GEMMA GALGANI. Septiembre 2017, Con audio.


GEMMA GALGANI. Septiembre 2017, Con audio.


AUDIO

Soy Gemma Galgani. Hermanas y hermanos en humanidad, permitidme honrar vuestra presencia y rendir gracias al Amor. Antes de que empiece a expresarme como Estrella Unidad, instalémonos juntos en la Paz del corazón de la Teofanía, y en la Felicidad.

…Silencio…

Me ha sido pedido por María venir, no para explicaros lo que va a pasar entre el equinoccio de otoño y el 29 de septiembre; bien evidentemente, no voy a hablar de los acontecimientos que todavía no hayan pasado sino que voy a detallaros las condiciones de vuestra conciencia durante este período.

Uriel y María os han dado algunos elementos que afirman que la intensidad de las diferentes radiaciones de la Luz vibral que os alcanzarán durante este período, serán sin igual con lo que ha pasado hasta ahora en esta tierra. Entended bien que estos acontecimientos interiores serán acompañados bien evidentemente, en este mundo, por unas reacciones, por unas resistencias. Entonces voy a situar un poco el estado de vuestra conciencia, vengáis de donde vengáis, estéis donde estéis, durante este período.

El Comendador de los Ancianos os ha a menudo hablado del miedo o el Amor. El miedo es lo que inmoviliza vuestra conciencia porque os proyecta a los recuerdos del pasado, o al miedo al futuro. Esto está inscrito en el mismísimo seno de vuestras estructuras efímeras. Sólo el Amor puede vencer el miedo, no vencer un miedo sino, diría yo, el arquetipo del miedo. El miedo es únicamente la marca del ego, del efímero; el Amor es la marca esencial de la Eternidad. Existe efectivamente una especie de rivalidad que se juega a cada instante, que seáis conscientes de ello o no en vuestra vida, entre el miedo y el Amor.

Cualquier instante condicionado, cualquier instante proyectado, cualquier herida, reactiva en vosotros el miedo, y entonces lo que llamaría la retracción de la conciencia. Mientras que con el Amor, a la inversa, desencadena, lo sabéis, una expansión de la conciencia que desemboca primero, como fue ampliamente explicado, sobre la Unidad de la Infinita Presencia, e inmediatamente después sobre lo que habéis nombrado, creo, el Absoluto.

Entended bien que durante este período anunciado, lo que será lo más flagrante en la pantalla de vuestra conciencia, independientemente de los acontecimientos y de las experiencias, interiores como exteriores, verá la prevalencia del miedo o la prevalencia del Amor. Es esto lo importante de entender, más allá incluso de los acontecimientos en sí. Debéis de volver a los mecanismos iniciales que ocurren en cada uno de nosotros cuando estamos encarnados.

No es por nada que el Comendador, como otros Ancianos, han evocado con insistencia sobre esta noción de miedo o de Amor. Porque cuando hay Amor, realmente, no puede existir ningún miedo. En cambio, tan pronto haya el menor miedo, sea cual sea su naturaleza, el Amor se aleja. Os podéis imaginar que con este flujo de Luz y de experiencias que es propuesto, el único modo, a nivel colectivo, de bloquear la difusión de este Amor, de esta Gracia, de esta beatitud, a nivel planetario, va a ser bien evidentemente parándolo con miedo.

Dicho esto, ahora veamos, en el interior de cada uno, lo que ocurre con esta noción de miedo o de Amor. Vais a constatar en primer lugar que si existen, como para cada cual que esté encarnado, unos miedos que se manifiestan, entonces habrá una imposibilidad de instalarse en el Amor. Y recíprocamente, instalándoos en el Corazón del Corazón, dejando ser lo que es de toda eternidad, ningún miedo puede emerger en el seno de la conciencia. Mi vida fue la ilustración de ello, así como muchas de mis hermanas. En este Amor incondicionado, para nosotras, como esposas de Cristo, el miedo no podía tener ninguna influencia ni ninguna acción. Sea cual sea el origen de este miedo, que esté en la pantalla interior o en la pantalla del mundo, no puede imponerse tan pronto el Amor haya nacido.

Entonces no se trata de desvelaros lo que no conozco, sino el humor y el estado interior que prevalecerá durante este período. De hecho María os ha evocado una fecha, que está extremadamente presente en la historia de la humanidad hoy, pero que en definitiva, sean cuales sean las configuraciones astronómicas y astrológicas, no corresponden, como sabéis, al Amor. El Amor sabe que, lo que es visto en el cielo con vuestros ojos de carne no corresponde a ninguna realidad tangible en el seno del Amor y de la Eternidad, que esta mecánica celeste a la cual todavía estáis sometidos, sólo es una parodia y sólo atañe al alma y a la persona, y no al Espíritu.

Seguís siendo cada vez más numerosos en vivir, con diversas intensidades, el Fuego Ígneo del Amor que os acerca cada vez más a la verdad de vuestra eternidad. El período que va a abrirse dentro de unos días ante vosotros, representa en cierto modo el apogeo de la confrontación entre el miedo y el Amor, sabiendo, y lo sabéis, que el Amor no se opone a nada y que, en el estado de Amor, ningún miedo puede subsistir, puede frenar o refrenar lo que sois.

