona, liberado de este mundo, liberado de toda identificación falaz, en cualquier elemento perteneciente a este mundo y, como se ha dicho, a cualquier elemento conocible. Nada conocido es Verdad, nada de lo que se pueda conocer o aparecer en el seno de este mundo es la Verdad. Sólo lo que se vive en el Corazón del Corazón, es la única y última Verdad, poniendo punto final a toda ilusión, sin ningún esfuerzo, sin ningún deseo, poniendo final al encierro a título individual.

La superposición de la conciencia ordinaria y de la supra-conciencia, como lo que puede producirse en el seno de la conciencia llamada Turiyá, como en la conciencia que parece apagarse cuando os dormís; gracias a los impulsos de la Luz tales como fueron descritos anteriormente respecto al período que estáis a vivir, os han dado unos elementos, unas precisiones. En cuanto a mí, llamo hoy vuestra atención acerca de lo que sucederá interiormente, llevándoos, como dije, al Corazón del Corazón, donde os será posible de comprender y de vivir, así como de aceptar, que es cuando la conciencia desaparece que sois eternos. Esto no os priva de conciencia y sin embargo esta conciencia debe desaparecer para poder vivir, como os ha dicho la Fuente, el Juramento y la Promesa de vuestra resurrección.

Viviendo eso, para aquellos de entre vosotros que tendrán acceso en el transcurso de este período, desembocará en una nueva capacidad para dejar de estar afectado por cualquier elemento procedente de la conciencia que habitáis, que vivís, y que es conocible en el seno de este mundo. Esto concierne tanto al sueño, a la supra-conciencia, al estado de vigilia ordinaria, como Turiyá. Es con este mecanismo que se os mostrará el engranaje de la extinción de la conciencia, que volverá el recuerdo de la primera manifestación de la conciencia, la primera de todas las expresiones de la conciencia fuera del tiempo y fuera de las dimensiones a través de una forma llamada primaria. Esta forma primaria está a través, encima, más allá y cerca a lo que es llamado, antropomorfismo.

Ya tuvimos la oportunidad de deciros que sea cual sea la forma, que esté fija, como en este mundo, que sea mutable según las dimensiones, existen unas representaciones estructuradas de manera general y unos cuerpos de manifestación que siempre están ligados a una arquitectura constituida por un elemento similar a la cabeza, a un elemento llamado cuerpo, con miembros, cuyo número es variable, pudiendo transformarse en alas o incluso, en algunas experiencias de la conciencia, lo que podríais nombrar tentáculos, pinzas, y no solamente herramientas representadas entre vosotros por las manos.

Sabéis pertinentemente, aunque no lo hayáis vivido, que existe, encima de este mundo formal manifestado en todas las dimensiones desde la 2ª dimensión hasta la 21ª dimensión, más allá de esto, la conciencia está presente pero ya no es antropomorfa, porque la información es más importante que el movimiento y que la forma. El ejemplo que habíamos evocado corresponde de hecho a la estructura entera de vuestro cuerpo de Êtreté, es decir, lo que llamé la civilización de los Triángulos.

En el seno de la civilización de los Triángulos no hace falta estar localizado en un sistema solar o en una esfera de vida, sino más bien alrededor de la Fuente. Esto no es una representación sino que es la realidad. Lo que quiere decir que la mayoría de las formas no-antropomorfas se encuentran muy próximas a la Fuente. Se trata por supuesto, tanto de Lord Metatrón que como sabéis, no tiene la forma de un Arcángel habitual, como con lo que llamé los Hayot Ha Kodesh o también la civilización de los Triángulos. Es el antropomorfismo donde la forma está ligada entonces a su más simple expresión, la más simple expresión siendo aquella de la copia conforme de la Fuente nombrada Metatrón y que es, os lo recuerdo, un cilindro de Luz vibral blanca. La civilización de los Triángulos no está, sin embargo, desprovista de color, sólo está desprovista de una forma antropomorfa porque los movimientos y la expresión de la conciencia no lo necesitan en este plano dimensional.