Es durante este período de intensa Luz enlazada desde el Sol Central, enlazada desde el Sol, desde la Fuente, desde Sirius también, por supuesto, y después, desde lo más profundo debajo de vuestros pies, desde el núcleo cristalino de la Tierra, es durante este período de innumerables bendiciones que los elementos, ligados al miedo y a lo desconocimiento del Amor, entrarán en acción de diversas maneras. No hablo aquí de la acción de los Elementos sino más bien de los elementos, por desgracia, muy humanos, que pretenden manteneros bajo el yugo del miedo, tanto a nivel individual como a nivel colectivo.

Acordaos de esto, es esencial: cuando el Amor es verdadero, incondicionado, cuando el Corazón del Corazón es manifestado, no puede haber el menor intersticio para el menor miedo. Esta ausencia de miedo desemboca en lo que hemos nombrado la Paz, la Felicidad, y por supuesto, el Fuego Ígneo del Corazón.

A nivel colectivo, por supuesto los instrumentos de medición de la ciencia actual han podido detectar, mucho antes que nosotros, una particular secuencia de tiempo que corresponde a este período de una semana entre el equinoccio y la fiesta de los Arcángeles. En vuestra intimidad, ¿qué va a pasar más allá de las experiencias que muchos de vosotros vais a vivir con relación a lo que es el Amor, su verdad, su intensidad, su humildad?

En la pantalla del mundo, más allá de la acción, lo vuelvo a precisar, absolutamente normal de los Elementos, tal y como fue anunciado por algunos Ancianos desde hace muchos años, así como por las profecías, es con esta actividad Elemental que el Amor nace o reaparece. Pero es también durante este período que lo resistente al Amor, desmultiplicará en cada uno de vosotros, como a nivel colectivo, unos elementos que podríamos llamar de “miedo”. Así entenderéis que todo dependerá, durante esta semana, de vuestro posicionamiento de conciencia, de vuestra capacidad a no estar afectados por lo que ocurra en el exterior, sino más bien de resguardaros, en todos los sentidos del término, en el interior de vuestros corazones.

Acordaos también que vivir el corazón hoy, no es solamente un estado vibratorio o un estado de conciencia, sino que es ante todo la vivencia de la Gracia, permanente, donde el ego ya no tiene ningún sitio y donde la Inteligencia de la Luz ha tomado el relevo, por las sincronicidades, por la evidencia de la Gracia, por la ligereza. Esto significa, sin siquiera hablaros de acontecimientos precisos, que durante este período bendito y particular, las fuerzas opuestas a la Luz van a intentar, por todos los medios imaginables, ralentizar y frenar esta ola cósmica, galáctica y terrestre, de Luz y de Verdad.

Tal y como tal vez sabéis, hace muchos años el Comendador os había hablado de las capas aislantes de la Tierra y del encierro de la Tierra. Os ha ampliamente explicado, desde el año 2011, que a causa de la liberación del núcleo cristalino de la Tierra, la permeabilidad de vuestra conciencia y la de la Tierra era de nuevo posible, entre lo que sois en eternidad y lo que aparentáis en lo efímero. Así se ha realizado, para muchos de vosotros, una especie de alquimia donde lo que estaba en el escenario del teatro, como decía nuestro querido Bidi, se encuentra simplemente borrado y trascendido por el observador mismo, y sobre todo por la irrupción Del que ha llamado a la puerta y que llamará a vuestra puerta de manera cada vez más iterativa.

Vuestra vivencia, ahora, a nivel individual, durante este período, va a depender de vuestra capacidad a ignorar en cierto modo, los estímulos exteriores a vosotros, y a solamente vivir lo que es propuesto en vuestro interior, que no depende de ninguna circunstancia, de ninguna edad, de ninguna condición previa. Y os recuerdo que para vivirlo, sobre todo no hay que hacer nada, tal y como, creo, os lo había explicado hace poco tiempo uno de los Ancianos, Osho. “Ser” es exactamente lo contrario de “hacer”.

Bien evidentemente, en el seno de este mundo, mientras la totalidad de la Luz no se haya desvelado a vosotros, mientras no seáis, como fue llamado, unos liberados vivientes, sois susceptibles, en cualquier momento, y lo vivís, de oscilar entre la Felicidad, la Paz, y el miedo. Acordaos que no depende ni de vuestras memorias ni de vuestros miedos del futuro, sino que es un miedo arquetípico que corresponde simplemente a los mecanismos de funcionamiento de la dualidad. Resolver la dualidad, esto fue ampliamente explicado, no puede hacerse trabajando sobre la dualidad o conociendo las leyes de la dualidad, sino pasando de la ley de acción-reacción a la ley de acción de Gracia, característica de los hijos de la ley del Uno.

Entonces os he contado, hace muchos años, mi camino en encarnación. Fuimos algunas hermanas en presentaros y en desvelaros la intimidad de nuestra vivencia en encarnación. Entrar dentro de sí no es un movimiento, no es un “hacer”, es un abandono, es un sacrificio libremente consentido, de vuestro efímero a vuestra eternidad.

Hasta ahora, aunque algunos hayan vivido la disolución del efímero a la vez que mantenían un cuerpo efímero, os era imposible, para la gran mayoría, el vivir el Fuego Ígneo en su totalidad. Es durante este particular período que se abre a vosotros ahora, dentro de unos días, que vais a tener la posibilidad de resolver, en cierto modo, esta ecuación entre el efímero y el Eterno, para aquellos que no la hayan resuelto, y ver lo que representan en vosotros los miedos. Estos miedos están presentes en cuanto vuestra mirada y vuestra conciencia estén giradas hacia el exterior. Porque todo, en este mundo, en el seno de la ley de acción-reacción, os obliga, por así decirlo, a evitar las situaciones de sufrimiento y de miedo. Pero el miedo del que hablo no es un miedo memorial, ligado a unas desgraciadas experiencias, ni siquiera a un miedo del futuro, es el arquetipo, diría yo, arcóntico, principal. Es el elemento que forma parte, a nivel individual, de las consecuencias del encierro de este sistema solar.

El único bálsamo al miedo es el Amor, y este Amor no puede ser buscado. Sólo puede ser acogido, porque siempre ha estado ahí y siempre estará ahí, a pesar del encierro, sea cual sea el modo de expresión de vuestra conciencia, en cualquier mundo.

Acordaos que durante este período que está ante vosotros, el único modo posible de no estar confrontados con ningún miedo, que sean los vuestros, íntimos, o que sean los ligados a la ira del Choque de la humanidad, a la negación, más giraréis vuestra mirada hacia el interior, hagáis lo que hagáis durante este período según vuestras obligaciones, más seréis felices, en amor y en paz. La menor mirada exterior o hacia vuestro pasado, o la menor mirada de vuestra conciencia hacia el día de mañana, sólo ralentizará y frenará la revelación de vuestra eternidad en cada uno de vosotros. Acordaos que no tenéis que oponeros a estos miedos, que se impongan desde el exterior por el acontecimiento que sea, o que nazcan dentro de vosotros a causa de estos acontecimientos, o por vuestra incapacidad aparente a vivir desde el corazón.

Acordaos sobre todo que durante este período que viene, es conveniente no buscar nada, ni explicaciones ni comprensión, sino de instalaros lo más posible en el instante presente, hagáis lo que hagáis, y hasta diría, como dijo mi hermana Teresa, si os encontráis en unas obligaciones o unas ocupaciones, que sean profesionales o las responsabilidades que sean, no las descuidéis porque es justamente al tener vuestra atención focalizada en estas obligaciones que también dejáis que el corazón emerja, por así decirlo. Si la Inteligencia de la Luz y de la Vida os ha puesto, durante este período que viene, a descansar y no existe ninguna obligación formal, entonces aprovechadlo, aprovechadlo para girar todas vuestras miradas, todas vuestras atenciones, hacia vuestro corazón, no como concepto sino como un espacio situado en medio de vuestro pecho, es decir localizado en este cuerpo de carne.

De hecho me parece que el Comendador, hace algún tiempo, y otros intervinientes, hablaron de golpearos vuestro corazón para sentirlo. Aunque sea la carne lo que sentís, habrá una resonancia con lo que sucede en el Corazón del Corazón. El marcador de esta Paz del corazón, lo sabéis los que vivís las vibraciones, es la Corona radiante del corazón, el Fuego Ígneo, y para los que no viven estos aspectos vibratorios, también será lo mismo porque el marcador será una paz que rellenará cada espacio de vuestra conciencia, y cuanto más aceptéis esta paz, menos estaréis confusos por lo que pueda jugarse en el escenario del mundo.

Esta noción de miedo o de Amor, os aparecerá como algo que ya no es solamente una comprensión mental o una vivencia intelectual, ni siquiera una vivencia vibratoria, sino más bien, puedo decirlo, lo esencial de lo que representa la conciencia, lo esencial de lo que representan la Luz y el Amor.

No os tenéis que premunir de nada, no tenéis que anticipar nada, para instalaros con más facilidad en la Unidad y en la Verdad. Muchos consejos se han prodigado con respecto a la Autonomía, a la Libertad, a la Vía de la Infancia y de la Inocencia, como también por ejemplo otros elementos que fueron ampliamente explicados durante este año, y que van a encontrar toda su aplicación y todas sus vivencias durante este período. Se ha dicho también que cada uno está en su justo sitio, piense lo que piense, diga lo que diga. Efectivamente no podéis sustraeros a ningún elemento, porque lo que debe llegar, llegará ineluctablemente. No hablo, y no interpretéis mis palabras, de algún acontecimiento en concreto, tanto de la Luz como de la oscuridad, sino del conjunto de elementos y de circunstancias que desembocarán, en cierto modo, en una agudeza de la confrontación en vosotros, entre lo que puede quedar de efímero y vuestra eternidad que se instala.