Vuestro cuerpo de Êtreté está pues constituido, como sabéis, por ladrillos elementales que son totalmente idénticos en toda dimensión, en todo cuerpo y en cualquier forma, por lo menos hasta la 21ª dimensión. Desde la 24ª dimensión, el antropomorfismo ya no puede realizarse. No obstante todavía existen formas que calificaría de primarias, cuya primera forma primaria, más allá del cilindro de Metatrón, están constituidas por los Hayot Ha Kodesh y por innumerables triángulos que constituyen vuestro cuerpo de Êtreté y también vuestro cuerpo físico, aunque la apariencia esté muy lejos, a nivel de vuestros órganos, de los triángulos arquetípicos que os constituyen a nivel del Êtreté.

La ralentización de la frecuencia ligada a la expresión y la manifestación de la conciencia en el seno de mundos que podríais calificar de cada vez más densos, cuando más bajáis hacia el carbono, no es del todo exacto, pero os aconsejo guardar este concepto y esta representación porque eso os ayudará, llegado el momento.

El cuerpo de Êtreté, como acabo de decir, es pues común a todas las formas de expresión. Desde la 24ª dimensión, la multiplicación de la forma original triangular de donde venís, antes incluso de ser la Fuente y antes de ser lo que sois en verdad, hace que vuestra constitución, incluso orgánica en este cuerpo encerrado, lleva en ella la memoria en vuestras estructuras efímeras, que ha sido ocultada y encerrada, no obstante siempre está presente porque es imposible que haya la más mínima manifestación de conciencia si no existe lo que subyace a la manifestación, es decir el Amor. Debe existir incluso rarificado.

Esto significa que todas las conciencias, sin importar su estado hoy en la Tierra - hablo por supuesto de las almas humanas, no hablo de los llamados “portales orgánicos”-, toda alma humana es pues portadora de un alma transitoria. Los Liberados vivientes han trascendido esta alma que se ha vuelto hacia el Espíritu, y el Fuego del Espíritu, llamado “Fuego Ígneo”, ha logrado la resolución de esos antagonismos.

Los últimos impulsos de la Luz, marcados temporalmente por la última fecha que os comunicamos hoy, es del 22 al 29 de septiembre.

La modificación de la conciencia de muchos de entre vosotros, pero no de la totalidad, os permitirá constatar en poco tiempo, de que no sirve de nada buscar una fecha, porque sois portadores de la Eternidad, y que al verificar que sois anteriores a la conciencia, entonces ninguna fecha puede decir nada, aunque en el sentido de la historia os hayamos suficientemente preparado y hayamos anunciado lo que iba a ocurrir y que ahora está ocurriendo.

Los impulsos finales de la Luz que tendrán lugar en estas fechas, entre el 22 y el 29 de Septiembre y eso, repito, independientemente de la aparición de los acontecimientos, de las mistificaciones o bien las revelaciones, no cambiará nada. Uno, como el otro, la mistificación, el sufrimiento, el temor, la revelación de la Luz y lo que es anterior a la Luz, tendrán la misma implicación y la misma incidencia, que es de revelar de forma más o menos profunda e integra, los mecanismos que permiten constatar; que no Sois la conciencia. No se trata pues de aceptarlo, se trata de verificarlo y de vivirlo por vosotros mismos.

¿Cuál es la utilidad, me diréis, de permitirlo antes de la Llamada de María? Como sabéis desde hace muchos años, nosotros adaptamos las estrategias entre las fuerzas opuestas a la Luz y la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, porque se trata de un juego. Por supuesto, a vosotros no os parece un juego, sino un encierro, aunque no lo seáis conscientes, puesto que si no habéis vivido la supra-conciencia, ni los fenómenos vibratorios, os era, hasta hace poco, muy difícil permanecer en la Dicha eterna de vuestra Presencia como de vuestra Ausencia.