El efímero está marcado por el miedo, la Eternidad está marcada por el Amor. Esto es tan verdadero que todo está hecho, hoy más que nunca en la sociedad llamada occidental en la cual la mayoría de vosotros vivís, para premuniros del miedo. Que sean los seguros de cualquier naturaleza, que sean las obligaciones, que sean morales, afectivas, sociales, todos estos elementos que sin embargo os proporcionan lo que nombráis la seguridad, sólo son unos paliativos al miedo que está omnipresente siempre y cuando la conciencia esté instalada en el ego, o mientras el ego predomine en la conciencia.

Vivir la totalidad del corazón, es realmente desaparecer a este mundo, tal y como lo viví y os lo describí, o entonces someterse a este mundo desapareciendo, tal y como os lo ha explicado Teresa, con la Vía de la Infancia, que de hecho intervendrá después de mí. Acordaos que durante este período, la espontaneidad, lo inesperado, deben ser acogidos integralmente en cada uno de vosotros porque es así, con este mecanismo de acogida, que el Amor, que tal vez no ha nacido todavía en medio de vuestro pecho, aflorará y se manifestará. Aceptad de no entender, aceptad, durante este período, de no explicar, aceptad de no conocer lo que pasará, aceptad de estar plenamente presentes a vosotros mismos en detrimento de este mundo, aunque tengáis unas obligaciones.

El mecanismo que obrará, permitirá ver la eficacia que se vivirá en cuanto decidís, incluso con vuestro mental, de ir dentro de vuestro corazón, de regresar al corazón o de dejar el corazón emerger, sin nada más. En ese momento constataréis, de diferentes maneras pero se volverá evidente, que el ego es regido por el miedo, incluso en el seno del Sí, mientras que cuando el Amor está ahí, sin siquiera hablar de ser liberado o de haber vivido los procesos vibrales de la Liberación, vuestra conciencia captará, por así decirlo, de manera formal, la diferencia esencial entre la vivencia del miedo del ego y la vivencia del Amor en el corazón. Es esto lo que representa, en cierto modo, un milagro colectivo.

Por supuesto, y María lo dijo, no es la Llamada de María; de todos modos sabéis que antes de la visibilidad y la Llamada de María, algunas señales deben presentarse, no solamente en vosotros sino también para el conjunto del colectivo humano. Lo que quiere decir que al día de hoy, es muy poco probable que el período del 22 al 29 de septiembre se viese la visibilidad de Nibiru o la aparición de las Trompetas y entonces todavía menos la Llamada de María, pero sin embargo se trata de un giro importante, no en el plano de los acontecimientos colectivos sino en el plano del desarrollo de vuestra conciencia en su acceso a la Verdad.

La Luz, las diferentes radiaciones que os alcanzarán, son esenciales para permitiros posicionaros, justamente, más allá del miedo, no por voluntad propia, no luchando, sino realmente dejando que el sagrado sacrificio se realice en vosotros, con el fin de mostraros, directamente por vuestra conciencia, la antinomia y la oposición formal del arquetipo “miedo” con relación al Amor. De hecho, en los testimonios que os hemos aportado acerca de nuestras experiencias de vida, os hemos explicado que en el seno de este Amor y de esta Unidad, de esta Blancura que llevo, no hay ningún sitio para la menor oscuridad, para el menor reflejo y para la menor resistencia. Así es el corazón, así es la Verdad.

Así que no hay ningún mérito, no hay nada que vencer, no hay nada que buscar. De hecho, en cierto modo hay que deponer las armas del ego, encomendar vuestro Espíritu a la Verdad, y simplemente estar ahí, no depender de ningún factor de miedo colectivo, o de acontecimiento colectivo, sea cual sea su naturaleza, y justamente aprovechar de estos eventuales acontecimientos, que son casi seguros, para refugiaros ahí donde está la belleza, ahí donde está la Verdad.

Vuestro mental, vuestras emociones, vuestras reflexiones, incluso vuestros movimientos, hablo de los físicos, no os serán de ninguna utilidad. La única cosa que os será útil, será de situaros realmente y concretamente en el corazón. De hecho, durante estas experiencias, según cómo os vengan y que os son específicas y no son colectivas, es en esos momentos que vuestro pensamiento más simple de regresar al corazón será, por así decirlo, seguido por unos efectos, y os mostrará la verdad de vuestra conciencia, la verdad de la Vida, y la ilusión de este mundo.

En ese momento, los miedos serán menos presentes, menos activos, y sobre todo, los que vengan del exterior o incluso de algunas costumbres todavía presentes en vosotros, no podrán para nada descentraros, desestabilizaros, y hasta diría, todo lo contrario. A medida que estos miedos colectivos o individuales podrán nacer ‒ no es obligatorio ‒, constataréis la evidencia de vuestro corazón, la evidencia de la Verdad, que no se acomoda con ninguna referencia en el seno de este mundo, con ninguna referencia en el seno de la vida que tenéis, con ninguna referencia en el seno de los procesos llamados vibratorios. La conciencia entonces, en ese momento, se llama, y lo sabéis, la conciencia pura. Es una conciencia de felicidad que nuestros hermanos y nuestras hermanas orientales llaman, Sat Chit Ananda o Shantinilaya.