Los engranajes y los mecanismos que se han puesto en marcha durante esta semana, son estrategias de adaptación de la Luz, respecto a los eventos solares, galácticos y terrestres que observamos desde nuestro punto de vista. Eso permitirá, diría yo, ya no de atraer más Luz, como he dicho, se trata realmente y concretamente de los últimos impulsos de la Luz, lo que quiere decir que sea cual sea la fecha de la Llamada de María, el establecimiento de la Luz será casi completo, lo que os hará vivir fenómenos de resistencia a nivel colectivo y no individual.

Los fenómenos que he llamado de mistificación, o de simulación de algunos eventos inscritos también en vuestra memoria arcaica, no dependen ni de vuestra conciencia ni de la supra-conciencia, corresponden a lo que es anterior a la primera forma, y que os dan también la capacidad de resucitar, penséis lo que penséis, sea cual sea vuestra densidad, hoy en el seno de este mundo, sean cuales sean vuestras creencias, vuestras esperanzas o vuestra desesperación.

El marcador esencial de esta transustanciación, como hemos dicho, es la Paz y la Dicha, vinculadas a las Teofanías. Esta Paz y esta Dicha son inalienables porque no fluctúan en función de lo que vive la persona, ni fluctúan según la realidad del instante de la supra-conciencia en el momento cuando lo vivís.

La Paz y la Dicha están pues desacopladas de un estado de conciencia dado. Experimentáis pues, para algunos y experimentaréis esta Alegría sin objetivo y esta Paz que, como lo viviréis, no depende ni de vuestra salud, ni de vuestro estado de ánimo, ni de vuestra persona, ni del entorno, ni incluso de lo que podáis anhelar, imaginar o crear por la co-creación consciente, lo que os hará ver los mecanismos y entresijos que vuestra esencia fundamental es más del orden de la beatitud, del Amor infinito, permanente y eterno, y eso, más allá de toda forma manifestada en cualquier dimensión que sea, e incluso en relación con vuestro origen estelar o linajes estelares.

Existe pues, real y concretamente, antes de la Llamada de María, la capacidad a no creer más ninguna historia, al menor escenario, porque habéis llegado a vosotros-mismos, aunque el cuerpo persista, aunque las circunstancias que serán a vivir, nunca lo hemos ocultado, pueden llegar a ser terribles para el ego o para la persona.

El hecho que muchos de entre vosotros reaccionéis al impulso de la Luz es para poder descubrir los entresijos de lo que no es un tránsito, pero que puede parecer cuando es visto y vivido desde la Infinita Presencia; sabéis incluso que a este nivel, al nivel de la Puerta Estrecha, se encuentra lo que es llamado el gran guardián del umbral, lo que fue llamado, en el seno del inconsciente colectivo, las sombras. Debéis atravesar esas sombras, no por un acto de voluntad, sino por un abandono total a la Luz. Si estáis abandonados a la Luz y dejáis la Inteligencia de la Vida actuar, confirmáis con el sacrificio de vuestra persona y estáis listos para vivir la explicación, la comprensión de todos estos mecanismos de los que os hemos hablado. Estas explicaciones no pasan por el filtro del mental, ni incluso por el filtro del Sí, ellas son independientes aunque sean el medio, como he dicho.

Descubriréis entonces, que más allá de las experiencias y de los diferentes estados de conciencia ligados a la Dicha, así como a las Teofanías, se encuentra algo que es anterior a todo eso. No veáis ahí una noción temporal, sino una noción de dirección, una dirección espacial sería más exacto y más preciso, que de hablar de dirección del tiempo.

La no localización de la conciencia en una forma, es decir, que no está inscrita en un escenario, en una historia, tanto personal como del encierro de un mundo, os situará de forma automática, más allá de los procesos vibratorios, energéticos, como de toda historia y de todo escenario, en el Corazón del Corazón, es decir, en la fuente de la conciencia y en la fuente de la manifestación. Así se realizará, lo esperamos, para la mayoría de entre vosotros, la Resurrección y la Liberación antes incluso del proceso final de la Ascensión de la Tierra que, como sabéis, estará anunciado por la señal celeste. He dicho bien, de la señal celeste, y no por lo que pueda aparecer en vuestros cielos durante este período, que pertenece indudablemente a la historia humana, a la mistificación y a la falsificación.

Es precisamente por eso, que en cuanto fuimos informados de los planes trazados para ciertos días de este período de Septiembre, se decidió facilitar los impulsos de la Luz, tanto por la confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, como también por el deseo de la conciencia de la tierra, a la que a veces llamáis “Pachamama” o “Gaïa”.  Sino que ha expresado que los impulsos de Luz finales, sobrevendrán antes de la Llamada de María para aliviar real y concretamente la simulación, el sufrimiento, y descubrir, a pesar y sobre todo, gracias a estos sufrimientos - que en ningún momento hemos deseado o decidido, ni vosotros tampoco -,  para que sean borrados por la potencia de la Alegría y de la Paz.

Es así como vuestro posicionamiento de conciencia cambiará de forma irremediable en muchos de entre vosotros, sin esfuerzo, sin dificultad, desde el momento en que se os muestren los mecanismos y los entresijos entre la supra-conciencia y la a-conciencia, permitiéndoos si sois suficientemente numerosos, de allanar y de suavizar lo que llamé los miedos y que, como sabéis, limitan la expresión y la autenticidad del Amor.

Lo que he dicho, no se refiere al período que está por vivirse - no puedo ir más lejos de lo que llamé “impulsos múltiples de Luz” viniendo de todas partes -, se trata de que constatéis en el transcurso de este período, aunque la Llamada de María deba sobrevenir extremadamente rápido después; es de permitiros permanecer en esa Dicha que viene de la a-conciencia, y no del Sí, que realmente pondrá punto final al sufrimiento, sea cual sea. El sufrimiento es muy real, y sentido en vuestro mundo de manera fisiológica; y depende de vuestro sistema nervioso antes que de vuestra conciencia. La señal “sufrimiento” presente en cualquier circunstancia, no podrá alterar la conciencia y la Dicha, si vivís la Liberación en este período.

Os recuerdo no obstante, y se insistió suficientemente del hecho de que no podéis buscar, desde la conciencia ni del Sí, la a-conciencia. Esta se revela por si-misma, en cuanto no mantenéis el Sí, o el “Yo soy”, es decir cuando el testigo y el observador desaparecen de si-mismos, simplemente por la reversión de la conciencia, y que el Arcángel Uriel os ha dado los elementos relativos a esto y a este período.

Recordad que ahí también, descubrir los engranajes entre la a-conciencia y la expresión de la supra-conciencia, se hacen de forma natural y espontánea en cuanto dejéis marchar todo lo conocido - el sentido de “dejar marchar” no es de abandonar, ni de refugiarse en algún lugar distinto al que estáis, aquí y ahora, es decir, el campo de experiencia de vuestra conciencia ordinaria que es este cuerpo encerrado.

Los últimos impulsos de la Luz ocasionarán, por supuesto, una serie de acontecimientos al nivel de la Tierra. Estos eventos, sea cual sea su intensidad - que no son el final de los tiempos -, os permitirán, tanto en un caso feliz como desafortunado, de descubrir que estáis cada vez menos afectados, perturbados o involucrados por los acontecimientos que aparecen a la vez sobre la escena de este mundo, como en la escena de vuestra conciencia, o de vuestra supra-conciencia, para haceros vivir que no sois nada de todo esto y que eso no es más, efectivamente que un juego.

Recordad también algunos intervinientes, que os han hablado de la Dicha, de la pereza, de la humildad, de la simplicidad y en tantos otros términos, estos últimos tiempos que, si no han resonado cuando fueron pronunciados, os aparecerán tan evidentes durante los impulsos de la Luz.