Paradójicamente, es en esos momentos interiores como exteriores, cuando algo inédito irrumpe en vuestra realidad ‒ y no hablo de la visibilidad de las señales celestes ‒ que vuestra conciencia tiene más capacidad a la vez de ser sacudida pero también de emerger como Eternidad, y de dejar de estar sometida a las leyes y a las vicisitudes de la ilusión de este mundo.

Sea cual sea vuestro emplazamiento hoy, sea cual sea vuestra vida hoy, sean cuales sean vuestras vivencias durante este período que se abre ante vosotros, tendréis numerosos elementos, numerosas llaves, por así decirlo, que os llegarán directamente a la conciencia. Entonces percibiréis, más o menos distintamente pero de manera cada vez más segura, que sólo el Amor es verdadero y que todo lo demás, vuestro personaje, este mundo, las interacciones en el seno de este mundo, las nociones incluso espirituales ligadas a este mundo, sólo son unas ilusiones que os mantienen y os encierran en esta ilusión.

Es efectivamente pues, no la última reversión, la que será realizada por el Arcángel Uriel, tal y como él dijo, sino más bien un reposicionamiento para muchos de vosotros, acerca de la Verdad, independiente de cualquier deseo, independiente de cualquier creencia, independiente sobre todo de cualquier miedo. Y aceptaréis entonces que el Amor no puede acomodarse con ningún miedo y que el miedo aleja el Amor, sea cual sea este miedo. Que sea el miedo a faltar, que sea un miedo visceral sin objeto, que sea un miedo ligado a unas heridas, que sean unos miedos ligados a la necesidad de premunirse de lo que sea, el miedo a la muerte en sí desaparecerá en muchos de vosotros. Pues habrá una irrupción de la Eternidad.

Obviamente, tanto en la superficie de este mundo, por la acción conjunta de los Elementos que ya veis en acción como fue estipulado por el Comendador de los Ancianos, durante muchos años, como en los eventos interiores, se os mostrará la diferencia entre el miedo y el Amor, miedo que bloquea, que os aleja del corazón y del Amor que os hace vivir el corazón, independientemente del tipo de miedo, ya esté relacionado con lo que está sucediendo en la superficie de este mundo, o esté relacionado con algunos hábitos vinculados también al miedo. El hábito, las costumbres, no son simplemente un medio de conformar una higiene o normas de vida, sino, ante todo, elementos relacionados con miedos enmascarados, totalmente inconscientes que forman parte de vuestra estructura llamada “inconsciente colectivo” y “subconsciente personal”.

En este mundo, se hace todo desde tiempos inmemoriales para poner el miedo por delante del Amor. Tanto en las religiones, en la sociedad, como en las relaciones íntimas y personales, en las relaciones entre padres e hijos, a pesar del Amor, prevalece el miedo. Esta prevalencia del miedo es la que se va a transformar en muchos de vosotros y os recuerdo que, si no vivís el corazón o el Amor, no es porque no seáis dignos, ya que todos vosotros y nosotros tenemos el mismo Espíritu, todos somos los hijos de la ley de Uno, lo aceptemos o no.

Todos nosotros somos perfectos de toda Eternidad y, solo el ego y el alma mortal, y no inmortal, os encierra en los ciclos de reencarnación y en las creencias de que sois imperfectos y que debéis mejorar algo al nivel de la persona. Esta es la más grande de las mascaradas, a nivel individual, que mantiene el confinamiento realizado por los Arcontes a nivel galáctico y, sobre todo, dentro de este sistema solar.

Tomar conciencia de vuestros miedos, es verlos, dejarlos pasar, volverse humilde, volverse transparente y, sobre todo, dejar emerger el Amor que está aquí desde la Eternidad, pero que está hoy, más cerca que nunca, de vuestra realidad ilusoria de este mundo.

Debo precisar también que, si en vuestro entorno hay miedos extremos, no olvidéis que vosotros no podéis, ni con palabras, ni con discursos ni incluso con gestos, modificar ningún aspecto de este miedo. Por el contrario, estando vosotros mismos en el corazón, simplemente presentes, entonces, por resonancia que será real en este período, el hermano, la hermana, el amigo, la mujer el marido, los padres, los hijos, los que están en vuestro entorno en este período, se tranquilizarán porque la resonancia de vuestro corazón encontrará una resonancia en cada uno. No se trata de una acción consciente, es simplemente la realidad del Amor que se manifestará dentro de la Ilusión debido a las distintas radiaciones cósmicas, debido a la radiación solar y debido a la emisión del núcleo cristalino de la Tierra.

Desde luego, podrían ser descritos algunos aspectos vibratorios (ese no es mi tema), pero podéis imaginar lo que fue llamado “Onda de Vida”, los chakras, las Coronas, que presentarán para los que las viven y perciben, una nueva intensidad, con la capacidad de esos aspectos vibratorios para formar vuestra propia conciencia, llevándola espontáneamente hacia el corazón, algo que vuestro mental nunca podrá hacer, ni vuestros conceptos, ni vuestras emociones, ni vuestras experiencias, como sabéis.