A través de vuestra presencia, para muchos de entre vosotros (lo esperamos cada vez más) vivís el estado de Liberados vivientes, permitirá suavizar la fase final del último trimestre de 2017. Esto es capital, no porque exista el menor riesgo de un nuevo encierro, sino porque no sirve de nada experimentar la contracción de la conciencia a causa del sufrimiento y del miedo, sino dejar que se expanda la conciencia hasta el infinito y que desaparezca por sí misma.

Es así como muchos, Liberados al final de este período, podrán, no “hacer” sino “ser” cada vez más esta Verdad, actuando el papel, a la vez de catalizador, de amortiguador y de bálsamo.

Nada se puede decir de estos mecanismos, simplemente puedo deciros que el tiempo será reemplazado por el espacio y que el tiempo no os aparecerá más como una sucesión de instantes, es decir, la linealidad del tiempo, para estos seres, será suprimido, dándoos a ver que el tiempo no es nada más que un espacio encerrado. Así lo han hecho los Arcontes, esto ha sido explicado hace mucho tiempo, durante y después de las Bodas Celestiales.

Independientemente de lo que viváis esta semana, os daréis cuenta al final de este proceso, que muchos elementos ya en curso sobre la Tierra alcanzarán un nuevo grado en la manifestación Elemental, a todos los niveles de los Elementos, pero también a nivel de las conciencias efímeras como de nuestros hermanos humanos que se retrasaron y se instalaron benignamente en el Sí.

La humildad será una forma constante, sin esfuerzo moral, sin esfuerzo de conciencia, sin atención exagerada. El conjunto de los elementos que os serán dados a vivir en vuestra intimidad, cualquiera que sea la eventual dureza de vuestro cuerpo, de vuestras circunstancias efímeras o de la humanidad en su totalidad, serán amortiguadas alrededor vuestro y sólo permitirán nada más que la Alegría y el sentimiento y la experiencia de la Libertad estarán presentes.

Comprobaréis unos y otros, entre aquellos que habéis vivido los impulsos de Luz de manera total en su intimidad, porque no os oculto que estos impulsos de Luz, además de los eventos de simulación y de falsificación, irán los dos en el mismo sentido: acelerar el proceso temporal de la Liberación.

Recordad que el tiempo, es del espacio encerrado. Siempre se os ha dicho que más allá de este mundo, el tiempo no existía, que no había ni pasado ni presente ni futuro, en el sentido que lo concebís y vivís. Por supuesto, eso son palabras, el tiempo existe, pero no el tiempo que conocéis. En los mundos libres, el tiempo no es más que el espacio, lo que os lleva a comprender que no hay ni espacio ni distancia y que todo se juega, efectivamente, en el mismo tiempo unificado, aunque haya, no distorsiones sino distancias que no son distancias de tiempo, sino simplemente de espacio. Así se constituyen las dimensiones. Será lo mismo para vuestra conciencia.

Esto explica también, para muchos de entre vosotros y eso desde numerosos meses, que os habíamos explicado algunas resistencias, que incluso entre los Liberados vivientes, habían aparecido. Os hemos dado referencias en relación a las molestias en los tobillos, molestias y dolores a nivel de las Puertas y más recientemente problemas vasculares que conciernen a la cabeza. Eso os ha permitido observar y  constatar por vosotros mismos, sobre todo si habéis sido afectados, y al daros cuenta de eso, de entrar más aún en la Dicha, en el Abandono, en el sacrificio. Los últimos impulsos de la Luz realizarán, en otra octava, lo que ya habéis vivido muchos de entre vosotros durante la instalación y la perpetuación de las Teofanías.

Hemos insistido tanto sobre la noción de Paz y de Dicha, de Infancia y humildad, para que después de los últimos impulsos de la Luz, aquellos que serán liberados constatarán que sólo pueden ser como niños, con la sonrisa en los labios independientemente de los acontecimientos que sucedan en este cuerpo, en vuestro entorno o a escala planetaria. La Dicha, testigo del Amor, se opone al miedo. La Dicha sin objetivo pondrá punto final a las últimas reticencias, a los últimos miedos, no solo para los hermanos liberados sino, puedo decirlo, para el conjunto de la humanidad. Por supuesto las etapas del choque de la humanidad, que ellas serán completadas en el momento y después de la Llamada de María, ya se van a desencadenar en algunas zonas, en ciertos lugares, en algunos grupos, en algunas creencias y en algunos creyentes, llevándolos a relativizar y a volverse, en todos los sentidos del término, en más ligeros y más presentes.

Recordad también que no hay a emprender, nada a hacer, si no es tener tiempos disponibles interiores, para lo que se celebra. Eso no interfiere en nada, a menos que los requerimientos de la Luz sean tales, o si durante estas semanas o meses estáis bloqueados en una cama, en una enfermedad, en un sufrimiento o en una pérdida.

Lo que sucedió de desagradable en vuestra vida, en vuestro cuerpo, para algunos de entre vosotros, encontrará una amplia explicación y una larga recompensa, que se traducirá en una Dicha que pondrá final al sufrimiento, a la pérdida o a todo desequilibrio vivido en la persona, llegando hasta, para algunos, lo que podría ser llamado, desde vuestro punto de vista efímero, un milagro.

Estos milagros podrán afectar tanto al emplazamiento de vuestra conciencia como a la salud de vuestro cuerpo, pero la finalidad no está ahí, sino en dejar emerger la Alegría del hecho de ser liberado, y de no presentar ya resistencias, hábitos o recuerdos. La resiliencia será en esos momentos, para estos hermanos y hermanas humanos, la verdad. Esta verdad será contagiosa, no por el hacer sino por el estado, que tampoco lo es, de Liberado viviente o de Jnani.

Lo que digo no es urgente, porque de momento, esto os puede parecer una promesa o una esperanza, pero al terminar esta semana, comprenderéis lo que se juega, habréis visto los mecanismos, y sobre la pantalla de este mundo, la mayor parte de la humanidad comprenderá y sabrá que se vive un proceso que nada tiene que ver con un proceso habitual, incluso extremo.

Muchos hermanos y hermanas humanos estarán confusos. No juzguéis, ni condenéis, pero sabed que incluso estas confusiones consecutivas a los últimos impulsos de la Luz, solo están ahí para provocar la resiliencia y la apertura de lo que debe abrirse, independientemente de toda voluntad humana personal y de toda historia, personal como colectiva.

Cualquiera que sea el emplazamiento de vuestra conciencia, hoy en día, después de la sucesión de los acontecimientos, podréis comprobar por vosotros-mismos la inutilidad del sufrimiento, y en cuanto habréis visto el juego y lo que sucede alrededor del juego, no habrá más posibilidad de duda, de creencias, de hábitos, de recuerdos. Así es la libertad individual del Liberado viviente, que asisten, como he dicho, a milagros en vosotros como a vuestro alrededor, vinculados no solamente a la Inteligencia de la Luz, del Amor y de la Gracia, sino al desvelamiento del Absoluto que siempre ha estado ahí.

Estos son los elementos concisos y precisos, al menos todo lo posible, que me ha sido pedido de entregaros.

Queridas Semillas de estrellas, niños de la ley de Uno, acojámonos  recíprocamente en la Dicha eterna de la conciencia que ha encontrado y que encontrará la única causa y el único soporte de la conciencia en cualquier forma y mundo que sea.

… Silencio…

Soy Anaël Arcángel, que la Paz, el Amor y la Luz se revelen eternamente en cada uno de vosotros. Hasta siempre, hasta la vista.


***

Texto original en francés con traducciones al español y portugués. Audios, Videos.

Bodas Celestiales - Madre Universal

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Madreuniversalblogspotcomco/


ENTRADAS DESTACADAS

EL CONJUNTO DE INTERVINIENTES. 8 de diciembre de 2018.

Link audio en francés con traducción simultánea al español EL CONJUNTO DE INTERVINIENTES. 8 de diciembre de 2018 Bienamad...

ENTRADAS POPULARES