En este período, como se ha dicho, el “cara a cara” se vive en vuestra intimidad, solos. Evidentemente, el Arcángel Uriel, portador de la Espada de la Verdad de Mikaël, os asistirá desde el interior. Pero no lo busquéis en el exterior de vosotros, ni en vuestro Canal Marial, porque en este período es también el momento, en que os daréis cuenta y percibiréis que vuestro peor enemigo en el exterior e incluso los Arcontes, están obviamente presentes en cada uno de nosotros y que ahí reside la creación del miedo.

Recordad que no hay que luchar, que no hay que oponerse, que no hay que combatir, solo hay que aceptar, en el momento en que eso se produzca en vosotros, en muchas ocasiones durante este período, la realidad del Amor -sin llevar a cabo la menor investigación, la menor pregunta, la menor petición de confirmación exterior a vosotros. Cuando eso se produzca. Entrad más y más en vosotros y recordad que vuestra conciencia seguirá a vuestro pensamiento efímero, para entrar en el corazón.

Hasta estos días, sabéis muy bien que las Teofanías pueden volverse espontáneas. Para algunos, son incluso permanentes; otros, tienen tendencia a espaciarlas. Constataréis que la Teofanía, ese Fuego del Corazón, ese Fuego Ígneo del corazón, se manifestará desde el momento en que penséis en ello. Y, por eso, es preciso que vuestro pensamiento esté libre de miedo, de proyección, de toda cuestión.

La vacuidad, el silencio, sean cuales sean vuestras actividades, serán en estos momentos, los elementos capitales para dejar que la Alquimia de vuestro corazón se realice, independientemente de toda voluntad y de toda proyección. En efecto, se trata de una forma de alquimia especial entre el Masculino Sagrado y el Femenino Sagrado, para llevar a ambos a la emergencia del Andrógino primordial, en manifestación esta vez, y no solamente como punto de vibración de los nuevos cuerpos sobre las zonas que sabéis, especialmente al nivel de la nariz.

Las referencias que os hemos comunicado relativas a las Estrellas, las Puertas, los circuitos vibrales, los circuitos energéticos nuevos, no entran en consideración, aunque aparezcan ya que como os he dicho y repetido de manera formal, no de manera constante sino en ciertas ocasiones, ocasiones relacionadas con las radiaciones, pero también con los miedos generados al nivel colectivo, y vosotros veréis que vuestro pensamiento será efectivo. Experimentaréis la co-creación consciente inmediata, no para resistir, no para proteger, sino para pensar, en esos momentos en vuestro corazón y únicamente en vuestro corazón libre de cualquier concepto, creencia, idea, proyección e intención.

Estad listos, como se os ha dicho, para lo inesperado, para lo imprevisto, para lo desconocido, sin prejuicios, sin expectativas y sin aprensiones. Entonces, la Paz del corazón, la Alegría infinita de la Infinita Presencia, se manifestarán en muchos de vosotros.

No deis ningún valor a esos elementos colectivos del miedo, no os dejéis abrumar ni engañar por ningún acontecimiento terrestre. Los eventos cósmicos y galácticos son mucho más importantes y mucho más vivos que lo que os proponga este mundo, esperando contrarrestar de esa forma y de manera ilusoria, el despertar de la conciencia a nivel colectivo. Además, como habéis constatado en la pantalla de este mundo durante algunos años, pero de manera cada vez más importante, todo lo que estaba oculto, se revela. Tanto en vuestra historia personal como en la historia de este mundo, todas las maniobras opuestas al Amor, se aclaran. Así pues, puedo decir yo también que después de este período, nadie podrá decir que no lo sabía, salvo los que tengan necesidad del último choque, el de la Llamada de María, consecutivo a las señales celestes y terrestres.

Como muchos intervinientes os han dicho ya, habéis entrado en el núcleo del asunto, en la actualización dentro de la conciencia efímera, en los acontecimientos relativos al Amor, al retorno de la Libertad, como hijo de la ley del Uno. Tomad, por tanto, estas oportunidades, ya sean exteriores o interiores para resaltar lo que os acabo de explicar. Pensad en vuestro corazón y el Amor pondrá fin a todo pensamiento de temor o a toda vivencia de miedo. Es importante aceptar este concepto, aunque muchos de vosotros no hayan vivido todo lo que os estoy diciendo, incluso siendo liberados vivientes.

Por otro lado, en este período privilegiado, serán muy grandes las facilidades de vivir eso, a condición de no alimentar el miedo, venga de donde venga, para no escucharlo, para no dejar que se instale. El único pensamiento: el retorno al corazón. No veáis en ello, un esfuerzo ni un movimiento, sino simplemente una rendición del ego, sin condiciones y la instalación de vuestra eternidad, preparando la disolución de lo que se ha llamado la Tercera dimensión disociada.

No necesitáis rituales tampoco. Recordad que ese “cara a cara” es con vosotros solos, en vuestro componente efímero en relación con vuestro componente eterno. Sed amorosos, sed humildes, sed simples, sobre todo, al nivel de vuestros pensamientos, al nivel de vuestro mental y al nivel de vuestra vida. No rechacéis nada de lo que tengáis que cumplir, aunque se trate de citas en este período, incluso las más detestables, porque serán oportunidades también inesperadas para dejar ir a la voluntad y dejar emerger el corazón espontáneamente.

No busquéis explicaciones, no tratéis de evitar nada, dejaos atravesar y pensad simplemente en esta zona en el centro de vuestro pecho que hemos llamado durante todos estos años: “el Corazón del Corazón”. Aunque no hayáis percibido nunca la vibración o la energía ya sea del chakra del corazón para la energía, ya sea de la corona radiante o de la Corona Ascensional, eso no marca ninguna diferencia. Tened en cuenta este hecho esencial: en algunos momentos a lo largo de esta semana, el pensamiento estará acompañado de la conciencia eterna, dirigiéndoos sin esfuerzo, a vivir el Corazón del Corazón, aunque solo sea una vez, aunque solo sea un minuto; eso bastará para cambiar totalmente la verdad de vuestra experiencia dentro de esta ilusión.

Así pues, este “cara a cara” en el que estáis solos, tiene lugar como sabéis, independientemente de los acontecimientos de este mundo, de vuestros deseos, de vuestras creencias, de vuestros anhelos. Pero tened en cuenta sobre todo que sean los que sean los sucesos creados de manera artificial, es decir, humana y no natural, ellos no pueden tener ninguna incidencia sobre lo que sois en verdad, estéis donde estéis.

Encontrar el corazón, vivirlo, es no estar ya afectado por ningún devenir de este cuerpo, por ninguna enfermedad, por ningún sufrimiento que os llegue o que se produzca en la tierra. Id más allá de las apariencias, no juzguéis nada, no condenéis nada, acoged todo lo que se presente sin ninguna excepción y dejaos atravesar, desaparecer a vosotros mismos y eso será mucho más fácil que por los procesos de expansión de la conciencia conectados con las vibraciones, a las Coronas, a la Onda de Vida o al Canal Marial. Este es un proceso de la conciencia desnuda y pura independiente de la forma, de vuestra forma ilusoria, y diría incluso, de vuestro cuerpo de Eternidad. Es el juego de la conciencia que no está ya atribuido a una forma y que, por tanto, no es todavía la estasis ni vuestra resurrección en totalidad, sino para muchos de vosotros, la resurrección del Amor. Es la resurrección de este Amor que pone fin a toda adhesión a lo efímero.

Hasta el momento presente se os ha pedido estar “aquí y ahora”, estar plenamente presentes en vuestro efímero, pero debéis comprender que, ante ciertas intensidades de este Amor incondicionado y manifestado en este mundo, no podéis más y no seréis capaces de conducir lo efímero porque estaréis realmente en un éxtasis tal que este mundo, vuestro cuerpo, desaparecerán de vuestros ojos y de vuestra conciencia. Y así, estaréis establecidos en la Eternidad, estaréis definitivamente listos para vivir la transición, vuestra liberación o vuestra Ascensión. Así pues, se trata, en cierta manera, de un proceso de repetición de lo que se producirá en el momento de la Llamada de María.

El despliegue de la aproximación de las señales celestes, nos ha permitido instalar, en este período especial, lo que os anunciamos desde hace unos días. Repito, no tratéis de conocer los eventos exteriores, ellos serán suficientemente llamativos y comentados por muchos hermanos y hermanas, pero mantened como esencial el hecho de volveros hacia vuestro corazón, aunque os sea desconocido, aunque no viváis el Fuego Ígneo, las vibraciones o las energías. Porque ese proceso, como os he dicho, no concierne a vuestra forma, a vuestro efímero, sino a vuestra eternidad.

Permaneced tranquilos interiormente, o si preferís, espiritualmente; es el único consejo útil para atravesar este período de ligereza y de plenitud. Para aquellos de vosotros que estáis siguiendo al Sol, a las radiaciones de la Tierra, los Elementos, veis lo que dicen las autoridades en la negación o aquellos que tenéis miedo -que no podéis estar en la negación-, el aumento de la intensidad del poder de los Elementos. Eso también se os había anunciado hace mucho tiempo, por varias voces y especialmente por una de las hermanas que procede de los indios de América del Norte.

Sin embargo, si en vuestro “cara a cara” interior o en la pantalla de este mundo, en el lugar donde estáis, surge el elemento miedo, no tratéis de huir. No hay nada que proteger, solo hay que dejar que se abra lo que debe abrirse, tanto si sucede en vuestro entorno o en vosotros. Cuando digo dejar que se abra, es que debéis aceptar imperativamente y verifiquéis que no podéis absolutamente nada con vuestra voluntad, con vuestro pasado, con lo conocido. Así pues, dejad todo lo conocido, dejad todas las estrategias de adaptación o de huida y encararlo dejándoos atravesar. Más allá de cualquier evento, se encuentra la verdad de vuestro corazón, de manera mucho más tangible que lo que algunos de vosotros habéis vivido, tanto en la Liberación por la Onda de Vida o por el Fuego Ígneo más recientemente o por el Canal Marial.

La Unidad, ese Blanco indescriptible, no tiene nada que ver con vuestra persona ni con vuestra historia y, además, no hay nadie, hay historia porque este Amor no está allí. Porque cuando el Amor está allí totalmente, en la Unidad y en la verdad de Cristo, no se necesita ninguna historia, ningún escenario, ninguna búsqueda -y, sobre todo, ningún temor, ni por vuestra salud, ni por las fuerzas invisibles y oscuras, como las llamáis, porque en ese momento sois el Cristo, lo habéis desposado y sois Él. Y en este estado, en esta Verdad, no puede aparecer ningún temor, ni imponerse ni ser evocado.

Es así como lo he demostrado y os lo he explicado, lo que he vivido cada día en mi corta vida, independientemente de los ataques de esas fuerzas, el Fuego del Corazón, el Fuego de la Unidad, la presencia de Cristo ha permitido, que haya vivido lo que haya vivido, incluso en ciertos casos de los que he hablado muy poco, en que las fuerzas oscuras han lacerado mi cuerpo, yo no estaba afectada, mi conciencia permanecía en Sat Chit Ananda, en la Morada de la Paz Suprema.

Si hay reflejo de miedo, reflejo de la necesidad de comprensión, os daréis cuenta por vosotros mismos, que la alegría de vuestro corazón no está presente. Os bastará entonces, perseguir esos pensamientos o reflejos de temor, pensar en vuestro corazón para restableceros de manera rápida; y, repito, tanto si afecta a lo que se desarrolla en vosotros como lo que sucede al nivel de los acontecimientos de este mundo.

Cuando digo también que es preferible estar a solas con vosotros mismos, eso significa, por supuesto que no tenéis necesidad de buscar a alguien si vivís en familia, pero tampoco necesitáis, sobre todo en este período, reuniros varios. Es realmente necesario, si es posible, estar solos con vosotros mismos; sin falsas pretensiones, sin falsas huidas. Sed sinceros. Se manifieste lo que se manifieste, os bastará colocaros en el corazón y dejar al corazón situarse en vuestro efímero como en vuestra eternidad.

Todo lo que os decimos, tanto el Arcángel Uriel, María y las hermanas que me sigan, evidentemente va a plantear preguntas. Nosotras dejamos, por supuesto, al Comendador, responder a ello, pero no olvidéis que, dentro de unos días, todas las preguntas serán inútiles y fútiles y, diría incluso, obstáculos para la vivencia de vuestro corazón. En este sentido, se os ha ofrecido vivir de manera amplia o restringida, las Teofanías porque, aunque vosotros no las hayáis vivido más que una sola vez y con dificultad, eso está inscrito en vosotros y será encontrado con facilidad sin igual durante esta semana, entre el equinoccio y la fiesta de los Arcángeles.

Por tanto, no se trata esta vez, de reunirse, no se trata de beneficiarse juntos, a la vez, de la misma calidad de intensidad de radiación del Amor, sino de vivir ese “cara a cara”. Y recordad que, si tenéis citas externas importantes en el mundo efímero, durante este período, no es deseable cambiar nada porque eso será para vosotros la mejor de las oportunidades, la mejor de las circunstancias para encontraros. Aunque os parezca ser lo contrario, recordad que no es más que el miedo que os dicta el ego, incluso en un hermano o hermana que se declaran invencibles y sin miedo. No porque no se haya manifestado ni sea consciente, deja de formar parte de la estructura misma del encierro de vuestra conciencia.
Así pues, no alimentéis ningún temor, no deis crédito a ningún cambio del calendario; cualquier condición es apropiada para vosotros al nivel de vuestro entorno exterior. La única condición deseable es la de pensar en vuestro corazón, la de colocaros en el corazón o regresar allí, o dejar al corazón emerger, que es exactamente lo mismo.

Recordad que lo que llega, de manera más amplia y no solo en esta semana especial, es únicamente una resurrección, el retorno de la Libertad, el retorno de la Alegría, el retorno de la Eternidad, digan lo que digan las circunstancias de vuestra vida, digan lo que digan vuestros seres cercanos y penséis lo que penséis. No va a cambiar nada, lo que creáis. Por tanto, os incumbe a vosotros, ser aún más pequeños de los pequeños que habéis sido hasta ahora, para ser el más grande en Luz. Ahí está la verdadera humildad, pero no invadiré las prerrogativas de mi querida hermana Teresa acerca de la Vía de la Infancia, de la humildad, porque de eso es ella quien habla mejor.

Mis palabras se detendrán aquí, pero dondequiera que estéis, aquí presentes, leyendo, escuchando, si queréis, más allá del día, del tiempo y del espacio, instalaos conmigo en la comunión con la Estrella Unidad que prefigura la emergencia de Cristo, quedamos así en el silencio, en nuestra Presencia Una, el tiempo que queráis. Os digo hasta siempre. Os aporto todas mis bendiciones y quedamos ahora en silencio.

…Silencio…

Soy Gemma Galgani, portadora de la Estrella Unidad.

…Silencio…

***

Texto original en francés con traducciones al español y portugués. Audios, Videos.

Bodas Celestiales - Madre Universal

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Soy La Realidad Absoluta del Ser

Madreuniversalblogspotcomco/